Documentación histórica

Mensaje de los presos políticos de Atenco (2008)

Las Cuatro Ruedas del Capitalismo: represión

Mensaje de los presos políticos de Atenco

28 de diciembre de 2008

Vamos a escuchar la voz de nuestros compañeros que aún se mantienen presos en el Penal Molino de Flores.
(Mensaje grabado)


A 22 de diciembre de 2008.

A todos y cada uno de los integrantes de los diferentes movimientos sociales del extranjero y de nuestro país, participantes en el Festival de la Rabia, presentes. Los que hoy hablamos Pedro Reyes Flores, Narciso Arellano Hernández, Julio César Espinosa Ramos, Edgar Eduardo Morales Reyes, Juan Carlos Estrada Cruces, Oscar Hernández Pacheco, Román Adán Ordóñez Romero, Jorge Alberto Ordóñez Romero, Alejandro Pilón Zacate e Inés Rodolfo Cuéllar Rivera, presos en el Penal del Molino de las Flores, de Texcoco, nos permitimos expresarles lo siguiente:

Tenemos conocimiento que los días 26, 27 y 28 de diciembre del año en curso se llevará a cabo en la Ciudad de México el Festival de la Rabia. Ante esta oportunidad que hoy se presenta, los presos políticos del caso Atenco y Texcoco queremos, por este medio, que nuestra voz una vez más sea escuchada para denunciar a la bestia de tres cabezas, la cual lleva marcada en sus frentes sus nombres: impunidad, corrupción e injusticia, la cual es alimentada día a día por su amo el gobierno.

Es una bestia que no se cansa de arrojar por su hocico este veneno que mata y destruye en vida y es un veneno que tiene nombre: 31 años, 10 meses y 15 días de prisión. Cada día y cada noche que pasamos aquí es indescriptible. El ambiente de la cárcel te envuelve en una profunda incertidumbre. Tu cuerpo se llena de coraje, e impotencia, tu mente vaga en las tinieblas de la angustia, pues el estar separados físicamente de nuestros padres, de nuestras esposas, de nuestros hijos, nos atormenta como no se imaginan.

Cada vez que nos visitan nuestros familiares, tienen que soportar toda clase de humillaciones. Sin embargo, tanto ellos, como nosotros y ahora ustedes, tenemos que seguir en pie de lucha, y una lucha llena de sacrificios y entrega, pero, sobre todo, con esa fuerza de voluntad y de unidad que sostiene cualquier lucha social. Porque en la mente de un luchador social no debe de caber la palabra protagonismo, ni mucho menos decir: el primero entre los iguales. Esto jamás. Por el contrario, un luchador social nace con convicción propia, mas no por conveniencia propia. Es por ello que quienes escuchen este mensaje lo hagan por convicción, pues sólo de esta manera nos ayudarán a obtener nuestra libertad.

Pues la libertad —como la vida misma— son valores universales, cuya esencia se traduce en lo sublime, en lo mágico, en lo divino. Es por esto que, cuando se lleven un pedazo de pan a la boca, no se les olvide poner su granito de arena para ayudarnos a obtener nuestra libertad. Muchas gracias y esperamos seguir contando con su apoyo de manera incondicional.

Atentamente, todos los presos políticos de Atenco.