Documentación histórica

Intervención del Comité de Solidaridad con los Pueblos de Chiapas en Lucha. Francia. Mesa de la tarde. 2 de enero de 2009

De lucha a lucha, de corazón a corazón

C.S.P.C.L., París

 Primer Festival Mundial de la Digna Rabia
 Cideci, Otro mundo, otra política. 2 de enero del 2008

 A las compañeras y los compañeros del Comité Clandestino Revolucionario Indígena
A las bases de Apoyo Zapatistas
A los Municipios Autónomos
A las Juntas de Buen Gobierno
A la Otra Campaña nacional e internacional
A los pueblos del mundo en lucha
A los participantes a este Primer Festival de la Digna Rabia
A la sociedad civil nacional e internacional
Al CIDECI

 Les damos un digno y rabioso saludo por parte del Comité de Solidarité avec les Peuples du Chiapas en Lutte de París, es decir el comité de solidaridad de los pueblos de Chiapas en Lucha. Vamos a tratar de hablarles un poco de lo que vivimos, escuchamos, miramos del otro mundo y de la otra política, abajo y a la izquierda en Francia.

Les agradecemos el espacio que nos dieron y por escucharnos. Como participación a este acto, hemos decidido leer este texto que fue escrito por los miembros del comité presentes en este festival como es nuestra forma colectiva de trabajar.

De lucha a lucha, de corazón a corazón, dedicamos estas palabras a la memoria d dos amigos fallecidos, Amado Avendaño y Andrés Aubry.

¿Quienes somos? Creado a finales de 1994 en Paris, el comité de solidaridad de los pueblos de Chiapas en Lucha es una asamblea abierta nacida de las luchas sociales y de su convergencia. Colectivos e individuos en su diversidad se reunieron para manifestar su solidaridad con el levantamiento zapatista y con la construcción de su autonomía indígena en Chiapas y para difundir la información sobre esas luchas al interior del movimiento social en Francia.

Desde hace 14 años, los que conformamos esta asamblea abierta nos reunimos cada miércoles para intentar acordar nuestras iniciativas solidarias con los zapatistas y con las luchas y resistencias sociales en Francia y en Europa.

¿Donde estamos? País del llamado “primer mundo”, Francia es una vieja potencia colonial cuyo poder y riqueza se basan en explotación, despojo, desprecio y represión.

* Explotación, a través del saqueo de los recursos naturales, de las materias primas y a través de la explotación de los seres humanos que sea en su propio territorio o en sus ex colonias en particular África y Asia.


* Desprecio hacía los migrantes, los pobres, los jóvenes, las mujeres, los trabajadores, los campesinos, las minorías, las culturas, las diferencias.

* Despojo del territorio ya sea en el campo hasta en los distintos espacios públicos urbanos. Pero también despojo del territorio mental a través de la colonización de nuestros sueños, nuestra creatividad y nuestros pensamientos.

* Represión. Además de las nuevas leyes antiterroristas que justifican la híper vigilancia, la represión ataca cada vez mas todos sectores de la sociedad: los desempleados, los migrantes, los menores de edad, los jóvenes, los rebeldes, los sin techo, los enfermos mentales…

 Un ejemplo, hace unos meses la unión europea adoptó una ley: si uno inmigra sin papeles a Europa puede estar encarcelado hasta 18 meses antes de ser expulsado!

 Y el gobierno de Francia no solamente reprime sino que exporta sus métodos, saberes, instrumentos y armas de represión. Así, desde hace 10 años, firmó un acuerdo de cooperación policiaca con México que permitió al mal gobierno desarrollar entre otras cosas la PFP.

En Francia conocimos gobiernos de todos los colores políticos y todos aplicaron las cuatro ruedas del capitalismo. Los beneficios sociales conquistados a través de las luchas sociales desde el siglo 19 desaparecen poco a poco, aproximadamente desde hace 30 años. Las condiciones de vida van empeorando cada vez más. Y eso ocurre por el hecho de que los gobiernos trabajan de la mano con las empresas capitalistas.

Vamos a ser claros: nosotros no creemos en la lógica de la toma del poder por la fuerza o el partido que sea a pesar que se diga anticapitalista.

Nosotros nos reconocemos en las luchas y movimientos de base que se auto organizan. Sabemos que ninguna mejora vendrá de arriba. El capitalismo bien lo sabe, y justamente por esta razón reprime a los de abajo que se organizan.

Hace poco tiempo el gobierno hizo mucho ruido alrededor de la detención de un grupo de jóvenes acusados sin pruebas de sabotaje. Eso no es un caso único. Hace muchos meses que están estigmatizando los que llaman anarquistas, autónomos o terroristas: jóvenes que intentan oponerse y que construyen alternativas en su espacio de vida al sistema capitalista.

Toda esta publicidad, estos encarcelamientos son una manera de asustar a la gente y de tratar de quitar el ánimo a las rebeldías. Y por supuesto, preparar las represiones.

En el mismo contexto, se ven la criminalización de las ocupaciones de casas, sus desalojos violentos y la guerra sistemática en contra de los sin papeles. La represión de los indocumentados es tan fuerte a través de encarcelación, violencia policiaca, expulsión forzada, que algunos se matan en su intento de escapar de la policía.

¿Cómo se resiste en Francia?

 Estas situaciones provocan respuestas y luchas de todo tipo como por ejemplo la rebeldía espontanea en 2005 donde los suburbios se incendiaron después de la muerte de dos jóvenes perseguidos por la policía.

Respecto a las políticas de rechazo hacia los migrantes, en 96, los clandestinos se dieron a conocer frente a todos, reclamando no solo su regularización sino  afirmando su dignidad y su libertad de circulación.

Desde este tiempo se hacen visibles a través de acciones como ocupaciones:

de iglesias, de lugares de trabajo o de edificios públicos. El noveno colectivo de sin papeles auto organizados nació en esta época y sigue resistiendo hasta ahora; no es el único pero uno de los mas activos.

Varios grupos, redes e individuos se movilizan en apoyo a sus luchas.

Esta cuestión de los migrantes tiene que ver con el territorio y por eso con ellos luchamos para crear un espacio que no sea limitado por fronteras sino construido por los que ahí viven.

El territorio es muy importante porque implica la manera de luchar. Lo entendieron muy bien los migrantes, jóvenes, individuos o familias que decidieron ocupar casas y edificios en las ciudades  para tener techos, viviendas, espacios colectivos y culturales.  Hoy la represión lo hace cada vez más difícil.

Muchos lugares nacieron así en el campo y las ciudades intentando construir una alternativa a las realidades del  mundo capitalista en el sentido de compartir conocimientos y resistir a la perdida del territorio.

Así también nacen muchas luchas chiquitas o grandes donde la gente se opone a los proyectos de desarrollo de gobierno (supermercados; puentes, autopistas, aeropuertos, etc...) o al saqueo de los recursos naturales; al nuclear, o a los transgénicos.

A finales de los años noventa, campesinos y organizaciones empezaron a organizarse en contra de los cultivos transgénicos; De ello nació el movimiento de base de los que se llaman a si mismos los segadores anti transgénicos. Ellos siguen cortando campos de plantas transgénicas y, a pesar de que se acumulan juicios, también logran que casi no haya mas cultivos transgénicos.

Nuevas relaciones entre el campo y la ciudad se desarrollan a través de colectivos de apoyo al mantenimiento de la agricultura campesina. Grupos de vecinos se relacionan con campesinos para salir de las grandes cadenas de comercio capitalista, conseguir directamente con ellos parte de sus alimentos y acercar así el campo a la ciudad. En este proceso, se trata también de recuperar tierras en manos de grandes propietarios industriales para cultivarlas de forma colectiva.

En Francia, mientras avanza el desmantelamiento del sistema de protección social y de los servicios públicos, nacieron movimientos de resistencia social que se enfrentan a la pérdida de su autonomía a través de los aparatos sindicales y de la clase política. Así, muchos de esos movimientos de abajo que no logran mantener su autonomía y sus luchas se terminan por los pactos firmados entre los de arriba.

Los puentes que intentamos crear entre aquí y allá Como Comité nos  hemos dado cuatro tareas principales:

  • Abrir un espacio en lengua francesa difundiendo y traduciendo la información, los comunicados y los análisis del movimiento zapatista e indígena mediante una lista de difusión y una página en internet, debates, proyecciones y puestos con libros;
  • Presionar al gobierno mexicano organizando concentraciones y marchas, y redactando comunicados;
  • Reunir un apoyo material para las comunidades insurgentes de Chiapas gracias a las ganancias de conciertos de solidaridad, venta de artesanía, comidas solidarias o la venta del café de las cooperativas zapatistas a través de la asociación Échanges solidaires (Intercambios Solidarios);
  • También tratamos de enfocarnos a la cuestión de la autonomía y del territorio que se están perdiendo, desmantelados por el sistema capitalista. A través de la visita de Gloria Muñoz, de Juan Chávez, integrante del Consejo Nacional Indígena, de Compas de Atenco, de Oaxaca, de la Otra Campana en Nueva York, intentamos relacionar las luchas autónomas ligadas a la cuestión social campesina y urbana aquí y allá.

En 2005, el Comité de solidarité avec les peuples du Chiapas en lutte se adhirió con entusiasmo a la Sexta Declaración. Con la Otra Campaña, el camino que seguimos se amplia. La construcción de una red en la que todas las rebeldías “abajo y a la izquierda” se encuentran abre el espacio de un mundo con libertad, justicia y democracia.

Con encuentros, eventos, iniciativas, intentamos crear este otro mundo de abajo a la izquierda relacionando ideas y experiencias de lucha.

Queremos terminar con un mensaje de Limiba, campesino africano de Burkina Faso quien descubrió la lucha indígena y el movimiento zapatista a través de su encuentro con Juan Chávez en Europa. Desgraciadamente, este compañero no pudo llegar acá por problemas de visa. Estas son sus palabras:

“Saludo a la hermana y querida comunidad indígena de México. Admiro el valor, la combatividad y la determinación a reivindicar sus derechos. Es un bello ejemplo y uno de los raros que existen todavía estos días de lucha en contra de esta peor gestión de la sociedad: el capitalismo. Les deseo a todos un buen festival”.

Gracias.