Documentación histórica

Diario de la Brigada. nº 1. ¡Los zapatistas no están solos...

¡Los zapatistas no están solos
...y tampoco quien lucha por Tierra y Libertad!


Desde la Europa solidaria han llegado los integrantes de la Brigada Europea de Apoyo a l@s Zapatistas, y su primera etapa ha consistido en visitar la comunidad de Mitzitón. Antes de salir rumbo al bloqueo de la carretera, que hace 5 días han puesto los ejidatarios de Mitzitón impidiendo el tránsito entre Comitán y San Cristóbal, la Brigada ha emitido un boletín de prensa en el que se explican los objetivos y el carácter de la misma.

En Mitzitón no hay bases de apoyo zapatistas, sino integrantes de la “Otra”, pero la lucha es la misma: defender su territorio en contra del mal gobierno que quiere quitar la tierra a los campesinos, para entregársela a los grandes inversionistas, sobre todo europeos, para fomentar proyectos de turismo masivos, utilizando como estrategia el respaldo a grupos paramilitares para que hagan el trabajo sucio.
En este marco, la brigada, integrada por 12 compañeras y compañeros, ha salido de San Cristóbal hacia Comitán. El vehículo que transporta a la brigada llegó al bloqueo carretero instalado por la comunidad en Mitzitón. Numerosos vehículos atravesados a este lado del retén campesino esperan la llegada de gentes provenientes de Comitán para terminar su trayecto hasta San Cristóbal. Mantas colgadas en ambos lados de la ruta denuncian los ataques del grupo paramilitar “Ejército de Dios” y exigen al “mal gobierno” del estado su inmediata reubicación.

Las autoridades ejidales y representantes comunitarios de la “Otra Campaña” reciben a la Brigada en la Casa Ejidal. Varios miembros de la asociación CIEPAC, solidarios con la lucha de Mitzitón, participan en el encuentro. Las autoridades comunitarias agradecen la visita de la Brigada, en el duro momento de lucha que están viviendo, y la colaboración de CIEPAC, FrayBa y la “Otra Campaña”.

Relatan las autoridades los crímenes y agresiones sufridas a manos de los paramilitares. El 21 de julio de 2009 un carro pilotado por el paramilitar Francisco Jiménez Vicente arrolló a varias personas. Mató a una de ellas –Aurelio Díaz Hernández- e hirió a otras 5 gravemente. Una de ellas permanece inválida desde entonces. Las autoridades se quejan que el responsable de la agresión fue puesto en libertad, por el “mal gobierno”, a los 3 meses de su encarcelamiento: “Ahorita andan este Francisco talando madera y traficando libremente”.

Dicen las autoridades que el conflicto viene de 13 años atrás. Desde esa fecha la gente del credo evangélico “Alas de Águila” dejaron de cooperar en lo colectivo de la comunidad. Este sector de la comunidad, dirigido por un conocido delincuente llamado Carmen, se ha negado a contribuir en los gastos colectivos y han incumplido todos los preceptos comunitarios. Especialmente grave ha sido el uso unilateral y depredador de los escasos recursos forestales del poblado. Todo estos actos contrarios a los usos y obligaciones ejidales los han venido realizando al amparo de la estructura paramilitar que los protege y en la que están integrados varios de ellos, el llamado “Ejército de Dios”.

Relata una de las autoridades como fue agredido y secuestrado por el “Ejército de Dios”, tras una reunión de la mesa ejidal, cuando se dirigían a platicar con los seguidores de Carmen Díaz: “Nos acercamos a platicar con ellos para ver de resolver con la palabra el conflicto del robo de madera. Nos agarraron, nos amarraron y comenzaron a golpearnos. Nos rociaron con gasolina para darnos fuego. Estuve secuestrado desde las 5 de la tarde hasta las 3 de la madrugada. Presentamos denuncia al Gobierno del estado pero éste no hizo nada para intervenir en el delito”.

Platica indignado que los “Alas de Águila” toman la leña, el agua y cosecharon sin cooperan con la comunidad. Dice “¿es que somos sus esclavos?. Nunca les negamos nada y ellos solo se aprovecharon. Han matado, han intentado violar a mujeres y han puesto bien fiera la situación. Muchos ya no aguantan y quieren enfrentarse con ellos. Las autoridades los hemos frenado para que no corra más sangre. Se aprovechan de sus armas y del apoyo del ‘mal gobierno’ ”.

Cuenta otra autoridad que el “Ejército de Dios” anda tiroteando la comunidad por la noche. Que portan armas de grueso calibre y que visten ropa militar. Una muchacha escuchó disparos y los vio que andaban entrenando en el paraje que dicen Kalestik. Sospechan que puedan ser entrenados por uniformados del gobierno. Los integrantes del “Ejército de Dios” viven básicamente del tráfico de emigrantes y madera.

Que las gentes de la comunidad tienen mucho miedo. Temen sobre todo por los niños y las mujeres. Que así no pueden vivir bajo el miedo y la impunidad de estos paramilitares. Que por eso han instalado bloqueo en la carretera San Cristóbal-Comitán, al paso por Mitzitón. Que ya aguantaron demasiado tiempo y no van a aguantar más. Exigen la reubicación fuera de la comunidad, de estos “Ejército de Dios” por parte del “mal gobierno”. Que aguantarán frío y hambre pero no levantarán el bloqueo hasta que se resuelva el problema. Dice que fue la comunidad quien hizo este acuerdo pues los paramilitares dan mal ejemplo a los niños. Los enseñan solo a matar y robar. Quieren vivir en paz y que sus hijos se eduquen para el bien. Quieren que sus esposas estén tranquilas en la comunidad. Y quieren que dejen de robarse la madera comunitaria y de traficar con ella.
Platica otra autoridad que el problema hoy es la tala ilegal de madera pero que antes fueron los intentos de Carmen Díaz López de vender la tierra ejidal. Dice que 13 años atrás, Carmen Díaz López marchó de la comunidad. Su parcela quedo como tierra colectiva, como establece la tradición ejidal. Pero este Carmen supo más tarde de los planes estatales para hacer pasar una autopista por las que fueron sus tierras de la comunidad. La comunidad no supo de estos planes del “mal gobierno”. Un día este Carmen regreso y volvió a cercar sus tierras para venderlas al presidente municipal de San Cristóbal.

Dice que la comunidad no quiere la autopista, no quiere vender la tierra comunal. Dice que las obras van a afectar mucho al agua. Pero el “mal gobierno” quiere estas tierras y expulsar de ellas a los ejidatarios. En la comunidad viven más de 2.000 habitantes y la gran mayoría no quiere vender la tierra colectiva. “La comunidad coopera para lo colectivo pero estos Alas de Águila no cooperan. Por eso perdieron su derecho ejidal sobre la tierra. Ahorita muchos de ellos andan de polleros traficando con emigrantes centroamericanos. No viven de su trabajo sino del delito. Por eso andan armados y quieren enfrentar a la comunidad con las armas. No más quieren que matarnos y robarnos las tierras”.

Dice la autoridad que ellos no van a entrar en la provocación. Exigen al gobierno que de una fecha ya para la reubicación de los paramilitares. Si no, no levantarán el bloqueo carretero. Mientras el gobierno estatal solo ofrece dinero para que dejen el problema como está. Desde entonces Carmen Díaz López anda enfrentado a la comunidad hostigando a los ejidatarios y amenazándolos. Esto interesa mucho a los planes del “mal gobierno”.

Pero ahorita el problema principal es la tala ilegal y la violencia del “Ejército de Dios”. Dice que la comunidad tiene 29 años de andar cuidando sus árboles, mientras que estos “Alas de Águila” no cooperan con nada y no cumplen reglamento de la comunidad. Talan la madera sin permiso de las autoridades a pura amenaza de tirotearlas. Se juntan hasta un centenar, armados, y talan lo que quieren. El gobierno y la seguridad pública no atienden las denuncias de la autoridad ejidal. La policía sectorial y su jefe en la zona, Romero, anda protegiendo a estos paramilitares.

Después de una intensa hora, termina el encuentro de la Brigada con las autoridades ejidales, y después haber tomado un cafecito preparado en la cocina ejidal, se acerca la hora de volver a San Cristóbal. Aquí las autoridades hablan, pero “es la gente la que manda”.
 

Agregar comentario

Asunto
Nombre
E-mail*
Comentario
Imagen de verificación

* El e-mail no se mostrará, pero se enviarán notificaciones sobre otros comentarios a este texto.