CNI-CIG

Cancún, Quintana Roo. Reunión con simpatizantes en el Rincón Rupestre (2006)

Compañeros y compañeras, buenas tardes, gracias por estar aquí aguantando el calor para escucharnos unos a otros y para escuchar nuestra palabra. Hay una serie de cosas que quisiera aclarar usando el tiempo que nos toca.

Uno, es que si me ven apuntando ahí es que tengo que informar, es el trabajo que me dan, aparte de escucharlos con atención, tengo que tomar el apunte porque hay que informar para que su palabra de ustedes llegue también a nuestros compañeros que quedaron allá en las montañas del sureste mexicano y llegue también a otros compañeros de la Otra Campaña, para eso es el apunte. La otra cosa: este es un espacio, el que estamos construyendo de la Otra Campaña, donde se le da una importancia fundamental a la razón y al intercambio de razones. En el caso de los que piensan que se está convirtiendo en una campaña anti López Obrador, nosotros confiamos en su pensamiento y en su inteligencia y les pedimos que tengan paciencia y pesen en una balanza lo que está ocurriendo, que pesen el compromiso uno de los 20 que luego fueron 50 y que luego van a ser más, con su equipo de campaña. Su equipo de campaña es su próximo gabinete, y comparen ese compromiso de cumplimiento de los Acuerdos de San Andrés con su coordinador de campaña, que es Jesús Ortega. Vean la lista de diputados y senadores, porque pueden apostar lo que quieran a una sola persona pero gobierna un equipo. Este señor y su partido fueron a Chiapas en la precampaña y dijeron que los caminos eran diferentes, el que estaba siguiendo López Obrador y el PRD y el que estaba siguiendo el EZLN y la Otra Campaña. No sólo son diferentes, son contradictorios y tarde o temprano se van a encontrar. Yo les pido paciencia, que escuchen la voz de otros compañeros en otras partes y descubran lo que hizo el PRD y López Obrador en la Ciudad de México; que escuchen a los jóvenes, que por su forma de vestir, su modo, como decimos nosotros, eran criminalizados, escuchen esa palabra, no lo que yo les voy a decir y que pesen; que escuchen lo que pasó con los colonos, que escuchen dónde fue la principal inversión, que escuchen el beneplácito del sector empresarial en la Ciudad de México con ese gobierno y que escuchen a la gente de abajo y que llegado el 2 de julio o cualquier día pesen, nosotros confiamos, no vamos a despreciar a la gente ni la consideramos borrega, ni que no tenga conciencia y que la tengamos que llevar para un lado o para otro.

Esta es Otra Campaña y estamos dando otro elemento para que tomen una decisión en ese momento o más adelante. Lo que sí estamos haciendo es diciéndole a la gente que dedique su esfuerzo a otra cosa, porque cualquier esfuerzo que estén dedicando para promover el voto por otro, es que están delegando una responsabilidad que pensamos nosotros que es de los de abajo y de la izquierda. Este es el común denominador que nos está convocando aquí: estamos de acuerdo en que hay un sistema y que es necesario con un pensamiento y una acción de izquierda transformarlo. Y ahí surgen las diferencias, nosotros las entendemos, en estrategia, en táctica, en concepción, en los aliados, en los enemigos, en cómo se escalona esto. Nosotros confiamos en ustedes, les estamos ofreciendo una visión, que como dijeron los compañeros del Partido Comunista Marxista Leninista y del Partido de los Comunistas y otros compañeros que están aquí que no han hablado, es parte de un movimiento del que el EZLN es parte también, entonces, que llegado ese momento pesen todo esto, que se informen a través de los medios alternativos. A lo mejor en los medios nacionales o locales se va mucho por el lado de que si los partidos políticos o no, pero están surgiendo muchas ideas y sobre todo, compañeros, está surgiendo un movimiento, un movimiento nacional, y está surgiendo de abajo, eso es lo que ya estamos viendo apenas en el estado primero después de Chiapas, el segundo a nivel nacional que estamos visitando.

Nosotros hemos tocado el tema de los partidos políticos porque ellos lo han planteado. Primero fue el PRI, que nos amenazó de que iba a haber violencia si íbamos a un barrio indígena que rodea San Cristóbal de las Casas, que está formado por los que expulsó el PRI, y a nosotros ya ven que nos amenazan y nos da mucho miedo y ya no hacemos las cosas, fuimos y ahí tocamos el primer punto, el PRI; luego tocamos el tema del PRD, porque los comités ciudadanos con los que vinieron acá fueron a plantear, a meterse en un lugar que no es el suyo, porque aquí no nos interesa lo de los partidos políticos, el tema del PRD y lo tuvimos que tocar. Fuimos a la costa de Chiapas y un señor del PAN nos llamó la atención de que por qué no estábamos adecuados a la cuestión electoral que era el, mundo decente, dijo, de gente bien, el mundo civilizado para hacer política, y nosotros le respondimos con todos los crímenes que han hecho, empezando por el más evidente que es darle cargo a una señora por la que nadie voto, que era Marta Sahagún. Y ahora lo volvimos a tomar en Carrillo Puerto, compañeros, porque el PRD nos tendió una emboscada, estuvo diciendo a toda la gente que íbamos a llegar ahí para apoyar al gobierno municipal del PRD y nosotros teníamos que marcar la línea y no entendemos por qué, si hay tanto interés en que nosotros recapacitemos y nos conminan a seguir el buen camino, porqué no dedican ese esfuerzo a conminar al PRD a que deje de hacer lo que está haciendo.

Miren compañeros, no se trata sólo de diferencias políticas entre la izquierda, eso es lo que voy a tocar ahora, se trata de agresiones armadas. La diferencia entre los paramilitares del PRD y los del PRI, es que los del PRD tienen mala puntería, porque lo de Zinacantán pudo haber sido una matanza, mucho más que los 45 de Acteal, y sí, el PRI nos hereda Acteal y el PRD nos hereda Zinacantán, y ese es el mensaje para las comunidades indígenas de todo México: el que no está en la nómina del partido, el que no sigue las líneas de las presidencias municipales y de los cabildos es un enemigo. Y ¿saben qué fueron a hacer las bases de apoyo zapatistas a Zinacantán? A llevarle agua a otros compañeros que no tenían agua porque se la cortaron los del PRD y se la cortaron porque no aceptaban cargos, porque los zapatistas no luchamos por cargos. Los querían obligar a que fueran autoridad del cabildo del Ayuntamiento cuyo presidente municipal la víspera de las elecciones era priísta, y cuando vio que iba a perder se pasó al PRD. Y pueden ver en las noticias, que no van a estar ahí, pero las que van a estar saliendo con su palabra de ustedes, muchas notas de la diferencia entre el PAN, el PRI y el PRD, no hay compañeros. El precandidato del PRD en Guanajuato es Usabiaga, del gabinete de Fox.

Ustedes son personas inteligentes, todos los que estamos aquí somos personas inteligentes, que saben razonar, llegado el momento valoren y piensen. Lo que nosotros los invitamos es a hacer su trabajo, su esfuerzo por otro lado, y llegado el momento el 2 de julio, decidan lo que decidan, voten o no voten, de lo que se trata es de construir otro esfuerzo porque, pase lo que pase allá arriba, es necesario un movimiento de transformación radical, porque entre que estamos apostando a que entre un gobierno u otro, la destrucción que ya nos están contando aquí en Quintana Roo, que nos contaron en Chiapas y que nos van a contar en los demás estados, va a seguir, no va a cambiar. Nadie va a solucionar las cosas si no las solucionamos nosotros, entonces, los invitamos a que tengan paciencia, que escuchen, así como nosotros los escuchamos a ustedes, pero ya no sólo lo que digamos nosotros sino lo que están diciendo todos los compañeros que son también de la Otra Campaña.

Cada día que pasa desde que arrancamos el 2 de enero en San Cristóbal, están creciendo el número de adhesiones a la Otra Campaña, sobre todo de individuos, en 15 días que llevamos en campaña, la adherencia, o sea, la pertenencia a la Sexta Declaración por parte de individuos, sobre todo jóvenes, se ha disparado más que en los meses desde que se soltó la Sexta Declaración, las reuni ones preparatorias y la plenaria. Quiere decir que hay mucha gente que, independientemente de si va ir a votar o no, quiere hacer otra cosa. Realmente se está generando un movimiento nacional y está aquí la oportunidad de participar en él directamente, no bajo la férula de alguien, no bajo la dirección de alguien, ni del EZLN ni de ninguna de las organizaciones que están aquí o que están en otros lados y ahora no están, pero están en la Otra Campaña. Sino como individuos, como grupos, luchar. Y exigir el respeto que les estamos ofreciendo nosotros y, como dijo el compañero de Oaxaca del Partido Comunista, que es el consenso de todos, por eso le entramos a la Sexta Declaración-, vamos a ofrecer ese respeto a cada quien o a cada grupo y vamos a luchar en todo momento por que ese respeto se mantenga, de tal forma que si sale, y la Otra Campaña está agarrando otro camino, entre todos evitemos que agarre otro camino y siga por el camino derecho.

Nosotros tuvimos que elegir, compañeros, para nosotros hubiera sido muy fácil decir: bueno, sí, López Obrador no es tan malo, el PRD nos ha perseguido, hostigado, torturado, balaceado, pero vamos a olvidarlo. Ni hubiéramos llegado a Cancún y no estaríamos aquí, por aquí vivimos en esa casa, de una familia, yo siempre me preocupo por las familias con las que llegamos porque puedan correr peligro por represión-, aquí me preocupo porque se va a caer la casa, no se cómo les haya ido en el ciclón, el huracán Wilma, pero va a haber otros y me imagino que así hay muchas partes. No hubiéramos llegado aquí al Rincón Rupestre, estaríamos en uno de los hoteles, abría aquí miles de gentes acarreados y se diría:, gran impacto de la presencia de Marcos en Cancún-, y qué, y lo fundamental no se iba a resolver. Y en donde llegaríamos habría aire acondicionado, agua fría y caliente, jacuzzi, no se cuántas cosas nos hubieran ofrecido, porque tienen infraestructura, y estamos llegando a casa de gente humilde y sencilla pero luchadora, rebelde, esa es la que queremos ahora, esa fue nuestra opción. Y sabíamos que cuando empezáramos a decir lo que íbamos a decir mucha gente se iba a alejar o se iba a poner en esa disyuntiva que nosotros no les pusimos, nosotros no les pusimos a elegir, de veras, fueron ellos, con su política, con lo que están haciendo, con la gente que están poniendo.

Nosotros sabemos, y estamos aprendiendo ahora que salimos, que el valor de la palabra que le damos nosotros los indígenas mayas, no es el mismo que el que se le da afuera, pero en el caso de los políticos, la palabra es papel sanitario. Ustedes pueden ver cómo cualquier político les promete lo que sea, pero a la hora que está haciendo las cosas es cuando realmente está hablando lo que quiere hacer y en el caso de los partidos políticos es muy claro: el proceso de destrucción, de explotación, de despojo que están haciendo en este país va a ser, con cualquiera de los partidos que salga. Entre otras cosas, ya saben quién va a ganar y ya se están repartiendo el pastel, lo van a ver, por eso están brincando de un partido a otro. Otro dato: dentro de la lista de los grandes legisladores que van a cumplir los acuerdos de San Andrés está Arturo Núñez, que era subsecretario de gobernación cuando la matanza de Acteal, ese hombre tiene las manos manchadas de sangre nuestra, indígena, maya, y de cualquier mexicano con vergüenza. Y uno no puede decir hay que votar por ese partido o hay que movilizarnos para que el muchacho salga de la cárcel y nos lleve a los hoteles y movilice a toda la gente porque el sí entiende la cuestión indígena, cuando sabemos de dónde proviene, cómo hizo su fortuna, y que si está o no está en la cárcel tiene que ver con las patadas que se están dando allá arriba.

No compañeros, lo que nosotros queremos hacer es otra cosa, no nos dejan en paz, se quieren meter en la Otra Campaña, y estamos tocando el tema de los partidos políticos porque ellos lo están metiendo, no por nosotros. Nosotros lo que queremos es escuchar su palabra de ustedes como la escuchamos ahorita, tomar el apunte y tocar su corazón como sabíamos que lo íbamos a tocar si hablábamos con ustedes de otra forma, no en grandes actos, no de llegar a hablar del viejo Antonio, o de Durito, sin saber quién nos escuchó, qué sintió y cuál es su lucha, y ahora lo estamos haciendo. Hace rato hablamos aquí con compañeros adherentes así como ustedes, que ya son adherentes de la Sexta, ya son compañeros, y sentimos esa indignación y esa rabia que sentimos nosotros, y vieran que chingón se siente, saber que no estamos solos ya no como objeto de caridad o de lástima, que fue lo que en muchos provocamos en 94. Y ver que hay gente que quiere luchar con nosotros por sus demandas, como decía alguien, el problema del EZLN es que estaba allá, no, el problema es que se tiene que generar un movimiento no sólo con el EZLN sino con todas estas organizaciones.

Ahora: es un movimiento de izquierda y si de algo nos podemos enorgullecer los de izquierda, como explicó bien el compa-, pues es que siempre nos estamos peleando entre nosotros y nos dividimos y haber quién es más chingón o quién habla más o quién tiene más gente ¿no? Por eso, este movimiento trata de construirse de esta forma. Siempre el temor que tenemos es que nuestra lucha, nuestras ideas, sea hegemonizada por otro y que tengamos y que terminemos, como dijo el compañero, finalmente favoreciendo a que un líder use el movimiento para su enriquecimiento propio o para acumular poder y llevarlo por otro camino.

Aquí lo que estamos tratando de hacer es defender la diversidad, por eso nosotros ponemos el ejemplo del tejido de la Comandanta Ramona, que muchos que están aquí no vieron pero se entregó en la plenaria. Es un tejido de los Altos de Chiapas que tiene todos los colores que se puedan imaginar, incluso algunos que yo no conocía y que tiene también una variedad de formas impresionante; se ve bien en conjunto pero puedes identificar cada color y cada figura y saber que tiene una parte en el todo y que si lo quitas se pierde el dibujo. Si logramos hacer de la Otra Campaña un dibujo que tenga todos los dibujos y un color que tenga todos los colores, estamos haciendo algo nuevo, y por eso se dice que es otra política, otra forma de hacer política; no se trata de que vamos a homogenizarnos a todos con un símbolo, como decía el compañero, ni con un solo color, ni con sólo una idea. En cada lugar en donde estamos pasando llegan obreros, campesinos, gente de la clase media, ONG's, artistas, medios de comunicación alternativos, mucha gente que de otra forma no se encontrarían.

Créanme, lo que estamos viendo desde acá, o sea, desde este lado del pasamontañas, estamos viendo el movimiento más rico en ideas, en propuestas y en luchas que este país haya conocido en su historia, lo que se está construyendo ahorita es la lección de amor más hermosa que este país va a recibir, y tenemos que escoger si la lección la damos o la recibimos. Cada quien su corazón, cada quien su pensamiento, nosotros no los vamos a obligar a nada ni a imponer nada, tomen las razones de un lado

o de otro, pésenlas y decidan, porque por eso estamos luchando: por la libertad. Y no vamos a suplir una tiranía por otra, lo que queremos es construir desde abajo otra cosa que va a ser tan nueva que ni siquiera nosotros, que siempre nos han dicho que somos demasiado imaginativos o soñadores, podemos imaginar, por eso no alcanzamos a definirla y dijimos: nosotros ni siquiera podemos ir más allá, el siguiente paso tenemos que darlo con más gente.

Éntrele compañero, no se va a arrepentir compañera, de veras que no se van a arrepentir, porque esto ya se levantó y ahorita estamos pasando en Quintana Roo pero se está levantando en toda la república, porque no depende este movimiento del paso del Delegado Zero o del Subcomandante Marcos, como decimos, o de la caravana; depende ya de este sentimiento de rabia e indignación que va a dar el siguiente paso que es el que tiene temblando a los de allá arriba: que es que ese sentimiento de rabia y de indignación se organice. Porque ahí es cuando tiembla la tierra, cuando el cielo se pone boca abajo, cuando el mar se desborda y, al final, cuando se recoge no queda la destrucción para los de abajo, sino queda otro mundo que construyamos desde abajo entre todos.

Eso es lo que ya está pasando, ahí lo vean si me creen o no, pero hasta ahora no les he dicho mentiras y no veo porqué tenga que empezar precisamente en Cancún el día 17 de enero, de veras. Éntrenle, hasta donde puedan, infórmense, como decía el compañero de las páginas de internet, de los medios alternativos de comunicación, lo que están publicando los medios abiertos, También hay partes y van a ver un rompecabezas y al ir armándolo van a sentir que lo estamos armando entre todos. Y de eso se trata y, al final, va a volver a quedar el mapa de México, así como que lo está abrazando el mar por la cintura-, pero va a ser otro. No va a ser perfecto, pero créanme, me cae que va a ser mejor que el que tenemos ahorita y la opción no va a ser a ver quién los va a molestar porque hay un menos peor o porque hay un peor todavía.

Ayer, en Playa del Carmen, me decía una compañera de que con nuestra actitud le estábamos abriendo la puerta a la derecha, sí, pero para que se vaya. Eso es lo que queremos y no importa cuál sea su color. Analicen con detalle y van a ver que esa derecha está metida en todos esos partidos políticos. Nosotros no estamos en contra de la lucha política, de la lucha electoral, hay dentro de la Otra Campaña partidos políticos, no tienen registro, no son institucionales, organizaciones sociales.

Si estamos ofreciéndoles el respeto, no importa qué pase con la Otra Campaña, así se caiga todo, siempre van a contar con que alguien los va a escuchar y los va a respetar y vino acá para conocerlos: el Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Y la otra vuelta que vengamos, que es en octubre, que vamos a tardar más tiempo acá, vamos a poder platicar más, intercambiamos más puntos de vista, discutimos y al final no va a pasar nada de ruptura porque ni ustedes ni nosotros vamos a perder de vista que somos compañeros. Pero van a ver que cuando regresemos, en octubre o antes, se van a dar cuenta que el movimiento que aquí parecía todavía pequeño o parecía todavía encasillado en la cuestión electoral, se convirtió en un movimiento nacional. Y van a llegar gentes de todo el mundo a México, no a bañarse en las playas de Cancún o a hospedarse en los hoteles, sino a tratar de aprender de sus mexicanos y mexicanas que cuando todo estaba en contra, decidieron empezar a construir otra cosa.

Así fue como se gestó el primero de enero del 94, si tomamos todos los razonamientos que se dieron aquí no nos hubiéramos alzado en armas, el gobierno era más poderoso y omnipotente que nunca y no había otra opción, había que irse por lo menos peor; y nosotros nos fuimos por otro camino. Nosotros no les estamos proponiendo que se alcen en armas, ni que se pongan los pasamontañas, sobre todo en este clima, es suicida. Nosotros estamos proponiendo es que organicen como se llaman, quien es, según la fuerza que tienen, en su escuela, en su casa, en su barrio, en su trabajo, en su lancha de pescar, porque hace rato hablamos con pescadores, en su ejido, en su comunidad o donde trabajen, los hoteles

o las calles, que se organicen y conquisten aquí un lugar para su lucha, que finalmente de eso se trata la lucha por la dignidad, tener un lugar. Créanme, a lo mejor me equivoco, no va a haber otro lugar en este país donde ustedes puedan hacer eso, ningún otro, ningún partido político, ninguna organización que se esté gestando, más que en este lugar porque así está naciendo, no como algo ya hecho sino como algo que estamos construyendo.

Gracias compañeros y compañeras que me escucharon, échenle ganas, piénsenlo, pesen y decidan. Gracias.