CNI-CIG

El Concejo, la vocera y la lucha por la vida. 07/10/2017

Raúl Romero*

La propuesta del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y del Congreso Nacional Indígena (CNI) de conformar un Concejo Indígena de Gobierno (CIG), que mediante una vocera partícipe de las elecciones presidenciales de 2018, ha ido ganando numerosas adhesiones. Por todo el país –y también en otros lugares del mundo– se van entretejiendo las resistencias y las rebeldías para conformar redes de apoyo al CIG. Se cuentan ya por cientos los eventos en que concejalas y concejales son invitados a compartir su diagnóstico de la "guerra capitalista" y explicar la integralidad de la propuesta. El objetivo de articular a las fuerzas de abajo y a la izquierda, es de decir, a la izquierda anticapitalista, poco a poco se va cumpliendo.

En gran medida, las adhesiones crecen porque el diagnóstico que le da sentido a la propuesta es compartido. En cualquier lugar de México se perciben los saldos de la "guerra capitalista": más de 100 mil personas asesinadas, más de 30 mil personas desaparecidas, feminicidios, asesinatos de dirigentes comunitarios, de personas migrantes, de periodistas y de defensores de derechos humanos; desplazamientos forzados, fosas clandestinas y un larguísimo y terrible etcétera.

Pero si bien México es hoy uno de los escenarios más sangrientos, el fenómeno no es exclusivo. Basta con mirar la política de muerte en decenas de países de África o Asia, donde por medio de guerras abiertas o encubiertas, reales o virtuales, se elimina a las poblaciones empobrecidas. Suerte similar viven las comunidades migrantes en distintos países de Europa y en Estados Unidos.

Al mismo tiempo, cada vez son más los reportes científicos que concluyen que el cambio climático y la devastación ambiental tienen origen "antropogénico", aunque sólo algunos van más allá y abiertamente dicen que se trata del capitalismo. Al respecto, vale destacar las importantes contribuciones de Elmar Altvater y sus reflexiones sobre el "capitaloceno", o las numerosas reflexiones de Fidel Castro, entre ellas, el discurso pronunciado en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo en junio de 1992.

La política de muerte y destrucción que trae consigo el capital nos pone hoy al borde del abismo. Se trata de elegir entre la vida o el capital, como acertadamente señaló Franz Hinkelammert.

"Humanizar" el capital pintándolo de "verde", o disfrazándolo de "caritativo" y de "socialmente responsable" no es opción. Proponer un nuevo Estado de Bienestar o Neopopulista es una medida insuficiente. En ambos casos sería algo así como observar la barbarie y esperar a que llegue el turno propio. Por eso los pueblos, barrios, tribus y naciones que integran el CNI proponen, con la dignidad y persistencia que les caracteriza, una lucha en defensa de la vida, la cual es, necesariamente, una lucha contra el capital. No se trata de buenas intenciones, el análisis serio de la dinámica local y global del capital los respalda. Así, en palabras de Carlos González, integrante del CNI, la propuesta "tiene como propósito, inmediato y final, enfrentar la guerra capitalista, y como propósito a largo plazo, desmontar al capitalismo como sistema".

Sabiendo que el capitalismo es una forma de organización social, el CNI invita también a organizarnos de una forma distinta. No nos prometen que todo estará bien, tampoco nos mienten ofertando soluciones irreales. Nos comparten su diagnóstico, nos dicen que viene lo peor y ante ello, nos invitan a organizarnos para enfrentarlo juntos y juntas. Saben también que esta nueva organización necesariamente pasa por una forma de gobierno diferente. Esta forma de organización y de gobierno muy otra es el concejo, una en la que "un colectivo y no un individuo, sea el responsable del ejecutivo federal", según palabras del Sup Galeano.

En diferentes diccionarios consultados se explica que la palabra concejo deriva de concilium, que bien puede traducirse como "concilio", "reunión" o "asamblea". Los concejos están fuertemente ligados a tradiciones de luchas municipalistas, libertarias e indígenas. Son formas de organización que vienen desde abajo, desde el núcleo vital, desde la "primer comunidad" que aspira a autogobernarse. "El pueblo que manda", según la máxima del neozapatismo.

Así, el Concejo Indígena de Gobierno, constituido hasta el pasado 5 de septiembre por 130 concejales y concejalas, es la propuesta que el CNI hace a todos los pueblos indios de México, pero también a los no indios. No es una propuesta "indigenista" como algunos han querido presentarla o descalificarla. Se trata de una propuesta para todas y todos los pueblos oprimidos, violentados, despojados y explotados. En ese sentido, la propuesta apela a distintos sectores y sujetos sociopolíticos.

Y que mejor que una mujer pobre, indígena y que lucha como vocera para representar ese rasgo interseccional y a la vez universal de la propuesta. La vocera no fue resultado de ninguna negociación cupular. Ella tampoco impuso su proyecto personal o visión de mundo. Es más, en varias ocasiones ha declarado que nunca se había imaginado en la situación en que se encuentra ahora. A ella la eligieron decenas de concejales que a su vez fueron electos en sus comunidades. Democracia real y directa.

En los próximos días, la vocera y el concejo comenzarán a recorrer todo lo que se pueda del país. Irán a escuchar a las y los pobres del campo y de la ciudad. Escucharán a indígenas y no indígenas. Hablarán con quien quiera escucharlos. No llevan despensas, ni promesas. Llevan un mensaje más profundo: una invitación a la organización y a la lucha, a la resistencia y a la rebeldía, cada quién según sus modos y sus tiempos.

Una nueva página en la historia de las y los de abajo ha comenzado a escribirse. Se trata quizá de la propuesta más completa en nuestra historia como país. El CNI nos invita a emanciparnos. Toca a la sociedad mexicana decidir si está dispuesta a este cambio tan profundo.

*Sociólogo
Twitter: @cancerbero_mx


Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/10/07/opinion/024a1pol