Comunicados

Con mujeres en Cañada Honda. Comandante Moisés. (2007)


19 de abril de 2007

Como bien saben compañeras yo, nosotros si les contamos lo que pasó en Chiapas, antes de 94 no es por lástima, de veras. Les contamos para que si tienen ese mismo dolor, juntemos nuestro puño como dice la compañera: juntos hagamos junto. Y si piensan que por qué venimos llorando, no es ahí donde vamos. Como dice la compañera venimos a escuchar, venimos a que nos escuchen, no a que nos tengan lástima. Perdón que les diga así, pero es que les suena así de repente y yo no quiero eso entre nosotros, lo único que quiero yo, lo único que queremos es que nos entendamos, que dialoguemos. No es cierto que si apenas escuchan de mucho o apenas se integran, no hay ningún problema, no hay ni un problema, ya llegamos aquí.

La invitación que les hacemos, repito, no es para que tengan lástima, pero les digo, porque por lo mismo, aunque se tiene diferencia es lo mismo, lo que paso en Aguascalientes, pasó en Chiapas. Pasó digo, porque la mayor parte de Chiapas ya esta libre. Porque ante de 94 como dicen, nosotros los indígenas, como mujer, tenemos que salir a trabajar en la ciudad y tenemos que cambiar la lengua, nuestro vestido, nuestra forma de ser; todo eso lo dejamos para poder entrar a la ciudad. Aparte de eso, como dijo la compañera, fueron violadas, bueno, las compañeras, pero yo tengo la palabra de ellas, porque son mis compañeras, con nuestras compañeras. Es así como sufrieron, pero después de todo el sufrimiento que como dice la compañera, que a lo mejor si les contamos puede que se cansen de escuchar, porque a lo mejor no lo viven ustedes porque son de la ciudad; no los conozco, como es donde viven ustedes, no los conozco que sufrimiento tienen. Pero cada uno de ustedes lo sienten o no lo sienten lo que decimos que es lo que vivió en Chiapas. Pero después de todo el sufrimiento que dejamos en Chiapas, porque pasó en Chiapas, después de 94 nos organizamos diferente.

Ese organización diferente es lo que traemos, es lo que venimos a contarles. No es un cuento, ni es un chisme ni es un chiste. Es la que se está construyendo en Chiapas. Como ya dijo la compañera, una nueva educación, una nueva salud, decimos nosotros, un nuevo pueblo. Eso es todo lo que podemos ofrecer nosotros allá. Así como digo a viva voz, les digo porque esta es la encomienda de nuestros compañeros, o sea que no venimos por nuestra cuenta, no venimos para robarles, no venimos a engañarles pues a ustedes, sino que nos mandan a dar nuestra palabra y nos mandan a que recojamos palabra de ustedes para construir algo mejor. Ese es el mandato que nos dan, que nos damos nosotros los hombres y mujeres, los niños y ancianos, todo el pueblo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Ese es el mandato que ellos no dan: vayan, recojan, para que sean fuertes.

Y es el mensaje que les dejamos entonces sobre el sufrimiento que hubo en Chiapas; ahora no, ya no ahora las mujeres hablan, como dice ella (se refiere a la comandanta Sandra), son autoridades también, ella es comandanta, allá en los pueblos civiles están las autoridades, autoridad del pueblo, ya sea comisariada, o agente. Igual en el municipio, presidente municipal, consejo del municipio y participan en las juntas de buen gobierno. Así como estamos en Chiapas trabajamos de por sí hombre y mujeres. Claro que nos costó no sé en la ciudad, yo no he vivido en la ciudad, no he estado en la ciudad. Nos costó a nosotros por ejemplo cómo entender la igualdad de hombres y mujeres… no sé como le llamen ustedes, la igualdad o la equidad de género, pero es igual o yo creo que es igual ¿no?. Entonces, ¿cómo lo entendimos?, un poco fácil, un poco difícil, pero estamos. Nosotros los grades, pues nos costó un poquito, pero ¿cómo educamos a nuestros niños?, es de nuestro niños, porque para que sepan los que no saben, tenemos una nueva educación. Esa nueva educación son promotores los que enseñan, del mismo pueblo, no traemos, ecos, ni europeos ni nada pues. ¿Y cómo educamos para que haya esa equidad que dicen? No se si aquí en la ciudad practiquen, pero allá no practicábamos antes, que los niños puedas preguntarle a la compañera -no, no tiene que ver con equidad- ¿cómo voy a saber trenzar?, bueno… A nuestros hijos, a nuestros alumnos, digamos, a nuestros niños, les enseñamos entonces como compartir ese. Que los niños, así chicos pues, que sepan trenzarles, pues su pelo a las niñas. ¿Y las niñas cómo se vana dejar? Con respeto decimos nosotros, con respeto, Podemos andar así un compañero con una compañera, con respeto.



Ahí va creciendo una semilla diferente entonces. Entonces ya, las niñas ya agarran confianza con los compañeros, no es como en algunos lados que les tienen miedo, o se tienen miedo. Se tiene miedo porque no hay una educación, Ese problema del que hay ustedes de la violación y eso de las madres solteras que hay en la ciudad. Por eso, porque nos tienen miedo, o los papás. Tienen miedo a que se acerque un compañero o una compañera, a hacer trabajo, siempre evitan eso, que no se acerque. Entonces, las jóvenes los jóvenes – ya ves que aprovechamos cuando hay esa oportunidad- es que no la hay.

Es así cuando no tenemos oportunidad, pero cuando convivimos hombres y mujeres, no vamos a tener ese problema, es y una educación diferente. Y esa educación diferente no nos la dio el Estado, o sea no nos la dio ese Calderón que dicen; ni la trajimos de Europa. Salió de nuestros ancianos. Salió de nuestros abuelos, porque en los indígenas, había mucho respeto antes, pero después que llegó la opresión se acabó todo. No dejaron libros pero tienen memoria. Por eso nosotros los indígenas no escribimos mucho. Nos cuesta mucho, quisiéramos que todo lo que dijeron lo lleváramos escrito, pero desafortunadamente no puedo, ella no puede, con trabajo hablamos el español porque nosotros no es nuestra legua. Es como si alguien los pusiera aquí a hablar en francés o en inglés, los que estudiaron un poquito quizá van a poder tartamudear o, como le dices tú, espanglish; pues no, no va a funcionar, porque no nos van a entender bien. Igual nos pasa a nosotros, pero nosotros lo hacemos con orgullo, lo hacemos con ánimo además, porque las consideramos compañeras. El pueblo de México es nuestro pueblo y estamos dispuestos a dar lo que sea para que haya un México diferente, pa que haya un México que haya equidad, que haya igualdad, donde no haya dolor como dice la compañera. Donde no haya sufrimiento, que no haya pobres ni ricos, ¿de donde traen esa idea? ¿quién inventa esa idea? ¿qué compartimos nosotros? ¿qué comparten ustedes? Perdón, pero es así, yo comparto mi palabra. A pesar de que si sales, nos dicen a nosotros, la amenaza ahorita en Chiapas. Antes de que salgamos nos amenazaron los gobiernos federal y el estatal; nos dicen: si sales, nos vamos a chingar el pueblo de ustedes, porque ustedes son los malos si se van. Piensan que somos nosotros nada más, pero es el pueblo. Pero está el hostigamiento ahorita en Chiapas con los paramilitares. Pero esta eso, decimos, a pesar de eso, decimos, pueblo, aquí se quedan, defiéndanse, nosotros vamos para allá. Porque dijimos antes y nuestra palabra, le hacemos honor: nunca vamos a traicionar nuestra causa, nunca vamos a decir una palabra y después nos echamos para atrás como cualquier gobierno, no, por eso la educación es eso pues.

Compañeras, a que sea de ustedes, mamás o a las futuras más si es que todavía no son mamás. Y si no somos mamás, pero nuestros hermanitos, nuestros primos y todo lo que hay en el pueblo, queremos una educación diferente, que entendamos eso, una igualdad, justicia, que eso es todo lo que queremos. Y eso no lo vengo a mentir yo, ustedes mismos dicen que tienen demandas, si no tuvieran demandas pa que vienen a sentar aquí, ¿verdad?. Como hay demanda y esa demanda entonces hay que levantar en alto, que lo vean, que lo vea Calderón que lo vea ese cabrón, no se como se llama ese gobernador de Aguascalientes, que no se me salen porque no sé pronunciar yo sus nombres que tiene, porque es muy diferente a nuestro nombre. Que lo sepan que lo0 vean pues, que hay que asumir como bandera. Como dice la compañera, dijimos basta en 94, pues levantamos muy alto, teníamos 11 demandas, ahora son 13, ya con las de ustedes son 15, 16, quién sabe cuántas, la cosa es que levantemos lo más alto que sea. Que se vea que sí hay problemas en Aguascalientes, y desde allá nos vienen a engañar…

¿Fue verdad lo que dijeron o no?

Si es verdad, si es verdad, si sale del lado izquierdo, entonces si es verdad de izquierda, entonces levántenlo más, que lo vean entonces, a ver que nos hace entonces, a ver si nos hace algo. Dice la compañera que son once, no se si atrás hay otros once, no se donde están, pero ese otro y otras son los que tenemos que entendernos. Dicen las compañeras, no venimos a pedir migajas, no venimos a ver si nos protegen aquí. No. Venimos a dar palabra y lo que queremos es que halla una semilla nueva aquí y esa semilla que sea de ustedes. Pero esa semilla nueva lo van a cuidar ustedes. Pero si alguien los viene a chingar, entonces griten como dice la compañera y gritamos allá. Y lo hemos hecho, cuando chingaron a nuestros compañeros de Atenco, nosotros cerramos carreteras, todo un día, no una hora nada más.

Entonces es eso, no sólo decimos nosotros apoyar, siempre y cuando ustedes también sean dignos en decir la verdad. O sea hay quienes se van engañados pues. Si no está claro lo decimos o si no es suficiente lo que decimos podemos aclarar más, pero que sea real. Y si de plano piensan que venimos a darles lástima, entonces igual, nadie los obligó a que vinieran, igual y son libres de ir tranquilamente. Pero si no, tenemos mucho más tiempo que dialogar. Esta es la primera parte, y viene las otras y vienen las otras, hasta que tengamos una u nueva constitución. Eso es lo que queremos compañeros y compañeras.

Para que sepan entonces, así, ahí está como se está construyendo en Chiapas, la nueva saludos y la nueva educación, son nuevos niños. Que no vienen maestros de otros lados sino que nativos. Igual de la salud, ya dijo que hay en las clínicas, pero esa gente tampoco viene de otro lado, sino que la misma gente, nuestra son los que se están preparando pues.

Claro tal vez cabe en su duda de la compañera que si hay europeo, que si hay asiáticos. Sí hay como ya les decía, todo mundo nos apoya. Creo que ayer la Jornada dice que apoyo a territorio zapatista, o algo así, de 44 países y no se cuantas organizaciones. Si hay, Hay apoyo político y hay apoyo, no sé como le dicen… humano, cuando una compañero o compañero doctor o algo le enseña a un compañero, sí hay eso. Llegan compañeras de esas sí no lo sé, porque como nuestro trabajo es diferente, los que se encargan de ese trabajo son las juntas de buen gobierno o los municipios autónomos que son las autoridades civiles, ellos son los que se contactan con esas personas, ya sea que apoyan como dicen económicamente pero a veces no dan así directamente el dinero por la misma situación que hay con el gobierno por las trabas que hace. Entonces lo que hacen es que mandan materiales, entonces a contribuir un poco a lo de las construcciones. Porque como quiera no tenemos suficiente, no crean que ya tenemos buenas escuelas y todo eso. Pero como decimos nosotros también, la educación no necesita un salón de lujo, ni muebles de lujo, quizá maestros de lujo. Nosotros nos enseñamos y aprendemos bajo un árbol, porque el que enseña no enseña, aprende, así como nosotros no venimos a enseñarles, saben mucho más que nosotros ¿o no? Nosotros estamos aprendiendo de ustedes, igual nuestros niños, el que enseña no es el que enseña, es el que coordina ahí el grupo. Igual ahorita el que coordinó, aquí somos dos aquí, quienes hablaron son ustedes; la demanda salió ahí o no, no lo dijimos nosotros. Igual en la educación igual, es la nueva forma como lo estamos haciendo.

Entonces el apoyo que decían es eso pues. Pero no solo ni europeo, más bien todo mundo donde quieren que haya un mundo diferente, que haya un mundo mejor, llegan esos hermanos nuestros que vienen a solidarizarse con nosotros pues. Pero ese dinero como digo, ni manejan lo comandantes ni lo manejan los insurgentes, nada; los que manejan son los pueblos zapatistas, ellos si saben: si quieren informes, ahí están. Si alguien de ustedes ha mandado lana a cualquier municipio, vaya y les de resultado, porque nosotros, es la educación que tenemos. Es la nueva forma que queremos, un gobierno que mande obedeciendo, de eso se trata. ¿Qué quiere decir eso? Que no hay transa pues, no hay robo. Mario les decía, si un compañero hace un viaje y tiene que pasar en la ciudad y ese día le dio diarrea – no sé si se llama así- y se separa dos pesos, cinco pesos, depende en qué ciudad igual se tiene que informar en el pueblo: fui al baño diez veces y punto, o comí dos veces y punto. Ahí está la honradez. Ese es el nuevo gobierno que queremos, nuestro gobierno, o el gobierno de lo que quieran, porque para nosotros no es gobierno, a ver cuando nos informan, de qué gastan, cuánto ganan. Nuestros pueblos, nosotros no ganan: los promotores de educación, los promotores de salud y otros servicios no ganan.



Igual nosotros no estamos engañando para que ganemos, no somos como los partidos políticos, los partidos políticos hacen mentoras para que ganen voto y se sienten, nosotros no. Igual por eso venimos con este pasamontañas, porque no queremos ser protagónico pues. No somos nadie. Lo que estamos hablando es el pueblo que está hablando. No estoy hablando yo, es el pueblo que está hablando. Porque al rato cuando lleguen, el pueblo me va a pedir cuentas, por eso estoy anotando lo poco que puedo escribir. Tengo que informar, y si creen que es mentira, pues ahí pregunten allá con los pueblos zapatistas, porque con Calderón, pues no va a saber pues.

Pues es la manera como, como quiero que entiendan entonces este encuentro compañeras, una nueva constitución es lo que queremos. No confíen, ¿eh?, si es que quieren así, con los políticos, porque por más que hablen muy bonito, nunca le van a cumplir. Han hecho mucho y no han cumplido. Nosotros como ya dije, trece años que llevamos después de 94, vayan en Chiapas y es diferente, es diferente su gente. Hay menos muertos, hay menos robo, más bien no hay robo, hay menos violencia; pero vayamos en otros estados.

    (Parte 2)
Que no le dan una identidad. Nos preocupa, parte que nos duele mucho, porque los que ya somos grandecitos no tenemos problema porque es nuestro problema que nos lleva la, ¿cómo le llaman aquí?, es la misma aquí y allá, pónganle ahí.

Yo me preocupo por los niños y las niñas, que no les dan una identidad, por lo mismo, si estuviera en Chiapas la misma situación, pues qué estaría pasando con los niños ¿no?. Ahora es diferente. Ahí si me duele más, por los niños y las niñas, que todavía ni están pensando, pero a lo mejor les estamos metiendo, mierda, tonterías pues en la cabeza, del mismo sistema. ¿Por qué?, porque la educación es esa. Discúlpenme, pero según donde alcanzamos a ver nosotros, está mal. Y no sólo lo digo yo, lo dicen ustedes pues, yo sólo estoy diciendo lo que dijeron ustedes. Me ha tocado con otros compañeros que son estudiantes o son maestros, pues lo mismo dice. Así que me asumo a ellos, porque así lo vemos en Chiapas. Si nosotros hicimos una educación diferente en Chiapas por eso, porque que veíamos que la educación no, en lugar de apoyar a los niños, se aleja de su familia pues. Ya no tiene relación con tu familia. Ustedes mismos se dan cuenta: en la ciudad, pues ya ni tiempo hay, se va en la escuela, se va en la tele, en el videojuego o película de no sé que tanto, se acabó el problema, porque todo el día es el consumismo prácticamente.

Y los niños y las niñas nunca tuvieron tiempo. Ahí está el problema que dicen de la reproducción o de la salud sexual y reproductiva, es eso. Porque nunca platicaron o nunca tienen tiempo de platicar. Y lo vimos eso allá en Chiapas. Por eso nuestra educación allá es muy diferente como decíamos. Porque allá nomás tres días, pero tres días bien estudiados, y tres días tienen que estar con su papá y su mamá. Tienen que aprender todos los servicios para que pueda vivir un ser humano. Tiene que saber cocinar, tiene que trabajar el campo, según depende, pero esos tres días tiene que estar.

Me van decir ¿Pero eso que chingados están haciendo los niños? Es pérdida de tiempo. Y no. Para nosotros no. Si el no va con su papá, según que tanto es su tierra, se puede poner a medir, a ver si no se está quedando corto; medir, multiplicar y dividir. Igual cuántas matas de maíz o de tomate o de patatas o de lo que se siembre allá, igual, uno de extensión de tierra, que el niño haga y a ver, si lo pasa ahí, pues ya lo pasó, y si no, pues a la siguiente semana, se tiene que ver eso pues. Es así como hacemos nuestro examen nosotros. Nosotros no hay eso de que, ahí está, “cinco minutos pa que me contestes”. Ahí tienes todo el día para que lo hagas su examen, pero si lo sacó, pues quiere decir que está avanzando, y si no, pues hay que enseñarle más.

Tiene más relación entonces con su familia. Porque ahí puede platicar entonces con su mamá, bueno ¿que voy a hacer entonces? Porque no es igual con su maestro, peor si es un tipo como yo, no va a tener oportunidad de preguntar. Pero allá con su papá o con sus hermanos sí. Igual con las compañeritas, igual con su papá o con su mamá, depende a dónde le toca, como dice la compañera que puede ir al campo ¿qué no? Y los niños pueden quedar en la cocina, depende cómo se organice ya la familia, pero ya en armonía no en guerra, no en problema como se hace a veces “tú te vas para allá porque te vas”. Y ya a veces se hace problema con algunas tiendas cooperativas, igual puedes sacar suma, matemáticas, todo eso, sí, entonces que vaya allá.

Claro, no somos grandes contadores ni grandes biólogos ni grandes físicos, pero ahí vamos. Creo, pero en la práctica, no sólo en teoría pues, porque conocemos. A veces hay unos que dicen que son ingenieros, que son de ingeniería, agrónomos les dicen, pero dicen que allá los campesinos saben como cortar, si es café, saben como cortar para que no se pudra, sesgado le decimos, así. Entonces va el ingeniero, pues con todo lo que aprendió, que si es recurvo, que si r no se que tanto. Las cosas que lleva pues un ingeniero, su técnica. Ahora pues se pone a chambear ahí en los cafetales. El ingeniero empieza a chambearles, como es sesgado, pues tiene que cortar con su segueta o con su serrucho curvo. Tiene mucho filo porque es nuevo lo que llevo. Y el campesino, agita bien su machete, inicia primero el ingeniero o el técnico, que ya están trabajando y el campesino por allá afilando su machete. Una vez afilado su machete, agarra su café, ¡pas! Y avanzo, como a cincuenta metros voltea a ver si el ingeniero y apenas ahí viene. Apenas está practicando. En cambio el campesino sabe. Más o menos como ese ejemplo hay en otros temas, no quiero meterme más porque no quiero aburrirlos compañeros.

Es como vimos que sí se puede hacer cosas diferentes de lo que nos estamos viviendo. Es ahí donde digo que la educación nos está metiendo otra cosa, es así como respondo a tu pregunta de ¿que cómo lo veo? Pues me da dolor que a veces los padres y las madres que estudiaron, algunos estudiaron sociología, algunos humanidades y no sé que tanto que se estudia, estudian historia, o por lo menos todos estudiaron hasta la prepa y eso llevan historia. Y se olvidan del pueblo, y se olvidan de sus hijos, eso sí me preocupa. Por que están como dormiditos compañeros. Entonces la invitación es que se despierten, hagan una nueva semilla y cuídenla y lo podemos juntos para que tengamos una nueva constitución. Eso es todo lo que queremos, no pedimos más, ni venimos a pedirles que nos tengan lástima. No. Simplemente juntos, si ya no quieren como dicen todas las demandas que dieron. Si ya no quieren violación si no quieren maltratos, levántense, levántense. Pero si quieren seguir así, nos vamos a ver para cuántos años, ustedes van a seguir así, pero en otros estados van a avanzar. Se los aseguro. Si ustedes no se integran a este trabajo, la otra campaña no se va quedar aquí pues. Dijimos, y lo repito, hacemos honor a nuestra palabra y avancemos con los que quieren avanzar, quizá un poquito más tardado, pero vamos a cumplir con nuestra palabra.

Pero es mejor si nos unimos todos, más fácil construimos, una cosa muy bonita pues, más colorida, donde haya alegría, porque es nuestro símbolo. Por ejemplo la compañera siempre trae flor y la flor es alegría para nosotros. Siempre que remos eso, que haya pues en un México diferente también. Que no haya diferencia pues ni de lengua ni de color. Yo soy morenito, bueno, negro estoy yo, estoy moreno, y queremos que eso en un día, por lo menos hablen mi lengua materna, porque asolo hablan inglés pues, porque la mayoría habla una palabra de inglés ¿o no?, por lo menos okey. Pero en tzotzil ¿porque no me dicen una palabra? Entonces toda esa legua necesitamos aprendernos, tenemos que aprender todos, yo, ustedes. Y no los obligamos para que aprendan, pero pare que podamos convivir. Para que nos entendamos como finalmente somos los mimos seres humanos. No venimos de otro lado, somos seres humanos y lo necesitamos. Nos estamos autodestruyendo compañeros, no nos estamos viendo, no se están viendo ustedes. Muchos que están preocupados, que la atmósfera ahí, están hablando muy allá. Veamos nuestra realidad, nos estamos autodestruyendo como seres humanos. Y el ser humano, a veces somos muy cabrones y muy cabronas y no nos damos cuenta hasta que todo acabó, ahí vamos a estar llorando, ahí vamos a estar llorado. Doy un ejemplo, en la familia a veces somos muy cabrones con nuestros papás o nuestros hermanos, pero ya cuando deja su cáite, ahí si, papacito y hermanito y todo eso, pero cuando esta vivo somos muy cabrones.

Eso tómenlo como ejemplo pero me refiero a toda la humanidad.