Comunicados

Plaza Central de Palenque, Chiapas. (2006)

3 de enero de 2006

Buenas tardes, compañeros y compañeras de la Otra Campaña en Palenque y en el norte de Chiapas, y buenas tardes al pueblo trabajador de Palenque y de otros lados que han llegado aquí para recibirnos y escuchar nuestra palabra.

Escogimos venir aquí a Palenque, en este lugar que es el símbolo de la cultura maya, de su esplendor y de su avance, pero que nosotros vemos que los grandes ricos capitalistas sólo lo usan para venir a visitar, conocer, como si fuera ya una cultura muerta; como si nosotros, indígenas mayas, algunos zapatistas y otros que no son zapatistas, ya no existiéramos o ya hubiéramos muerto con el triunfo del neoliberalismo en el mundo. Tal vez con sorpresa se han dado cuenta que vinieron a ver ruinas y encontraron gente que vive, que camina, que habla y, sobre todo, que grita y está gritando el ¡Ya Basta! que ahora trata de unirse con otras fuerzas de trabajadores del campo y de la ciudad para volver a transformar este sistema en algo más justo, más libre y más democrático. Durante todos estos días que vienen vamos a escuchar un montón de promesas, mentiras, tratando de alimentar nuestra esperanza de que las cosas ahora sí van a mejorar si cambia un gobierno por otro.

Una y otra vez, cada año, cada tres años, cada seis años, nos venden esta mentira y una vez más, cada tres años, cada seis años, nos la vuelven a repetir. Nosotros pensamos, los compañeros y las compañeras de la Otra Campaña, de la que somos parte los del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que nada nos van a dar, nada que no conquistemos con nuestro propio esfuerzo, con nuestro esfuerzo organizado para transformar las cosas. Los gobiernos que tenemos, aparte de mentirnos, de robarnos, de despojarnos de lo poco que tenemos, nos dan los precios muy caros en las cosas que compramos, y las cosas que producimos como campesinos o como obreros nos los pagan con una miseria. Nosotros pensamos que todo eso tiene que cambiar. Y no va a cambiar desde allá arriba, donde la derecha está repartiendo sus mentiras para un lado y para otro al mismo tiempo que se está embolsando millones y millones de pesos. Pensamos que sólo eso va a poder cambiar desde abajo y a la izquierda. Por eso los estamos invitando a todos y a todas los que sean, se consideren a sí mismos gente humilde y sencilla que quiere cambiar las cosas, que quiere vivir para él o para ella, para sus hijos, para sus nietos un mundo donde pueda vivir sin miedo, sin miedo a ser humillado o despreciado por el color de la piel, por el modo de caminar, por el modo de hablar, por la cultura o por el lugar que tiene en esta sociedad. Un mundo donde podamos ser respetados por el trabajo que hacemos, por el valor que tenemos como seres humanos y no por la cuenta bancaria que tengamos en algún lado, o el tipo de vehículo que tengamos, o la ropa que vistamos. Un mundo donde los trabajadores ocupen el lugar que se merecen porque ellos, los trabajadores, son los que hacen andar el mundo, lo hacen florecer. Son los ricos y poderosos los que lo destruyen y los que lo detienen hasta casi acabarlo por completo.

El día de hoy vamos a estar aquí en Palenque y hemos aceptado la invitación de una organización de trabajadores, la Central Unitaria de Trabajadores de Chiapas. Aquí, delante de todos, quiero saludar a estos hermanos y hermanas que ahora son nuestros compañeros y compañeras. Y queremos dar este símbolo: hemos invitado a compañeros bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional en la zona norte. Unos cuantos vinieron, sólo para que se dé cuenta el gobierno y los ganaderos que estaban emboscados allá a la salida esperándonos con armas de fuego, una pequeña muestra de lo que es la fuerza zapatista en el norte de Chiapas. Es un mensaje que les damos para que lo tomen en cuenta por si quieren hacer algo, tienen que pagar las consecuencias de lo que vaya a pasar. Ahora, queremos dar el símbolo de la unidad de un movimiento indígena digno, como es el del Ejército Zapatista de Liberación Nacional con un movimiento de trabajadores también digno, como es el de la Central Unitaria de Trabajadores. El día de hoy estamos dando ese mensaje: uno de los caminos que va a andar la Otra Campaña es la unidad de indígenas, de obreros, de campesinos, de maestros, de estudiantes, de empleados, de todos los que están trabajando y haciendo producir en este país y no de aquéllos que están allá arriba y se están enriqueciendo con mentiras y a costa de nuestra sangre.

Queremos dar este mensaje hoy, de unidad entre indígenas y trabajadores, con esta unidad de acción entre el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y la Central Unitaria de Trabajadores de Chiapas. Gracias hermanos de la CUT que nos están recibiendo. Gracias pueblo de Palenque que nos está recibiendo. Esperamos avanzar más en este trabajo y estarles informando a todos.

Gracias, Palenque. Gracias, compañeros y compañeras.


Fuente: http://enlacezapatista.ezln.org.mx/