CNI-CIG

Monterrey. Palabras del Comandante Zebedeo. (2007)

10 de Abril de 2007

Buenas tardes nuevamente compañeras y compañeros, tal vez ustedes ya saben de mi, yo soy el comandante Zebedeo, Delegado Dos de la Otra Campaña; venimos del Caracol Cuatro de Morelia nuestra zona Tzotz Choj.

Venimos a hablar con compañeros y compañeras adherentes de la Otra Campaña para dirigir nuestras palabras y escucharlos también, pero que gusto y alegría sentirme estar con ustedes cerca y escuchar de viva voz de la situación de que padecen como nosotros sufrimos en el sur.

Juntos estamos conmemorando el 88 aniversario de la muerte de nuestro General Emiliano Zapata; una lucha que los malos gobiernos trataron de cortar ese camino, de aniquilar, de despedirnos de acabar nuestra vida de que la intención de que nunca jamás volviéramos a unirnos como ahora estamos emprendiendo dentro la otra campaña.

Nuestro general Emiliano Zapata, junto con su bandera ¡Tierra y Libertad! ¡La tierra es de quien la trabaja!, con esa bandera seguiremos juntos compañeros y compañeras. No importa si eres trabajador de la ciudad, maestros, obreros, colonos, amas de casa, estudiantes. Míranos nosotros los indígenas que seguimos igual sufriendo este dolor pero queremos decirles que nosotros los indígenas de Chiapas, nosotros dispusimos nuestra vida, si la vida o la muerte dijimos el 1 de enero en el 94.

Nadie creía que nosotros íbamos a organizarnos para levantarnos en armas; era un gobierno temible,era un gobierno animal que no nos querían ver y nosotros con mucha clandestinidad nos organizamos niños, niñas, hombres, mujeres, ancianos ,ancianas pacientemente para llegar esa fecha tan inolvidable del primero de enero del 94. Nosotros empezamos muy pocos, si alguna vez han leído el comunicado del compañero Subcomandante Insurgente Marcos que empezaron con seis y luego nosotros los indígenas los multiplicamos. Hombres y mujeres nos entrenamos para la guerra.

Pero no solamente estábamos morir por morir, porque también hay una demanda que nos obligaba a hacerlo, nosotros estábamos tan olvidados que casi estábamos muertos porque no nos escuchaba el gobierno, cada candidato para presidente municipal, para diputado local, federal, gobierno federal nos engañaban con esconder nuestras ponencias según las necesidades en cada pueblo, en cada comunidad y cada autoridad local siempre decían que queremos tierra, queremos ampliación del ejido, nuevo centro población, dotación del ejido, queremos agua, queremos drenaje, queremos luz, queremos carretera, escuela, maestros; todos esas autoridades locales, en los años 70 y 80 solicitamos, solicitamos y solicitamos y nunca nos escucho.

Hasta entonces que llego el 1 de enero del 94 nos despedimos con nuestras familias con nuestras mamás, papás, hijos, hermanos, hermanas, primos, primas y nos fuimos en nuestro lugar donde teníamos que pelear contra el enemigo. Y ahí nosotros salimos sorprendidos, que nuestro enemigo salieron huyendo por la fuerza de los indígenas organizados, y no fuimos con armas de alto calibre, fuimos como ustedes ya saben algunos de palos, otros de machete, algunos con armas de bajo calibre y aún así pudimos dar el eco nuestro grito del enero del 94, hoy ya se escucha en el norte, en el centro, en el sur de nuestro país como también en el norte, en el sur y centro de nuestro planeta tierra. Esa palabra, ese pensamiento y esa conciencia ya esta en los corazones en distintos colores morenos, negros y güeros, altos, chaparros, flacos y flacas; ya estamos en él, en sus corazones ahí estamos porque creemos que están, creemos que también en el corazón de ustedes estamos, por eso están acá presentes y la invitación es que ustedes no dejen de luchar que sigamos adelante. Desde entonces el 1 de enero del 94 logramos reconquistar las tierras que tenían en manos de terratenientes, hoy esas tierras ya hay varios nuevos centros población creadas y nombradas por nuestros muertos; esas tierras las estamos trabajando, ahí ya sale el alimento de la resistencia, ahí producen maíz y fríjol alimento básico de los indígenas.

Ya en esta segunda etapa de lucha pues igual dentro de esa esfera hay una lucha emprendida en la otra campaña para que ustedes no se olviden de nosotros miren hacia el sur porque por ese lado ahí esta Felipe Calderón, Juan Sabines el gobierno del estado de Chiapas, a través de una organización OPDDIC-URSI están usando para que nosotros nos confrontemos para que nosotros peleemos entre indígenas y nosotros hemos dicho que jamás vamos a ceder esas tierras, jamás la vamos a perder una vez ganada con sangre, con vidas. Y pues también que sigamos luchando para los compañeros y compañeras presas y presos de Atenco, de Oaxaca, de Yucatán y en distintos estados que están presos por luchar, ya escuchamos la voz del compañero que como también ellos están sufriendo de como los despojaron su tierras, hoy el articulo 27 ya está en beneficio de los grandes empresarios de los que tienen dinero para comprar esas tierras; ese es el plan que hay ahora que tiene Felipe Calderón allá por Chiapas, esta usando la Secretaría de la Reforma Agraria para legalizar las tierras recuperadas que tenemos y una ves que esta en manos de la Secretaria de la Reforma Agraria pues por supuesto que le daría su escritura, su plano y para luego venderlos.

Pues compañeros, compañeras sigamos pues nuestro pie firme en la tierra, que usamos nuestra conciencia y que resistamos; no solo que nos venga a curiosear o que nos curiosemos, lo que queremos es que nos abracemos, juntos brazo a brazo, hombro a hombro caminemos. Nuestros estudiantes también aunque estudien ellos también ya no tienen el futuro aunque logren una carrera jamás les dan el trabajo. Ustedes ya saben que varios de nuestro paisanos mexicanos se están yendo a Estados Unidos y no solamente sucede aquí en el norte también allá en Chiapas en el sur y en el centro. Entonces el problema compañeros es nacional, nosotros creíamos que los habitantes del norte viven mejor, comen bien, se visten bien tienen buenas casas, nosotros creíamos que estaban bien atendidos por Bush porque aquí esta cerca y con que no, viven más peor ustedes por este lado los hermanos campesinos y otros hermanos están mas peores, creo todavía allá en Chiapas contamos con agua suficiente con tierra pero aun así las codicias del enemigo ahí están, pero nosotros con nuestra sangre seguiremos defendiendo.

Adelante compañeros sigamos adelante.

Muchas Gracias.