La Sexta

En la comunidad Kumiai de San José de la Zorra, Baja California. Palabras del Comandante David. Primera intervención. 15/04/2007

15 de abril de 2007

Pues bien parece que ahora nos hemos presentado todos y todas. Ahora con el permiso de ustedes y con el respeto que se merecen, pues voy a hacer uso de la palabra para explicar un poco el motivo de esta pequeña reunión, de este pequeño encuentro.

Pues hermanos y hermanas, compañeros y compañeras, el motivo principal de este encuentro con ustedes, el objetivo principal de nuestra presencia, nosotros, los delegados de la comisión sexta del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional, como ustedes tienen conocimiento pues, estamos recorriendo el país, estamos distribuidos en los distintos estados de la zona norte de nuestro país, somos varios compañeros y compañeras, comandantes y comandantas que estamos recorriendo el país y junto con el Subcomandante Insurgente Marcos, nos hemos distribuido en distintas regiones pero llevamos el mismo trabajo en cada comisión en donde nos hemos distribuido.

El objetivo principal de nuestra presencia con ustedes, no es ni más ni menos, pues encontrarnos directamente con ustedes, con el fin de escucharles su palabra, escucharles pues lo que diga su corazón, conocerlos más de cerca a ustedes, en su pueblo en su comunidad. Nos interesa saber pues, cómo vive la comunidad, cómo viven ustedes, sus problemas, sus necesidades y sobre todo sus demandas principales. Porque sabemos que en cualquier comunidad, en cualquier pueblo, sobre todo si es pobre indígena, sabemos que vive en condiciones difíciles, en condiciones de pobreza, en condiciones de marginación y de miseria, eso si esta claro. En todas partes hay hambre, hay miseria, hay enfermedades, hay pobreza, hay marginación, hay un (…), para todos los pueblos indígenas, eso lo tenemos bien claro. Pero para confirmarlo es necesario llegar hasta a sus puertas, llegar hasta su comunidad. Y este plan ya lo teníamos planeado desde antes. Si ustedes han sabido un poco pues sobre la historia de nuestra como zapatistas. Nosotros nos levantamos en armas desde enero noventa y cuatro, pero antes de eso teníamos ya una larga historia. Pero en primero de enero de mil novecientos noventa y cuatro nos levantamos en armas como ustedes ya lo saben. Pero a pesar de que nosotros somos rebeldes, estamos armados, somos zapatistas, a pesar de todo eso, llegamos hasta aquí a sus comunidades. Estamos recorriendo muchos pueblos, muchos estados, pero no para invitarlos a levantarse en armas así como nosotros, no venimos a obligarlos a que se hagan zapatistas como nosotros, o que se pongan el pasamontañas como nosotros, o que compren sus armas como nosotros tuvimos que conseguir por necesidad, pues no compañeros y compañeras.

El propósito de nuestra visita, de nuestra presencia aquí con ustedes es buscar la unidad con todos los pueblos que quieran luchar, buscar la unidad con nuestros compañeros y hermanos pobres, sobre todo con indígenas, pero también con hermanos y compañeros pobres trabajadores en la ciudades, en la fábricas, en las minas, en donde sea pues. Donde haya sufrimiento y dolor para la gente. Con todos los sectores sociales. Con ellos queremos encontrarlo. Por qué, porque creemos que es justo, y creemos que ya es el momento de encontrarnos como luchadores, como hermanos, como compañeros, con el objetivo de unirnos para poder buscar la manera cómo cambiar ésta situación de nuestro país. Para que la miseria, para que la pobreza que vive cada pueblo no nos quedemos eternamente pues, de esta forma.

Queremos que la situación de nuestro país cambie algún día, de que la riqueza que es mucho todavía no se siga en manos de los que de por sí tiene ya el poder y el dinero. Porque la riqueza y todos lo recursos naturales es para el pueblo y debe ser para el pueblo y no solamente para unos cuantos. La riqueza de nuestro país debe ser para todos los habitantes de nuestro país, para los campesinos, para los indígenas, para los trabajadores, para los obreros, para las obreras, para todos los sectores sociales que de por sí trabajan pues debe ser la riqueza para ellos.

Sin embargo pues esta lucha que estamos haciendo hay que llevarla pues a todas partes. Es necesario encontrarnos como hermanos, como compañeros, con la finalidad de unirnos, de juntarnos pues lo pobres, los que quieran luchar. Cada quien en su lugar, cada quien en su pueblo, en su organización, ahí debe luchar, aquí no vamos a decirles: “no pues vamos a ser todos zapatistas, si tienen su organización, no déjenlo porque tienen que venir con nosotros como zapatistas, o a hacerse zapatistas como nosotros.” No se trata de eso. Está claro nuestras declaraciones desde el principio. Queremos unirnos con todos los pueblos, con todas organizaciones respetándonos unos con los otros en nuestra forma de organizar con nuestros modos de trabajar y de organizarse como pueblo como comunidad. Respetándonos todo eso podemos juntarnos para hacer una sola lucha. Por qué, porque está bien claro: Todos los trabajadores, todos los pobres, todo los pueblos tenemos un enemigo común. Nuestro dolor es uno, nuestro sufrimiento es uno; el hambre, la miseria, la pobreza, la explotación que sufre todo el sector de trabajadores, el despojo de la riqueza que sufre los campesinos y los indígenas, la explotación de hombres y mujeres, de los jóvenes, de los niños, son enfermedades que hay que curar.

Pero solamente si lograrnos juntarnos como pueblos, solamente si el pueblo, si los trabajadores, deciden cambiarlo entonces sí se va a cambiar pero si no, no. Por eso vemos que es necesario pues, y creemos que ha llegado la hora y la hora pues de todos.

Por eso es que estamos recorriendo el país, este es el motivo de nuestra presencia con ustedes y por eso también queremos oírles directamente su palabra, queremos conocer más de cerca su realidad. En la vez pasada sabemos que nuestro compañero el Subcomandante Insurgente Marcos estuvo con ustedes, pasó en estos lugares, recorrió todo el país. Y él nos contó muchas cosas, incluso cosas que ni siquiera podíamos imaginar, se descubrieron muchas cosas para nosotros, cosas nuevas, que antes ni sabíamos pues, muchos pueblos que hasta ahora estamos conociendo ni sabíamos que existían pues. Con el recorrido del Subcomandante Insurgente Marcos descubrimos muchas cosas. Por eso dice él ahora sí llegó el momento de ir a conocer directamente a los compañeros. Y dijimos que sí. Y aquí estamos ahora con ustedes. Este es el motivo de nuestra visita, esto es el motivo de nuestra presencia con ustedes, no es por otra cosa pues. Por eso queremos sinceramente pedirles a todas y todos que en este momento de encontrarnos, en este momento que estamos todos aquí reunidos que nos hicieran pues el bien de contarnos pues lo que viven y conocer así sus demandas.¿Qué es lo que el pueblo necesita? ¿qué es lo que el pueblo sufre? Y quisiéramos saber directamente de ustedes. El Subcomandante Marcos ya nos informó, ya nos platicó pero también venimos a conocerlos directamente. Nosotros somos los que estamos representando el EZLN, junto con el SCI Marcos, somos los que formamos parte de la comandancia general del EZLN, y ahora pues estamos por todos lados. Queremos pues, hacer realidad nuestro plan de que la lucha de los zapatistas, la lucha del EZ, tenemos que llevarlo en todos los rincones de nuestra patria. Y lo estamos tratando de hacer. Queremos llegar hasta los últimos rincones. Por ejemplo aquí es una comunidad que nosotros ni sabíamos. Hay otros lugares, hay otras pueblos indígenas sabíamos que existieron decíamos nosotros, pero nadie nos cuenta si todavía viven, si todavía existen, o se acabaron y resulta que ahí están. Hay pueblos ahora que antes eran pueblos grandes, y ahora sólo quedan unos cuantos y sin embargo existen, y no queremos que se mueran. Ningún pueblo queremos que se desaparezca. Por que somos pueblos. Sobretodo los pueblos originarios en estas tierras como en otros lugares, somos los primeros en habitar nuestra nación, somos originarios, somos los dueños de nuestra patria. Entonces no es justo de que nos desaparezcan, no es justo de que nos marginen toda la vida, porque somos los dueños de estas tierras, nuestros padres, nuestros abuelos, nuestros antepasados aquí vivieron, aquí murieron, y por eso existen todavía hermanos indígenas.

Sin embargo los planes de los gobernantes, de los poderosos, quieren destruir toda esa riqueza que tiene nuestro país que son sus pueblos indígenas. El gobierno, los poderosos, los que están allá arriba decimos nosotros, o sea los grandes ricos, los grandes poderosos junto con sus gobernantes, quieren acabar este país, quieren acabar la gente pobre, la gente indígena, con todos los recursos naturales que existen en nuestro país.

Por eso están saqueando pues la riqueza de nuestro país, se están apropiando de todo: las montañas, los ríos, los mares, los bosques, todos lo que existe en este suelo, se están apropiando los grandes ricos pues. Y la gente que vive ahí nomás los deja en la miseria, los deja en la pobreza, si no los echa para fuera para que ahí hagan lo que tienen que hacer para sacar la riqueza. Así están haciendo en todas partes de esa manera quieren destruirnos, quieren desaparecernos, sin embrago somos los que tenemos el derecho de vivir, a gozar nuestra riqueza. No es posible que haya tanta gente, tantos pueblos que viven en extrema pobrezas mientras nuestro país está lleno de riqueza todavía. Hay todavía mucha riqueza natural, pero no tenemos a usar esa riqueza, porque nos han quitado ese derecho, porque otro se está adueñando de todo. Y eso no es justo porque somos dueños.

Pero para que cambie esa situación compañeros y compañeras, es necesario unirnos, es necesario organizarnos, es necesario encontrarnos y por eso creemos que ha llegado ese momento de encontrarnos. Ha llegado ese momento de unirnos, de juntar nuestro pensamiento, de juntar nuestro corazón, de juntar nuestras luchas, de juntar nuestras demandas, pero solamente así entre todos vamos a cambiar la realidad. Pero solamente si nos unimos los pobres, los trabajadores, con todos los que sufren injusticias, solamente de esa manera.

Por eso llegamos hasta acá con ustedes, para hablar, para que nos digamos entre todos pues, para compartir pues nuestro trabajo, nuestra historia, nuestro dolor, pero también nuestras esperanzas. No perdamos la esperanza de que algún día se tiene que cambiar, se tiene que cambiar porque no es posible… no queremos… más. Les digo sinceramente, igual queremos decirle a todos en todas partes donde vayamos.

Por eso nosotros los zapatistas nos levantamos en armas en noventa y cuatro con esta finalidad, con este objetivo. Por eso decimos que nuestra lucha es para todos los pueblos, es para nuestra nación, para todo el pueblo mexicano. Porque teníamos ya la idea de cómo sufrimos todos. Pero no habíamos conocido directamente y personalmente, solamente lo que alcanzábamos a analizar y a entender cómo está la situación de nuestro país, y si logramos a entender algo. Pero no es igual cuando llegamos directamente con ustedes y con todos los pueblos pobres, no es igual, pero cuando nos platican directamente su problema, su necesidad, su demanda, ahora si ya cambia todo porque lo estamos escuchando directamente, personalmente, le escuchamos sus problemas, su situación, su historia, ahora si ya cambia todo ya no sólo estamos imaginando, ya no sólo estamos analizando así desde lejos, lo estamos ya viviendo junto con ustedes, eso es lo más importante, eso es lo que estamos haciendo, eso es lo que venimos a hacer pues con ustedes.

Por eso queremos pues sinceramente pedirles, que nos cuenten entonces con todo su corazón, pues su vida, su historia, sus problemas, sobre todo sus demandas. Para que de esta forma vamos a juntar las demandas y entre todos vamos a juntar una gran demanda y vamos a sacar lo que llamamos nosotros ahora en esta segunda etapa de la Otra Campaña que así lo hemos llamado, vamos a sacar el Plan Nacional de Lucha, y ese Plan Nacional Lucha tiene que ser basado en la realidad de los pueblos, en las demandas de todos los pueblos, de esa manera vamos a sacar el Plan Nacional Lucha. Y este año queremos sacarle una parte, por eso estamos recogiendo las demandas, pero queremos recoger directamente de los pueblos, de la gente, de todos los trabajadores y sobre todo de los pueblos indígenas.

Pues esa es la finalidad de nuestra presencia con ustedes, ese es el objetivo principal. Pero como les dije hace rato no venimos a decirles: “no pues compre ya su arma, prepárese para la guerra armada”, no venimos a eso. A pesar que nosotros sí, nos hemos levantado en armas y le declaramos la guerra al mal gobierno, seguimos armados y vamos a seguir porque nosotros somos del EZ. Pro sabemos que hay otras formas de lucha, la lucha política le llamamos, la lucha pacífica. Pero también de una manera organizada, para eso tenemos que unirnos con todos los que de veras quieren cambiar la realidad. La lucha es posible también, la lucha política, pacífica, pero solamente si nos unimos muchos, muchos pobres, muchos trabajadores, mucha gente, muchos hombres y mujeres. Vamos a juntarnos todos. Solamente de esa manera, a eso venimos entonces.

Pues eso es lo que quería decirles para empezar, para que más o menos tengan una idea pues del motivo de nuestra presencia. Con eso queremos oírles a ustedes, ora si les damos la palabra para que nos vayan contando pues cada uno de ustedes lo que traen en su corazón, pues vamos a escucharles con atención.

Pues sería todo por el momento compañeros y compañeras, gracias por su atención.