Documentación histórica

Comunicado de clausura de los organizadores del Encuentro. (1997)

Hermanos y hermanas del mundo

Compañeros y compañeras de los cinco continentes
Habitantes intergalácticos de la utopía
Durante mucho tiempo, cientos, miles de colectivos, organizaciones y personas de Europa hemos trabajado para llegar hasta estos días tan importantes. Estos miles de espíritus libres provenientes de muchas tierras, pero también portadores de visiones de vida distintas, de concepciones políticas diversas, de variadas alimentaciones, afinados y desafinados del mundo, locos y poetas irredentos, campesinos y estudiantes, trabajadores de las manos y de las palabras, en fin, todos y todas aquello/as que tenían algo que decir y hacer por la humanidad.

Todos y todas estas personas de tan diferentes experiencias hemos sido capaces de encontrarnos para hacer algo común: este encuentro, que es un espacio en donde estamos aprendiendo a crear nuevas formas de vida y nuevas formas de hacer política. Esto ha sido un difícil proceso de consensos y de creación colectiva, lo que en sí mismo representó una nueva forma de crear realidades políticas.

Hemos puesto lo mejor de nuestros corazones durante estos días para que aflorase toda la diversidad de luchas y experiencias; buscábamos aprender todo/as de todo/as. Pero también hemos puesto nuestro empeño en identificar las formas prácticas de conectar esta diversidad a través de una red de lucha y de resistencias por la vida.
Sabíamos que cuando la diversidad hay que trabajarla en el cansancio, acribillados por el sol dulce y caliente de estas tierras, existe siempre el riesgo de que la comunicación se interrumpiera... hola... hola... se escucha? 1, 2, 3?... probando... probando... Bueno, pero siempre hemos sabido recuperarla desde el compromiso respetuoso, la alegría de estar juntos y el sentirnos portadores de la dignidad y de un mundo mejor que vive en nuestros corazones. Y por supuesto, de que no olvidamos que la fortaleza y la crueldad del enemigo neoliberal sólo puede ser afrontada desde la coordinación de todos nuestros esfuerzos.

Tendremos tiempo para valorar los resultados producidos, pero no tenemos duda que hemos logrado el mejor de todos los posibles: nos hemos encontrado. De esa valoración, análisis e intercambios calurosos surgirán los criterios necesarios para multiplicar este encuentro por los miles de barrios, por miles de tierras y ciudades, simplemente porque en cada uno/a de nosotro/as ya existe el 3o. Encuentro.
Gracias y un saludo desde la amistad y el corazón.
El Indiano, planeta Tierra, 4 de agosto de 1997.

Fuente: Archivo CedoZ