Documentación histórica

Intervención de Gerardo Armendáriz, preso de Nuevo León (2008)

Las Cuatro Ruedas del Capitalismo: represión

Gerardo Armendáriz, preso de Nuevo León

28 de diciembre de 2008


Buenas tardes compañeras y compañeros, mi nombre es Gerardo Armendáriz y estuve preso en el penal de Topo Chico, por haberme solidarizado con unos colonos que fueron despojados de sus terrenos, y sus casas fueron derrumbadas por el Instituto de la Vivienda de Nuevo León que, bajo las órdenes del gobierno del estado fueron reprimidos.

Les quiero dar un agradecimiento grandísimo por parte de mi familia, por parte mía, porque los meses que vivimos en prisión fueron muy duros para mi familia. Nuestras ideas de lucha y de cambio por una sociedad más justa, no han cambiado, se han fortalecido.

Oyendo las palabras de los compañeros ex presos y también de los compañeros que están presos, con los cuales me sigo comunicando por medio de cartas, aquí estamos, no vamos a bajar la guardia y vamos a seguir hasta que no quede ningún preso, y hasta acabar con este sistema injusto.

El pasado 16 de mayo, acudí a un llamado de unos compañeros a la colonia Nueva Castilla, en Escobedo, Nuevo León. Acudimos porque tenían cercadas las autoridades a unas familias, y queríamos ver el proceso que se estaba llevando con esas familias, que habían derrumbado sus casas y habían sido reprimidas.

Ellos tenían un amparo. De los 30 colonos, cinco de ellos tenían un amparo y ellos fueron a tomar sus tierras y sus casas, por medio de ese amparo federal. El gobierno mandó un cuerpo represivo, con el cual 35 personas —de los cuales 30 eran los colonos y cinco personas que nada teníamos que ver en la cuestión de las tierras— fuimos encarcelados. Esos cinco fuimos los que estuvimos en el penal de Topo Chico.

El delito que se nos acusaba era el despojo de inmueble, en grupo, que es un delito federal, grave. Inmediatamente, los compañeros de organizaciones independientes, de colectivos libertarios, de todo tipo de colectivos que luchan se dieron a la tarea, inmediatamente, de apoyar. Y esto al gobierno le molestó bastante, porque inmediatamente el asunto se politizó. Y sale a la luz el verdadero interés del gobierno en esos terrenos, que es la construcción de un megaproyecto que se llama Interpuerto Monterrey, que se puede consultar en Internet. Es un proyecto que tiene una inversión de 800 mil millones de dólares, en el cual pretenden poner una tipo central de abastos con pistas de aterrizaje para aviones. Y el cual es un lugar muy estratégico porque conecta carreteras de Laredo, Reynosa, Matamoros. Es un punto muy estratégico. Entonces, el valor de las tierras, lógico, pues se van para arriba y el gobierno no quiere que sea para vivienda.

A raíz de que descubrimos, y a raíz de que nos dimos a la tarea de difundir lo que pretendía ahí el gobierno, empieza a ponerle trabas a los abogados que nos estaban defendiendo, y cada amparo y cada movimiento que hacían los abogados, era rechazado por la juez que nos tenía. Entonces, vimos que la cuestión no iba a ser fácil. En cuanto a la cuestión legal, y optamos por la movilización y por la presión política.

Entonces, la experiencia que ya hemos tenido, en cuanto a las movilizaciones, porque también tuvimos presos en la cumbre de Guadalajara del 2004, esas experiencias nos sirvieron para sabernos movilizar y no cometer los errores que se cometieron en el pasado. Y gracias a la presión de todos los grupos, de todo México, de compañeros de La Otra Campaña y compañeros de organizaciones a nivel internacional que nos apoyaron, el gobierno empieza a llamar a los grupos que estaban luchando por nuestra libertad. Y al grupo de abogados y a mi familia, para negociar la salida de nosotros.

Ya sabemos que negociar con el gobierno es creer en Santa Claus, hasta la fecha nos tiene así, porque mi proceso todavía sigue. Todos salieron bajo amparo, ya sin ningún cargo. Y, sin embargo, a mí, por ser un activista social, un luchador social, no me quitaron los cargos, y todavía mi cargo todavía sigue.

Días antes de que se me otorgara la libertad bajo fianza, el gobierno ofrece que me va a retirar los cargos y que me va a absolver de todo delito. Hasta la fecha, no hemos recibido ni una llamada de ellos, y tampoco la estamos esperando.

Fueron muchas cosas que se dieron al interior del penal, en el que yo estuve. Y la visión de nosotros cuando estábamos allá adentro era muy limitada. No nos dejaban pasar información y pues varias, la compañera Alicia que estuvo presa, allá fue reprimida, hostigada e incomunicada inclusive. Entonces, la lucha y todo el proceso que se llevó a cabo, la compañera Liliana les va a explicar un poquito de cuál fue la movilización.

 

Liliana:

Más bien, nada más comentar para agilizar un poco, que ante la detención de nuestro compañero Gerardo, se conformó la Coordinación de Apoyo a Presos Políticos de Nueva Castilla, que fue conformada por amigos, familiares y por muchos colectivos e individualidades que nos conjugamos y nos reencontramos en esos momentos. Digo que nos reencontramos porque, cada episodio de conflicto y de violencia entre gobierno y sociedad nos ha dolido.

Y, por segunda ocasión, la represión corrió por nuestras venas, como lo mencionó ahorita nuestro compañero Gerardo, en la primera ocasión fue en Guadalajara, en 2004, donde siete compañeros de Nuevo León fuimos detenidos, torturados y consignados al penal de Puente Grande.

Entonces, igualmente, nos dolió Atenco, nos dolió Oaxaca, nos duele Guerrero, nos duele Chiapas, nos duele actualmente Grecia. Y creo que es preciso decir que es emergente que, como Otra Campaña, empecemos a dar esos pasos. Aprendamos a ver, a conocer y apoyar los conflictos que suceden también en nuestro norte de México, donde se dice que no pasa nada. Es preciso hacerlo compañeros porque, a veces, nos sentimos abandonados. Y en esto, vamos a iniciar una campaña para pedir la absolución total del compañero Gerardo Armendáriz, a partir de la segunda semana de enero, vamos a comenzar de nuevo las movilizaciones en Monterrey, y les pedimos que como Otra Campaña, o como no Otra Campaña, se manden cartas para exigirle al gobierno de Nuevo León la absolución total, o que se hagan concentraciones afuera de las casas de representación de Nuevo León.

Lo que sucede en Nuevo León es un cuento que nos parece muy familiar, En todas partes, la destrucción de nuestro medio ambiente, para seguir concentrando la avaricia de la inversión privada de los gobiernos está sucediendo en todas partes. Entonces, estrechemos los lazos, estrechemos las manos, conozcámonos. Los problemas, los conflictos, quiénes estamos.

Y pues a seguirle, compañeros. Por lo pronto, nuestro compañero ya está libre.

 

Gerardo:

Otra vez reitero mi agradecimiento a todos los compañeros que nos estuvieron apoyando. No dejen de apoyar. No vamos a dejar de apoyar a los presos que todavía están hoy en las garras del Estado. Y les quiero mandar un saludo muy grande a los colectivos Sacco y Vanzetti de Guadalajara, a la Federación Anarquista Local, del DF, al compañero Mastuerzo, que nos apoyó allá con una tocada y a la Surponiente de La Otra Campaña, de aquí del DF, que también nos dieron un apoyo grandísimo.

Muchas gracias a todos y a todas por todo el apoyo recibido. Muchas gracias por todo.

¡Viva el EZLN!

¡Presos políticos! ¡Libertad!