Documentación histórica

Intervención de Brigada Callejera (2008)

Los Otros Caminos: Otra Ciudad

Brigada Callejera


27 de diciembre de 2008

Bueno, nosotros lo que vamos a compartir es los caminos inóspitos del trabajo sexual, la otra ciudad y el otro dolor.

Las siguientes reflexiones que el día de hoy comparto con ustedes en este Primer Festival de la Digna Rabia convocado por el EZLN, nacieron en los márgenes oscuros de la ciudad que todos los días recorro del Norte al Centro y del Centro al Sur, de manera interminable; márgenes que la mayoría de los habitantes del Distrito Federal, no consideran tema “decente” de conversación; habitantes del Distrito Federal que ponen al margen que algunas personas visitan a escondidas, para darles rienda suelta a su imaginación o a una que otra fantasía sexual pagada previamente y llevada a cabo en alguno de los treinta inmuebles donde, poco más de 800 trabajadoras sexuales, se ganan el pan de cada día; márgenes oscuros que el jefe de gobierno, Marcelo Ebrad, quiere desterrar de su Slim Center.

Por razones clasistas ya ha expulsado a 15.000 vendedores ambulantes de 25.000, en el perímetro “A” del Centro Histórico,  con pretensiones pequeño burguesas para prevenir a esta parte de la ciudad en una zona comercial-turística;  como él les dice, mal vivientes, como él les llama, siendo Secretario de Seguridad Pública. Ha desterrado a comerciantes fijos que llevaban años trabajando en los inmuebles de dicha zona y a cuantiosos habitantes del perímetro “A” del Centro Histórico; ha cambiado drenajes, ha modificado banquetas y hasta postes de luz para que el señor Carlos Slim haga mejores negocios con las empresas turísticas e inmobiliarias que utilizan la base de datos del Fideicomiso del Centro Histórico. Desde que llegó a la Jefatura del Gobierno del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, en 1997, cuando por primera vez el gobierno “democrático” de la ciudad, planteó la expulsión de ambulantes, habitantes pobres, trabajadores  sexuales, anexos y conexos, hoy en la mira de ser despojados de sus fuentes del trabajo, inmuebles y dignidad. De haber ganado el PRI, el PAN o cualquier otro partido, habrían hecho lo mismo; todos son una basca. En el año 2003, cuando inicia actividades la compañía del Centro Histórico de la Ciudad de México, de Carlos Slim, este personaje de los bienes y negocios compró 43 edificios con un área de 29.000 m2 y un valor comercial de 481 millones de pesos. Hoy, el proyecto cuenta con cincuenta y seis predios que tienen un valor de 762 millones de pesos. Diecisiete son edificios, [...] y el Virreyes. Esta empresa de Carlos Slim, ganó en cuatro años 281 millones de pesos, mientras este año, sorpresa para los obreros, hubo un aumento de 2,16 pesos, casi el 30% de su inversión inicial. Dicha empresa cotiza en la Bolsa de Valores y tiene como objetivo alentar el diseño constructivo de los edificios para convertirlos en hoteles y posadas de varias estrellas, restaurantes, boutiques, centros comerciales el lujo y apartamentos lujosos.

Como éstos, son los motivos de la limpieza del centro histórico, entre otras zonas de la ciudad; razones económicas, por las que los habitantes, las márgenes oscuras de la Merced y el Centro Histórico, ya no tienen cabida; por ello, se les persigue, criminaliza como a delincuentes y también por la militarización instrumentada por la policía del Distrito Federal; por ello, la tan nombrada expulsión de trabajadoras  sexuales, a quienes se pretende capacitar en oficios “dignos” para que dejen libres las calles de su presencia; para las más jóvenes y guapas, extranjeras y nacionales, están reservados los nuevos antros de lujo que asoman desde lo alto de varios edificios de la zona en cuestión; para las no laborales con el reto de darles oportunidades a cooperativas de prostitutas, como ellos les llaman, que las quieren convertir en costureras; muchas saben coser, pero de eso no se vive.

La expulsión de las trabajadoras sexuales del Slim Center, titulada por Ebrard y concebida por López Obrador, la misma mierda, es una crónica anunciada desde que el anterior jefe del gobierno nombró Secretario de Seguridad Pública al ex-carnal que es Marcelo. Durante el gobierno capitalino de López Obrador, Marcelo solicitó ayuda interesada al ex-alcalde de Nueva York, Rodolfo Guilliani, para implementar la cero tolerancia que hemos estado viviendo día a día; a cambio de esto, le pagó 4,3 millones de pesos..., de dólares; cero tolerancia a quienes viven y trabajan, sueñan y mueren en las márgenes oscuras de la ciudad; ellas, ellos, son niños de la calle que deambulan de un extremo a otro de la ciudad, algunas veces, vendiendo chicles y otras másticando su duro destino sin que al final a nadie parezca importarles que han hecho de la calle su hogar; limpiaparabrisas, que tratan de  sobrevivir sin empleo formal, teporochos que no tienen adónde caerle más que en la propia calle; mujeres mazahuas que desde hace muchos años han visto en la calle una fuente modesta de ingresos y riesgos hacia su identidad; vendedores ambulantes, que a falta de oportunidades, retomaron las calles para vender todo tipo de mercancía; jóvenes que encontraron identidad en la geografía urbana de esta ciudad y también, alcohol, drogas, sexo y una que otra rola para bailar; artistas callejeros que desde los cruceros, en cada luz  roja, comparten sus habilidades y esperan unas cuantas monedas para continuar su camino; trabajadoras y trabajadores sexuales, que, prácticamente desde la fundación de la ciudad, han hecho de la calle de la Merced su casa, su centro de trabajo, su espacio vital; también un rincón para morir a bala, cuchillo, estrangulamiento, sida y el olvido. Esto pasa cada día; el año pasado tuvimos cerca de veinte compañeras muertas en un año y nadie dio respuesta a esto.

Cero tolerancia que se traduce en la Ley de Cultura Cívica, de su reglamento que pese a violar convenciones internacionales como la Convención contra Todas las Formas de Discriminación de la Mujer, por instalar un registro de presuntos infractores, donde iban a estar fichadas las mujeres dedicadas al trabajo sexual, fue evaluada por las feministas del Instituto de la Mujer del Distrito Federal, por la señora Luz Rosales. Encabezada.

Como el marco jurídico les quedó pequeño para sus pretensiones de profilaxis social en el Centro Histórico y otras zonas de la ciudad como Calzada de Tlalpan, donde se encuentran poco más de 50 puntos de encuentro de trabajadoras y trabajadores sexuales, buscan someter..., ya lo hemos visto, pues el mayor padrote es el gobierno, ¿no? Y como se acercan las elecciones delegacionales y de diputados locales, los partidos políticos electorales harán su trabajo para demostrar que las cúpulas del movimiento amplio de trabajadoras y trabajadores sexuales, está cooptado, invitando a una que otra excentricidad, a postularse a una candidatura para reivindicar el talón, cuando en realidad sólo velarán por los intereses de [   ] y madrotas. A dichas prestaciones, se opone Brigada Callejera, sus servilletas, la Cooperativa de Trabajadores Sexuales en Búsqueda de la Libertad, las Cooperativas de Trabajadores Sexuales por Mejores Condiciones de Trabajo y Salud,  Mujeres Libres, así como todas las personas y grupos que formamos parte de la Red Mexicana de Trabajo Sexual. Brigada Callejera se opuso a los operativos de agosto en Tlalpan, que buscaban erradicar el trabajo sexual de dicha Avenida, y a los operativos de la delegación Venustiano Carranza en la Merced; el operativo de Tlalpan, en la calle de Soria, el 3 de mayo, donde llegaron cerca de 100 elementos policiales, ahora sí que  con armas y con la Comisión de Derechos Humanos para avalar sus violaciones.

Sin embargo, el despojo de las fuentes de trabajo sexual en la vía pública, la represión policiaca de que son objeto las trabajadoras sexuales y trabajadores que se niegan a dejar las calles para abrirle paso a la inversión de capital, se esconde tras un discurso trillado de combate a la explotación sexual  infantil, a la prostitución infantil, como ellos le llaman; para que entiendan, a sabiendas de que una de las premisas del capitalismo, señalada atinadamente por el doctor Raúl Páramo, es obtener la máxima ganancia con el menor esfuerzo y siento decirles a los defensores de la economía mercantil que la prostitución infantil, la explotación económica de las mujeres, que algunas veces viven en condiciones de esclavitud, son una excelente oportunidad de negocios mientras no destruyamos el capitalismo.

Hoy más que nunca, la palabra amenazante de los dueños de la ciudad  se extiende sobre las calles de la Merced, Izazala, Tlalpan y otros rincones oscuros, donde el gran capital pretende recuperar las calles para más y mejores inversiones, más Oxxos, más Walt Mart, menos mercados públicos ni tianguis ni tienditas; menos gente en la calle que con su sola presencia les reste valor a los inmuebles, negocios que se están apoderando del primer cuadro de la ciudad y otras oportunidades de negocio en colonias populares. No podría ser de otra manera: el hermano del jefe de gobierno, Alberto Ebrad Casaubón, es vicepresidente de la Bodega Solador y destino manifiesto que opongo rotundamente; también me opongo a quedarme con los brazos cruzados esperando que la zona de la Merced y Tlalpan  sea limitada a trabajadoras y trabajadores sexuales. Vamos a seguir luchando contra la reubicación de las compañeras de la Merced, de Tlalpan; están dispuestas  a luchar, que no  hagan del juego al PRD y otros partidos políticos electorales, como antes las elegidas de Enrique Jackson lo hicieron en el  momento con el PRI.

Vamos a luchar con todos los medios que tengamos a mano y con la solidaridad de compañeras y compañeros de la Otra Campaña que no tengan aspiraciones de formar parte de la clase política; vamos a luchar, codo a codo, con las compañeras y compañeros que no tengan ligas de francotiradores, de los toscos travestís como algunos les llaman, Brigada Callejera, francotiradores con una que otra anécdota de este ratero como el Ahumada.

Vamos a luchar con decisión, siempre y cuando no se trate apologistas de la lucha contra el terrorismo, o la Agenda Internacional del SIDA. Vamos a seguir resistiendo contra la exclusión de las calles siempre y cuando no se presente la sombra de alguna que otra feminista oportunista o abolucionista, que pretenden salvar a las trabajadoras sexuales de la garras de la prostitución en las cuales, esas feminista de la clase media, cayeron hace mucho tiempo. Vamos a seguir luchando como de [ ], de lates, de semen, de fluidos vaginales, pero sobre todo de márgenes oscuros que se niegan a dejar de ser. Vamos seguir promoviendo la salud sexual y  reproductiva de las trabajadoras y trabajadores sexuales, de las compañeras de la Otra Campaña que lo deseen; vamos a seguir aportando nuestro granito de arena a la salud de las mujeres indígenas y migrantes; vamos a seguir entendiendo la lucha contra el SIDA como una práctica de la libertad y una expresión de la lucha de clases. 

¡Viva el Ejército Zapatista de Liberación Nacional que hoy nos convoca!

¡Viva el alzamiento armado indígena zapatista de 1994!

¡Viva la Otra Campaña que teje la rebelión nacional desde las entrañas de su pueblo!

¡Y vivan las trabajadoras y trabajadores sexuales!

¡Viva la clase obrera mundial!

¡Ni PRI, ni PAN, ni PRD, la Otra Campaña contra el poder!

¡Que siga la Fiesta de la Digna Rabia!. ¡Nos vemos en Oventik!

Pues con esto esperamos el que les haya quedado muy claro lo que está pasando en el Distrito Federal y que creo que la unión hace la fuerza y con este Primer Encuentro pues le damos otro putazo a esa bola de culeros, ¿no?