¿Qué es el zapatismo?

Carta al Subcomandante Marcos de Fernando Belaunzarán, secretario de Formación Política del CEN del PRD. (2005)

Jueves 18 de agosto de 2005. El Correo Ilustrado. La Jornada

Señora directora: Mucho agradecería que se publicara la siguiente carta.

Subcomandante Marcos:

Le escribo a sabiendas de que el hacerlo me coloca en el patíbulo de la hoguera moral a la que con frecuencia somete a los dirigentes del PRD que disienten públicamente de sus posturas. Corro el riesgo porque considero que toda posibilidad para que se abra paso la reflexión y la crítica razonada ante tantas acusaciones, insultos y amenazas se debe aprovechar, aunque su propuesta de debatir la haya hecho para abonar a la confrontación y no al entendimiento.

No voy a discutir los agravios que alude para justificar sus ataques contra el PRD y su virtual candidato presidencial, pero sí el que éstos sean lo suficientemente graves como para que lo hayan llevado a afirmar que "los vamos a hacer pedacitos, aunque nos quedemos solos, porque alguien tiene que cobrar esa cuenta". Me parece pueril que el deseo de venganza y el resentimiento sean el motor de sus decisiones, máxime cuando, como usted lo señala, "lo que está en juego no es una lista de puestos y cargos, de nóminas y presupuestos que se van a poner a la venta en las elecciones, sino la existencia misma de una nación, su soberanía y sus habitantes". Miles de "razones" como las que alude hubieran evitado la coalición por el "No" a Pinochet en Chile o la constitución del Frente Amplio en Uruguay que hoy gobierna esa nación, sólo por decir algunos ejemplos. En contraparte, muchas oportunidades se han perdido y muchas derrotas históricas se han pavimentado con el sectarismo que siempre se justifica mediante un tribunal de pureza.

Aunque sus ataques sean contra todos los partidos, no se le puede escapar que los dirigidos al PRI y al PAN no sólo no son noticia sino que son electoralmente inocuos. Me parece que tiene una estrategia que no se atreve a poner sobre la mesa y que supone otra forma de transformar al país que no incluye el voto ciudadano, una postura maximalista que pretende enfrentarse al sistema en su conjunto apelando a la organización civil por fuera y en contra de instituciones que hoy están desprestigiadas. El problema, si ese fuera el caso, es que se trataría de una apuesta muy arriesgada que compromete todo lo logrado por la sociedad en 40 años de lucha por la democracia, y que, además, se enfrenta a la legítima esperanza de millones de mexicanos que creen que sí se puede cambiar al país con las reglas que tenemos, utilizando las conquistas democráticas que tanto esfuerzo costaron y votando por AMLO para Presidente en un vasto movimiento social.

Considero que es poco equilibrado de su parte que juzgue sólo las equivocaciones y no los aciertos que ha tenido mi partido. En ese sentido, sería un acto de justicia que usted reconociera, sin que nadie se lo reclame, que la guerra en 1994 y la ofensiva del gobierno de Zedillo contra el EZLN se detuvieron también gracias a la actuación consecuente del PRD junto con la de muchos actores más. Lo menciono no para cobrarle la factura ni para reclamarle su ingratitud sino para que se ponderen adecuadamente las cosas.

Atentamente.

Fernando Belaunzarán, secretario de Formación Política del CEN del PRD


Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2005/08/18/correo.php


NOTA DE CEDOZ: La respuesta del Sup a esta carta puede verse en http://www.cedoz.org/site/content.php?doc=757&cat=78