Documentación histórica

Origen y proceso de la Mediación en Chiapas

El 1º de enero de 1994, en el estado de Chiapas, surge la rebelión armada del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) compuesta en su gran mayoría por los indígenas de la Zona Selva y Altos. En esta fecha son tomados cuatro municipios del estado.

El EZLN declara la guerra al Ejército Federal Mexicano y, el 12 de enero del mismo año, la sociedad civil se interpone entre los actores y consigue que lleven la lucha al terreno de la negociación política. Es entonces cuando, el obispo de San Cristóbal de las Casas, don Samuel Ruiz García, surge como mediador entre las partes, ya que por su reconocida trayectoria resulta ser garantía de que la ética y los valores universales se antepongan a la intolerancia y den lugar a un auténtico diálogo.

La mediación, entendida como constructora de paz y no como simple contenedora del problema, es eje fundamental en la solución de un conflicto. La mediación se concretiza en personas cuya calidad moral inspira a las partes contendientes, sabiendo que los valores humanos, el conocimiento profundo de las causas del conflicto y el servicio desinteresado serán garantía de soluciones verdaderas.

La mediación en el conflicto chiapaneco comienza por caminos difíciles dadas las posiciones que en uno y otro momento asumen las partes. Por eso, el diálogo iniciado en la Catedral de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, se detiene al llegar a los primeros días de junio de 1994, puesto que el EZLN rechazó la respuesta del gobierno federal a los 34 puntos presentados el primero de marzo del mismo año.

La situación empeora después del 21 de agosto. Ante el resultado de las elecciones la sociedad civil mexicana inicia varias movilizaciones para manifestar su indignación y repudio al fraude electoral. En Chiapas y en el resto de la república mexicana surgen actores civiles más avanzados, politizados y en algunos casos encontrados.
El movimiento campesino indígena es actor principal en esta etapa vivida en Chiapas, donde las diversas etnias buscan avanzar más en los proyectos democráticos de sus respectivas zonas, empezando a poner en práctica proyectos propios de autonomía y municipalidad.

El 8 de octubre de 1994, el EZLN rompe el diálogo con el gobierno federal y la figura del mediador es presionada por diversos sectores. El 13 de octubre, don Samuel Ruiz García comienza a plantear la posibilidad de crear un espacio más amplio de mediación, integrado por personalidades de revelaría nacional.

Es así como nace la COMISIÓN NACIONAL DE INTERMEDIACIÓN (CONAI), integrada por las siguientes personas: Concepción Calvillo Vda. de Nava: luchadora por la Democracia, junto con su esposo, en San Luis Potosí; Juana María de García Robles: esposa del Premio Nobel de la Paz; Juan Bañuelos: poeta chiapaneco, ganador del Premio Chiapas y maestro de la UNAM; Óscar Oliva: poeta chiapaneco, maestro de la Universidad de Tlaxcala; Pablo González Casanova: exrector de la UNAM y Director del Centro de Investigación en Humanidades de la misma universidad; Alberto Szekeley: licenciado en Derechos Internacional que ha participado en procesos de Mediación en países como África; Raymundo Sánchez Barraza: Dr. en Ciencias Sociales y asesor de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas y director de un centro de producción alternativa en Chiapas y; Eraclio Zepeda Ramos: escritor, quien a los pocos días de haber ratificado a todos los miembros de la CONAI, en diciembre de 1994, renuncia a la Comisión.

El 8 de diciembre, Robledo Rincón toma posesión como gobernador de Chiapas en medio del descontento de la sociedad que demandaba la anulación de las elecciones .

Simultáneamente el candidato de la sociedad civil democrática a la gubernatura, Amado Avendaño, es elegido como Gobernador de Transición en Rebeldía.

El 18 de diciembre el EZLN, mediante comunicados, considera unilateralmente roto el cese al fuego, rompo el cerco militar y hace presencia en 38 municipios que declaran su autonomía. La tendencia hacia la confrontación llegaba así a su máximo nivel de riesgo. A la par, el gobierno del Presidente Zedillo propone la formación de una Comisión Legislativa de Diálogo y Mediación.

El 19 de diciembre, la gravedad del momento hace que el presidente de la CONAI, Don Samuel Ruiz García, inicie un ayuno total y permanente. La sociedad civil nuevamente responde a la acción y se genera una movilización nacional y diversos ayunos en varios estados de la república y en otros países. Cientos de pronunciamientos exigen al gobierno el reconocimiento de la CONAI, la desmilitarización en el Estado de Chiapas y el reinicio del Diálogo.

La CONAI se declara en sesión permanente. La presión de la sociedad civil hace que el 23 de diciembre el gobierno mexicano decida otorgar a la Secretaría de Gobernación el papel de representante gubernamental en le diálogo así como aceptar a la CONAI como instancia mediadora. El 24 de diciembre se hace formal este reconocimiento y la petición oficial de que la CONAI y su presidente se mantengan en su tarea.

La instancia de mediación se restablece, y se da paso a una tendencia de distensión.

Don Samuel levanta su ayuno el 3 enero de 1995 para continuar la búsqueda de condiciones mínimas y necesarias para reconstruir el Diálogo. El 15 de enero de 1995 se entrevistas Estaban Moctezuma y el Subcomandante Marcos en presencia de la CONAI. Del 16 al 30 de enero la CONAI elabora las Bases del Diálogo y centra sus esfuerzos en la búsqueda de una tregua estable.

El 9 de febrero, por la mañana, la CONAI da a conocer las “Bases del Diálogo y la Negociación”. Por la tarde, el gobierno federal rompe el diálogo e inicia una nueva estrategia judicial-militar al ordenar a la Procuraduría General de la República y al ejército federal la aprehensión de supuestos “dirigentes externos” del EZLN.

Se inicia el avance e incursión militar en zonas zapatistas con la toma de sus poblados y comunidades. El EZLN se repliega y sus bases de apoyo comienzan un éxodo hacia la selva mientras que otras comunidades no zapatistas se desplazan hacia otras zonas y se genera así alrededor de 30 mil desplazados.

Se realizan cateos, se impone un cerco informativo, se aíslan comunidades y se recrudece la agresión contra la diócesis de San Cristóbal. Se acusa a Don Samuel García de que “sabía todo sobre el levantamiento del 10. de enero”. Detienen a un colaborador muy cercano de Don Samuel y de la CONAI: Jorge Santiago Santiago. Se cita a don Samuel para que aclare las acusaciones con la presencia de dos Cardenales. El día del soldado apedrean la catedral de San Cristóbal grupos autodenominados “auténticos coletos”.- A nivel nacional se suman agresiones verbales intraeclesiales y hostigamiento a la CONAI.

La CONAI hace un llamado a fortalecer las caravanas y los campamentos civiles de paz. La respuesta solidaria de barrios, comunidades, organizaciones sociales, ciudadanas, eclesiales, no gubernamentales, etc., vuelve a ser importante aunada a la solidaridad internacional que permanece vía comunicados y ayuda humanitaria. Esta respuesta frena la dinámica de la guerra.

Del 27 de febrero al 23 de abril de 1995, se inicia un periodo extraordinario de sesiones en el Congreso de la Unión para discutir la Ley de Amnistía. El presidente y la Comisión Legislativa abren un proceso legislativo hasta la promulgación de la Ley para el Diálogo, la Reconciliación y la Paz Digna en Chiapas. Nuevamente la CONAI propone Bases para el Diálogo y la Distensión. El gobierno, al integrar la Comisión de Concordia y Pacificación (COCOPA), suspende las órdenes de aprehensión y ordena el retiro del ejército federal de retenes y poblados. Se inicia entonces la primera reunión “tripartita”.

El 16 de marzo el EZLN responde a la Ley para el Diálogo iniciando un diálogo epistolar. El gobierno responde a la propuesta de la CONAI sobre las “Bases para el Diálogo”. El 28 de marzo la CONAI anuncia la preparación del primer encuentro en el marco de la Ley para el Diálogo. El 9 de abril, en la selva Lacandona, se realiza el 1er. encuentro y se firma la “Declaración conjunta de San Miguel”. El 22 y 23, en un ambiente muy conflictivo se realiza el 2o. encuentro, esta vez en un poblado de los Altos de Chiapas: San Andrés Sacamch’en (Larráinzar para los mestizos). Estos encuentros en San Miguel y San Andrés, se llevan a cabo en el marco de la Ley para el Diálogo.

En octubre de 1995 comienzan las negociaciones de la Primera Mesa en San Andrés, Derechos y Cultura Indígena. En enero de 1996 se realiza el Foro Nacional Indígena, entre la Fase II y III de la negociación de la Mesas 1, convocado por el EZLN en la ciudad de San Cristóbal y que da nacimiento al Congreso Nacional Indígena (CNI). Del 13 al 16 febrero de 1996 se firman los Acuerdos de San Andrés sobre Derechos y Cultura Indígena.
A finales de marzo de 1996, da comienzo las negociaciones de la Mesa 2, Democracia y Justicia en medio de violencia y provocación del Ejército y el Gobierno Federal. En medio de estas negociaciones el gobierno da sentencia a Javier Elorriaga y al indígena Entzin acusados de pertenecer al EZLN y de terrorismo, entre otras acusaciones, lo que provoca irritación social y se interpreta como un claro signo de que el gobierno pretendía detener las negociaciones con el EZLN. Tampoco el gobierno envía a sus asesores ni invitados a la negociar con las contrapartes del EZLN lo que pone a punto de ruptura el diálogo.

La CONAI se ve en el reto de plantear nuevas estrategias para la reanudación del diálogo en San Andrés entre el EZLN y el Gobierno Federal. Entonces, en medio del impasse, se negocia entre las Partes un Nuevo Marco Jurídico para el diálogo que se aprueba el 12 de julio de 1996. Este contiene modificaciones a la Declaración de San Miguel; reglas generales de la agenda, formato y procedimientos para el diálogo; reglamento de funcionamiento de las Mesas de negociación; un resolutivo para crear la Comisión de Seguimiento y Verificación; y mecanismos para la solución de conflictos en las comunidades indígenas.

Sin embargo, este nuevo marco no logra desactivar el impasse de las negociaciones y los zapatistas retornan a sus comunidades. Ante la cerrazón gubernamental y el agravamiento de las pésimas condiciones sociales, políticas y militares, en agosto de 1996 se hace público un comunicado del EZLN donde reconoce que no hay condiciones para continuar con las negociaciones y propone 5 condiciones para reanudarlo.

Desde entonces el diálogo se mantiene suspendido y el esfuerzo del gobierno federal por eliminar a la CONAI de la mediación se traduce en ataques en contra de su Presidente Samuel Ruiz García, de sus miembros, de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas. Las difamaciones, calumnias no sólo fueron por parte del gobierno federal sino también del gobierno interino de Chiapas Roberto Albores Guillén, de la prensa manipulada por el gobierno y hasta del mismo Ejército Mexicano.

Así, el 7 de Junio de 1998, el Obispo Samuel Ruiz García decide disolver la CONAI para no continuar encubriendo una supuesta voluntad del gobierno federal por reanudar el diálogo con el EZLN al tiempo en que agudizaba la violencia y la provocación contra el EZLN, los pueblos indígenas y la sociedad civil.


Fuente: http://www.ciepac.org/procesodepaz/OrigenYProceso.pdf