Documentación histórica

Intervención de la Red Nacional contra la Represión y por la Solidaridad (2008)

Las Cuatro Ruedas del Capitalismo: represión

Red Nacional contra la Represión y por la Solidaridad

28 de diciembre de 2008

 

Tamara San Miguel

“El Estado mexicano da furiosos coletazos. Como un animal herido de muerte, ha quedado ya en andrajos y difícilmente puede ocultar su naturaleza violenta, ilegitima e ilegal. Vulnerado y sometido por el papel de los medios de comunicación, ha abandonado ya las tareas de gobierno y se ha dedicado a la represión sutil o descarada, selectiva o masiva, pero siempre torpe, ilegítima e ilegal”. (Palabras de la comisión sexta del EZLN en el Foro Nacional contra la Represión, 2007).

¿Cómo hablar de represión sin pensar en ese año tan difícil que fue 2006? ¿Cómo olvidar el 3 y 4 de mayo, el 25 de noviembre? Hablar de represión nos hace recurrir a la memoria, a la indignación, a ese impulso provocado por la impotencia. Crece nuestro deseo de crear algo nuevo, la necesidad de defenderlo, la necesidad de ser junto al otro y de impulsar solidaridades honestas. De espejo a espejo, de compañeros a compañeros, bajo el principio de: “si tocan a uno, nos tocan a todos”.

Después de tantos hechos represivos se plantea la necesidad de coordinar solidaridades, prevenir nuevas ofensivas y responder a ellas. A un año del crimen llamado Atenco, el domingo 6 de mayo de 2007, como parte de las conmemoraciones de este lamentable acontecimiento y después de lo vivido en Oaxaca, se realizó el Primer Foro Nacional contra la Represión. Durante el foro, la Comisión Sexta del Ejército Zapatista de Liberación Nacional invitó a reflexionar sobre algunas tareas necesarias, no sólo para hacer frente a la represión sino para, ante todo, prevenirla.

Algunas de las propuestas fueron: crear una instancia nacional contra la represión; adoptar medias de seguridad mínimas; que los diferentes grupos, colectivos y organizaciones se prepararan para enfrentar posibles hechos represivos en su contra. De este modo, se planteó que, para los primeros días de junio de 2007 —cuando la Comisión Sexta estaría presente en la Ciudad de México—, las organizaciones, grupos, colectivos, familias e individuos interesados, se reunieran para constituir esta instancia contra la represión. Llegó junio, mes marcado por la represión, por la yaga de aquel jueves de corpus. 10 de junio de 1971, fecha en que inicia una década de brutalidad, de encarcelamientos, de desapariciones forzadas.

Ese domingo 10 de junio del 2007 era significativo para realizar el Segundo Foro Nacional contra la Represión y así constituir la instancia sugerida por la Comisión Sexta del EZLN. Ese día, se reunieron organizaciones, grupos, colectivos, familias e individuos adherentes a La Otra Campaña, y dieron testimonio de su experiencia frente a la represión y de las respuestas que estos hechos generaron.

La participación de la Comisión Sexta —en voz del Subcomandante Insurgente Marcos— fue fundamental, ya que sintetizó las participaciones, ideas y proyectos que se dieron durante el foro y, de este modo, se presentó una propuesta que fue aceptada por consenso. La propuesta, a grandes rasgos, consistió en construir una instancia nacional contra la represión que incluyera los siguientes principios: que fuera incluyente en sus demandas, independiente en su sostenimiento, honesta en su trabajo, directa en sus relaciones, enfocada en su objetivo principal, de carácter nacional, horizontal y participativa con memoria histórica.

Que sus objetivos fueran: detener la tendencia del gobierno mexicano de criminalizar la protesta social y de militarizar el país. El castigo a los responsables de la represión y justicia para los desaparecidos, exiliados, deportados y encarcelados. El cese al hostigamiento y persecución de los luchadores y luchadoras sociales y políticos, la libertad y justicia para los presos, para las presas y el libre regreso de deportados y deportadas, exiliados y exiliadas por su compromiso social, la presentación con vida de los desaparecidos y desaparecidas.

Se planteó como plan de acción: trabajar en los objetivos nacional, regional y localmente, priorizando el trabajo local para luego hacer articulaciones regionales y nacionales. Formar unidades organizativas de trabajo, estables y constantes, para responder a los hechos represivos en cada localidad, región o zona de forma solidaria y emprendiendo campañas de difusión a nivel nacional. Participar, junto con otros esfuerzos, organizaciones y movimientos en la realización del Censo de presos políticos y presas políticas. Impartir talleres jurídicos y de derechos humanos a las organizaciones, grupos y personas de la red en sus propios estados y regiones. Realizar una campaña permanente de difusión y propaganda.

En esa misma reunión, se acordó que el 19 de julio de 2007 se realizaría un acto central en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, y una acción nacional dislocada contra la represión y para denunciar y exigir el cese del hostigamiento a las comunidades zapatistas, perpetrado por los grupos paramilitares.

Así, el 10 de junio, quedó constituida una instancia nacional contra la represión. Sin embargo, faltaba darle continuidad: que los participantes del foro y quienes lo desearan la hicieran suya y que, con sus actividades, le dieran nombre. Diversos espacios de La Otra Campaña trabajaron en ello. Uno de estos espacios fue el de Coordinación del Valle de México, que invitó a fortalecer esta instancia con los principios, objetivos y plan de acción aprobados durante el foro. De esta forma, quedó fortalecida, en primer término, una Red contra la Represión local. Fue así que se participó en el acto central del 19 de junio de 2007, en Tuxtla Gutiérrez, y fue así que se acudió solidariamente al poblado de San Isidro Aloapan, Oaxaca, que sufrió agresiones por la defensa de sus bosques.

Posteriormente, se invitó a diversas organizaciones, colectivos e individuos de otros espacios y de otros estados a participar. La propuesta fue bien aceptada. La red, entonces, creció y tuvo presencia en varios estados de la República. Debido al notable aumento de agresiones de índole paramilitar contra las comunidades zapatistas, se convocó a tres Foros de Solidaridad con las Comunidades Zapatistas de Chiapas. El primero, en la Ciudad de México; el segundo, en el estado de Morelos; y el tercero, en el estado de Puebla.

En estos Foros se acordó realizar diversas actividades de difusión sobre los graves problemas que se viven en el territorio zapatista. Se convocó también a una Jornada Nacional e Internacional para el 17 de noviembre de 2007, aniversario del EZLN, y a crear, fomentar y coordinar brigadas de solidaridad con las comunidades zapatistas. Las actividades se realizaron en diversos lugares de México como Puebla, Morelos y el Distrito Federal, donde se realizó un acto central frente a la Secretaría de la Defensa Nacional. De forma paralela, se organizaron para ese día brigadas de solidaridad con las comunidades zapatistas.

Posteriormente, a esta Red Nacional contra la Represión se le agregó el término “y por la Solidaridad”, pues no sólo se pretende denunciar los actos represivos, sino también solidarizarse con quien los sufre. De este modo se han realizado una serie de conferencias y talleres sobre la reforma judicial, el despojo agrario, la tortura sexualizada, la desaparición política, entre otros temas relacionados con la represión.

Entre diversas organizaciones que participan en esta Red y la Comisión Sexta del EZLN se organizaron las “Jornadas contra el Despojo y la Represión: La solidaridad”, contando con actividades en algunos estados, como pláticas, talleres y mesas de información, culminando con la participación en la marcha del 4 de mayo de 2008, para conmemorar el aniversario de los ataques brutales al pueblo de San Salvador Atenco.

El 14 de junio de 2008, como una forma de consolidar los compromisos asumidos en junio de 2007, se celebró formalmente la Primera Reunión de la Red Nacional contra la Represión y por la Solidaridad en la cuidad de Apizaco, Tlaxcala. Los temas tratados fueron: la situación nacional, el despojo y la represión, informes de diversas campañas y tareas que los integrantes de la red han realizado. Uno de los trabajos fue le Censo de presas y presos políticos realizado por Eugenia Gutiérrez y Gloria Arenas, mismo que puede ser consultado en la página: http://contralarepresión.wordpress.com página de la Red Nacional contra la Represión.

Se informó sobre la campaña contra la tortura sexualizada, que desarrollan ex presas de Atenco que sufrieron este crimen y quienes hablaron de la necesidad de concientizar sobre esta forma de tortura a la que, todos y todas, estamos expuestas. Se expuso la campaña contra las desapariciones forzadas y se compartieron datos históricos y reflexiones sobre la vigencia de estos crímenes como instrumentos de represión. Se reflexionó sobre la importancia de la comunicación y la difusión, indispensables para actuar oportuna y eficazmente. Y, en este sentido, se dio a conocer la dirección de la página http..//contralarepresión.wordpress.com y el correo electrónico redcontralarepresión@gmail.com.

El hostigamiento y las amenazas de incursión policíaca y militar al Caracol de La Garrucha en territorio zapatista, en junio de 2008, impulsaron a la red a organizar una brigada urgente de solidaridad en la que participaron adherentes de Tlaxcala, Puebla, Morelos, estado de México y del Distrito Federal. Simultáneamente, en Puebla se instaló una mesa de información y en el Zócalo de la Ciudad de México se mantuvo un plantón. La incursión de la policía chiapaneca y del ejército no ocurrió.

Las actividades continúan y aún falta mucho por hacer. Existen muchos proyectos por realizar, como por ejemplo: el apoyo directo a los familiares de los presos o desaparecidos. Todas estas iniciativas son necesarias para enfrentar la represión de manera conjunta y organizada sin suplantar a nadie, sin obligar a nadie. Como se acordó en junio de 2007, en esta instancia no se busca que se enquisten especialistas ni que se forme una dirección, por muy colectiva que sea o parezca, ni que se permita la división entre los que dirigen y declaran y los que trabajan y hacen activismo. Sino que sea un espacio verdaderamente nacional de encuentro, una Red de individuos, colectivos, organizaciones y de acciones contra la represión y por la solidaridad.

En estas reuniones se fue generando una dinámica de trabajo reflexiva, de discusión y de intercambio que se vio reflejada en seguimiento y continuidad de los acuerdos y de las problemáticas en las que había que estar pendientes. Por ejemplo: la Campaña Primero Nuestr@s Pres@s, en la que se hace énfasis en que se refuerce el plantón Molino de Flores y en que éste sea un espacio de encuentro de La Otra Campaña, renovando también acciones por la libertad de los presos políticos, por la justicia para Atenco y por la solidaridad con las comunidades zapatistas de Chiapas.

La represión son los medios: jurídicos, de opinión pública, policíacos, militares, paramilitares, etcétera. Mediante los cuales, un régimen busca generar miedo, desconcierto y la desarticulación de una lucha, para así consolidar o sostener su hegemonía y su poder sobre un pueblo que deja de reconocerlo. La represión es una acción criminal que realiza un gobierno o grupo de poder por razones económicas o políticas, para sofocar la rabia y criminalizar las acciones de quienes luchan por un país y un mundo más digno.

No podemos pensar la represión como un hecho en sí mismo, pensemos que ésta es y será también resultado de nuestros procesos organizativos, y que camina de forma paralela a los pasos de dignidad, resistencia, lucha y rebeldía. A la represión se responde con acciones políticas, ya nos dieron una lección de esto los compañeros presos en Chiapas, con la huelga de hambre que sostuvieron de forma muy digna, logrando así la liberación de varios de los que estaban injustamente presos, con el apoyo de sus familiares y la acción firme y solidaria de La Otra Jovel.

Tejer una red contra la represión implica, necesariamente, tejer una red de rebeldías y rabias organizadas. Que se intercambien las experiencias de los otros y del pasado, para aprender a trazar los nuevos caminos. Una red donde se lleve a la práctica esa consigna que dice: “el otro soy yo”.

Compañeras y compañeros presos políticos, desaparecidos, agredidos, hostigados por el poder: ¡Nosotros no olvidamos! ¡No nos rendimos! ¡No claudicaremos!