Documentación histórica

Intervención del Congreso Nacional Indígena (2008)

Las Cuatro Ruedas del Capitalismo: DESPOJO

Congreso Nacional Indígena

27 de diciembre de 2008

Un saludo de corazón a la Otra Internacional, a la Otra Campaña y a los hermanos indígenas participantes este Festival Mundial de la Digna Rabia.

Con el permiso de todos, en esta mesa, sobre las cuatro ruedas del capitalismo, con el tema del despojo, nosotros, el Congreso Nacional Indígena adherentes a la Sexta Declaración y a la Otra Campaña hemos informado y explicado en las comunidades de los pueblos, naciones y tribus, como adherentes a la Sexta Declaración y a la Otra Campaña, los acuerdos que se toman y los avances; hemos servido de puente para que vaya y venga la palabra de los hermanos indígenas y no servirse de la responsabilidad, comisión o cargo para ser mandamás. Se representa el CNI dentro de las comunidades, de los pueblos, naciones y tribus para que los hermanos entiendan el pensamiento de la Sexta Declaración y la Otra Campaña. Representamos a la comunidad de los pueblos, naciones y tribus dentro del CNI y la Otra Campaña para que el CNI y la Otra Campaña entiendan el pensamiento de los hermanos. No suplantamos los pensamientos del CNI y la Otra Campaña ni de los hermanos con los propios sean individuales o de colectivos; somos puentes para que vaya y venga la palabra y esperanza; las comunidades de los pueblos, naciones, tribus nos mandan con el pensamiento; los comisionados o delegados no son los dirigentes del CNI, son sus servidores, son los que obedecen; en nuestras reuniones se propone que se escuche los otros pensamientos que son diferentes al nuestro, que se piense en corazón y cabeza; proponemos los trabajos, las tareas, los acuerdos y es la razón y el sentimiento los que aceptamos y acatamos; no se imponen los pensamientos y los trabajos; se informa de los acuerdos y convencer la necesidad de unir nuestros pensamientos y nuestras luchas para que todos los pensamientos y todas las luchas podamos existir y seguir, para que podamos vivir; no vencer al hermano aprovechando su debilidad o su ignorancia. El CNI como espacio de reflexión, juntamos nuestros pensamientos, donde nos seguimos encontrando para ver los problemas comunes y ver la forma de resolver juntos; trabajamos para conseguir un espacio de encuentro y no destruir las organizaciones, pueblos, naciones y tribus que ya existen y luchan por el bien de los pueblos indios; ayudamos para construir en la Otra Campaña el Plan Nacional de Lucha, porque hemos identificado el enemigo, que es el de arriba. El poderoso no nos acepta en su modo, no nos respeta; nos persigue, nos encarcela y nos mata. Para el poderoso, sólo se puede vivir como cómplices de los crímenes del dinero y la soberbia. Muchas veces el verdugo es de piel blanca, pero otras veces la muerte y la traición ha tenido el color de la tierra y nuestra misma lengua. El camino bueno, también lleva la palabra de hombres y mujeres de piel blanca y lengua diferente. Nosotros no miramos hacia arriba para estar con los de arriba; somos de abajo, somos de izquierda y somos anticapitalistas. Trabajamos para que nuestra palabra y pensamiento sean parte del Plan Nacional de Lucha.

Vamos a compartir con ustedes la palabra de acuerdo a las experiencias de lucha e historias que hemos escuchado en las comunidades de los pueblos, naciones y tribus que vivimos en nuestro país, que es México; algo como el maíz, que nos han contado la historia nuestros mayores, nuestra gente grande; el modo del despojo del trabajo, la preparación de la tierra, de nuestras herramientas en el cultivo del maíz; pero en otros tiempos, nuestras tierras fueron trabajadas y los caminos en los cerros y valles, siempre caminados por nuestros abuelos y abuelas; el cultivo del maíz, actividad que los pueblos, naciones y tribus realizaron con toda su fuerza, ánimo y fe; el maíz representa la vida y el respeto a la tierra. En nuestros pueblos, naciones y tribus, tener en los trojes llenos de maíz, representaba para recibir el año siguiente, seguridad y confianza; el modo de resolver las necesidades de la familia; el maíz tenía su valor por lo que si la familia tenía necesidad de vestir, del vestido, herramientas para el trabajo, fiestas tradicionales, salud, vivienda, deporte, cultura, conocimientos y saberes, ciencia, tecnología y arte el maíz lo resolvía todo. Y por los caminos de todos los parajes, nuestros mayores caminaban siempre; daban mantenimiento y conservación a los caminos, abonaban la parcela, alimentaban el ganado, que al mismo tiempo, era herramienta de trabajo; cuidaban los pastos, plantas, árboles, manantiales, aves, animales, minerales y medio ambiente; hablaban la lengua de la naturaleza; vinieron con ella, por eso el gran respeto y veneración a la tierra; es nuestra Madre Tierra.

Pero el hombre blanco y el mal gobierno de México, silenciosamente, observó que el maíz es  negocio, representa dinero y aplicaron la política del engaño y la mentira; robaron y despojaron el cultivo del maíz. El mal gobierno dijo “habrá tortilla que ayudara al campesino a no perder el tiempo en preparar sus tortillas, solo las comprará”. Y ahora, con la nueva guerra de conquista, quieren los recursos naturales, nuestros territorios y nuestros centros de encuentro de reflexión ceremonial.

El extranjero estadounidenses, junto con el mal gobierno de nuestro país, que es México, nos despoja y nos roba las herramientas de trabajo como el tiro y la yunta, sustituyendo el tractor y maquinas sobrantes construidas por el hombre blanco.

También obligó el mal gobierno capitalista estadounidense al mal gobierno de México, despojarnos de los abonos naturales por los químicos; es el modo que enviciaron, enfermaron a nuestras parcelas y a las mujeres y hombres que trabajamos la tierra En nuestras comunidades de los pueblos, naciones y tribus, viven en su mayoría mujeres, niños, niñas, ancianos y ancianas que trabajan la tierra, cultivan el maíz de acuerdo a la capacidad y fuerza. El mal gobierno despojó el trabajo a los hombres, padres de familia y jóvenes, que pidieron garantías para trabajar la tierra; en respuesta recibieron mentiras, engaños y despojo. Los padres de familia y los jóvenes salieron, emigraron a buscar trabajo en las grandes ciudades de nuestro país y en el extranjero. Han encontrado discriminación, desprecio y muerte; es la historia y la experiencia que nuestros mayores nos han contado; y ahora nosotros vemos a las empresas trasnacionales, las corporaciones, las fundaciones, el Banco Mundial el Fondo Monetario Internacional, en complicidad con el mal gobierno de nuestro país y los partidos políticos, han aplicado política neoliberal del despojo, la guerra de conquista en México y los partidos políticos de todos los colores, PRI, PAN, PRD, Verde Ecologista, PT, Convergencia, PANAL, Alternativa y los que tienen registro, han hecho el trabajo de entregar el país al mejor postor.

Legalizaron lo ilegal con la reforma constitucional; primero, modificaron la Ley Agraria, luego aprobaron el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, aceptación del libre cambio. Su contenido del TLC, para despojarnos es de industrias, energía y petroquímica básica, agricultura fitosanitaria, educación, salud, migrantes, acción de emergencia, acción bilateral, registro de servicios fronterizos, telecomunicaciones, seguridad financiera, propiedad intelectual, industria de la cultura y administración e instituciones.

Los legisladores de todos los partidos políticos han aprobados hasta los últimos días leyes como Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, (Ley Monsanto), Ley de Aguas Nacionales, (legaliza la privatización del agua), Ley de la Propiedad Industrial, (permite patentar los conocimientos indígenas), Ley de Minería, Ley General de la Vida Silvestre, Ley de Productos Orgánicos, Ley Federal de Acceso y Aprovechamiento de los Recursos Genéticos, Ley para Legalizar la Biopiratería, Ley para la Protección y Fomento de las Semillas Mejoradas y Variedades Nativas Mexicanas.

Quieren imponer megaproyectos en todo el país y nosotros decimos que existe alguna alternativa para los de abajo, de izquierda y anticapitalista.

La autonomía en los hechos, que es otra forma de hacer justicia, otro gobierno, otra producción, otra ocupación, otro medio de comunicación, otra salud, otro respeto a las mujeres, otro comercio, otra agricultura, otra política, otra cultura, otro arte, otra justicia y otro país. Solo es posible con el trabajo colectivo de los pueblos indígenas, con los trabajadores del campo y de la ciudad, con gente humilde, sencilla, pobre, de abajo; mujeres, obreros, maestros, estudiantes, jóvenes, punk, darketos, anarcos, libertarios, metaleros, skateros, rockeros, trabajadoras sexuales, otros amores y todas aquellas personas honestas.

Juntemos nuestra lucha para derrocar al enemigo común que es el capitalismo neoliberal globalizador del mercado, el mal gobierno y sus partidos políticos.

¡Viva el Festival Mundial de la Digna Rabia!

¡Nunca Más un México sin Nosotros!

México, distrito federal, a 27 de diciembre de 2008.

Congreso Nacional Indígena