Comunicados

Discurso central del CCRI-CG del EZLN en el Encuentro de mujeres "Mamá Corral" (2009)

Compañeras bases de apoyo, responsables locales y regionales,

Compañeras del Comité Clandestino Revolucionario Indígena de todas las zonas,

Compañeras de los diferentes áreas de trabajo como promotoras de salud, promotoras de educación, autoridades de las sociedades cooperativas, compañeras encargadas de los trabajos organizativos,

Compañeras locutoras y operadoras de radio de comunicación,

Compañeras autoridades civiles de los Municipios Autónomos,

Compañeras de las Juntas de Buen Gobierno de los cinco Caracoles,

Compañeras insurgentas y milicianas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional,

Compañeras adherentes y simpatizantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, que nos acompañan.


Hoy, 8 de marzo de 2009, estamos aquí reunidas para celebrar el Día Internacional de la Mujer, estamos aquí las mujeres zapatistas y las mujeres de La Otra Campaña de México y del mundo. Están también las mujeres que luchan de alguna forma en sus pueblos, en sus estados y en sus países.

Es un día donde debemos celebrar y recordar a nuestras hermanas obreras de Nueva York, Estados Unidos. Un día como hoy, 8 de marzo, donde fueron quemadas dentro de la fábrica. Sus delitos: sólo por exigir y protestar las malas condiciones laborales y los malos tratos que reciben dentro de la fábrica. Sólo por pedir un salario justo y exigir jornadas de trabajo, sólo por rebelarse, por levantarse sus voces ante los patrones y explotadores, las masacraron y las quemaron en centro de trabajo.

Por eso, un día como hoy, 8 de marzo, es donde debemos recordar siempre a nuestras hermanas obreras de Nueva York. Pero también, este día debemos recordar y tenerlas presentes a nuestras compañeras caídas desde que nació nuestra organización del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Recordamos también a nuestras compañeras y hermanas desaparecidas, encarceladas y perseguidas por el mal gobierno.

Pero hoy es un día especial para sentir que su presencia, su ejemplo, su lucha, su valentía, su honestidad, su furia, su rebeldía y sus corazones que tan grandes fue que hasta dieron la vida por un mundo nuevo y libre. Para nosotras es un ejemplo tan grande que seguir, porque a nuestras compañeras caídas en el cumplimiento de su deber no le tuvieron miedo a la muerte y no conocieron la rendición.

Aunque quizás hubo momentos difíciles en sus vidas, en su caminar, pero lo pudieron vencer, pudieron resistir y lo hicieron posible lo imposible. Esas luchas de nuestras hermanas y compañeras las debemos considerar como un espejo donde lo debemos ver, donde lo debemos apreciar, donde la debemos mirar como un horizonte, porque la situación de injusticias que sufrimos ahora las mujeres en cualquier parte del mundo son insoportables.

Siempre sufrimos de alguna manera la explotación, el maltrato, la humillación, la discriminación, el olvido, la muerte y el desprecio de los malos gobernantes del sistema capitalista neoliberal. Son ellos los responsables cuando los hombres nos tratan a las mujeres con dominación y desigualdad, porque hasta la fecha sufrimos la triple opresión: por ser mujer, por ser indígena y por ser pobres. Por eso hay que hacer algo para salir de esta situación desigualdad y de las injusticias.

Compañeras y hermanas, el día 8 de marzo del año 2009, decidimos celebrar en un evento donde pueden participar puras mujeres. Pero cuando estábamos decidiendo su característica de nuestro evento supimos la muerte de nuestra compañera Concepción de García de Corral. Aunque no la conocimos personalmente, pero sabemos que fue una persona buena y luchadora. Entonces, por ser una compañera de lucha y una compañera que ha luchado incansablemente durante su vida y por las y los desaparecidos y en honor a ella decidimos llamar nuestro evento: Evento político, deportivo, cultural y artístico Mamá Corral.

Y para esto nos hemos reunido miles de mujeres zapatistas pertenecientes en el Caracol de Oventik. Y además, en cada Caracol han enviado una pequeña comisión para participar en este evento. Pero también, hay miles de mujeres que quedaron pendientes en sus pueblos, en sus comunidades, que no pudieron llegar hasta acá por falta de recursos económicos y por las movilizaciones de militares y paramilitares que hacen para provocar por todas partes.

Pero en este evento es donde demostramos lo poco que hemos podido aprender durante estos años de lucha y de resistencia. Y también compartir la poca experiencia que tenemos con nuestra hermana y compañera de lucha de México y del mundo. Es un día donde debemos celebrar con alegría el día 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Pero también, es un día de convivencia de las mujeres zapatistas, porque en otras ocasiones hemos celebrado cumpliendo nuestros compromisos en las diferentes áreas de trabajos. Otras veces trabajando en nuestros hogares. A veces, haciendo manifestaciones. O algunos años, simplemente no nos acordamos esta fecha tan importante.

Pero ya llevamos más de 15 años de nuestro levantamiento armado contra las injusticias, contra la muerte, contra el olvido, y en contra de los malos tratos que recibimos en todas partes. También las mujeres decidimos decir: Ya Basta, el 1 de enero de 1994. Hemos decidido organizarnos para luchar en diferentes formas de lucha, tanto en la política, en lo militar, en lo económico, en lo ideológico, en lo cultural y en lo social.

Pero durante estos 15 años de guerra y resistencia, no ha sido fácil para cumplir todos los niveles de trabajo. Pero por nuestros, perdón, pero por nuestro esfuerzo que hemos hecho todas las mujeres, hemos podido dar nuestra participación como promotoras y coordinadoras en la salud, promotoras y coordinadoras general de la educación, autoridades y mesas directivas de las diferentes cooperativas, participación de las mujeres en la organización y realización de los trabajos colectivos y organizativos. Participación de las mujeres como milicianas e insurgentas. Participación de las mujeres como locutoras de radio comunitaria. Participación de las mujeres como operadoras de radio de comunicación de cada comunidades. Participación de las mujeres de vigilar y dar seguridad de nuestras comunidades. Participación de las mujeres como autoridades de los municipios autónomos y miembros de las Juntas de Buen Gobierno.

Son estos trabajos los que hemos realizado durante estos años. Pero queremos decirles compañeras, que debemos seguir avanzando una vez más los trabajos de cada uno de los niveles, porque no es suficiente lo que pudimos hacer durante estos 15 años de lucha. Porque, para poder lograr lo que queremos, es muy importante y necesaria que las mujeres zapatistas que entendamos y que sepamos bien cuáles son los trabajos que nos toca hacer en nuestros pueblos y así poder ejercer nuestros derechos en nuestras comunidades zapatistas.

Por eso, les hacemos un llamado especial a todas las mujeres zapatistas, las que todavía no tienen ninguna responsabilidad, que participen en los distintos niveles de trabajo. A las mujeres bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional tienen la obligación de nombrar más responsables locales y regionales de cada pueblo los que todavía no tienen. Se deben nombrar más compañeras del Comité Clandestino Revolucionario Indígena y también las mujeres deben estar siempre formando parte como autoridades de los municipios autónomos y de las Juntas de Buen Gobierno.

Necesitamos formar más trabajos organizativos o trabajos colectivos y seguir sosteniendo y fortaleciendo nuestros trabajos colectivos y nuestras sociedades cooperativas que ya existen. Porque es un fuente de ingreso donde podamos trabajar para solucionar algunas necesidades urgentes. Estos trabajos organizativos es para poder resistir los ataques y los golpes económicos que da el mal gobierno.

Como zapatistas se existe más mujeres que tomen en serio su responsabilidad como promotoras de salud, promotoras de educación, ser también promotoras de agroecología, para aprender cómo cuidar nuestra madre tierra y nuestra naturaleza.

A las mujeres que ya tienen responsabilidad como locutoras de radio comunitaria y radio de comunicación: que por ningún motivo dejen abandonados sus trabajos. Ya que ahora ya lo tenemos en nuestras manos y lo debemos aprovechar ese espacio para dar nuestro servicio.

También, es muy importante y necesaria que las jóvenas formen parte como milicianas e insurgentas, porque el mal gobierno nos pueden atacar en cualquier momento. Y cuando son atacados nuestros pueblos tenemos que saber defenderlos y, sobre todo, defender a nuestros niños.

Estos trabajos y compromisos, que ya mencionamos todo, es para fortalecer nuestra autonomía y, además, es la que marca en nuestra Ley Revolucionaria de Mujeres, que se dio a conocer el 1 de enero de 1994. Necesitamos hacer valer ese derecho y esa obligación, porque durante cientos de años no nos han dado este lugar.

Ahora es el momento de romper las cadenas que nos amarraban. Es el momento de romper nuestro silencio. Es el momento de levantarse. Es la hora de vernos cómo estamos. Es la hora de decir ya basta al sentirse inferior a los hombres. Es el momento de dejar atrás nuestra timidez y nuestra vergüenza.

Es el tiempo de actuar y el tiempo de agarrar con nuestras manos nuestros derechos, que nos corresponden como mujeres. Y es el tiempo de empezar a caminar. Es la hora de rebelarse. Es la hora de tener fuerza y valor para salir de la triple opresión de todas las mujeres de México y del mundo.

La única salida para liberarse de esta situación injusta que vivimos las mujeres, solamente es decir: Ya Basta y luchar por nuestros derechos. Es que tenemos que agarrar nuestra fuerza, es que nosotras las mujeres de cualquier parte de Chiapas y de México y quizás todo el mundo, somos la mayoría. Más de la mitad de la población son mujeres, entonces se necesita esa mitad de la población se rebele y luche contra un sistema social injusto que nos explota y nos mata en todos los sentidos.

Entonces, con nuestra fuerza y furia podemos derrotar el gran enemigo que es el sistema capitalista neoliberal. Pero nosotros y nosotras siempre decimos que es mejor luchar junto, tanto hombres y mujeres. Por eso, las mujeres debemos demostrar nuestra dignidad y espíritu de lucha que tenemos a cada una de nosotras. Si nuestros pueblos nos nombran para cualquier cargo o responsabilidad lo debemos tomar con alegría, con mucho amor porque quiere decir que nos toman en cuenta a las mujeres.

Por eso, debemos hacer los trabajos con decisión y con ganas, claro, con muchos sacrificios. Cuando no nos toman en cuenta es que no nos ven como persona, es que nos consideran como incapaces, que no sabemos pensar, que no sabemos actuar y que no podemos tomar cualquier responsabilidad.

Por eso, debemos aprender y valernos nosotras mismas. Pero también debemos saber que con el mal gobierno no tenemos esperanza que va a cambiar la situación de nuestros pueblos, sea de Chiapas, de todo México o de cualquier parte del mundo. Porque lo que se ve es que los poderosos cada vez más están preparando cómo acabar y matar a nuestros pueblos y comunidades. Y así como lo hizo en Acteal, Unión Progreso, en San Salvador Atenco, Oaxaca, en Guerrero, en muchas partes de México y del mundo.

Los malos gobiernos nos matan, encarcelar y asesinar a nuestros compañeros y compañeras, las que luchan por sus derechos. Pero no sólo eso, sino que también nos quieren comprar nuestra conciencia de lucha, con sus proyectos económicos y sus programas vergonzosos. Según dicen que es para dar solución a nuestras demandas con que nos hemos levantado en armas en 1994. Pero, para nosotras y nosotros, no es la que queremos. Nosotros y nosotras luchamos por una verdadera democracia, libertad y justicia para todos.

Pero nos da la lástima que hay personas que se dejan engañar y vender su dignidad con algunos regalitos que da el mal gobierno. Los programas del mal gobierno sólo provocan divisiones y desánimos en algunas comunidades pero los que caen en esa trampa del mal gobierno ya quedan conformes, ya no quieren seguir en la lucha y se salen de la organización. Ya sólo quieren resignarse, quieren ser sometidos y dominados por las ideas del sistema capitalista.

Por eso, no nos dejamos de engañar ni convencer con el mal gobierno, porque se ve claro que no es la solución de nuestras demandas, sino que sólo es un engaño y una burla para nuestros pueblos.

Pero, a pesar de las amenazas, de la persecución, represión, encarcelamiento, asesinato, y masacre de nuestras compañeras y hermanos, nuestra lucha sigue y seguirá adelante hasta triunfar.

No importa lo que haga el mal gobierno ya no nos podrá convencer. No podrá comprar nuestra conciencia. Ya no podrá detener y acabar nuestra lucha, porque ahora ya somos miles y millones de hombres y mujeres que estamos levantando la bandera de lucha por democracia, libertad y justicia para todos. Está claro que nosotras como mujeres zapatistas y las mujeres de La Otra Campaña hace falta que nos organicemos cada vez más, que estemos presentes siempre en cada uno de los trabajos que se realicen.

Porque si no participamos las mujeres, a quién esperamos a que vengan a hacer algo por nosotras. No, compañeras, sino que tenemos que hacer un esfuerzo y sacrificios para la lucha, por nosotras mismas. Porque si nosotras las mujeres, las que estamos aquí, no queremos hacer nada, qué ejemplo vamos a dejar a nuestras hijas y qué cuenta vamos a dar a nuestras compañeras caídas.

No, compañeras, a nuestras caídas y caídos debemos decirles que aquí estamos y no nos rendiremos ni nos venderemos. De esta forma, respetamos la sangre de nuestras caídas y caídos, que ellos y ellas ya están abonando la santa madre tierra y dé la fuerza a nuestra lucha. Y esa semilla que nos ha dejado, algún día se cosechará. Pero sólo si nosotras hacemos grande y fuerte nuestra lucha.

Por eso, tenemos que seguir luchando sin descansar hasta lograr nuestros objetivos, o sea, por democracia, libertad y justicia. Y para esto, no nos queda de otro que seguir luchando, resistiendo, organizando y superando todos los obstáculos que vayamos encontrando en nuestro caminar.

También, les decimos a todas las mujeres zapatistas que ya tienen responsabilidad antes y después de 1994 que no se desanimen, que no dejen de participar. No abandonen sus compromisos y no se dejen convencer por los problemas que vayan encontrando. Porque ustedes ya demostraron que sí pueden resistir. Aunque vemos que es muy poco lo que podemos hacer es cada uno de los trabajos. Pero todo es muy importante y necesario para nuestra lucha. Sólo se necesita un poco de esfuerzo, voluntad y sacrificio por cumplir nuestros compromisos.

Y también, les hacemos un llamado especial a todas las jóvenas de las nuevas generaciones, que vean la forma cómo prepararse para que puedan participar en las diferentes áreas de trabajos: tanto en la salud, en la educación, en la comercialización, en los trabajos colectivos, y en otros trabajos que se necesita en nuestra organización. Y que tengan ganas de luchar. Que tengan la sencillez de sus corazones, porque son ustedes las futuras generaciones que van a llevar adelante nuestras lucha de liberación.

Pero, también, va un agradecimiento a todos los compañeros, quienes ya han entendido la importancia de la participación de las mujeres. A que hayan dejado participar a sus compañeras en los distintos niveles de responsabilidad. Que sigan entendiendo y que sigan apoyando a sus compañeras.

Y también les decimos a los compañeros, los que todavía no dejan a sus mujeres a que participen en los distintos áreas de trabajo: que traten de entender y ayuden a sus compañeras y que le den su libertad a las compañeras para que realicen los trabajos, porque sabemos que se necesita la participación de todos en esta lucha.

Por último, les hacemos un llamado a todas las mujeres de La Otra Campaña, a todas las mujeres de la Sexta Internacional, a todas las mujeres honestas, a todas las mujeres explotadas, a todas las mujeres despreciadas y olvidadas por el sistema capitalista neoliberal a que se sigan organizando, a que sigan resistiendo y que luchen en las medidas de sus posibilidades pero no dejen de luchar.

Es todo lo que queremos decirles compañeras y hermanas. Esperamos que habrá otro momento para celebrar así el día 8 de marzo. Y si no, cada quien en sus pueblos, en sus centros de trabajo, o en cada una de nosotras. Pero lo importante que recordemos siempre a nuestras hermanas y compañeras quienes han dado la vida por luchar para exigir libertad y justicia. Son nuestros héroes y mártires. Voy a dar.

¡Viva el día internacional de la mujer!
¡Vivan las mujeres luchadoras de México y del mundo!
¡Vivan las mujeres y las niñas zapatistas!
¡Vivan las niñas de México y del mundo!
¡Libertad a todos los y las presas de México!
¡Viva Chiapas!
¡Viva México!


Por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, desde el Caracol II, Oventik, Chiapas, México, a 8 de marzo de 2009.

Muchas Gracias.