La Sexta

Plática con adherentes de Quintana Roo. (2006)

15 de enero de 2006

Les vamos a decir lo que nosotros vemos como zapatistas.

Desde la reforma de Salinas y luego le siguieron varios, se trata de acabar con el ejido y la propiedad comunal; entonces, como antes en la Constitución estaba protegido el ejido y la propiedad comunal era como el patrimonio de los campesinos, no sólo para vivir sino para sus familias, para que se le siguiera, no se podía comprar ni vender. Entonces, con la reforma salinista, lo que hace es que todos los campesinos, aunque sean muy pobres, se convierten en pequeños propietarios, y pueden comprar y vender; entonces se hace toda la ofensiva económica que empobrece al campesino, hasta que ya no le queda nada, mas que su tierra, y la tiene que vender. Cuando vende su tierra ya se queda sin nada, deja de ser campesino, ya no tiene nada, entonces se tiene que emplear. ¿Si?

Ahora, los grandes capitalistas quieren la tierra no para producir alimentos, la quieren por los recursos naturales, para hacer centros turísticos, para robarse el agua o la madera o lo que sea; entonces, lo que está haciendo el PROCEDE, pero desde la reforma salinista, que ahora se llama PROCEDE y quien sabe como se va a llamar en la siguiente, es convertir al campesino en pequeño propietario y darle el derecho de comprar o vender; no va a poder comprar por que no tiene dinero, entonces sólo le queda vender. Si se sigue empobreciendo va a quedar sin tierra, pero lo que pasa en las comunidades, sobre todo en las comunidades indígenas es que se destruye, por que nosotros como indígenas no vemos la tierra no nada más como que produce, sino tiene una relación cultural; es donde están nuestro muertos, nuestra historia, así nos relacionamos con la naturaleza, tiene otra importancia que a un campesino normal, el campesino normal pues es tu fertilizante y todo eso; pero como indígenas que somos llevamos una relación de afecto con la tierra, histórica, así es nuestra tradición y así la heredamos; entonces en el momento en que se plantea que podemos vender, y por que es la necesidad, por que ya no hay otra forma, es como si estuviéramos vendiendo a un familiar.

En torno a la tierra se da la vida de comunidad, de una comunidad indígena, como se sabe pues, los indígenas no estamos hallados que cada quien por su lado, todo es en común, en colectivo, se discuten los acuerdos y todo eso, entonces a la hora que cada quien tiene una cosa y otro no, se empieza a romper y se empiezan a romper las tradiciones, se rompe lo que se llama el tejido social, o sea las relaciones entre el pueblo, entre las familias, todo eso, es como si fuera una guerra.

Entonces lo que pasa es que nosotros lo que hacemos es que no aceptamos el PROCEDE, nosotros reivindicamos la lucha de Zapata, que la tierra es de quien la trabaja y hay que defender la propiedad ejidal y la propiedad comunal; no sólo, no sólo eso: hay que recuperar las tierras que fueron arrebatadas por los finqueros en los gobiernos del PRI y ahora del PAN, y ahora con el aval del gobierno con el PROCEDE; entonces nosotros decimos: aquí no se reconocen esas tierras como propiedad de alguien por que históricamente son propiedad de quien las trabaja, en el caso nuestro, de las comunidades indígenas que son las que las trabajan.

Hasta antes de 1994, había como una división del trabajo allá en Chiapas; en todas las partes planas, con agua, con buena tierra, eran de los finqueros, y las comunidades indígenas estaban aventadas en los cerros, entonces las comunidades indígenas tenían que sembrar en puro pedregal, tú sabes que no se da ahí, el maíz no se da, allá olvídate que vas a meter tractor, nosotros usamos la coa, vas haciendo así, y ya si sale derecho, sale derecho y si sale chueco pues sale chueco, pero donde hay piedra lo brincas. Entonces están las laderas de piedra, donde vivíamos nosotros, y las grandes extensiones de tierra plana, donde se puede trabajar y donde hay agua, donde hay carreteras y todo eso, no estaban dedicadas al cultivo, sino al ganado, al ganado extensivo, entonces destruyeron mucha selva, ellos, para hacer potreros y lo que hacían es que empobrecían a los indígenas de la montaña para que se convirtieran en peones de sus haciendas, de las fincas, pero no producían nada, el ganado era nada más el que salían a exportar para la capital, para Tuxtla, para las grandes carnicerías, los restaurantes y todo eso. Entonces un niño indígena crecía cuidando el ganado de alguien ajeno y nunca probaba la carne, a pesar de que vivía enfrente de ella. Las fincas estaban cercadas, como en la época de Porfirio Díaz, estaba la casa de donde vivía el patrón y los capataces o los vaqueros que son los que ordenaban. Cuando se da el alzamiento del 94, salimos a la ciudad y al paso, los compañeros y compañeras van tomando las fincas, nosotros decimos las vamos recuperando por que originalmente eran nuestras, sí, ellos son los que llegan a invadir y cuando se toman las fincas, entonces, las comunidades que vivían en la montaña pobremente, que no podían sembrar, bajan a los valles, a las vegas, donde está plano y empiezan a producir en colectivo, no reparten propiedad privada, o sea no reparten la tierra de que tú tanto te toca, sino que se organizan en colectivo la comunidad entera, y la comunidad entera empieza a trabajar la tierra; inmediatamente mejora la alimentación, por que la siembra de maíz y frijol en tierra plana, con buena atención, sin meterle fertilizante y eso, empieza a producir mucho, entonces, mejora la alimentación de las comunidades y empiezan a producir más de lo que se consume, pero no se va al mercado, o sea no se va para ganar más dinero, se va para otras comunidades que no tienen, ¿si?, hay como esa relación de apoyo, no hay nada firmado, pero como somos una organización pues ya está ese entendido que el que necesita pues tiene, ¿verdad?.

Ahora cuando pasó la desgracia esa del huracán Stán, que arrasó la costa de Chiapas así como aquí el Wilma, pues el gobierno se hizo pato, no mandó ayuda ni nada; pero aparte, aunque hubiera mandado ayuda, las comunidades zapatistas no reciben ayuda del gobierno, es la forma de luchar para que el gobierno no diga que ya se arregló el problema, por que ese te da algo y dice “ya está solucionado el problema” como está haciendo ahorita con los compas de Nicolás Bravo… Nicolás Bravo se llama ¿no?

-Si (mhm)

-Y se llega la despensa, se toma la foto y dice “ya está solucionado el problema indígena en Quintana Roo”, no se necesita otra campaña, ni Marcos, ni el ezetaelene, ni nada, por que el indígena que está recibiendo ya se está tomando la foto, y anda vete, a ver cuando otra vez les van a dar, pero ya se dijo. Nosotros decimos, no podemos aceptar nada del gobierno porque significaría decir que ya se acabó nuestra lucha; entonces no, no aceptamos. Entonces ¿que pasó?, todas estas gentes se quedaron sin nada, ahora que acabamos de pasar por ahí, se llevó la arena todo, no hay casas, no hay nada, ni camino ni nada, entonces las comunidades zapatistas de la selva, con la producción de maíz, le mandaron maíz a estos compas, y las Juntas de Buen Gobierno, y también llegó mucha ayuda de la sociedad civil, principalmente de los compañeros de la Otra Campaña, sí, organizaciones políticas, sociales hicieron acopio y mandaron trailers, entonces resulta que ahorita, las únicas comunidades que están resolviendo el problema después del huracán, son las que no reciben ayuda del gobierno, por que las que reciben ayuda del gobierno, no les dan, se están robando todo para las elecciones.

Entonces nosotros decimos, esta relación fundamental con la tierra, de trabajo colectivo no individual, es la que permitió a los pueblos indios sobrevivir quinientos años desde el descubrimiento hasta ahora y es la que ahorita les está permitiendo avanzar; y ahorita las comunidades indígenas zapatistas tienen mejores condiciones de salud, de educación y de vivienda que las otras que reciben PROCEDES, reciben PROGRESA, reciben OPORTUNIDADES, todo el dinero que da el gobierno lo reciben, pero no mejora su condición de vida, porque mira, te voy a decir lo que hacen: tienes que ir a la cabecera municipal por el dinero, entonces entra un autobús a la selva, se suben los campesinos, van a la cabecera, reciben en dinero y ahí mismo se va en trago y en prostitución, entonces ya cuando llegan, llegan bolos, borrachos, así les decimos, bolos, sin el dinero, sí; entonces lo que hacen, dicen “no pues el problema se que van los hombres, que vayan las mujeres”; entonces está el programa este para mujeres, van las mujeres, cuando regresan sus maridos o sus hijos o lo que sea les quitan el dinero; les dan lámina, cemento, celdas; lo venden, no mejora su vida, tienen mucha necesidad, se lo venden a otros más barato, entonces eso es lo que está pasando, a la hora que están aceptando el PROCEDE, inmediatamente están vendiendo su tierra, inmediatamente, entonces partes de la selva Lacandona donde hay comunidades, se están convirtiendo en propiedad privada, y esos que están entrando en propiedad privada, no están haciendo cultivos, o sea, no se va a producir alimentos ahí, ahorita están dejando que ahí esté, o sea, no lo trabajan ni hacen nada, nada más lo cercan y van a esperar a que pase el tiempo y van a hacer centros hoteleros y entonces esa tierra va a valer mucho para poner un McDonalds, para poner un Wall Mart o lo que sea, es como que metieron el dinero y lo están esperando a que se va hacer mas grande; pero esas comunidades están destruidas, o sea, las relaciones familiares están hechas pedazos, la gente anda como que le robaron el alma, perdida, ¿si?. Toda la estructura familiar, como qué…allá nuestro modo es que a la persona de edad, a los ancianos como decimos nosotros, lo respetan mucho por que es como el que tiene la sabiduría; ahora ya no, los jóvenes ya andan en otras cosas se van para otros lados, las mujeres o se van a la prostitución con los soldados o se van para la ciudad, a saber qué, ya no se sabe de ellas; jóvenes, hombres y mujeres; yalgunos se tienen que ir al otro lado a trabajar a Estados Unidos. Entonces las comunidades se están rompiendo, se están deshaciendo, como desmoronando, como si fueran de arena y que llegó un agua y ya no va quedando nada, por que el sustento, o sea, la base, lo que los hacía fuerte, que era la tierra comunal, la tierra ejidal, ya no es. Y eso ya lleva doce años haciéndose, habían dicho que con la reforma al artículo 27,la producción de la tierra iba a mejorar y el campesino iba a salir de la miseria; ya pasaron doce años y no, no ha sido así, bueno, más de doce años por que la reforma tiene más, no ha sido así, el campesino es mas pobre, deja de ser campesino, pierde la tierra, ni siquiera encuentra trabajo en la ciudad, la familia se rompe y aumenta la migración que va a Estados Unidos a buscar trabajo, si llega vivo, por que luego mueren en el camino o los matan los gringos.

Entonces la decisión que tomaron los compañeros es que no, que no se acepta eso, y lo que se está promoviendo, cuando hay nuevas tierras, es la propiedad colectiva y según la necesidad, o sea, cada quien según su necesidad; entonces por ejemplo, compañeros que son desplazados por paramilitares de otro lado, a esos se les da preferencia, tienen más necesidad, no tienen tierra; esto que pasó en la costa, del huracán Stán, entonces a esos se les da más por que tienen más necesidad, si, ese es el principio que seguimos. Lo que nosotros les decimos también a otros hermanos de otras organizaciones es que rechacen el PROCEDE, por que sólo van a darles un dinerito mientras y se va a quedar sin nada, sin nada, absolutamente nada; entonces nosotros los que les decimos claro es que no, que es como que van a vender a su mamá, así de plano, o a alguien muy querido, y que ya cuando lo perdiste vas a decir “porqué lo hice”, pero ya no tiene remedio por que tú aceptaste en un papel que lo ibas a hacer, entonces viene todo el aparato gubernamental; y es lo que nosotros decimos, la resistencia, resistir es no lo voy hacer, no lo voy a hacer, y te están presionando, pero no lo voy a hacer y no lo voy a hacer; dicen muchos hermanos: “sí, pero que hago por que está bien pobre pues, no tengo crédito, el precio del producto no da, se cae pues, entonces paso trabajo y trabajo y trabajo y al final la producción que saco no me sirve para nada por que no hay producto en el mercado, no hay precio pues; ahí nosotros decimos que hay que organizarse, también para exigir precios justos y todo eso. La única forma de sobrevivir, de resistir es en colectivo; en individual nos destruyen. Y ahora lo que estamos haciendo nosotros también, aunque el EZLN como zapatistas que somos, somos un gran colectivo, aun así nos pueden destruir si no nos unimos con otros.

Yo lo que les recomendaría es que hicieran cuentas, decir bueno vamos a ver que nos platiquen unos que si aceptaron PROCEDE y qué pasó, o que aceptaron la privatización y vendieron, y vas a ver que no queda nada, no queda nada. O sea pueblos, poblaciones, pueblos indios que tienen siglos que se van heredando, por decirte la lengua, la lengua maya, según todas las partes que tiene, ya no, ya no, se pierde, ya es pura castilla, y ni siquiera los van a tratar diferente, por que como los ven morenos, chaparritos y todo eso, por más que hablen castilla siguen siendo indios a la hora del desprecio, pero a la hora de comprar y vender, a la hora del capitalismo, son pequeños propietarios, como si fueras un pequeño capitalista, como si fuera lo mismo tú que tienes veinte hectáreas y que las vas a vender, al gran finquero, el cabrón, que tiene un chingo de eso. Y en otras partes de la selva esas tierras que están comprando las están dedicando a la siembra de narcotráfico, de narco, de drogas pues, entonces hacen su pista y ahí sí, ahí mismo está la parcela de la marihuana o de lo que vayan a hacer y ahí está; si hay problema a los que meten a la cárcel son a los indígenas que están trabajando ahí, al dueño no, porque ese nunca está ahí. Entonces si los compas como que están aquí o como que ustedes trabajan, dicen bueno, vamos a ver que pasa con los que ya lo hicieron, no se solucionó, no se solucionó, por que te están diciendo el engaño “no, es que ya con este papel vas a demostrar que la tierra es tuya, para que no te la van a invadir, mentira, es para que la puedas vender, entonces ya te empobrecen, te empobrecen y alguien llega y te dice “te doy tanto por tu tierra” y la pierdes, y no por que te la invadieron, te la despojaron, o sea, te la robaron, aunque te dieron unos centavos para que quedaras contento; o sea, es como si hubiera un robo legal, que tiene la protección de la ley. Si los compañeros y compañeras hacen esa comparación van a ver que se pierde más, pero te van a decir “pero que hacemos, por que como quiera está la necesidad y ni modo que vamos a morir de hambre o ahí se va a quedar todo eso”, ahí es donde nosotros decimos, tenemos que organizarnos con otros compas y buscar el apoyo, hacer grandes movilizaciones para conquistar esas necesidades que tenemos. Cómo decirte, se sufre pero de otra forma, por que hay esperanza, es como que los compas dicen, bueno nosotros estamos sufriendo, porque estamos sufriendo, porque estamos batallando también pero sabemos que tiene un buen camino, del otro lado es un sufrimiento estéril, o sea, no más ha ver como pasa un día y como llega otro día y como llega otro día...; pero como aquí está organizado, como que lleva rumbo, y ya tu dices, bueno finalmente esto que estoy batallando ahorita, que estoy sufriendo, a alguien le va a tocar trabajar, nuestro, de nuestra sangre, maya, indígena y todo eso, le va a tocar trabajar esta tierra con libertad, con dignidad, que no sea una vergüenza pues ser indígena, ni sea una vergüenza ser campesino, ni sea una vergüenza estar en un lugar, vestirse de una forma, hablar de una forma, todo eso, porque todo va junto, si, eso es lo que hace la diferencia, y aparte pues, que podemos hacer acuerdos de organización con otras organizaciones que están en otros lados, que es otro modo decimos nosotros; será diferente el modo de los campesinos del norte, sí, por que la tierra sí es diferente de por sí, pero también están batallando con el precio del producto, con la carestía, con la destrucción de la naturaleza, con todas las transas que hace el gobierno de que, ahora, que tienes que pagar para que te legalicen como estaban contando ayer, se gastó toda la lana en llevar el proyecto y resulta que no, y era para pedir el proyecto, viera que hubieran ahorrado ese dinero y sacan un proyecto por otro lado con otras organizaciones no gubernamentales o lo que sea. Hasta que hay un problema entonces sí, ahí va tu cobijita, ahí va tu sopa de pasta, un poco de leche, luego a lo mejor ya se van, y resulta que está echado a perder, ya le entró el ratón, por que eso nos contaron los compañeros en la costa, que les mandaron despensa de ayuda, tomaron la foto, se fueron, y lo abren y está todo echado a perder, la minsa y todo eso, con el ratón que se lo comió, lleno de estiércol de ratón, con cucarachas, todo abierto, y a quien le reclaman,  ya se fue la prensa pues, y ya el gobierno ya sacó el anuncio en la televisión “que cumplimos para ayudar a la gente” dice.

Entonces, este, lo que nosotros decimos pues es no casa así; que lo pesen, como en las romanas, las balanzas romanas; bueno vamos a pesar de este lado lo que pasa a los que le entran al PROCEDE y vamos a pesar de este lado lo que pasa que resisten, y vas a ver que pesa mas el que resiste, por que ya se está haciendo este movimiento de apoyo y aquí hay compas que hacen trabajo en otros lados, que oyen y van y le cuentan a otros y entonces ya tu problema, bueno el tuyo y el de todos los compañeros, se empieza a oír en otros lados; el otro día pues, ahí en la costa, habló un compa y dice “no pues es que en el norte también están con el problema de la luz” sí; allá está, dice el gobierno “voy a electrificar las comunidades indígenas”; detrás del cable de luz viene la cuenta y es bien caro, y ahí tienes un bombillo y tu grabadorcita para oír música, no se cual te guste, pero ranchera, la que te guste, cumbia, lo que sea, y te llega una cuenta como si tuvieras aire acondicionado, ni siquiera sabes que es eso, échale por ejemplo aquí que hay calor, o abanicos o lo que sea, nada que vas a reclamar, nada; entonces te cortan; qué hacen los compas, se vuelven a conectar, le vuelven a cortar y se vuelven a conectar; llegan los de la Comisión Federal de Electricidad y el cable lo cortan en pedacitos para que no lo puedan pegar; entonces los compas en colectivo, lo que se iba a gastar en la luz compran cable, entonces ya tienen su cable, de ellos, no es de la Comisión Federal de Electricidad; entonces llega la comisión, “si córtale”, ya lo cortan y se van, y ya ellos mismos ya, ya son obreros de la electricidad, ya saben poner la luz mejor que los otros y lo resuelven en colectivo; pero no se sabía, o sea cada quien está suelto; con la Otra Campaña pues, con todas las organizaciones que estamos, se está haciendo este movimiento; entonces, este compa que habla en Huixtla, que aquí está, está allá atrás, dice, tras que en el norte también tienen ese problema, pues no sabíamos, y a lo mejor el compa del norte tampoco sabía que hay en Chiapas, y a lo mejor va a salir en Quintana Roo, en Yucatán, en Campeche y Tabasco, y entonces a lo mejor ya si se hace algo, pues vamos a hacerlo grande, nacional, y no es lo mismo que pelees tú o nosotros, en un ejido en una tierra comunal, a que todos se pongan de acuerdo y demanden algo, ahí sí, a ver si van a alcanzar las cobijas y las despensas para que no se mueva la gente; comprarán a uno, a dos, a tres, tal vez a cien, pero si son miles, a donde van a hacer. Este, no va a ser luego, nosotros decimos, va a tardar, no va a ser así que ya mañana se va a levantar todo Quintana Roo, o toda la península, o toda la tierra maya de la que somos parte también nosotros, pero ya lleva rumbo, lleva camino el sufrimiento de ustedes y el de nosotros, el de otros compañeros, y se empieza a organizar, y apunta a que sí hay una solución, de deveras, no nomás así un parche por que es electoral… doble contra sencillo que si no fuera ahora periodo electoral ni despensas les dan ahora a los compas de Nicolás Bravo, nada, no ahí vayan si quieren…pero ahorita porque les preocupa a ellos.

Entonces es el problema que nosotros vemos en el campo y ahí es donde se junta pues, el campesino indígena con el que no es indígena, si, con esto que la tierra no es de quien la trabaja, y por eso se alzó Zapata, y por eso quedó en la constitución el artículo 27, y por eso se protegía la propiedad comunal y la propiedad ejidal, ya no. ¿Qué es lo que pasó? Decimos nosotros, hubo una contrarrevolución, que se echó todo pa'trás, desde Salinas, luego Zedillo, ahora Fox y el que siga va por lo mismo, va por lo mismo, si.

Entonces todas las tierras que antes servían para producir alimento, ahora va a haber un campo de golf, este, un bar, o sea para echar trago, pero ni siquiera vas a poder entrar tú, o sea dice uno bueno me voy a echar una cerveza, no, es para gente que tenga el dinero; y tal vez con suerte tus hijos van a estar de mozos; tal vez, a lo mejor ni siquiera eso, a lo mejor a los mozos los van a traer de otro lado por que tienen que hablar inglés o francés, según convenga. Y tus hijos, tus nietos, pues a ver si logran pasar al otro lado, a lo mejor los vuelves a ver, a lo mejor ya no los vuelves a ver, a lo mejor llega algo de paga y aquí cuando llegue la paga tampoco va ha alcanzar.

Entonces ese es el destino que nos marca esto; y acá todavía no sabemos que va a pasar, pero sabemos que si nos unimos con todos los compañeros que hay en otros lados, por que eso es lo que estamos haciendo, va a salir algo, mejor que lo que está ahorita va a salir seguro, por muy mal que esté va a salir mejor, por eso nosotros decimos, cada grupo en la Otra Campaña tiene que defender su lugar, y nosotros decimos, como pueblos indios tenemos que defender por que no queremos perder nuestro modo, de como vemos la tierra, como vemos nuestra lengua, nuestra cultura, todo eso, no queremos dejar de ser indígenas, lo que queremos es vivir con dignidad y no que nada más el indígena es a ver a quien le vamos a dar limosna, pues a un indio, como si fuera así, un perro pues; eso es lo que ya no queremos.

Pues así lo vemos.

Tal vez me tardé mucho...


Fuente: http://enlacezapatista.ezln.org.mx/