Documentación histórica

Intervención de los Trabajadores de la Industria Automotriz de Puebla-VW. DF. (2008)

Las Cuatro Ruedas del Capitalismo: Explotación

Trabajadores de la Industria Automotriz de Puebla-VW

26 de diciembre de 2008

 

Muy buenos días compañeros.

 

Pertenezco a un pequeño grupo de trabajadores de la industria automotriz de Puebla, la conocida alemana como VW, donde desde de hace unos años, intentamos reunirnos para comenzar a hacer una corriente crítica y activar el movimiento de defensa que, prácticamente, murió en los años 80 por despido, por hambre, por falta de participación de los compañeros. Entonces, el día de hoy, pues un pequeño grupo de nosotros, venimos aquí a platicarles un poco, desde nuestro punto de vista, de lo que está sucediendo ahora que aparte, como la compañera maquilladora que me antecedió, ahora también las grandes empresas para poder legitimar lo que andan haciendo a otros trabajadores, lo comienzan a hacer en las grandes empresas, tal y como les sucedió a los compañeros de Euskadi, que tuvieron el valor de defenderse. Muchos en la industria automotriz estamos sufriendo, y no nada más los trabajadores, entre comillas "sinidcalizados”, sino los proveedores, los... todos los que nos atraen un servicio para la producción de un automóvil, sufren, a veces mucho peor que muchos de los que estamos en las mismas líneas de producción, pero no por eso llevan un desgaste igual; a unos por presión, a otros por hambre, otros por amenaza, o una mujer por presiones..., infinidad.., entonces queremos comunicarles este pequeño punto de vista de lo que ahora, pues parece ser que están yéndose los sindicatos.

La división que existe en el sindicalismo y el control de las dirigencias sobre sus representados, son pruebas contundentes de que el sindicalismo no tendrá en el corto plazo, la posibilidad de impulsar un cambio social. Los trabajadores honestos de los más diversos sectores, tendrán que aprender a organizarse fuera de sus sindicatos. Solamente de esta manera, podría surgir la unidad en la clase trabajadora; las dirigencias longevas, no tienen vision ni necesidad de cambios; los aspirantes a las dirigencias, tampoco pretenden hacer algo extraordinario; cuando un aspirante a la representación, promete democratizar el sindicato, o es un farsante o es un ingenuo: menosprecia el control gubernamental sobre las instituciones laborales; el acceso a la democracia sindical está bloqueado; nuestro tiempo es el de la mutilación de los derechos a través de reformas legislativas; ningún trámite legal es vía para restituir el derecho mutilado; la violencia que el sistema capitalista neoliberal ejerce contra la clase trabajadora no admite regateo legal; la única posibilidad esperanzadora es la vía política, la participación decidida en todos y cada uno de los trabajadores y trabajadoras de clase de este país; si la clase trabajadora tiene conciencia plena de la fuerza que le da su número, es decir, de la unidad de decenas de millones de trabajadores se impulsaría el paro nacional como herramienta, y de lance, estaríamos en condiciones de derrumbar el armatoste carcomido del sistema y sobre sus ruinas empezar a construir un sistema que impida la acumulación en unas cuántas manos.

Hablamos de un sindicalismo controlado; por un lado, las instituciones del estado: Juntas de Conciliación, Arbitrajes, Secretaría de Trabajo de Previsión Social, la Comisión de Salarios Mínimos entre otros; por otro lado, el manejo que tienen las empresas sobre las dirigencias sindicales a través de prebendas y la corrupción que crean. Es indudable que las reformas a la ley laboral que se avecinan, y que han venido haciendo de dos décadas a la fecha, han sido para eliminar la organización y la democratización de los trabajadores desde la perspectiva gubernamental, que con todo, favorece a los dueños del capital, los empresarios nacionales y extranjeros, pasando por presiones que ejercen con legisladores que se oponían a dichas reformas. Dichas reformas aprobadas, dan entrada a una serie de cambios en las formas de negociación de los contratos colectivos, hasta llegar a los contratos de protección, donde se atenta contra los derechos de previsión social, del salario digno. La captación, la seguridad, la higiene de los trabajadores, inclusive, en la representatividad y defensa de los dichos derechos por parte de sus dirigentes. No conformes los empresarios, que ahora ostentan puestos de servidores públicos, tienen otra nueva reforma que eliminaría la libertad de asociación, el derecho a la capacitación y la modificación de las jornadas de trabajo, entre muchas más.

Otra forma de control de los trabajadores, ha sido la de negociar con las dirigencias sindicales corruptas para tener unos estatutos que rigen la vida interna de los sindicatos, a modo de que no haya una educación, preparación, concientización de los trabajadores para la defensa de sus derechos mediante la organización, y sí favorece a las diligencias para no tener una clara transparencia en el manejo de recursos económicos,para elegir y para reelegirse. Por lo que es el momento ya ha de empezar a prepararse y organizarse, desde abajo a la izquierda, para iniciar un cambio que nos va a llevar mucho tiempo, en el cual, tenemos que cambiar desde la vida interna de nuestros sindicatos hasta llegar a poner representante, trabajadores, como legisladores que aprueben leyes a favor de los trabajadores.

A continuación, me gustaría dar dos perspectivas de lo que ahora es nuestro sindicato en Volkswagen de México; una, es de un proveedor, un proveedor de la compañía Seglon, que es proveedor de otras automotrices en diferentes rumbos, donde a ellos, prácticamente con tal de tener trabajo, los han obligado a liquidarse; y si tu recelas por tu liquidación, ya no tienes trabajo; todo nuevo contrato es a la baja so pretexto de que, para que tu tengas trabajo y la empresa pueda darte trabajo, debes de bajar tu salario; esa es la única opción. Yo soy un trabajador igual que ustedes, que realiza su labor ya sea en el campo, oficina, hospital, construcción, taller, maquilladora, maestro, industria, etc. Es tiempo de defender nuestros derechos. Merecemos un trato digno, un salario justo, prestaciones acordes a nuestras necesidades y a la realidad económica del país y hacer que escuchen, de una forma u otra, nuestras peticiones; empresas e instituciones de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, Conciliación y Arbitraje, se dejen de hacer “las que no pasa nada”, pues esta nación es grande por toda la gente trabajadora que, día a día, pone su granito de arena para ser mejor.

Yo trabajo para una proveedora de Volswagen de México, Seglon. Tengo laborando más de nueve años, y cada determinado período, como el que acaba de ocurrir hace unas semanas, nos van liquidando la antigüedad porque la empresa está riesgo de quebrar y sino hace algo para subsistir... y la única solución que se les ocurrió fue liquidar a la gente; unos fueron liquidados totalmente, si no desean tener más empleo, y los que optaron por seguir teniendo empleo, se liquidaron parcialmente al 60%, claro que con otro contrato mutilado y a la baja y menor sueldo.

Bueno, ahora en este año 2008, como les comento, nos vuelven a liquidar a cerca de 200 personas; el argumento que dice el representante sindical, que la gente que elabora actualmente en Seglon, su salario es muy alto y nos obligaba a firmar hojas de renuncia voluntaria cuando la empresa es la que nos está despidiendo y nos liquidan totalmente. Todo este contubernio de la actividad, para poner, que son empresas, sindicato y gobierno, y por lo mismo, no te dan confianza para acudir a reclamar, pues sabemos que a dan largas y no te dan solución; así es como se trata al trabajador honesto que se esmera por ser mejor cada día, aquí en México; y claro, por si fuera poco, nunca conocemos las verdaderas condiciones en que trabajamos, pues cada revisión de contrato no se nos entregan las normas ni nada para conocerlas, así el Comité Ejecutivo no tenga oposición para reelegirse.

Por último, para no aburrirlos tanto, es una pequeña reflexión, en lo que a los trabajadores directos de Volswagen de México nos está sucediendo; esta vez que tuvimos la oportunidad de cambiar nuestra diligencia sindical, que había estado por ocho años, aún tenemos la herramienta que es las votaciones, pero a veces, la apatía, la flojera de muchos de nosotros para analizar, ser críticos, nos hace volver a caer en lo mismo. Cumplimos un año de utilizar una herramienta, como la que es elegir a nuestros representantes sindicales, oportunidad que no todos, en estos días, se pueden dar, pues sabemos que el sindicalismo está corrompido en México; pero como siempre, nos dan argumentos para que hay un pero, pues después de un año de optar por el cambio, parece que prácticamente no ha cambiado nada nuestra situación; es más, parece que hemos retrocedido, pues la nula representación en las áreas por parte del Comité Ejecutivo, hace que sean más notorias las prepotentes y unilaterales acciones por parte de la empresa Volswagen. Todo con el pretexto, claro, de ser competitivos; los compañeros trabajadores de ésta armadora de autos, laboran a diario con la orfandad sindical como apoyo, pues el terrorismo laborale y el chantaje psicológico, es la directriz por parte de la empresa para ser más productivos a diario; y con los compañeros eventuales, ni se diga; se acentúan más la saña para explotarlos en contubernio con el sindicato y solapado por nuestras gloriosas autoridades laborales de cualquier nivel. Ejemplos hay muchos, pero hay uno muy común, de los más notorios: es cuando son obligados a trabajar tiempo extra, con el acostumbrado chantaje de que sino participas, te puedes quedar sin empleo en esta coyuntura tan crítica como la que estamos viviendo, que, como de costumbre, se crea para intimidar a las bases laborales, más que nada, y que al ser dados de baja, siempre se les queda a deber paro que, posteriormente, no pueden reclamar pues su relación laboral ha terminado. Hay un dicho muy popular en México que también se puede aplicar el lo laboral: el pueblo tiene el gobierno que se merece, pues el nulo análisis que se hace de los candidatos y la apatía por parte de los trabajadores para participar, cuestionando los candidatos menos malos, es aprovechado por estos intentos de dirigentes para su beneficio personal, y que por si fuera poco, las empresas se encargan de corromperlos, dando los ingredientes óptimos para una sana explotación laboral a cualquier tipo de trabajador. No se puede seguir en esta apatía total; la organización, la solidaridad, la denuncia en foros como éste, hacen un bloque perfecto para poder defenderse y no seguir siendo pisoteados por esas diligencias sindicales y las empresas que no cumplen con la labor.

Todo esto seguirá sucediendo si se sigue permitiendo, y eso, depende de los trabajadores; si no somos nosotros entonces quién.

Muchísimas gracias compañeros por escucharnos y aprovechemos estos foros todos los trabajadores de todos los niveles, para podernos defender.

Gracias.