CNI-CIG

Con los colectivos feministas. Tijuana. Palabras de la Comandanta Yolanda. (2007)

16 de abril de 2007

Bien compañeras, con el permiso de mis compañeras comandantas que están acá, voy a dirigir unas palabras. Gracias que los… nuestros compañeros nos dio este espacio solas. También nuestros compañeros comandantes se quedaron en un lugar, nosotros venimos. Sí nos da gusto.

Bien compañeras ya lo escuchamos, ya que ustedes dijeron sus palabras. Nosotras, la comisión sexta, venimos a escuchar sus palabras, a conocer de cerca, como ustedes viven y sufren como trabajadoras. Una parte la escuchamos, la que ustedes pasaron una parte de la película, pero todavía no terminaron de informar cómo ustedes viven en la ciudad.

Nosotros venimos de Chiapas del sur de México, y venimos para escucharnos tanto ustedes y nosotros.

Yo les voy a contar un poco cómo iniciamos también nosotros. Nosotros somos las mujeres zapatistas que ya venimos participando desde mucho antes de 94. Pero también nosotras costamos mucho de entender qué es una lucha, porque antes nosotros no damos cuenta, realmente sufrimos, nada más que es un poco diferente como ustedes ya platicaron. Pero también cuando nosotros no estamos, no estábamos, organizados, casi la mayor parte, también nosotros sufrimos, somos golpeados y somos agredidas con nuestros propios padres y con nuestros hermanos o el esposos. También las mujeres son golpeadas, son maltratadas, sin en tomar en cuenta lo que sufre. Pero por eso, la misma necesidad nos exigió que es necesario luchar, que es necesario organizarnos. Porque aquel tiempo no lo sabemos y mucho menos, así como nosotros como indígenas, no sabemos hablar así como hablan ustedes en castilla o en español. Nosotros nuestros abuelas, nuestra mamá, no hablan castilla, hablan sólo idioma como ya las compañeras dijeron que yo y la comandanta Susana, somos tzotzil, la comandanta Dalia es tzeltal, es otro idioma. Sólo eso acostumbramos a hablar, no hablamos castilla y no estudiamos en la escuela. Pero después, gracias a la organización del EZLN nos dio lugar que nosotros animemos, que nosotros le entremos a participar también, pero si le costamos mucho para entender porque pensamos nosotros que no vamos a poder hacer nada, porque estamos viendo que el sufrimiento es muy grande, así como ustedes ya informaron, también nosotros la mayor parte, o sea nuestro papá, los señores de más edad, tienen un costumbre de la borrachera pero no se puede evitar. Muchas familias, muchas mujeres, nos corren de la casa, y salen a dormir en el monte con sus hijos, sin comer, pues ya no pueden estar en la casa porque les pega, les golpea. Entonces no hay ninguna mujer puede levantarse y decirle de que esta, este maltrato no está bien, sino que todos somos calados, pero cuando le llegamos a entender, poco a poco lo entendemos, y también así nuestros compañeros, nos levantó, nos dio animo. ¿Por qué? Porque la lucha lo necesita porque no se puede hacer una lucha ni sólo los hombres, ni sólo las mujeres. Si queremos hacer una lucha del pueblo, necesita muchos esfuerzo, por eso hubo esa necesidad de que nuestros compañero, claro que así como lo comentaron ustedes, hay compañeros que sí lo entendieron y le entran, pero hay compañeros que sí hasta ahora. Pero hay compañeros que sí lo entendieron lo aceptaron que le den un lugar a las mujeres. Porque nosotras las mujeres, sin nuestra participación no podemos hacer nada, porque si solos los hombres no van a poder, pero si nos dejan solas también no vamos a poder. ¿Por qué? Todo lo que ustedes ya comentaron, con todo estos ideas tomando en cuenta, con toda esta situación que vivimos, que, donde lo vimos y damos cuenta, mayormente como decimos nosotros como indígenas, dimos cuenta pero orita, no estamos hablando sólo de indígena, ya informaron también ustedes, de la ciudad. Aquí nacieron y aquí crecieron, en la ciudad. Pero el sufrimiento es parejo, es un poco diferente pero como quiera están en una situación más difícil.

La que nosotros nos dimos cuenta, y nosotros como mujeres sufrimos la triple explotación; quiere decir que sufrimos más todavía que los hombre, nosotros vimos como mujeres, estamos hablando en parte de indígenas, nosotros vimos sufrimos por ser mujer, y sufrimos por ser indígenas y sufrimos por ser pobres. La que vimos nosotros por ser mujer para nada nos toman en cuenta, somos humilladas, no nos dejan que levantamos la vista, no nos dejan levantarnos la voz.

Y somos despreciadas porque somos mujeres y mucho menos todavía nosotros como indígenas. Nosotros como indígenas muchas mujeres son despreciadas, ya no se bañan, ya no se arreglan a veces, pero ¿por qué?, hasta ustedes dijeron también, como va poder tiempo la pobre mujer si han arreglado con montones de hijo y con montones de trabajo, y mucho menos una indígena, trabaja en su casa y se va en el campo a ayudar el esposo. Y regresan tarde y en la tarde tienen que preparar a comida, tienen que mantener sus hijos, cómo van a tener tiempo, por ser mujer.

Y por se indígenas, pos los ricos nos tienen discriminados, por ejemplo, así como venimos nosotros, trajimos un traje que es nuestra vestimenta, nosotros también ya lo tenemos todo perdido, pero por lo pues aunque es comprado, pero lo compramos para revivir lo que la tradición de nuestras abuelas, de nuestra mamá. Porque antes ellas así se vestían, y nosotros también tenemos que costumbrar todavía porque ya está perdido. Y también por ser indígena nos burlan porque somos morena, y nos burlan porque no sabemos hablar castilla sólo hablamos nuestro lengua, nuestro lengua es despreciada, ya no nos quieren oír, ya no nos quieren escuchar y nos quieren terminar por todo, nos quieren desaparecer por todo.

Y por ser pobres, no tenemos ni un derecho de tener buena salud, de tener buena ecuación, por eso la que vimos nosotros hasta ahora, mucho de nosotros los que somos ya de edad, somos analfabeta, no lo entendemos pero ni tampoco lo sabemos leer ni escribir ¿por qué? Porque la misma necesidad no nos permitió cuando nos crecimos. Y entonces esta situación la llegamos a entender y es la que nos obligó, que nosotros, que no nos queda otra, porque si vamos a esperar ¿de dónde va a venir y quien nos va a salvar de ese problema? Nadie. Si no lo hacemos nosotros nadie va a venir, los va a venir a hacer algo por nosotras.

Entonces compañeras esa es la razón y ese es el motivo porque nosotros nos quisimos ser zapatistas. Hasta nos decidimos a alzarnos en armas, hasta muchos compañeros dieron su vida en el 1994, pero por el mismo objetivo, por la misma razón que queremos un derecho y la que alcanzamos a entender nosotras como campesinos y ustedes como ciudadanas y trabajadoras.

Nosotros está claro, cómo vivimos y hasta qué tanto sufrimos pero ¿quién es la culpa? ¿quién es el culpable? No podemos decir que nuestros compañeros, es nuestros esposos o es nuestro papá. Nosotros hablamos claro, ellos también no tienen la culpa. El mero culpable son los mismos capitalistas, son ellos los que dan la idea, y son ellos los que desde la conquista española lo dominaron nuestra raza. Y lo españoles ganaron y lo obligaron que por la fuerza obedezca, como ellos quieran, y ya hace más de quinientos años, no ahora poco empezó esta situación.

Y entonces nuestros abuelos, nuestros papás, nuestros esposos, también ellos porque ya le entró esa idea, pero no es idea de ellos.

Y entonces la que queremos nosotros como zapatistas, como mujeres zapatistas, queremos buscar igualdad entre hombre y mujer. Que nuestros compañeros hombres, orita, gracias por nuestra organización, muchos compañeros también ya lo están practicando, todavía no es lo completo, pero ya lo están practicando. Todavía hay muchos también que no le entran que como se dicen que hay mucho machismo, todavía hay, pero hay muchos compañeros también que si ya lo están practicando. Y para nosotros no vamos en contra con nuestros propios compañeros.

La que no lo perdemos en vista dónde viene esa idea, por qué vivimos así, y más, así como ya dijeron ustedes, le por sí mucho antes nosotros llega el mensaje, por eso nuestra lucha zapatista es para todos, con todos los trabajadores y trabajadoras tanto en el campo y en la ciudad.

Nosotros es bastante pues, vamos ir conociendo cómo viven ustedes, cómo sufren ustedes, pues compartir la experiencia de lucha es muy importante, para eso nosotros venimos sin importar el sacrificio, el costo para llegar hasta acá. No es fácil hacer una lucha pero también no es imposible. La única forma buscar una forma de unidad tanto hombres y mujeres, porque este capitalismo, donde vienen todo este explotación ya no es fácil, porque ya creció ya es mucho pero tampoco ya no conformar… “bueno, ya no se puede hacer nada, mejor esperar, y que va a pasar más”. Ese no es justo compañeras, hay que hacer algo.

Claro que, mucho damos cuenta nuestras hermanas que andan acá, se nos quedan mirando, que estamos haciendo, y si seramos loca, seramos loca o porque no tenemos trabajo que estamos así juntando, mal hablan entre nosotros pero no se dan cuenta que ellas también sufren. Así como alguien mencionaba también de ustedes, puede ser que hasta los meros ricos también, puede ser sufren. ¿Por qué? Sufren porque no tienen la razón ni siquiera para como buscar sus vidas buenas. Puede ser que ya empieza a pelear por el dinero, por la riqueza, por todo, hasta pueden pelear también, tienen problema. O hasta pueden tener sus problemas hasta por puro amor, pero también ellos tienen problema.

Nosotros si tratamos de buscar una forma de unirnos de buscar de seguir con un pensamiento firmes que sí podemos salir de esta situación donde estamos ahorita, pueda ser que vamos a lograrlo, vamos a lograrlo no sabemos cuando pero puede ser, hay esperanza que sí vamos a ganar.

Y también quiero decirles, hay una cosa importante, lo que estoy viendo ahorita como cuatro jovencitas que están aquí también. Claro vinieron ellas, no tienen todavía mucho conocimiento, no saben bien todavía la que está pasando en esta vida en esta situación, tienen razón porque todavía son chiquitas, todavía van creciendo, todavía no son mamás, no conocen todavía, pero dentro de más tiempo si ellas también no se ponen a pensar y no entran en sus pensamientos y en sus corazones que es necesario luchar un día también les vana topar en problemas, les puede pasar igual así como a nosotros ya nos pasó. Nuestro tarea, así decimos nosotros, nuestro tarea, es hablar nuestras formas, llamar la atención, darle buena educación y decirle, que es la situación.

Pero si nosotros ya pasó unas cosas este… horribles, pero si no es por gusto pues qué culpa tenemos, si realmente por medio de una presión o por medio de una discriminación, pues nosotros no tenemos la culpa somos obligados sólo por ser mujeres.

Así es entonces compañeras, les pedimos que ustedes, claro que, claro está la situación que ustedes que viven en la ciudad son ustedes las más perseguidas. ¿Por qué? Porque están frente a frente con el hasta sus mismos patrones y todos las fuerzas represivas si están casi se están viviendo juntos. Cuando nos quieren golpear, cualquier rato, cuando nos quieren encarcelar, cualquier rato. Pero también si nosotros aprendemos tener una responsabilidad y cuidarnos no lo van a saber, no lo van a saber qué estamos haciendo. Pero es tratar de una responsabilidad y cuidarnos mucho. ¿Por qué? Porque están muy cerca con el enemigo.

En cambio donde vivimos nosotros es diferente, porque bueno, hay campamentos, hay ejército, hay la seguridad, ahí andan pues pero estamos lejos, estamos lejos bueno, están en sus cuarteles pero lejos pues. Además tenemos nuestro donde nuestro terreno de nosotros si estamos organizados si entran lo vamos ir a sacarlos a hablarlo pa qué entra. No lo dejemos que entra. ¿Por qué? Porque es diferente, estamos en nuestro terreno y este… no queremos que entre o que pase ahí. Pero sí es diferente, pero en la ciudad no, está claro de que no, pero también en muchos pueblos hay compañeras que también ya se están organizando, ya se están buscando la forma cómo se van a unir y cómo se van a organizar. Porque miren compañeras, sino lo hacemos nosotros, claro, nosotros venimos a dar otro… un pensamiento diferente, cómo nos levantamos en armas, cómo peleamos en 94, incluso también ahí estuvimos, pero nosotros no venimos a decirles que ustedes también tienen que levantarse, tienen que prepararse para pelear, no se trata de eso. ¿Por qué? Porque sabemos que todavía hay muchas formas de lucha, hay muchas formas todavía para poder unirnos y para poder demostrarle al gran enemigo que sí estamos organizados.

Ese es todo el que le decimos, no venimos a decirle que, o venimos a decirle, se van a pasar con nosotros, van a ser zapatista también, no venimos a decir eso. Pueden estar, pueden seguir luchando como ustedes están. Únicamente la que sí se puede hay que buscar la forma como ustedes conocen, como ustedes lo ven que haya posibilidad de hacer algo, pero unirnos es muy importante, pero juntar, así poco a poco nuestras jovencitas, nuestras niñas, para educar mejor, que no pase lo mismo como nos está pasando a nosotros. Un día vamos a ver que vamos a tener un fuerza… orita sentimos que somos débiles, que no podemos hacer nada, que tenemos miedo… esa es la verdad, pero si nos quedamos callados, el poderoso pues nos va a reír de nosotros y además no vamos a encontrar un cambio, vamos a seguir viviendo igual o peor. Porque el poder, los enemigo, los ricos día por día lo van pensando, lo van buscando formas para que nosotros como clase de abajo que… nos tienen pisoteada y dominada, nos quieren pues mantenernos así, pero nosotros eh… es muy importante que ustedes también vayan pensando, vayan uniéndose más para tener una fuerza. Claro como ya dirían ustedes muchos de nuestros compañeros todavía falta que lo entiendan pero hay compañeros todavía que son buenos, que si animan, que si apoyan. Porque solas no vamos a poder. Nosotros vimos todo en 94, si fuéramos solos no vamos a poder con la fuerza de todos, hombres, mujeres, niños, niñas, ancianos, ancianas, pues si, pudimos pues, pudimos declarar la guerra contra del mal gobierno, contra de los ejércitos. Pero con la ayuda de mucha gente.

Ese es el único camino que nos queda no nos queda otro. Pero eso ya les acabo de decir que no pueden hacer lo mismo con ustedes pero sí es posible hacer algo y eso es la que yo puedo decir, no se si me entendieron, porque también no pudo explicarlo más completo.

Muchas gracias.