CNI-CIG

Reunión con Adherentes del ejido Las Mercedes, La Laguna. Palabras del Comandante Zebedeo. (2007)

13 abril de 2007. 

Buenos días compañeras y compañeros.
Somos esta delegación de la Comisión Sexta de La Otra Campaña. Mi nombre es el Comandante Zebedeo, delegado 2, la compañera Comandante Miriam, delegada 3, la Comandante Escaria, delegada 18.
Pues en representación de los compañeros base de apoyo de nuestra organización, ya conocida EZLN, quiero empezar diciendo entonces nuestra historia de lucha, cuando empezamos de cero y hasta donde estamos ahora. Creemos que de esa manera podemos entender qué queremos con La Otra Campaña. Iniciamos nuestra lucha, como ya es sabido, en los años 80, había másorganizacionesen los años 70, pero nosotros empezamos en esos años a organizarnos, ya que en esos años, todas las comunidades indígenas estaban muy equivocadas sus líderes en una organización que se llama CNC, lo que ahora se conoce actualmente el PRI. Todas las comunidades indígenas estaban engañadas ahí por los líderes políticos locales, federales;y pues nosotros nos empezamos a hacer un trabajo político clandestino, lo que nosotros le llamamos la clase política. Hacíamos nuestras reuni ones así como estamos ahora reunidos con poca gente y les explicábamos la situación en que estábamos. Varios ejidos estaban gestionando sus documentos como las escrituras, el plano; en ese entonces todavía estaba arriba la lucha de nuestro general Emiliano Zapata del artículo 27 que todos los campesinos ejidatarios tenían derecho a la dotación de ejidos, a la ampliación de ejidos, a nuevos centros de población, y como también había programas en ese entonces sobre caminos, agua, luz; en ese entonces no había nada de luz, estábamos en la oscuridad, así como estaba tan oscuridad el destino y el futuro de las comunidades, tampoco había nada de servicios en las comunidades indígenas.
Entonces, a través del tiempo fuimos viendo que nuestra organización fue creciendo, pero por las pláticas que dábamos, por los malos gobiernos que nos engañaban, que cada candidato que salía ya sea para presidente municipal, para diputado local, para diputado federal, o para gobierno del estado y federal, pues le daban espacio a las autoridades del ejido de exponer sus necesidades, como ya dije antes. Y esas autoridades cada elección daban sus ponencias, y sólo cuando pasan sus elecciones usaron esa demanda del pueblo, una vez lograron ya estando en la silla, en el poder, en el curul, adiós demanda, se van todo al olvido, lo archivan pues, o quizás lo quemen. Entonces esa necesidad le fuimos explicando a nuestro pueblo, y nuestro pueblo no le costó entender, que vimos que ya tantas exposiciones y no hay nada, entonces era necesario organizarnos entonces en una organización clandestina, clandestina pero también armada. Entonces nos entrenamos militarmente y también políticamente. Y así poco a poco fuimos trabajando, pero entonces el trabajo fue en serio.
Cada compañero nombrábamos nuestro responsable local, nuestro responsable regional, y hacíamos trabajos políticos. Y pues ahí no hay interés de que es que quiero cargo quiero poder quiero dinero, para nada hay esa mala intensión. La intensión es organizarnos y para que seamos escuchados con nuestro derechos y que sean resueltos nuestro problemas agrarios. Y con la bandera que llevamos adelante la libertad, la justicia, la democracia, paz, justicia, techo, trabajo, salud. Esas demandas lo llevamos adelante, siempre fue el alimento del pueblo. Aparte de que hay que trabajar en el campo para la alimentación del pueblo, pero también alimentamos al pueblo informándole, cada poco cada poco. Reiterábamos las palabras, tal vez haya algunas palabras aburridas que decíamos pero era necesario y fue necesario y gracias a nuestro pueblo nos escuchamos. Digamos que fue nuestra primera etapa de lucha, antes del 94.
Y ya una vez llegado el 94, entonces ya estábamos ya organizados políticamente y militarmente, ya estábamos preparados para matar o morir. Pero ya estaba organizado lo que queríamos, ya la gente ya estaba politizada de que con esta guerra o ganamos o perdemos, pero casi estamos seguro de que vamos a perder, porque estábamos viendo que la situación de nuestro país México es igual que lo que estamos sufriendo. Entonces que no tengamos pena, es mas seguro que el pueblo va a empezar a gritar, el pueblo de México. Y así como es un puñado de valientes en Chiapas estamos organizados, estamos seguros de que vamos a encontrar apoyo. Y pues entonces salimos el uno de enero de 94, estábamos también diciendo un alto al TLC de Carlos Salinas, ustedes saben el acuerdo que hizo. Nosotros pues nos olvidamos de la fiesta. Y pues con palos con machetes, con armas de bajo calibre y así salimos. Y en las pláticas que dábamos antes del 94 era increíble, algunos compañeros no creían, porque nosotros les decíamos que esas tierras que están ahí son de los rancheros, pero no son, solo que ellos compraron el certificado de inafectabilidad, compraron escritura, compraron plano, por eso tienen esas tierras, pero en realidad esas tierras son de nosotros. Y era la ira, era la furia, era el coraje que teníamos porque nos quitaron, claro que nosotros estábamos muy jóvenes, yo tenía menor edad, pero yo andaba ya yo organizándome en el pueblo. Y pues una vez gritaron las armas y gritó la boca del pueblo con su coraje, pues tal vez me presumo a decir que en un dos por tres logramos resultados, los dueños de los terrenos grandes salieron huyendo, se refugiaron en distintas ciudades, unos se fueron para Comitán otro para San Cristóbal, otros para Ocosingo, casi no quedaron de Ocosingo, se fueron muy lejos, se fueron de otro estado. Ya nosotros quedamos haciendo bulla ahí, organizándonos. Y entonces nombramos una comisión ahora sí que vaya a visitar la casa de los rancheros a ver si hay armas ahí, si hay balas ahí. Entonces ahí recuperamos las balas y las armas de los, porque tenían lo que se llamaban Guardias Blancas, y ahora le llamamos paramilitares. Pues recuperamos las armas, recuperamos ganado, recuperamos las tierras. Y todas las cosas recuperadas se trabajaron de manera colectiva, como el ganado y la tierra, nadie dijo no pues que yo tengo mas responsabilidad y yo me toca mas, nada de eso, jamás se mostró eso, y hasta la fecha.
Ya se crearon nuevos centro población, ahora los nuevos centro población algunos se llaman, puedo mencionar algunos, compañeros de nombres caídos como el compañero Sup Pedro y otros compañeros milicianos caídos, ahora tenemos ese orgullo y el honor de nombrar los nuestros nuevos centro población con nuestros compañeros caídos el 1 de enero del 94. Ya entonces, simultáneamente, empezamos a organizar el trabajo en el campo, ahora qué hacer en el campo, ahora ya hay el campo, es de calidad, ya no hay que decir que no hay donde trabajar, ya tenemos tierra suficiente. En ese entonces era increíble, nadie creía, que ahora ya somos dueños de una extensión de tierra lo que poseían los grandes rancheros, que no nos dejaban entrar, cortar leña, que ni siquiera nos daban el paso tan siquiera para pasar ahí como para pasar a tomar agua algo así, para nada, nos corrían, nos echaban bala.
Bueno, entonces, igualmente empezamos a organizar algo que no creíamos, ya ha pasado siglos, creo desde que nací, a la fecha en ese entonces, no sabía qué era autonomía, no sabía el derecho mi derecho como persona, mis derechos de organizarnos, ni teníamos acceso a los periódicos. Pues no tenemos acceso a los medios de información, entonces en ese mismo 1 de enero del 94 conocimos muchas cosas, conocimos nuestro, recuperamos tierra, conocimos que estar organizado pues obtenemos muchas cosas, y fuimos conociendo los periódicos estuvimos acceso a ella, empezamos a leer los periódicos lo que estaba sucediendo a nivel nacional y a nivel internacional. Y pues entonces empezamos a organizar también nombrar nuestras autoridades del municipio, era también era inédita, que no conocíamos pues , ni sabíamos que significaba la palabra misma autonomía, era como sueño, fuimos nombrando nuestras autoridades del municipio y nuestras comisiones, el presidente, suplente, seis tesoreros del consejo municipal, y inventar el nombre de nuestro municipio, decíamos en nuestras reuni ones ahora hay que buscar el nombre del municipio, olvídense ya del municipio oficial, allá nuestro municipio oficial es Altamirano, ahora municipio Altamirano queda ya como un esqueleto, ahora tenemos que hacer nuestro municipio propio. Y nombramos nuestras autoridades sin conocimiento, sin experiencia, nombramos nuestras comisiones, comisión de salud, comisión de educación, comisión de producción, comisión de honor y justicia, comisión de tierra y territorio, comisión de las mujeres. Y ahora, qué va hacer, qué planes va tener la comisión de salud, qué planes va a tener la comisión de educación, qué planes va a tener la comisión de honor y justicia, con qué reglamentos, quién a donde tienen que nacer las iniciativas, cómo hay que acordar esas iniciativas, cómo hay que practicar ahora los derechos. Eso fue muy difícil, se los estoy contando ahorita en palabras breves, pero en los hechos fue muy difícil, fuimos descubriendo muchas cosas, creemos que ese descubrimiento que hicimos fue como el de nuestros abuelos mayas que fueron descubriendo cosas, qué se puede comer, qué no se puede comer, qué se puede hacer, qué no se puede hacer, así fuimos descubriendo muchas cosas.
Y al pasar el tiempo entonces fuimos ganando territorialidad y fuimos ganando el respeto, algunas instituciones y secretarías del gobierno del estado y del federal, entran al territorio y tienen que entrar, pasar en el municipio autónomo, en la oficina del consejo para pedir permiso si pueden entrar, puede pasar en el territorio o no puede pasar. Y creemos que eso ya es como una victoria, y no nos dimos cuenta cuándo llegó la victoria, cuándo llegó ese ejercicio de derecho, cuando llegó ese respeto, no nos dimos cuenta, pero a través del tiempo creo que se puede desarrollar bien. Y como ustedes saben también que se creó la Juntas del Buen Gobierno para equilibrar la justicia que estamos buscando, ya que algunos municipios estaban avanzando otros se estaban quedando. Y pues también tener la necesidad de creer de aceptar esa nueva iniciativa. Porque a veces es difícil aceptar cuando te critican, o cuando piensas que están haciendo bien pero viene otra persona y te justifica no eso está mal, a veces es difícil aceptar eso y viene la ruptura la división, y nosotros tuvimos la capacidad de hacerlo eso.
Y pues los que estaban en la cabeza, pues son los que le llamamos el CCRI, el Comité Clandestino Revolucionario Indígena, y nuestra palabra era, si somos revolucionarios entonces que tengamos toda sensibilidad y flexibilidad cualquier cosa que venga tenemos que saber aceptar nuestra capacidad de entenderlo de coordinarnos. Creo que esa es la sorpresa que le hemos dado al mundo pero también esa sorpresa mismo que nos da esa actitud que hemos tenido. Entonces ya estamos avanzado en eso, ahora ya, ya la comisión de salud ya tiene su clínica, tiene sus planes de trabajo, tiene su reglamento. Y si hacemos una comparación de un diagnóstico de enfermedades de los que pertenecen al municipio autónomo, un diagnóstico en los que pertenecen a la cuestión del gobierno, hay mucha diferencia. Creemos que ahí hemos avanzado, claro que hace falta, no podemos presumir de lo que ya hay muchas cosas, no hace falta, pero esas faltas hay mas tiempo hay mas espacio para seguir haciendo para seguir fortaleciendo. Ahora ya es simultáneo el trabajo, tenemos que fortalecer nuestros trabajos locales y también atender ahora el nuevo emprendimiento de lucha, lo que es ahora la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, lo que estamos haciendo ahora. La comisión de Honor y Justicia, por ejemplo, estamos resolviendo problemas sin pedir paquetes de dinero, ahí es donde le sorprende a la gente, y le resolvemos más problema a los priístas, a los panistas, a los que no son compañeros nuestros. Y salen sorprendidos, no pues aquí es muy bueno, el reglamento de ustedes aquí es muy bueno, porque aquí se resuelven los problemas sin ningún castigo y sin ninguna multa de dinero. Y nos halagan, y nos dices pues que le echemos ganas, que el trabajo que estamos haciendo es muy bonito, ese trabajo que estamos haciendo en el municipio autónomo, nunca se compara con el del gobierno, porque allá como gobierno te aplican la ley, te aplican la sentencia y te aplican una multa. Y se dan cuenta con nuestros hechos que el que tiene mas dinero paga la justicia, el que no tiene dinero pues meten en la cárcel.
Entonces nosotros le hemos resuelto sus problemas más a los no compañeros que a los compañeros nuestros, porque los compañeros nuestros sí lo tenemos controlado no a la borrachera, no a la drogadicción, no a la siembra de marihuana, los que hacen eso pues entonces fuera de la organización. A lo mejor somos muy radicales en ese sentido, pero de esa manera estamos ayudando a los jóvenes, ya que los jóvenes a nivel nacional pues están muy metidos en la droga, sobretodo en la borrachera. Y eso estamos practicando dentro de los distritos. Y los que nos oyen pues entienden, hacen ese gesto de que sí está bien el trabajo. Casi la mayoría sí entienden que sí estamos haciendo bien el trabajo. Y dentro de la salud, igual estamos atendiendo a todas las juntas, a quienes llegan a consultarse en la clínica se les atiende igual que a nuestras bases de apoyo, no hay distinción.
De producción pues bueno también estamos trabajando sobre mejorar nuestro trabajo colectivo impulsando siempre la producción de maíz y frijol a los como también organizando la cuestión de conteo, la cuestión sobre colectivos de trabajo de miel. Diferente trabajo según la necesidad de nuestros pueblos, ahí estamos ahora con nuestra autonomía.
¿Cual es el planteamiento que tenemos dentro de La otra Campaña? Nosotros los zapatistas no es que vayamos a decir van hacer como nosotros le estamos haciendo, que creo que tenemos distintas formas de entender las cosas, tenemos, somos mexicanos todos pero con distintas culturas y que el siguiente paso, segundo paso de La Otra Campaña, el primer paso es cuando el compañero Subcomandante Insurgente Marcos estuvo visitando distintos rincones de los estados de nuestro país México, esa primera etapa creemos que ya pasó, ya el Sup Marcos ya conoció los problemas que hay en el sur, en el centro y en el norte de nuestro país México. Ahora con esta segunda etapa, varios de los comandantes que estamos distribuidos, estamos haciendo el mismo trabajo de seguir de escuchar y escribir, planteamientos y necesidades de cada organización, grupo o colectivo, para luego escribirlos.
¿Qué se requiere? Bueno nosotros no somos, ya dijimos, no vengo hacer campaña para que sea yo mañana diputado federal ni para gobierno federal, para nada, no les vengo a pedir que me pongan un problema y yo les resuelvo el problema, ya nosotros sabemos ese aburrido planteamiento ya pasó, y este planteamiento que estamos haciendo es que creemos que nosotros sí podemos resolver los problemas, nuestros problemas organizándonos, pero primero hay que hacer un trabajo político con hermanos, hermanas, amigos, amigas, tíos, tías, sobrinos, primos, etc. Con ellos hablar y hacer grande nuestra organización y poco a poco verán que la esperanza seguirá clareciendo a través de nuestro trabajo político. Pero en, repito, en esta segunda etapa, que ustedes nos confiaran, plantearan, dijeran sus necesidades. Resolver el problema en corto plazo, todo depende cómo nos movemos, cómo depende cómo nos organizamos.
Y pues que también seguramente estamos viendo todos hay un enemigo que maltrata al pueblo trabajador, los campesinos ahora se están, tal vez, desorganizándose cada vez mas por el artículo 27, muchos indígenas han caído en el engaño de vender sus derechos y se han fraccionado con esa famosa Procede; sucede en el norte, también sucede por el sur, también allá hay hermanos, los que mas se caen en la trampa del procede son los que están dentro de algún partido político, PRI, PAN, PRD. Se dejan de llevar rápido con el engaño con algún líder local que vende su conciencia, tratando de convencer a los indígenas que se metan en el articulo 27 porque ahí es mas mejor, ahí toman las decisiones de lo que tu quieras con la tierra, vender o comprar más tierra, pero ya sabemos que el que compran mas tierra son los que tienen el dinero, y los que están jodido, los que no tenemos educación, que no entendemos las consecuencias del artículo 27 pues son los que caemos rápido en la trampa del procede. Y eso ha sucedido en más en los indígenas. O sea creemos que dentro de La otra campaña al que necesitamos organizarlos mas, ayudarlos más son los indígenas, porque ahí está mas la explotación, está más ahí pegándole el procede, ahí está mas la miseria, ahí está mas la humillación, el desprecio y la marginación.
Pero no estamos dejando a un lado a los obreros o a los maestros, a los estudiantes, igual junto con ellos tenemos que luchar y hacer un plan nacional y hacer una acción conjunta, que no le demos respiro al enemigo, en este caso al gobierno federal. Nosotros demostramos con nuestra lucha en enero del 94 resistimos, aunque llegó 10, 15, 20, 30 mil soldado y aún hasta ahorita están ahí, están organizando paramilitares y estamos resistiendo, estamos aguantando todo ese peso militar que está mandando el gobierno. Entonces creemos que se hace menos peso si en el sur está organizado, si en el centro está muy organizado, si en el norte está muy bien organizado, el enemigo, el gobierno federal pues va a tener que ceder y va a tener que escuchar lo que nosotros queremos, pero organizados, y divididos ya vimos que no que no se puede hacer nada. Esa será nuestra palabra. Viene también a dirigir la palabra las compañeras, que me disculpen que yo hablé primero pero normalmente las compañeras hablan primero.