Comunicados

En el ejido Las Mercedes. Palabras del Comandante Zebedeo (tercera participación). (2007)

13 de abril de 2007

Ya sabemos que en nuestro país hay un, que está pintado de negro, que está sombreado de negro, y ese negro pues sabemos que es el sistema capitalista, los explotadores, los que compran la conciencia, los que compran la tierra, los que compran el agua, los que extinguen la cultura, los que quieren acabar todo y los que han convertido en negocio a los hombres a las mujeres, a toda la riqueza que da nuestro planeta Tierra, ya sabemos quienes son esos, ya algunos dijeron los nombres, ahora ante este gran pelota que está rodando sobre nosotros, ¿qué hacer? Queda esa pregunta, ¿qué vamos hacer?

Y la pregunta de esta Segunda Etapa de La Otra Campaña pues es que vamos hacer un Programa Nacional de Lucha y que juntos luchemos con distintos caminos pero un mismo objetivo, tenemos el mismo enemigo. Ya sabemos Bush es nuestro enemigo, nuestro enemigo común, ya sabemos que Felipe Calderón es un tendero que vende la riqueza y la soberanía nacional, ya sabemos que esos partidos políticos hacen la estructura, cómo le llaman, la reforma estructural que van que están cambiando las leyes y que esas leyes están cambiando para que nos chinguen, para que nos humillen, para que nosotros no tengamos palabra después y que nos muramos, que nos quieren sepultar vivos con sus leyes. Y los trabajadores, por supuesto que de plano no tenemos nada de dinero, bueno, tenemos nuestra fuerza de trabajo y es eso aprovechar esa fuerza de trabajo, nosotros producimos el campo, nosotros alimentamos a los ricos, pero lo que hace falta ahí es organizarnos, está en nuestras manos, creemos que las iniciativas, las propuestas y las fuerzas, el material humano, estamos aquí.

Ahora lo que yo estoy observando, mi pregunta cuando empezamos hoy esta reunión, de dónde están nuestros jóvenes. La mayoría de los que estamos aquí presentes ya somos, yo creo que ya nos llamamos ancianos, ¿o todavía somos jóvenes? Bueno, la mayoría ya somos ancianos. Y la educación natural que decimos nosotros es que la educación que se les impone a nuestros hijos es que empieza desde nuestras casas. Si nosotros le enseñamos arriesgar nuestra vida, luchar por ellos y por los demás, esos hijos aprenderán. Si nosotros somos los primeros en la, ya dijeron hoy lo de la droga, pues igual los hijos van a ser mas peores drogadictos. Si los hijos le enseñamos otras cosas que no le sirven para el bien de nuestra sociedad mexicana, van a ser más profesionales destructores.

Hoy la escuela, la SEP, la Secretaría de Educación, Pública no están planeadas para mejorar la vida de las comunidades indígenas, de los ejidos ni de los municipios. La educación está planeada de manera que los jóvenes se olviden del colectivismo y que siempre piensen en el individualismo. Precisamente es el plan que tiene ahora los neoliberales, no hay un plan dentro de la educación qué vamos hacer con el bosque, qué vamos hacer con el agua, cómo tenemos que proteger nuestra cultura, cómo tenemos que enriquecer y no acabarla, no existe eso. La educación moderna ahora está relacionado con el plan neoliberal, yo me di cuenta cuando visité a los estudiantes de la UNAM y de la ENAH, pues ahí de plano están muy carentes en cuento a compañerismo, no hay unidad entre ellos, no se quieren, no se respetan; que se supone que nuestros jóvenes son el futuro de nuestro México, si nosotros los ancianos que estamos sentados aquí no les enseñamos a luchar mañana vamos a morir y quiénes quedan para mañana. Pues es otra educación, no necesariamente van aprender en la escuela, nuestros hijos aprenderán aquí, donde estamos sentados, en la calle, donde hacemos reuniones, donde hacemos fiesta. Donde nosotros los indígenas allá tenemos nuestra música tradicional, sabemos que es bien importante, nosotros allá hacemos encuentro de jóvenes y les damos la plática a los jóvenes, les compartimos que la vida del hombre, a ver si no me olvido, son tres etapas, primera la palomita, segundo el perro, ya ves cuando ya estamos grande y solterón, pues te metes con quien quieras y luego si con quienes estás está con otro, bueno pues ese es el peligro, según. Y el tercero, pues es el burro. Qué pasa cuando un hombre o una mujer ya está casado, pues tiene que entrarle al yugo, o sea trabajar par a los hijos. Se me olvida uno, pues el mono.

Pues entonces, nosotros le compartimos a nuestros hijos esa plática, aparte que necesitamos darle una plática a nuestros jóvenes, también tenemos una escuela autónoma y ahí hemos cambiado completamente el método de enseñanza. Nosotros, bueno, somos cinco Caracoles y con distintos métodos, pero un mismo objetivo. Nosotros allá solamente con tres niveles, el primero, el segundo y el tercero, nada más. Ya en el siguiente, por decir en el cuarto, pues entonces ya empieza a servir a su pueblo, ya sabe leer, ya sabe escribir, ya sabe proponer, puede hablar ya al público. Y hacemos comparación con un alumno, un exalumno que salió de nuestra escuela secundaria con un alumno de la secundaria que le llamamos la escuela oficial, es muy diferente. En la escuela, los alumnos que salieron de la escuela oficial, disculpen la palabra pero así lo vemos nosotros, se ven muy tímidos. Y si le pregunto oiga compañero que tu estudiaste en la escuela oficial cántame el himno nacional, no sabe cantar, bueno oiga tu niño que tu fuiste a la escuela autónoma, que no tuviste un maestro que digamos no es profesional ahora cántame el himno nacional, cántame el himno zapatista, díctame las 13 demandas de la lucha zapatista, sabe decir, y lo dicen en bombas, en poemas.

Y nosotros vemos esa diferencia y eso significa la enseñanza eterna porque donde si nosotros ya somos de esta primera generación digamos del neozapatista, en 20 años ya somos diferente, o quizás mañana ya estemos muerto. Pero quiénes quedan para mañana, pues los hijos que están estudiando ahora en la escuela, si a lo mejor dentro de La Otra Campaña, la educación nacional se tiene que pensar diferente, diferente totalmente diferente a la de ahora. Yo me doy cuenta de la educación moderna creo ya con pantalla digital, ya se están olvidando del gis, ya se están olvidando del pizarrón, ya yo creo que ya no hay parcela escolar, donde se les olvida, donde no hay relación con el método de enseñanza a la tierra, nosotros le explicamos allá cómo, bueno hay un material herramienta del campo, un cubo para sembrar maíz, cómo se maneja un cubo, cómo se maneja un azadón, por qué hay pies, por qué hay aire, por qué llueve, por qué da flor una planta, cómo vive la planta. Entonces cuando les enseñamos eso es de por si nuestra cultura es que sabemos relacionarlos con la tierra y con el agua, la tierra sí los respetamos, por eso le decimos claro, y por eso decimos a los que venden tierra ésos no tienen madre, así decimos nosotros.

Entonces y a lo mejor ustedes se les ha olvidado la cultura, o no ha habido nunca cultura, o que se les olvidó, o quién sabe, ustedes saben cuál es el problema real con la tierra. Ya sabemos quién nos chinga pero ahora cómo nos relacionamos con la tierra, cómo lo vamos a trabajar, yo creo que aquí ya tiene que haber un cambio del pensamiento mismo, yo me doy cuenta también, yo creo que aquí reinó el procede y ya cada quien está con sus tierras. Ahora el colectivismo se lo llevó la letrina, pero quién lo planeó eso que fuera a la letrina esa cultura colectivista, pues Carlos Salinas. Sólo es el pensamiento de Carlos Salinas, pues bueno hay alguien que está obedeciendo al Carlos Salinas, tiene sus patrones, grandes empresarios. Y bueno nos estamos cambiando ya de nombre, supe que cuando llegó la procede todos los ejidatarios se van a cambiar de nombre, el nombre de ser ejidatarios ahora se van a ser minifundios, ahora ustedes no se llaman, yo según así escuché, ahora no se llaman minifundios ustedes se llaman pequeños rancheritos, que en realidad yo siento que no son rancheritos, son ejidatarios. Lo que permitieron entrar aquí pues es el fraccionamiento, cuando se fraccionó se acabó todo, se acabó comunidad, se acabó el comisariado, el consejo de vigilancia y a la oscuridad que vigila el bosque, que vigila el agua, que debe ser atento de lo que suceden dentro de la comunidad y fue la pretensión.

Ahora cómo tenemos que renovar eso, siento que es volver a sembrar una planta y saberla cuidar y creo que esa plantita que estamos sembrando ahora es eso dentro de La Otra Campaña, el Plan Nacional dentro de La Otra Campaña. Pero sí hay que pensar diferente, no caer en el mismo como ahora están haciendo los gobiernos. Y nuestros jóvenes como ya es otra educación que están aprendiendo pues por supuesto que ya es otra cultura. Nos damos cuenta también los hermanos de Chiapas, yo soy de Chiapas pero me estoy refiriendo a los que no son bases nuestras, van a trabajar en Ciudad del Carmen, Campeche o van a trabajar en Estados Unidos, algunos llegan a trabajar allá y ya llegan todos cambiados, ya en vez de responder SÍ sólo dicen OK, pero no es nuestra cultura. No es nuestra cultura también el de pintarnos, disculpen compañeras si alguien se pinta el cabello, las mujeres pues, pero bueno allá llegas con ese maquillaje pero ya se olvidó de su cultura, se le olvidó de su abuela, hasta tiene vergüenza de su apellido. Esa es la inculturación que la nueva etapa que están haciendo ahora los malos gobiernos.

Entonces, base de todas las demandas que tenemos como pueblos mexicanos compañeros, son los compañeros jóvenes, aunque nosotros hacemos bien ahora nuestro plan nacional pero sin nuestros jóvenes no lo vamos ayudar a pensar en mejorar esta vida, todos nosotros los que estamos aquí sentamos le vamos a decirle adiós a este mundo y ¿quiénes quedan para vigilar nuestro plan nacional para el siglo XXII, para el siglo XXIII, para el siglo XXIV? Pienso que la lucha no tiene fin, es como dios que es eterno y nosotros tenemos que saberlo organizar exactamente bien.

No quería hablar compañeros, disculpen.