Documentación histórica

Cooperativa de Trabajadores Democráticos de Occidente. Sindicato de Euskadi. DF. (2008)

Las Cuatro Ruedas del Capitalismo: Explotación

Cooperativa de Trabajadores Democráticos de Occidente

26 de diciembre de 2008

 

Bueno, compañeras y compañeros, muchas gracias, primero por la invitación a este Encuentro; la verdad que no es la primera vez que tenemos un encuentro de este tipo; anteriormente, hace poco más de un año, hubo un encuentro de trabajadores, precisamente aquí, en la ciudad de México, dónde se expusieron algunas de las experiencias, y a mi me va a tocar hablar de una experiencia que fue la que vivió el Sindicato de Euskadi... digo, no es Coordinadora, es la Cooperativa de Trabajadores Democráticos de Occidente que se convirtió, de ser el sindicato de Euskadi, en una cooperativa, hoy ya con el 50% de los medios de producción de la fábrica en propiedad de los propios trabajadores.

Quiero comentar solamente que esta fue el caso de una lucha que se consideró una lucha emblemática en contra de una empresa transnacional, como lo es la Continental Tires, que es una empresa alemana productora de yantas que es la cuarta empresa productora de llantas en el mundo y que por lo tanto la lucha de los trabajadores de Euskadi representó en su momento, y me parece que sigue siendo, un referente muy importante de lo que puede ser la lucha por la dignidad de los trabajadores y en contra de los sistemas de explotación en este caso como lo dice el título de esta mesa, una de las cuatro patas de la explotación en contra de los obreros, en contra de los trabajadores.

Por eso a mi me encanta escuchar a las compañeras de la maquila; de hecho no es la primera vez que tenemos contacto con los compañeros, porque precisamente en esta zona es dónde se ha dado, me parece, uno de los movimientos más importantes en contra de esta forma de explotación de los grandes patrones tansnacionales, en este caso las grandes maquiladoras electrónicas.

Pero en el caso de nosotros era una cosa distinta, era una situación de un sindicatocon una enorme tradición de lucha en México, digo, yo debo decirlo que me enorgullece decir que yo pertenecí al Sindicato de Euskadi, que fui el último secretario general del Sindicato, porque precisamente nosotros lo consideramos una joya dentro del movimiento sindical. Lamentablemente, los compañeros lo saben, el medio sindical está totalmente prostituido, entre los sindicatos corporativos, la CTM, la CROC y todos estos sindicatos que han servido solamente para explotar o ayudarle a los patronos a explotar a los trabajadores o esto que está apareciendo en las maquiladoras, que son los sindicatos de protección, que no existen, osea, que son sindicatos blancos que se dedican a controlar y a reprimir a los trabajadores.

En el caso del sindicato de Euskadi, podemos decirles que es de ese selecto grupo, pequeño grupo de sindicatos verdaderamente democráticos, clasistas y que se vio ante la lucha más importante en sus mas de setenta años de vida. No estamos hablando de un sindicato que se formó ayer, sino desde 1935. Bueno, quiero decirles que este sindicato, durante todo este tiempo libró muchas batallas, muchas, y de verdad, cuando digo muchas son muchas, hubo muchas huelgas, fue de los precursores precisamente del Contrato-Ley de la Industria Hulera, que es uno de los últimos contratos que aún se mantiene vigentes y que hoy en día está siendo seriamente agredido por el gobierno y por las transnacionales que hoy dominan la industria llantera en México, pero que nosotros, como sindicato de la industria de las llanta,s fuimos precursores de este asunto.

Quiero decirles también que durante este trayecto la empresa siempre fue de capital transnacional. Hoy me encuentro aquí, en la mesa, con compañeros de España..., ya platicaré un poco la experiencia que tuvimos con los compañeros de España, pero esta empresa, por eso era el nombre de Euskadi, porque precisamente el dueño de la empresa era un vasco que se aposentó en México y que inició con esta empresa productora de llantas en la Ciudad de México con la planta uno y posteriormente, de dónde yo vengo, de El Salto, Jalisco, la planta más moderna de llantas de América Latina...

Bueno, esta es un poco la historia, pero también quiero decirles que nosotros padecimos el ser trabajadores del hombre más rico del mundo, que es Carlos Slim Helú; la planta, y no solamente la fábrica de Euskadi de llantas, sino también la planta de General Tires de San Luis Potosí, fue adquirida por este empresario, voraz, que finalmente nunca se cansa de estar ganando dinero, y que con ello, Carlos Slim adquirió cuanto menos el 40% del control de llantas en México, que fue lo que le vendió a la Continental en 1987; cuando llega la Continental, pretende imponer un agresivo paquete de productividad que incluía desde el alargamiento de la jornada de 8 horas, que es en México, el máximo permitido a 12 horas diarias. Digo, yo no se en sus trabajos... debe ser mucho mantenerse 12 horas trabajando, pero en la industrias llantera, compañeros y compañeras, la verdad, es inaceptable, no lo hubiéramos podido resistir; y entonces, el sindicato en conjunto rechaza este paquete de modernización del contrato colectivo de trabajo.

Esto trae como consecuencia que el 16 de diciembre de 2001 la empresa Continental decidiera cerrar la fábrica de El Salto, Jalisco, despidiéndonos a 1164 trabajadores.

Bueno, todo parecía que era de lo más normal. En México los cierres de fábricas, me parece que es lo que pasa comunmente, o despidos de miles de trabajadores, y realmente no pasa nada porque no hay una fuerza que organice a los trabajadores. En el caso de nosotros no fue así; el sindicato retoma el asunto, y decide no solamente dar la lucha en el conjunto, con todos los trabajadores, sino rechazar las indemnizaciones que la Contiental había depositado en la Junta de Conciliación y Arbitraje.

Estamos hablando del 16 de diciembre del 2001, cuando se cierra la fábrica. 1.141 días después, la Continental es doblada por el sindicato. Esto, compañeros y compañeras, creanmelo... hoy, hoy se dice fácil..., yo les quiero decir también que 1.141 días es mucho, pero es más cuando no tienes un peso que llevar a tu casa; esto es terrible para uno, como obrero de toda la vida, con su familia... Pero no solamente eso, sino que el gobierno, al lado de la transnacional decide quitarnos el sistema de seguridad social de los trabajadores en huelga. Cuatro de mis compañeros murieron durante este trayecto y bueno, esa es una factura que le tenemos que cobrar al gobierno y a la Continental; pero además fuimos incluidos en listas negras, es decir, ni nosotros, ni nuestras familia,s ni nuestros hijos podrían trabajar en ninguna de las empresas del corredor industrial de El Salto.

Esta es la forma en que operan normalmente y que les ha funcionado, porque bueno, finalmente, en ese año 2001 no solamente cerró la llantera Euskadi, sino también cerraron la planta de Michelín, en Querétaro y en la Ciudad de México y también cerraron la planta de [ ]; es decir la industria llantera, en conjunto, dominada por las transnacionales había iniciado una campaña, una ofensiva en contra de los trabajadores sindicalizados de todos estos gremios. Y finalmente los únicos que resistimos esta ofensiva, fuimos los trabajadores de Euskadi.

Quiero decirles que durante estos tres años, uno de los secretos que hubo para doblar a la Continental, fue precisamente, el sacar la lucha, o la huelga, de lo que pretendían las autoridades y la propia Continental que era mantenernos como una burbuja, aquí en México. En México no pasa nada, compañeras y compañeros. Si no decidimos dar la pelea en contra de las transnacionales en sus lugares de origen, compañeros, finalmente no vamos a poder doblarlos, porque inclusive pueden llevarse su capital a otro lado y dejan a los trabajadores como pasa con las maquiladoras electrónicas que de la noche a la mañana se llevan todo... En este caso, nosotros decidimos ir a Europa, con un sindicato diezmado, sin recursos, lamentablemente sin apoyo de las organizaciones sindicales. Tengo que decirles aquí, a los compañeros de CTG, que estuvimos en España y no hubo eco a la petición de solidaridad de clase, que nosotros estábamos planteando.

Pero peor aún, lamentablemente, de nuestras contrapartes en Alemania, de los sindicatos alemanes de Continental... no solamente hicieron como que no nos veían... ¡fueron adversarios de nosotros!, es decir, desclasados los compañeros estaban, realmente, en contra del único sindicato o del único grupo de trabajadores que se había opuesto al cierre de cuatro fábricas de la Continental en ese año.

El problema es que, en el caso de nosotros, el cierre de la fábrica no se daba por cuestiones financieras, económicas o de perdida o de quiebra de la empresa; se daba por cuestiones políticas: pretendían desaparecer al sindicato de Euskadi. Finalmente, eso no se logra y no solamente no se logra, compañeros, nosotros logramos algo que fue impresionante; no solamente fue doblar a la Continental, ¡los trabajadores organizados reabrimos la fábrica! Y digo, no estamos hablando de un taller, compañeros y compañeras, estamos hablando de una de las fábricas más grandes de México, productora de llantas. Nomás para que se den una idea, sólo el edificio dónde construimos las llantas mide más de un kilometro, lleno de máquinas automatizadas.

Hoy en día esta planta, y les sugiero si quieren comprar el periódico La Jornada, sale hoy un artículo sobre nosotros..., hoy en día esa planta produce más de 8.000 llantas por días; no hay patrón, compañeros, eso es lo más importante. Nuestra fábrica es autogestiva, nuestra fábrica tiene, efectivamente, una cuestión que es la autogestión en la práctica, compañeros. No existen supervisores; somos en este momento 700 trabajadores, 700 miembros de la cooperativa que quedamos incluídos en esta empresa, y bueno, creemos que nosotros, lo que estamos haciendo es historia, creemos que nosotros, lo que estamos haciendo es poner el ejemplo, tal y cómo lo decía Marcos, hace más de un año que estuvo en El Salto, Jalisco: no basta solamente con decir, “qué heroicos estuvimos, que lucha tan brillante dimos, pero al final perdimos”, compañeros, no basta con eso; nosotros, los trabajadores, el sujeto revolucionario de esta sociedad, tiene que demostrar que con unidad pero con determinación y dignidad, puede ganar no solamente fábricas, compañeros; el día de mañana los obreros tendremos que administrar no solamente estas grandes empresas como la que hoy administramos, compañeros, tenemos que administrar la sociedad. Ese es el reto que tenemos los trabajadores. Yo aquí me da mucho gusto, veo compañeros de Argentina, de Irak..., de otros lugares del mundo que vienen... me parece, en algo que fue lo el Sindicato de Euskadi enarboló, que fue el internacionalismo proletario. Para nosotros fue fundamental, compañeros; si nosotros no hubiésemos tenido el apoyo de organizaciones de derechos humanos, lamentablemente no fueron sindicatos, pero de organizaciones de derechos humanos en Alemania, no se que hubiera pasado, compañeros, con el destino de 1.164 trabajadores que hoy somos orgullosos copropietarios de una empresa y que tal como pasó hace más de 20 años con los compañeros de la Cooperativa Pascual, a los cuales, en México les debemos el triunfo de la huelga de Euskadi, si no hubiera sido también por ellos, compañeros, la huelga , hubiera fracasado.

Entonces, es plantear lo que fue nuestra experiencia y, finalmente decir algo que dijimos en ese encuentro en El Salto, cuando tuvimos el gusto de tener al Subcomandante Marcos y a los compañeros que nos visitaron: nos hubiese gustado que en ese momento, cuando la huelga estuvo precisamente amenazada por el gobierno que hubiese pasado lo que pasó, compañeros, que la otra campaña y que el EZLN se hubiera manifestado en favor del movimiento obrero de Euskadi. Lamentablemente no fue así, compañeros; me parece que eso no debe volver a pasar; por eso venimos nosotros a este tipo de encuentros... Y además, quiero reconocer públicamente ahorita que están aquí los compañeros de San Salvador Atenco, que también por ellos está la huelga triunfante y que los compañeros de Atenco estuvieron en la fábrica prestos para defender la fábrica cuando fue amenazada y que hoy en día están siendo reprimidos y que se merecen todo nuestro respeto.

Muchas gracias,

¡Que Viva el Sindicato de Euskadi!

¡Que Vivan los Compañeros de Atenco!

Muchas gracias