Comunicados

Reunión con el Partido de los Comunistas. Palabras de la Comandanta Sandra. (2007)

15 de abril de 2007

Con el permiso de todos y todas ustedes me hago uso de la palabra. A nombre de los hombres y mujeres, niños, niñas, ancianos y ancianas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional reciben un saludo para ustedes.

Entonces nosotros venimos aquí para platicar y escuchar en ambos, ya escuchamos la palabra de ustedes, la situación cómo han venido viviendo y cómo siguen viviendo.

Entonces, les voy a platicar un poco compañeros y compañeras. Aquí vamos a luchar juntos todos y todas, hombres, mujeres, niños, niñas, ancianos y ancianas, estudiantes, obreros, campesinos, amas de casa, y jóvenes y jóvenas, para unir nuestra voz, para unir nuestra demanda. Quiere decir esto, tenemos que buscar una liberación donde es justo para todos y todas, porque nosotros un 29, 31 de diciembre de 1993, dijimos los indígenas de Chiapas aquí estamos y dijimos, con orgullo dijimos, nos vamos, también nosotras como mujeres tomamos las armas ¿Por qué? porque vimos la situación muy horrible, muy sucio como ya dijeron de la educación, de la salud, vemos que no hay nada. Precisamente nosotros con orgullo dijimos ¡aquí estamos!, ¡ya basta! la humillación, la opresión, el desprecio, el olvido que lo estamos viviendo. En ese tiempo entonces ustedes todavía no saben pero nosotros sí, nosotros sí, pero como sea ya estamos con ustedes aquí.

¿Porqué venimos a platicar, a escuchar? lo que ustedes están viviendo también, es la misma situación que estamos viviendo allá. Nosotras cuando nos enfermamos no hay buena atención, especialmente a las mujeres, no tiene atención, aunque sea maestra, aunque sea trabajadora pero no tiene la atención igual como los ricos. De eso tuvimos que analizar y discutir con nuestras propias compañeras y compañeros, entonces dijimos ya no queremos eso, queremos tener una vida mejor, un mundo mejor, donde vamos a vivir con risa no con lágrimas, donde podamos vivir con gusto no como ahorita estamos viendo que no tenemos nada, nos da lástima al decir, pero nos da coraje al verlo todo esto.

Aquí veo algunos y algunas compañeras y compañeros tiene ganas de soltar lágrimas, vale compañeros, vale compañeras, en 94 soltamos lágrimas, no solo íbamos sino que soltamos ¿porqué? porque lo vivimos con nuestro propio sangre. Al ver un hijo muerto en el brazo es una lágrima ¿porqué? porque no hay atención ¿por culpa de quién? por culpa de la sistema como ya dijeron, por culpa de unos cuantos.

Entonces por eso vine o venimos con el compañero comandante Moisés para escucharlo a ustedes y para que podamos platicar y unirnos. Nosotros somos dos que estamos aquí pero con ustedes somos muchos, entonces, no se preocupen compañeros y compañeras, la unidad lo tenemos que lograr.

Vamos a tener una vida mejor para el futuro, aunque no nosotros, pero los niños y niñas que vienen creciendo, eso es lo que queremos construirle una vida mejor para el futuro de ellos, de ellas, para el futuro de los hijos de ellos, o los nietos de ellos, entonces, no se desanimen. Nosotros y nosotras estamos conscientes, pase lo que pase, venga lo que venga, estamos para eso. Si aquí nos desaparecen, pero tenemos otros compañeros quien va seguir.

Acuérdense compañeros y compañeras, los luchadores y luchadoras han caído, han derramado sangre, pero la sangre de ellos somos nosotros y nuestra sangre si es posible, son los niños que viven, son ellos que van a disfrutar la felicidad.