Documentación histórica

La Voz del Amate (2008)

Las Cuatro Ruedas del Capitalismo: represión

La Voz del Amate

28 de diciembre de 2008

 

Mensaje grabado de los compañeros de La Voz de El Amate.

Bien compañeros y compañeras de las diferentes edades, que nos acompañan de esta gran reunión de la digna rabia. Yo sé que hay muchos estados que participan en este gran evento.

Para comenzar quiero presentarme: mi nombre es Alberto Patistán Gómez. El lugar de nacimiento: El Bosque. Soy de la etnia indígena. Delito: homicidio, cuando organizaba, entre muchas más. Sentencia actualmente que tengo es de 60 años.

En este momento aprovecho de enviarles un cordial y combativo saludo, desde este lugar de nuestra resistencia de La Voz de El Amate, de presos políticos adherentes a La Otra Campaña.

Hoy solamente quiero, o queremos decirles, nuestras pocas o muchas experiencias de nuestra lucha desde el interior de este penal, Cereso número 14. En estos días próximos, que es el 5 de enero, cumplimos tres años de plantón, en la cual hemos pasado en un gran proceso. Proceso que nos ha llevado en muchas ocasiones a persecuciones y otros. Pero que nos ha servido de mucho para cimentarnos más en nuestras luchas. Ya que las amenazas que hemos tenido son muchas. Pero gracias a ello también hemos sido fuertes en salir adelante.

El enemigo, el sistema capitalista, siempre ha utilizado muchas formas para golpearnos. Y hoy, los que estamos presos, e igualmente utiliza a los mismos presos o internos para provocarnos. Y así, enfrentarnos entre nosotros.

Pero que, también, gracias por los muchos compañeros que están junto con nosotros, como ustedes, hemos podido salir adelante. Nuestras experiencias que quisiéramos compartir con ustedes son muchas. Pero, diríamos, lo más breve y lo más concreto, que en algo les pueda servir y también nosotros sabemos bien de que aprenderíamos muchísimo también con sus comentarios que más después nos llegarían, porque también nosotros queremos aprender.

En los meses de febrero y marzo, y un poco de abril, hicimos una huelga de hambre de 41 días. Que esto, pues, podemos decir que mundialmente se supo. Se supo porque realmente pasamos momentos muy difíciles. Y que gracias a Dios de este gran movimiento que hicimos los compañeros también que se sumaron, que no solamente nosotros hicimos en este penal de El Amate, sino que también tuvimos que coordinarnos con otros Ceresos. Podemos mencionar uno de ellos, como es La Voz de Los Llanos, del Cereso 5 de San Cristóbal. Y de Playas de Catazajá, que también muchos hermanos se sumaron junto con nosotros, después que nosotros pusimos de huelga, pero está en el mismo proceso. Y gracias a ello, pues, hay muchos compañeros que sí obtuvieron su libertad. Y gracias a ello se han sumado nuevamente para seguir exigiendo, de los que hemos quedado en este penal.

A partir de hoy, somos tres que nos hemos quedado, como son: Miguel Gómez Gómez, José Pérez Pérez. Y ya otros compañeros también, del Cereso 5, darían también sus informes o sus experiencias.

Después de todo esto, entonces, de los avances que hemos tenido, pues también fue un momento, entonces, como que se calmaron las cosas. El gobierno quiso pararle las libertades. Y me acuerdo entonces que, en los meses de mayo, como fue el 27, un poquito antes, nosotros entonces ya íbamos a hacer otro pequeño movimiento también, de una huelga para acompañar nuestras luchas. Desgraciadamente, no sé qué pasó por ahí pues las autoridades del penal pues nos trasladaron. Ese traslado fue a las 2 de la mañana del día 27 de mayo, en el cual a todos nos dispersaron en los diferentes penales del estado. Otros compañeros fueron en Huixtla, Tonalá, Tapachula, entre otros más.

Y aquí su servidor, me tocó el penal donde se hace mencionar un penal de castigo que es Copainalá.

Fue así, entonces, como nos dispersaron. Pero, gracias a la intervención de muchos compañeros, como ustedes —vuelvo a mencionar—, solamente estuvimos un día. Al siguiente día, entonces, nos vuelven a regresar. Y cuando regresamos, entonces, en este mismo penal donde estoy compartiendo este mensaje con ustedes, regresamos. Pero lo triste, o lo lamentable es que ya no encontramos el lugar donde lo teníamos ocupado. Lo destruyeron, nos robaron nuestras pertenencias. Algunos de los compañeros se perdieron sus dineros, otros trabajos, y cositas así que con tanto esfuerzo hemos conseguido, se nos llevaron. Y nos obligaron también a vivir ya en los edificios donde pertenecíamos.

Pues nosotros, nuevamente, hicimos una resistencia de no aceptar. De no aceptar, porque, en los módulos o edificios que les llamamos nosotros, pues carece de muchas cosas. Es por eso, entonces, que nosotros no quisimos aceptarlo. Pero, hoy, entonces, o al cumplir entonces un mes, el 26 de junio, nuevamente nos pusimos de acuerdo de los que habíamos regresado a este penal y, nuevamente, instalamos otro plantón, donde actualmente lo tenemos y lo mantenemos.

Compañeros, desde este lugar es que les estoy compartiendo estas experiencias. He visto que, si nosotros tenemos el amor a la libertad, el amor a la justicia, el amor a que todos tengamos ese corazón que realmente nos lleve unidos a mejorar nuestras comunidades, nuestro estado, o llame usted cualquier cosa, hemos visto y lo podemos decir, que no podemos quedar callados.

Los que hoy estamos en este lugar les decimos a ustedes que no se cansen. Hay mucha gente que los necesita. Hoy nosotros luchamos, pero no solamente queremos luchar desde aquí adentro, porque también nosotros hemos luchado desde afuera. Y hemos visto, entonces, que nuestra verdad tiene que tener más poder que una mentira, lo que el gobierno siempre ha utilizado a engañarnos.

Hoy les quiero decir, entonces, que ya basta de tantas mentiras. Hoy, es cierto, nos tienen privados de nuestra libertad. Pero nuestras manos no, porque podemos escribir. Y podemos dar a conocer lo que nos pasa y lo que sucede. Como también podemos decir que las bardas que rodean este lugar, jamás y nunca nos van a detener. Porque nuestras ideas de lucha, nuestras convicciones, aún tenemos mucho más grande y fuerte que las paredes.

Compañeros, yo les invito a todos que nos unamos todos, que vale la pena luchar, porque tenemos hijos, tenemos muchas cosas, muchas tareas por delante. Y tenemos que mejorar. Les invito compañeros que le echemos ganas. Dios les bendiga, y aquí estaremos, en contacto con todos ustedes.

Échenle muchas ganas, que nosotros estemos en donde estemos, seguiremos gritando: ¡Libertad y justicia para todo el pueblo de México! ¡Viva el EZLN! ¡Vivan los adherentes a La Otra Campaña! ¡Viva todas las organizaciones independientes que se suman por la causa! Y ¡duro! hacia la verdad. Que la verdad nos hará llegar a la libertad. La libertad que todo mundo y pueblo necesita.

Gracias y saludo a todos. Muchísimas gracias.