Documentación histórica

Informe Juridico sobre los Presuntos Zapatistas Presos en febrero de 1995. (1996)

INFORME SOBRE LA DEFENSA JURÍDICA DE LOS PRESUNTOS ZAPATISTAS PRESOS
REALIZADA POR EL CENTRO DE DERECHOS HUMANOS MIGUEL AGUSTÍN PRO JUÁREZ, A.C.

 

México, Julio de 1996

 Indice:

  1. Defensa - el Centro Prodh asume la defensa de los presuntos zapatistas detenidos.
  2. Cronología de sucesos en el caso y actividades realizadas por el PRODH en la defensa de los presuntos zapatistas
  3. La situación actual de los casos.
    1. Javier Elorriaga Berdegué
    2. Jorge Santiago Santiago
    3. Sebastián Entzin Gómez
    4. María Gloria (Elisa) Benavides Guevara
    5. Fernando Yáñez Muñoz
    6. Los ocho detenidos en Cacalomacán, Estado de México, Gerardo López López, Gonzálo Sánchez Navarrete
    7. Los siete detenidos en Yanga, Estado de Veracruz
    8. Francisco Alejandro García Santiago
  4. Recuento de irregularidades y agravios
  5. Algunas conclusiones preliminares
  6. Ficha técnica de cada caso
  7. Algunos testimonios de los presuntos zapatistas

 

 

1. EL CENTRO DE DERECHOS HUMANOS MIGUEL AGUSTÍN PRO JUÁREZ, A.C. (PRODH) ASUME LA DEFENSA DE LOS PRESUNTOS ZAPATISTAS DETENIDOS.

1- Desde el 8 de febrero de 1995, un día antes del mensaje a la Nación del presidente Zedillo en el que dio a conocer públicamente que existían órdenes de aprehensión contra personas que se presumía eran militantes del EZLN, el PRODH recibió la demanda de participar en la asesoría y en su caso, la defensa de estos ciudadanos.

El 13 de febrero asumimos la defensa de estos casos, de manera consciente y responsable, porque creemos que los derechos humanos y el estado de derecho deben prevalecer, independientemente de la gravedad del delito de que se trate o de la identidad de quien se acuse de cometerlo o lo haya sufrido. Sostenemos que no pueden haber casos particulares o asuntos especiales que ameriten o justifiquen la restricción de estos casos por encima de la legalidad y del derecho. 

En el caso de los presuntos zapatistas presos, hemos visto con preocupación que frente a la lógica del estado de derecho y de la impartición estricta de la justicia, se ha impuesto la lógica de la negociación política. 

Como Centro de Derechos Humanos, al intentar salvar la primacía del derecho y de la legalidad, estamos en realidad defendiendo a la sociedad en su conjunto; porque sabemos que sólo se puede salvaguardar la colectividad y proteger la seguridad pública cuando se respetan los derechos de todos y cada uno de los individuos.

2- Sostenemos, además, y queremos testimoniarlo con nuestras acciones, que la mejor solución para el conflicto chiapaneco no es la salida policiaco-militar, sino la política.

Consideramos un error gubernamental, en esta dirección, las acciones del nueve de febrero de 1995 y el haber procedido a detener a “presuntos dirigentes del EZLN”, rompiendo con ello una lógica de distensión y de acercamiento entre las partes. 

Ofrecer salidas legales para la liberación de estas personas detenidas es ofrecer caminos concretos para la distensión y para la paz en Chiapas.

3- Hasta ahora no existen pruebas de la responsabilidad de los detenidos en los ilícitos que se les imputan, fuera de los señalamientos de Salvador Morales Garibay quien, por cierto, no se ha presentado aún a ratificar sus declaraciones.

Queremos recordar un principio elemental en la administración de justicia que señala que corresponde a las autoridades probar las causas de responsabilidad y justificar los motivos legales para privar a alguien de la libertad, de la que se debe gozar por principio. Nadie, pues, está obligado a demostrar su inocencia. 

Sin embargo, hasta el momento se ha forzado a que el trabajo de la defensa se dirija a demostrar la inocencia de los detenidos. Esto, pues, es ilegal.

4- El equipo de abogados que se ha hecho cargo de la defensa está integrado por: Enrique Flota, Pilar Noriega, José Lavanderos, Lamberto González Ruiz, Digna Ochoa y Víctor Brenes.


2. CRONOLOGÍA DE SUCESOS EN EL CASO CHIAPAS Y ACTIVIDADES REALIZADAS POR EL PRODH EN LA DEFENSA DE LOS PRESUNTOS ZAPATISTAS PRESOS

Cronología: febrero 1995 a Junio de 1996.

Febrero

Día 8 Es detenida Elisa Benavides Guevara, en la Ciudad de México a las 16:00 horas por agentes de la Policía Judicial Federal sin presentar orden de detención ni de cateo. Desde ese día (miércoles) “y hasta que llegué al reclusorio el viernes, me mantuvieron con los ojos vendados”. Durante dos días estuvo incomunicada, y a sus familiares se les oculto el lugar donde se encontraba detenida.

Ese mismo día por la noche el PRODH recibió la petición de los familiares de Elisa para intervenir en el caso.

Elisa es acusada de “actos encaminados al terrorismo”, vinculada con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Ante el Juez Sexto de Distrito, Fernando Andrés Ortiz Cruz, negó los cargos y declaró que fue torturada psicológicamente, que la amenazaron con causar daños a su hijo que en ese momento tenía un año de edad, por lo que fue presionada para firmar la declaración ministerial. La Procuraduría General de la República (PGR) le atribuye un alto mando en el EZLN y la identifica como la subcomandante Elisa.

Este mismo día alrededor de las 17:00 horas fueron detenidas en forma violenta y sin orden de aprehensión siete personas, en la comunidad de Yanga, Estado de Veracruz, por aproximadamente 300 elementos de la Policía Judicial del Estado de Veracruz, Policías de la dirección General de Seguridad Pública del Estado y del Ejército Mexicano éstos últimos vestidos de civil, según vecinos del lugar.

Los detenidos son: Ricardo Hernández López, Hilario Martínez Hernández, Martín Trujillo Barajas, Luis Sánchez Navarrete, Álvaro Castillo Granados, Hermelinda García Zepahua y Rosa Hernández Hernández. Todos ellos señalados como presuntos responsables de los delitos de asociación delictuosa, terrorismo, rebelión, posesión de armas de fuego para el uso exclusivo del ejército, armada y fuerza aérea nacionales, fabricación de materiales exclusivos y almacenamiento y transporte, sin el permiso correspondiente, de municiones, explosivos y objetos relacionados a éstos, del uso exclusivo del ejército, armada y fuerza aérea nacionales. Según la PGR los detenidos confesaron ser miembros del EZLN. Fueron torturados e interrogados y recluidos en una cárcel clandestina del Campo Militar Número Uno, antes de ser entregados a la PGR. En el momento de hacer su declaración preparatoria ante el Juez Sexto de Distrito, del Distrito Federal, negaron su declaración ministerial, denunciaron que fueron torturados y amenazados para firmar declaraciones que ellos no hicieron. Los detenidos presentaban señales de maltrato físico, con excoriaciones profundas y golpes en las muñecas, brazos y excoriaciones en la cara, se quejaban de dolor en el tórax por los golpes recibidos.

Día 9 Por la mañana es detenido Jorge Javier Elorriaga Berdegué en el Ejido Gabino Vázquez, Municipio Las Margaritas, Chiapas, por agentes de la Policía Judicial Federal y del Ejército Mexicano y trasladado ese mismo día al Penal de Cerro Hueco en Tuxtla Gutiérrez. Elorriaga es productor de la empresa televisiva Argos, que realiza documentales sobre el conflicto armado.

Este mismo día el PRODH envía una denuncia al Relator Especial contra la Tortura de la ONU en Ginebra, Suiza. Iniciamos el envío de acciones urgentes nacional e internacional sobre la detención-desaparición de Elisa:

“El día de ayer, 8 de febrero por la tarde, fue detenida-secuestrada por un grupo de policías judiciales federales, en el domicilio ubicado en Tenayuca 30, Colonia Vértiz Narvarte, la Señora Elisa Benavides, a quien se le involucra en la dirección del EZLN, actuante en el estado de Chiapas en este país.

Luego de más de 24 horas en que ignoramos su paradero, la Procuraduría General de la República anunció que se le había detenido por la razón antedicha, pero no ha sido presentada ante la opinión pública. Tenemos fundadas sospechas de que ha sido y está siendo torturada en estos momentos.

Por otro lado, el Presidente de la República, Ernesto Zedillo Ponce de León, anunció que había girado órdenes de aprehensión en contra de varios dirigentes del EZLN, plenamente identificados, además de que se han detenido a otras doce personas más, entre ellos a Jorge Javier Elorriaga Berdegué. Estas acciones se dan en el marco de la guerra que los indígenas del estado mexicano de Chiapas vienen librando desde hace más de un año en favor de sus reivindicaciones sociales, y de las investigaciones que se realizan para conjurar desde la óptica del gobierno, un conflicto eventualmente mayor.

Los métodos tradicionales de investigación de las policías federales y del Ejército Mexicano incluyen el recurrir a la tortura de manera sistemática. Tememos que esa sea también la técnica que ahora se use para obtener información y para amedrentar a los organismos políticos de oposición, así como a la sociedad civil simpatizante de una salida política al conflicto chiapaneco.

Por esta razón, queremos solicitar una acción urgente dirigida al Presidente de la República, demandando garantías y el pleno respeto a los derechos humanos de las personas detenidas y de aquellos que se detengan en el futuro próximo. Igualmente desearíamos que se demandaran garantías para los familiares de los implicados con el señalamiento presidencial, dado que también es tradicional que para presionar a que los indiciados se entreguen, se detiene a los familiares”.

Una vez conocida la declaración del presidente Ernesto Zedillo, dimos a conocer a través de los medios de comunicación nuestra postura frente a la ofensiva policiaco-militar:

“Consideramos que el discurso del presidente Zedillo vuelve, en su dureza, al tono de los primeros días del conflicto del año pasado y contradice de fondo todo lo que venía planteando desde que asumió su mandato. La información dada a conocer, las acciones policiacas desatadas, son alarmantes. Con ello el gobierno está privilegiando la vía militar y la de la violencia en la resolución de un conflicto fundamentalmente social.

Es importante aclarar que el gobierno no abandona en este momento la línea del diálogo, porque realmente nunca la había asumido con compromiso verdadero. Ahora ha suspendido violentamente el diálogo y la negociación política, y con ello dificulta aún más la solución a la crisis social del estado de Chiapas.

Demandamos, en primer lugar, claridad en la información emitida por la Presidencia de la República, puesto que la declaración del Presidente Zedillo, en el sentido de que su comunicado no es un ultimátum, es contradicha de inmediato por la presencia de más de 150 efectivos judiciales en la zona del conflicto, de un gran número de elementos del Ejército Mexicano en todo el estado de Chiapas y por la propias órdenes de aprehensión emitidas. Consideramos que esto significa, en los hechos, una ruptura del cese al fuego que se había comprometido a mantener de manera unilateral.

Por otra parte, el que se hable de amnistía a los indígenas involucrados en el conflicto, implica también que se restablece la guerra. Si esto es así, demandamos la plena vigencia del Derecho Humanitario de Guerra con base en los acuerdos internacionales suscritos por México. Por lo tanto, exigimos la presencia del Comité Internacional de la Cruz Roja y de observadores internacionales.

Ante estos hechos, que no ayudan de ninguna manera a solucionar el clima de incertidumbre económica y social que viven actualmente amplios sectores del país, creemos que el camino del diálogo y la salida política, ahora más que nunca, juegan un papel central para el restablecimiento de la paz, y que la Comisión Nacional de Intermediación (CONAI) tiene todavía un papel relevante en ello. Hoy mismo la CONAI presentó a las partes en conflicto una propuesta para el diálogo; es evidente que el gobierno ni siquiera las tomó en cuenta.

Manifestamos nuestra preocupación porque las acciones dadas a conocer por el presidente Zedillo seguramente favorecerán las violaciones a los derechos humanos, sobre todo de las poblaciones indígenas en la zona de conflicto.

Estamos en desacuerdo, pues, con esta determinación gubernamental, puesto que acrecienta la inestabilidad social y política en el país, en un momento muy delicado para la nación.

Reprobamos, además, que se pretenda involucrar a militantes de oposición legal y a sectores religiosos, por completo ajenos al EZLN, en lo que parece un recurso político y propagandístico para favorecer la represión de luchadores sociales.

Por tanto, demandamos:

1. El pleno respeto a los derechos humanos de las poblaciones indígenas en Chiapas y en todo el territorio nacional.

2. Se evite una persecución a los activistas sociales y políticos, que se pronuncian en contra de la decisión gubernamental. En este sentido, demandamos que se informe sobre la situación de las personas que han sido detenidas hasta ahora y que se proceda con ellas conforme a derecho.

3. Se acuda de nuevo a los buenos oficios de la CONAI para reactivar el diálogo, conforme a la propuesta que hoy entregó a las partes en conflicto.

4. Que se reconozca que el EZLN es representativo de las demandas indígenas y populares de Chiapas y como tal se le trate.

5. Que se garantice en todo momento y en todo el país la vigencia de las garantías individuales, consagradas en la Constitución para que los grupos representativos de la sociedad civil continúen haciendo uso de su derecho a manifestarse por medio de marchas, plantones, mítines, etc.

6. La presencia activa del Comité Internacional de la Cruz Roja y de observadores internacionales que evite la generalización de la violencia en la región y en el país”.

Por la tarde fueron detenidas 14 personas por elementos del Ejército Mexicano, Seguridad Nacional, Policía Judicial Federal y Estatal y de la Dirección General de Seguridad Pública y Tránsito del Estado de México, después de un supuesto tiroteo, en el poblado de Cacalomacán, Estado de México. Se les acusa de asociación delictuosa, homicidios, lesiones calificadas, acopio de armas, almacenamiento, posesión y portación de las mismas, rebelión, terrorismo y conspiración. Los detenidos fueron: Gonzalo Sánchez Navarrete, Fernando Domínguez Paredes, Gerardo López López, Joel Martínez González, Joaquín Guadarrama Ayala, Dámaso Sánchez Olivares, Pedro Tomás Solís Roque, Israel Valdés González, Ofelia Hernández Hernández, Brenda Rodríguez Acosta, Celia Martínez Guerrero, Patricia Jiménez Sánchez, Juana Segundo Castillo y Yesenia Bernal Segundo.

Seis de ellos fueron puestos en libertad por no existir elementos suficientes para su consignación: Joaquín Guadarrama, Dámaso Sánchez, Pedro Tomás Solís, Israel Valdés González, Juana Segundo Castillo y Yesenia Bernal Segundo. El resto de los detenidos, fueron llevados primero a una cárcel clandestina, al parecer en el interior del campo militar número 1 y posteriormente puestos a disposición del Juzgado Sexto de Distrito en materia penal en el reclusorio norte de la Ciudad de México. En el momento de la declaración preparatoria y presentación pública de los detenidos, varios de ellos mostraron huellas visibles de tortura, como golpes en la cara y en el cuerpo; Gonzalo Sánchez se encontraba con el ojo derecho prácticamente cerrado por los golpes y negó las declaraciones presentadas por la PGR; Gerardo López fue herido de bala en ambas piernas y brazo derecho cuando ya había sido sometido por los policías.

Día 10 Fue presentado Javier Elorriaga Berdegué ante el Juzgado Primero de Distrito de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas y declaró no estar vinculado al movimiento armado y ejercer el trabajo periodístico.

Gerardo López López, detenido en Cacalomacán, es internado a la una de la mañana en el Hospital Militar de la Ciudad de México, cuando debió haber sido internado en cualquier hospital civil por tratarse de un civil, durante 15 días estuvo incomunicado, no permitieron la comunicación con sus abogados y sólo contó con la presencia de los militares y policías de la Judicial Federal.

Esa tarde son detenidos sin orden de aprehensión Víctor Hugo García Santiago, Alejandro García Monterrosas, y María de los Ángeles Santiago de García, estos dos últimos padres de Víctor Hugo, por varios elementos de la Policía Judicial Federal.

El grupo policíaco se presentó en la casa de la familia García Santiago ubicada en la Ciudad de Orizaba, Veracruz, tratando de aprehender, por supuestas vinculaciones con el EZLN, a Francisco Alejandro García Santiago de 29 años de edad, ingeniero agrónomo que realizó su servicio social en el estado de Chiapas. Francisco Alejandro García realizó estudios en el Colegio San Cristóbal en la ciudad y puerto de Veracruz. El grupo policíaco al no encontrar a Francisco Alejandro detuvo a su hermano menor Víctor Hugo; tanto el padre como la madre de los jóvenes Alejandro García Monterrosas y María de los Angeles Santiago de García, intentaron evitar la arbitrariedad, como respuesta, ambos recibieron brutales golpes. Por lo que las tres personas fueron detenidas e incomunicadas durante los días sábado y domingo en unas instalaciones clandestinas de Fortín de las Flores, Veracruz, lugar hasta donde posteriormente llegaron miembros de la CNDH y no se les permitió el acceso.

Día 11 Es detenido Jorge Santiago Santiago (miembro de la CONAI) en su domicilio ubicado en Teopisca, Chiapas, por elementos de la Policía Judicial Federal y trasladado al reclusorio de Cerro Hueco señalado como presunto responsable de los delitos de terrorismo, rebelión, sedición, motín y conspiración.

El PRODH exige al Procurador General de la República que, conforme el Art. 16 Constitucional, ordene que Javier Elorriaga y Jorge Santiago sean inmediatamente puestos a disposición del Juez Primero de Distrito en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; que sin dilación se les permita a sus familiares y abogados, verlos y se respeten sus derechos humanos.

Por otra parte en la Ciudad de Orizaba, Veracruz, sin orden de aprehensión ni de cateo, el grupo policíaco regresó al domicilio de la familia García Santiago, para detener a Francisco Alejandro, quién ante el temor de ser torturado, intentó suicidarse con el veneno de una víbora nahuyaca, sin embargo, los policías lo detienen todavía con vida por lo que su hermana Mónica Isabel García Santiago solicitó a los policías que lo trasladaran al Sanatorio Escudero de Orizaba.

Día 12 Tanto los padres como el hermano de Francisco Alejandro, Víctor Hugo, fueron puestos en libertad, sin permitirles ver a su hijo.

Jorge Javier Elorriaga, Sebastián Entzin y Jorge Santiago son trasladados ilegalmente al reclusorio federal de alta seguridad de Almoloya de Juárez estado de México.

Día 13 El Juez Sexto de Distrito de la Ciudad de México dicta auto de formal prisión a los detenidos en Yanga, Veracruz; en ese mismo auto, se declara incompetente declinando la competencia a favor del Juez de Distrito en turno, en el puerto de Veracruz, quien a su vez no aceptó la competencia. argumentando que no existe en el lugar, un reclusorio con las características adecuadas para personas de “alta peligrosidad”.

Asimismo, se les dicta auto de formal prisión a ocho de los detenidos en Cacalomacán, Estado de México, declinando la competencia a favor del Juez de Distrito en turno de la Ciudad de Toluca, Estado de México y auto de libertad a seis de ellos por falta de elementos para procesarlos.

Francisco Alejandro fue dado de alta del Sanatorio Escudero y trasladado al Penal de Allende, ubicado en el Puerto de Veracruz, puesto a disposición del Juzgado 4o. de Distrito, fue obligado a firmar la declaración ministerial y posteriormente a ratificar dicha declaración en preparatoria ante el Juez. No se le permitió el acceso a los abogados, se le impuso el de oficio, quién no habló con el detenido, solo se limitó a firmar al final la diligencia.

El PRODH asume la defensa de los presuntos zapatistas. El director del reclusorio norte intentó impedir el acceso a los abogados para entrevistarse con los detenidos, quiénes se encontraban aislados y con una excesiva vigilancia. Este problema para que los abogados se entrevistasen libremente con los detenidos, se prolongó aproximadamente dos meses, por lo que el director de dicho reclusorio obstaculizaba la defensa, derecho constitucional de todo detenido. Este hecho no logro impidió el acceso a los detenidos por la insistencia y exigencia de los abogados para que se respetara el derecho constitucional de los procesados.

Día 20 Promovimos el Amparo número 12/95-D ante el Juez Octavo de Distrito en materia penal del Distrito Federal, por la incomunicación de Gerardo López López. El director del Hospital Militar informa al actuario del Juzgado que Gerardo fue dado de alta de ese hospital y trasladado al Hospital “20 de Noviembre” del ISSSTE ( Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado) desde el día 17 de ese mismo mes. En el Hospital “20 de Noviembre” se informó al actuario del Juzgado que no había ingresado ningún paciente con el nombre de Gerardo López López.

Día 21 Nos dedicamos a buscar en los diversos hospitales de la Ciudad de México a Gerardo López López.

Día 22 A las 22:00 horas, la CNDH (Comisión Nacional de Derechos Humanos) informa al Centro de Derechos Humanos “Miguel Agustín Pro Juárez” que Gerardo López López se encontraba interno en el Hospital Juárez de México, en la cama 256 de la zona aislada.

Día 23 Nos presentamos al Hospital Juárez de México y se nos niega el acceso hasta donde se encontraba Gerardo, por lo que hubo necesidad de burlar la vigilancia del hospital y así llegar al cuarto donde tenían a Gerardo, custodiado por 2 policías de la PGR, uno de ellos de nombre Heriberto Martínez López, quienes afirmaron que tenían órdenes superiores de no dejar pasar a ninguna persona, con el detenido.

Este mismo día presentamos un Amparo ante el Juzgado Octavo de Distrito, para que los detenidos en Cacalomacán, Yanga y Elisa no fueran trasladados al reclusorio de Máxima Seguridad de Almoloya de Juárez.

Día 26 Promovimos nuevo amparo por la incomunicación en que mantenían a Gerardo López López, aunque las autoridades responsables informaron que no se encontraba incomunicado la verdad es que la defensa no tenía acceso libremente para ingresar al hospital Juárez de México donde se encontraba Gerardo.

Marzo

Día 1 Gerardo López López es intervenido quirúrgicamente, posteriormente es dado de alta y trasladado al reclusorio norte de esta ciudad.

Visitas “in situ” del director del PRODH con el Grupo Plural de Observación al Penal de Cerro Hueco, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Se entrevistan con Javier Elorriaga y Sebastián Entzin y se emite un Informe a la Opinión Pública.

Los detenidos en Cacalomacán son trasladados al reclusorio Estatal de Almoloya de Juárez, estado de México, toda vez que el Juez Primero de Distrito de Toluca, aceptó la competencia hecho que no había sido notificado a los detenidos ni a sus abogados.

Día 9 Audiencia en el juzgado Sexto de Distrito en relación al caso de Elisa, el supuesto denunciante no se presenta.

Día 17 Audiencia en el juzgado Sexto de Distrito en relación al caso de Elisa.

Día 27 Conferencia de prensa en la que se informa los avances de los juicios.

Lugar : Sala de prensa del PRODH.

Abril

Día 6 Audiencia en el Juzgado Sexto de Distrito del D. F., en el caso de Elisa Benavides, El supuesto denunciante no se presenta nuevamente. Declaración del testigo Luis Sánchez.

Audiencia Constitucional en el Juzgado Décimo Primero de Distrito en el D.F., en relación al Amparo interpuesto a favor de los detenidos en Yanga Veracruz, solicitando no ser trasladados a un reclusorio de alta seguridad.

Día 7 Audiencia en el Juzgado Primero de Distrito en Tuxtla Gutiérrez, el supuesto testigo de cargo en contra de Jorge Santiago Santiago, Javier Elorriaga Berdegué y Sebastián Entzin Gómez, Morales Garibay no se presenta.

Día 10 Audiencia para careos en el Juzgado Primero de Distrito en Tuxtla Gutiérrez en relación a los casos en contra de Santiago, Elorriaga y Entzin, ninguno de ellos se señaló entre sí.

Día 14 Es liberado Jorge Santiago al ganarse la apelación en contra del auto de formal prisión.

Día 18 Audiencia en el Juzgado Sexto de Distrito en el D.F., en relación al caso de Elisa, declaración de la Testigo Rosa Hernández

Día 27 Audiencia en el Juzgado Séptimo de Distrito en Coatzacoalcos, Veracruz, en relación al caso de Elisa, declaración del testigo Francisco Alejandro García, se suspendió.

Mayo

Día 8 Informe a la opinión pública sobre, las razones del PRODH para intervenir en la defensa de los presuntos zapatistas detenidos así como del avance en los procesos y nuevas irregularidades en los casos. Lugar: Sala de Prensa del PRODH.

Día 10 Se toma la defensa jurídica del procesado Francisco Alejandro García Santiago preso en el reclusorio regional de Palma Sola en Coatzacoalcos, Veracruz, mismo que fue detenido en Orizaba, Veracruz, su caso lo lleva el Juez Séptimo de Distrito de Coatzacoalcos.

Día 18 Ofrecimiento de pruebas en el caso de Francisco Alejandro.

Los procesos avanzan con el desahogo de las pruebas ofrecidas por las partes, como son las ampliaciones de declaraciones de los procesados, declaraciones de los policías que intervinieron en las detenciones evidenciando las irregularidades que se dieron en al momento de la detención, las torturas de que fueron objeto y las irregularidades durante sus declaraciones ministeriales.

Día 23 Audiencia en El Juzgado Primero de Distrito en Toluca Estado de México en relación al caso de los detenidos en Cacalomacán estado de México, el Juez Primero de Distrito de oficio da vista al Ministerio Público por los presuntos delitos de torturas y los que resulten, en agravio de los procesado detenidos en la comunidad de Cacalomacán estado de México.

Día 24 Audiencia en El Juzgado Primero de Distrito en Toluca Estado de México en relación al caso de los detenidos en Cacalomacán estado de México. 

Junio

Día 5 Audiencia de ampliación de declaración del procesado Francisco Alejandro en el Juzgado Séptimo de Distrito en Coatzacoalcos, Veracruz.

Día 6 Audiencia en el Juzgado Séptimo de Distrito en Coatzacoalcos, Veracruz.

Día 7 Audiencia en el Juzgado Primero de Distrito en Toluca. Los policías judiciales que debían presentarse no lo hicieron, la audiencia se difirió.

Día 21 Audiencia en el Juzgado Primero de Distrito en Toluca, no se presentan todos los policías, la audiencia se difiere.

Día 22 Audiencia en el Juzgado Séptimo de Distrito en Coatzacoalcos, Veracruz.

Después de cuatro meses de prisión, la Suprema Corte de Justicia de la Nación designó competente al Juez Sexto de Distrito de la Ciudad de México para que inicie el juicio de los detenidos en Yanga, Veracruz, presos en el Reclusorio Preventivo Norte de esta Ciudad. Ese mismo día el PRODH, en su calidad de coordinador de la defensa, inició las actividades correspondientes y dio a conocer públicamente el inicio del juicio.

En el primer auto dictado por el Juez se declara cerrada la instrucción hecho que es violatorio al derecho de un proceso justo toda vez que se les impedía ser juzgados conforme a derecho a pesar del recurso interpuesto no se logró que el juez revocará dicho acuerdo iniciándose el juicio en esas circunstancias.

Día 27 Informe a la opinión pública sobre los avances de la defensa en cada caso. Lugar: Sala de Prensa del PRODH.

Día 30 Audiencia en el Juzgado Primero de Distrito en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, el supuesto testigo no se presenta, se difiere la audiencia.

Julio

Día 7 Primera audiencia en el Juzgado Sexto de Distrito del D.F., en relación a los detenidos en Yanga, Veracruz, los procesados hacen su ampliación de declaración.

Día 12 Audiencia en el Juzgado Primero de Distrito de Toluca, los supuestos testigos no aparecen, la audiencia se difiere.

Día 13 Audiencia en el Juzgado Primero de Distrito de Toluca.

Día 14 Liberación bajo fianza de Elisa Benavides. Este mismo día Elisa es presentada en conferencia de prensa ante los medios de comunicación y se da un Informe a la Opinión Pública. Lugar: Sala de Prensa del PRODH

Día 17 El Juez Primero de Distrito en la ciudad de Toluca se declara incompetente para seguir conociendo el caso en relación a Gonzalo Sánchez Navarrete por considerarlo menor de edad.

Día 19 El PRODH denuncia los traslados ilegales y arbitrarios a que ha sido sometido Gonzalo Sánchez Navarrete: del Reclusorio Norte al Estatal de Almoloya de Juárez estado de México y de éste al Consejo Tutelar de la ciudad de México el 18 de julio.

Día 27 Audiencia en el Juzgado Séptimo de Distrito de Coatzacoalcos, Veracruz.

Agosto

Día 3 Audiencia en el Juzgado Primero de Distrito de Toluca.

Día 4 La Sala Superior del Consejo de Menores en Apelación a la resolución inicial modificó ésta, decretando la libertad por las infracciones de Asociación Delictuosa, Rebelión, Terrorismo, y Almacenamiento de Armas de Fuego reservadas para el uso exclusivo del ejército, armada y fuerza aérea mexicana

Día 7 Audiencia en el Juzgado Sexto de Distrito del D.F., los procesados hacen su ampliación de declaración.

Día 8 Audiencia en el Juzgado Sexto de Distrito del D.F., a comparecen los Agentes del Ministerio Público que participaron en la detención e interrogatorio de los presuntos zapatistas detenidos en Yanga, Veracruz, asimismo la supuesta “personas de confianza” que se supone asistió a los detenidos en sus declaraciones. No se presentaron.

Día 31 En vísperas del Primer Informe de Gobierno de Ernesto Zedillo, el PRODH presenta un Primer Informe a la opinión pública sobre los avances en los procesos. Lugar : Sala de Prensa del PRODH

Septiembre

Día 1 La Consejera Octava del Consejo Tutelar para Menores dictó resolución definitiva en contra de Gonzálo Sánchez Navarrete por las infracciones de homicidio, acopio y posesión de armas de fuego reservadas para uso exlusivo del ejército, armada y fuerza aérea, fabricación de armas de fuego y explosivos y conspiración Apelamos la resolucióny se envía el expediente a la Sala Superior del Consejo de Menores.

Día 2 Gonzálo Sánchez Navarrete es trasladado al Centro de Desarrollo Integral para Menores, donde se encuentra actualmente.

Día 4 Audiencia en el Juzgado Séptimo de Distrito de Coatzacoalcos, Veracruz.

Día 11 Audiencia en el Juzgado Sexto de Distrito en el D.F., en relación a los detenidos en Yanga, Veracruz.

Días 18 y 19 Audiencias en el Juzgado Primero de Distrito en la ciudad de Jalapa, Veracruz. Fueron citados los judiciales y policías de seguridad pública del estado involucrados en las detenciones de los presuntos zapatistas detenidos en Yanga, Veracruz. El PRODH señala que la admisión de esta prueba es ilegal, toda vez que el Código Penal estipula la indivisibilidad de la prueba, por lo cual el desahogo de estas testimoniales debería llevarse a cabo en un sólo día y no en dos como lo acordó el Juez Primero de Distrito con sede en Jalapa. Se suspende dicha audiencia, los judiciales no comparecieron.

Día 21 La Sala Superior del Consejo de Menores dictó su resolución modificando la resolución anterior, decretando absoluta y definitiva libertad por las infracciones de posesión y fabricación de armas de fuego, sujetándolo a tratamiento en internación por las infracciones de homicidio simple doloso, lesiones simples, acopio de armas y conspiración. Se interpuso un amparo contra dicha resolución

Día 22 En el Juzgado Sexto de Distrito en el Distrito Federal, por tercera vez fueron llamados a comparecer los agentes del Ministerio Público involucrados en el arresto de los presuntos zapatistas detenidos en Yanga, Veracruz. Se presentaron 7 Agentes del Ministerio Público. El Ministerio Público adscrito al juzgado objetó la mayoría de las preguntas que la defensa les formuló sin ningún fundamento jurídico válido; por este motivo la defensa levantó un acta de protesta.

En esta misma audiencia, el supuesto defensor de oficio declaró ser personal de la misma Procuraduría, que nunca vio a los detenidos y supuestamente asistió a dos personas el mismo día, a la misma hora y en lugares diferentes. En las actuaciones consta que utilizó tres diferentes nombres: Cesar Julián García Aguilar, Julián Cesar García Aguilar y Julio Cesar García Aguilar, los Agentes del Ministerio Público fungieron en algunos casos como personas de confianza y en otros como autoridades por lo que se evidenció la violación al articulo 20 constitucional.

En esta misma fecha y en este juzgado se llevó a cabo la audiencia de vista de conclusiones, en el juicio seguido en contra de Elisa Benavides Guevara.

La defensa interpone un amparo contra la resolución de la apelación dictada por el Tribunal Unitario del Vigésimo Circuito que confirmó el auto de formal prisión dictado por el Juez Primero de Distrito en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, en contra de Sebastián Entzin Gómez.

Día 28 El Tribunal Unitario del décimo circuito con sede en Villahermosa, Tabasco pidió suspender el procedimiento en el juicio que se le sigue a Sebastián Entzin por los delitos de terrorismo y sedición.

La defensa solicitó al juez primero de distrito un informe de la solicitud de amparo de Javier Elorriaga contra el auto de formal prisión por los delitos de rebelión, terrorismo y sedición.

Octubre

Día 2 Es amenazado de muerte el Lic. José Lavanderos Yáñez por medio de dos mensajes telefónicos. El Lic. Lavanderos es miembro activo en la defensa de los presuntos zapatistas presos por parte de este Centro de Derechos Humanos “Miguel A. Pro Juárez”, A. C.

Día 3 Audiencia Constitucional en el Primer Tribunal Unitario de Toluca en relación al amparo interpuesto en contra del auto de formal prisión.

Audiencia Constitucional en el Juzgado Décimo Primero del D.F., en relación al amparo interpuesto en contra del auto de formal prisión dictado en contra de los detenidos en Yanga.

Día 4 El PRODH demanda públicamente la absolución de María Gloria (Elisa) Benavides. Ante el inminente dictado de sentencia por parte del juez correspondiente, el PRODH denunció numerosas irregularidades en que han incurrido las autoridades respecto al caso y demandó que sea absuelta de todos los cargos que se le imputan, no como un acto de prudencia política sino como el resultado de la verdad jurídica que debe imperar en el veredicto.

El PRODH denuncia que son razones políticas y no jurídicas las que mantienen presos a los presuntos zapatistas desde el mes de febrero.

Día 9 y 10 Audiencia en el Juzgado Primero de Distrito en Toluca son citados las supuestas personas de confianza que asistieron a los detenidos al rendir sus declaraciones ministeriales, éstos no se presentan, los domicilios que proporcionaron no existen, por lo tanto no han podido ser localizados.

Día 10 Javier Elorriaga solicita revisar 245 expedientes de indígenas presos que no saben por qué se encuentran en el Centro de Readaptación Social número 1, de Tuxtla Gutiérrez, máxima prisión del estado, conocida también como “Cerro Hueco”, “ni conocen sus acusaciones; se está castigando la pobreza y la ignorancia”.

Día 17 Absuelven de cargos a presuntos zapatistas detenidos en Yanga, Veracruz. El juzgado décimo primero de distrito en materia penal absolvió de los cargos de terrorismo, asociación delictuosa y almacenamiento de armas y explosivos -las acusaciones más graves a los siete presuntos zapatistas detenidos en Yanga. La juez Emma Meza Fonseca consideró que la Procuraduría General de la República (PGR) no presentó prueba alguna para considerarlos terroristas por lo cual “no hay elementos para procesarlos”. En consecuencia el proceso continuará solamente pos los delitos de rebelión, posesión de armas de fuego y fabricación de materiales explosivos.

Día 21 Detienen a Fernando Yáñez Muñoz, presunto comandante Germán del EZLN acusado de portación ilegal de armas de fuego. Los hechos ocurrieron en la ciudad de México mientras en Chiapas se realizaba el diálogo entre las representaciones del gobierno y el EZLN. Ocultan la detención.

Audiencia en el Juzgado Primero de Distrito de Xalapa, en relación a los detenidos en Yanga, los policías citados no comparecen. La audiencia se difiere.

Día 23 Se conoce públicamente de la detención de Fernando Yáñez Muñoz, el detenido pide al PRODH asumir su defensa.

Día 25 Después de grandes dilaciones, dan el nombramiento a los abogados del PRODH Pilar Noriega, Digna Ochoa, José Lavanderos y Lamberto González Ruiz como defensores legales de Fernando Yáñez.

Día 26 Liberación de Fernando Yáñez Muñoz por el sobreseimiento del caso.

Noviembre

Día 7 Exoneran de todos los cargos a María Gloria (Elisa) Benavides Guevara. Le es notificada la sentencia absolutoria de fecha 1º de noviembre de 1995.

Día 8 Audiencia en el Juzgado Séptimo de Distrito de Coatzacoalcos, Veracruz

Día 13 Los siete presuntos zapatistas presos en el Reclusorio Norte y los ocho del Centro de Readaptación Social de Almoloya enviaron un documento a las mesas de trabajo sobre los derechos indígenas que se realizan en Chiapas, en él testimonian la violencia y el atropello que sufren en las prisiones los indígenas encarcelados.

Día 16 Apela el Ministerio Público la sentencia absolutoria de Elisa.

Hermelinda García Zepahua cae gravemente enferma por negligencia médica en el Reclusorio Norte del D.F.

Día 17 Amnistía Internacional señala que estudia la posibilidad de “declarar presos de conciencia a los presuntos zapatistas” para adoptarlos y promover internacionalmente su liberación.

Día 18 Audiencia en el Juzgado Primero de Distrito de Xalapa en relación a los detenidos en Yanga. Se presentan los policías judiciales y de seguridad pública del estado que intervinieron en la detención. Mientras se llevaba a cabo el desahogo de las testimoniales los policías aprovechan para amenazar a un familiar de una de las abogadas. Esta amenaza se suma a la serie de amenazas y hostigamiento que han tenido los abogados del PRODH que llevan la defensa de los presuntos zapatistas. Esta ocasión, los autores fueron policías judiciales del estado de Veracruz plenamente identificados.

Día 21 Hermelinda García Zepahua, presunta zapatista detenida en Yanga, Veracruz, es llevada de emergencia a un hospital donde es operada inmediatamente por un problema de pancreatitis que padece. Su estado de salud es grave.

Día 22 El Juez Quinto de Distrito se declara incompetente para conocer y resolver el Amparo contra la Apelación que confirmó la resolución definitiva de la octava Consejera unitaria del Consejo de Menores, presentado a favor Gonzalo Sánchez Navarrete, menor de edad detenido en Cacalomacán, Estado de México.

Padres, familiares y amigos de Francisco Alejandro García Santiago se dirigen al presidente Zedillo en carta abierta para demandar su libertad y para “que el juicio que se le sigue sea apegado a la justicia constitucional”.

Día 23 Ciudadanos del Colectivo Espejo y la diputada Rosario Ibarra de Piedra denuncian que Hermelinda García se encuentra en la unidad de cuidados intensivos del Hospital de Urgencias la Villa debido al agravamiento que sufrió por negligencia médica y al no ser atendida adecuadamente en el Reclusorio Norte.

Día 25 Una representación del PRODH encabezada por la abogada Pilar Noriega se presenta en el Hospital de Urgencias “La Villa” y una trabajadora social de dicho nosocomio informa que no había ningún médico responsable de la atención de Hermelinda García y en general del hospital. A la paciente se le mantuvo ese día sin administrarle los medicamentos que requería y a una de sus abogadas sólo se le permitió verla de lejos, por unos minutos, sin que pudiera hablarle o acercarse a ella.

Audiencia en el Juzgado Séptimo de Distrito en Coatzacoalcos, Veracruz, debían presentarse los peritos ofrecidos por la Fiscalía, la audiencia se difiere sin razón alguna y por decisión de una Secretaria de Acuerdos.

Día 26 Una supuesta enfermera y un presunto médico someten a un interrogatorio policiaco a los familiares de Hermelinda García cuando acuden al hospital e intentan verla.

Día 30 Audiencia en el Juzgado Primero de Distrito de Toluca, la supuesta defensora particular que asistió a los detenidos al rendir sus declaraciones ministeriales no se presentó, no habita en el domicilio que proporcionó y ahí no la conocen.

Diciembre

Día 13 Audiencia en el Juzgado Séptimo de Distrito de Coatzacoalcos.

Día 14 Audiencia en el Juzgado Primero de Distrito de Toluca, los testigos no se presentan.

Día 19 y 20 Por dos veces consecutivas es citada a declarar ante el Juez de cuantía Menor de Capuluhac estado de México, a la supuesta abogada defensora que asistió a los detenidos en Cacalomacán, cuando éstos rindieron sus declaraciones ministeriales, ésta no comparece, los abogados se enteran que dicha persona es empleada de la Procuraduría de Justicia del Estado de México.

Día 22 Audiencia en el Juzgado Séptimo de Distrito de Coatzacoalcos.

Día 29 Se lleva a cabo la audiencia de vista del recurso de revocación interpuesto contra el auto que niega la devolución de la fianza depositada a favor de Elisa Benavides.

Enero de 1996

Día 2 Niegan el amparo contra el auto de formal prisión que se promovió a favor de Javier Elorriaga.

El primer Tribunal Unitario del Segundo Circuito de la Ciudad de Toluca resuelve el Amparo interpuesto contra el auto de formal prisión, dictado en contra de los detenidos en Cacalomacán, Edo. de México. Se concede el amparo por los delitos de terrorismo, Rebelión, acopio de armas y conspiración; No se concede el Amparo por los delitos de almacenamiento de armas y objetos y fabricación de armas de fuego, y queda pendiente de resolverse por no existir los elementos suficientes para resolver lo referente a los delitos de homicidio y fabricación de cartuchos y materiales explosivos.

Día 9 Se presentan en el reclusorio de Almoloya dos supuestos Agentes del Ministerio Público Federal con los detenidos en Cacalomacán, éstos negaron identificarse, trataron intimidarlos para que rindieran declaraciones, los presos solicitaron hablar primero con sus abogados y tanto éstos como las autoridades del reclusorio se los negaron.

Día 10 Se presenta un Agente del Ministerio Público Federal en el Centro de Desarrollo Integral para Menores para interrogar al menor Gonzalo Sánchez Navarrete detenido en Cacalomacán, coincidentemente se encontraba una de sus abogadas quien exigió la identificación y explicación de la razón de su interrogatorio argumentando que era con la finalidad de integrar la averiguación previa por el delito de tortura denunciado por los detenidos ante el Juez Primero de Distrito en Toluca.

Día 19 Es turnado el expediente de Amparo interpuesto contra la resolución definitiva dictada por la Sala Superior del Consejo para Menores del Distrito Federal al Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Penal, mismo que se promueve a favor del menor Gonzalo Sánchez Navarrete.

Audiencia testimonial en el Juzgado de Cuantía Menor de Capuluhac estado de México, en apoyo al Juzgado Primero de Distrito de Toluca, comparece a declarar la supuesta abogada de los detenidos Alejandra Varón Guadarrama, se hace efectivo el arresto por no haber cumplido el mandato judicial sin justificación alguna.

Se niega el recurso de apelación interpuesto contra el auto que declara cerrada la instrucción, en el caso de los detenidos en Yanga, Veracruz.

Febrero

Día 8 A un año de ser detenidos y encarcelados todos los presuntos zapatistas el PRODH informa públicamente el estado que guardan los procesos.

Lugar : sala de prensa del PRODH.

Día 12 Audiencia el Juzgado Primero de Distrito de Toluca donde Brenda Rodríguez, Celia Martínez, Gerardo López y Joel Martínez, ampliaron sus declaraciones.

Día 16 Audiencia de vista en el Primer Tribunal Unitario de Primer Circuito del D.F., en relación a la apelación interpuesta por el MPF en contra de la Sentencia Absolutoria a favor de Elisa Benavides.

Día 22 Audiencia en el Juzgado Primero de Distrito de Toluca, se desahoga el peritaje ofrecido por la Fiscalía

Día 25 El Tribunal Unitario del Décimo Circuito de Villahermosa, Tabasco resuelve y niega el amparo en contra del auto de formal prisión dictado en contra de Javier Elorriaga y Sebastián Entzin por el Juez Primero de Distrito de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Día 26 Audiencia en el Juzgado Séptimo de Distrito de Coatzacoalcos, se desahoga peritaje ofrecido por la defensa de Francisco Alejandro.

Marzo

Día 1 Audiencia de vista en el Primer Tribunal Unitario de Toluca, en relación a la apelación interpuesta en contra de un auto de admisión de prueba dictado por el Juez Primero de Distrito de Toluca.

Día 6 En el Primer Tribunal Colegiado en materia Penal y Administrativa de Toluca, son turnados al Magistrado Luis Pérez de la Fuente los tocas de las revisiones interpuestas por el Fiscal y el Segundo Tribunal Unitario en contra del amparo concedido a los procesados por el Primer Tribunal Unitario de Toluca.

Día 14 Diligencia en el laboratorio de balística de la Procuraduría General de la República en el D.F., en la cual el perito ofrecido por la fiscalía debía examinar el arma y la posta por la cual perdió la vida un policía el día de la detención en Cacalomacán. El arma supuestamente estaba asegurada por la Secretaria de la Defensa Nacional, ésta no apareció, la diligencia se suspendió.

Día 18 Audiencia en el Juzgado Séptimo de Distrito de Coatzacoalcos.

Día 20 Audiencia de vista en el Primer Tribunal Unitario de Toluca en relación a la apelación interpuesta por la defensa en contra de un auto dictado por el Juez Primero de Distrito.

Día 22 El cuarto Tribunal Colegiado en Materia Penal en el Distrito Federal negó el amparo contra la resolución de la Sala Superior del Consejo de Menores.

Día 25 El Juez Séptimo de Distrito declara cerrada la instrucción en el caso de Francisco Alejandro y da término al Ministerio Público para ofrecer conclusiones.

Día 27 Audiencia de vista en el Primer Tribunal Unitario de Toluca en relación a la apelación interpuesta por la defensa en contra de un auto dictado por el Juez Primero de Distrito.

Abril

Día 11 El Ministerio Público ofrece conclusiones en el caso de Francisco Alejandro en el Juzgado Séptimo de Distrito de Coatzacoalcos.

Día 29 La defensa de Francisco Alejandro presenta sus conclusiones ante el Juzgado Séptimo de Distrito de Coatzacoalcos.

Mayo

Día 2 El Juez Primero de Distrito de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, notifica la sentencia condenatoria en contra de Javier Elorriaga u Sebastián Entzin, de 13 y 6 años de prisión respectivamente, más multa. Los sentenciados Apelaron dicha resolución.

Día 3 El PRODH en conferencia de prensa hace una manifestación en contra de la sentencia condenatoria dictada por el Juez Primero de Distrito de Tuxtla Gutiérrez.

Día 7 Audiencia de vista en el Juzgado Séptimo de Distrito de Coatzacoalcos en relación al caso de Francisco Alejandro.

Día 24 El Juzgado Séptimo de Distrito de Coatzacoalcos notificó sentencia condenatoria en contra de Francisco Alejandro, consistente en siete años de prisión, multa y reparación del daño, el sentenciado apeló la sentencia.

Día 31 Audiencia de vista en el Tribunal Unitario del Vigésimo circuito de Tuxtla Gutiérrez en relación a la apelación interpuesta por el sentenciado y su defensa en contra de la sentencia condenatoria.

Junio

Día 6 El primer Tribunal Unitario de Tuxtla Gutiérrez notificó a Javier Elorriaga y Sebastián Entzin la sentencia absolutoria en su favor. Ambos son liberados.

Día 17 El Primer Tribunal del Décimo Circuito de Villahermosa, Tabasco radica el Toca y da término por tres días a la defensa para aportar pruebas en el caso de Francisco Alejandro.

Día 27 La defensa de Francisco Alejandro ofrece prueba pericial en el Tribunal Unitario del Décimo Circuito de Villahermosa.

Día 28 Audiencia de vista en el Primer Tribunal Unitario del Décimo Circuito, ésta de difiere, toda vez que la notificación anterior no fue enlistada debidamente por la actuaria del Tribunal por lo que la defensa no se dio por notificada.

 3. LA SITUACIÓN ACTUAL DE LOS CASOS.

Javier Elorriaga Berdegué. (Julio de 1996)

El día 2 de mayo el Juez Juan Manuel Alcántara Moreno dicto sentencia condenatoria en contra de Javier por los delitos de REBELIÓN, TERRORISMO Y CONSPIRACIÓN condenándolo a cumplir una pena de 13 años de prisión y setenta y cinco días multa, así como la suspensión de sus derechos políticos por un plazo de cuatro años.

La defensa así como el propio Javier interpusimos el recurso de Apelación en contra de la sentencia la cual consideramos aberrante. La apelación se llevó ante el tribunal Unitario del Vigésimo Circuito en Tuxtla Gutiérrez Chiapas, en la cual la defensa presentó los agravios cometidos en contra de Javier por el Juez Alcántara, tales como el hecho de que de las veintitrés pruebas presentadas en contra de Javier, solamente en tres se le mencionaba, siendo la principal prueba en su contra la declaración del único testigo de cargo Salvador Morales Garibay, quien no compareció jamás a ratificar sus declaraciones, a pesar de haber sido citado en seis ocasiones y buscado por la Policía Judicial Federal en todo el país. El Tribunal Unitario de Circuito en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, al dictar sentencia de apelación consideró que Salvador Morales Garibay era un testigo de oídas puesto que no le constan los hechos directamente.

Javier fue acusado de rebelión, sedición, motín, terrorismo y conspiración. El 9 de febrero el presidente Zedillo dio a conocer que se habían girado órdenes de aprehensión contra él, y Jorge Santiago como presuntos dirigentes del EZLN. Por falta de elementos la resolución de la apelación absolvió a Javier de todos los cargos de los que se le acuso, por lo que fue liberado el día 6 de junio de 1996.

El PRODH considera que en este caso se han cometido graves irregularidades desde el inicio, cuando Javier fue ilegalmente detenido y trasladado al penal de alta seguridad de Almoloya de Juárez; cuando el Ministerio Público pretendió presentar a Elisa, su esposa, como su acusadora y la posterior negativa del juez a realizar el careo a que tiene derecho todo acusado, además de la absurda prueba de cargo consistente en un vídeo donde, según la Procuraduría, aparecía Javier entre los 6 mil asistentes a la Convención Nacional Democrática en Aguascalientes, Chiapas. La ausencia de su principal acusador Salvador Morales Garibay, considerado desaparecido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, constituye otra grave irregularidad que nos hizo presumir que la Procuraduría no encontraría elementos suficientes para sostener las acusaciones en contra de Javier.

Jorge Santiago Santiago (en libertad desde el 14 de abril de 1995 por falta de pruebas).

Director de “Desarrollo Económico y Social de los Mexicanos Indígenas” A.C., (DESMI) organismo de trabajo social que promueve y asesora proyectos productivos y cooperativas entre campesinos e indígenas chiapanecos. Miembro de la Comisión de Análisis de la Comisión Nacional de Intermediación (CONAI).

Fue detenido el 11 de febrero en su domicilio en Teopisca, Chiapas. La orden de aprehensión en su contra se basa en una supuesta declaración del mismo individuo que inculpa a Javier Elorriaga y que hasta la fecha no ha aparecido: Salvador Morales Garibay, quien lo acusa de ser el enlace entre el Subcomandante Marcos y el obispo Samuel Ruiz; además señala que DESMI tiene como función recolectar dinero de organismos nacionales e internacionales para financiar al EZLN.

Se le acusó de los delitos de rebelión, sedición, motín, terrorismo y conspiración. Al momento de ser detenido, a Jorge Santiago no se le informó el motivo de su detención, de qué se le acusaba ni se le permitió declarar ante el Ministerio Público. Posteriormente, durante su declaración preparatoria, el Ministerio Público lo interrogó tratando de involucrar al obispo Samuel Ruiz, a la diócesis de San Cristóbal y a la CONAI, estas preguntas fueron objetadas por la defensa y rechazadas por el juzgado. El 12 de febrero fue trasladado ilegalmente al penal de alta seguridad, (para sentenciados), de Almoloya de Juárez Estado de México, posteriormente fue trasladado nuevamente a la cárcel de Cerro Hueco en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, fue liberado por falta de elementos para ser procesado el 14 de abril de 1995. Sin embargo, el 8 de junio fue detenido ilegalmente en el aeropuerto de Tuxtla Gutiérrez por agentes de la Policía Judicial Federal, que supuestamente no estaban enterados de que se encontraba libre, después de intimidarlo, someterlo a un amenazante interrogatorio y comunicarse con sus superiores lo dejaron ir.

El PRODH considera que una acusación tan grave, hecha por el Presidente de la República en un mensaje a la Nación, lo compromete seriamente una vez que se ha demostrado que se trataba de una acusación muy frágil y carente de fundamento jurídico. La serie de irregularidades e incluso contradicciones que se presentaron en este caso ponen en cuestión la responsabilidad y la capacidad de las instituciones del Poder Ejecutivo, en este caso, la Presidencia de la República y la Procuraduría General de la República, para obrar con legalidad en un asunto tan delicado como la guerra en Chiapas.

Sebastián Entzin Gómez.

En su proceso, la defensa acredito una irregularidad que vicia de nulidad sus declaraciones autoinculpatorias. Al no ser su lengua el español, durante sus declaraciones se le puso un traductor de la lengua tzotzil; pero, su lengua es el tzeltal. La defensa acreditó que su confesión, en la que se basa la acusación en su contra, se rindió sin la presencia de traductor, además, se comprobó pericialmente que el procesado no domina el castellano.

Los agentes que interrogaron a Sebastián durante su detención ante el Ministerio Público, cayeron en contradicciones ante el juzgado al ser examinados por la defensa. Por ejemplo, unos sostuvieron que el interrogatorio fue totalmente en español, otros que tanto en lengua de Sebastián como en español, además de afirmar que habían solicitado los traductores al Instituto Nacional Indigenistas, quienes informaron que se nombró traductor hasta que Sebastián estuvo ante el juez.

Se le acusó de los delitos de rebelión, sedición, motín, terrorismo y conspiración. Por falta de elementos se le quitaron sedición, motín y conspiración; se le confirmó auto de formal prisión por rebelión y terrorismo, se interpuso el amparo ante el Tribunal Unitario del Décimo Circuito en Villahermosa Tabasco, éste es negado el día 25 de febrero de 1996, basando sus argumentos en las declaraciones de Salvador Morales Garibay principal testigo de la PGR que fue declarado como desaparecido el año pasado.

Sebastián fue sentencia do en primera instancia a 6 años de prisión y al pago de una multa de cuarenta días de salario mínimo, así como la suspensión de sus derechos políticos por dos años, por los delitos de REBELIÓN y TERRORISMO.

Dicha sentencia fue apelada por lo que el proceso de apelación se llevó ante el tribunal Unitario del Vigésimo Circuito en Tuxtla Gutiérrez Chiapas, en la cual la defensa presentó los agravios cometidos en contra de Sebastián por el Juez Alcántara. El Tribunal Unitario del Vigésimo Circuito en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, al dictar sentencia de apelación consideró que Sebastián es inocente del delito de Terrorismo más no así del delito de Rebelión, por lo que le impuso una pena de dos años de prisión con lo cual pudo salir en libertad el día seis de junio mediante el pago de una multa.

María Gloria (Elisa) Benavides (en libertad bajo caución desde el 14 de julio de 1995).

Elisa es esposa de Javier Elorriaga y madre del hijo de ambos de un año y medio de edad. Fue detenida ilegalmente en su domicilio el 8 de febrero de 1995 y posteriormente acusada por la Procuraduría General de la República de los delitos de terrorismo, asociación delictuosa, rebelión y posesión de armas prohibidas. Por estos cuatro delitos se le dictó auto de formal prisión.

La defensa interpuso un amparo que fue concedido por la juez Emma Fonseca, debido a que el auto de formal prisión “no se ajusta a lo dispuesto en el artículo 19 constitucional” en virtud de que no había datos suficientes que acreditaran los delitos atribuidos a Elisa. En consecuencia, se le concedió el amparo respecto a los delitos de terrorismo y asociación delictuosa. El proceso continuó solamente por los delitos de rebelión y posesión de arma prohibida; ninguno de estos dos delitos es grave, por lo que Elisa obtuvo el derecho a su libertad bajo fianza el 14 de julio de 1995.

La defensa demostró que el robo que originó la investigación en su contra fue inventado, que el denunciante original no existe, que los documentos del EZLN supuestamente hallados en su domicilio son de circulación pública y conocidos ampliamente a través de los medios de comunicación, que su supuesta confesión fue obligada a firmar bajo tortura psicológica y sin reunir las formalidades esenciales que ordena la Constitución, la supuesta orden de cateo no obra en el expediente principal, el “arsenal” encontrado en su casa se reducía a dos pistolas, de las que no se acreditó que fueran suyas.

El 7 de noviembre el Juez Sexto de Distrito en materia penal en el Distrito Federal, exoneró a Elisa de los cargos por los cuales era procesada. El juez consideró que no existen elementos suficientes para condenarla por los delitos de rebelión y posesión de armas y la absolvió definitivamente de estos cargos.

Este veredicto confirma que los procesos judiciales seguidos en contra de los presuntos zapatistas fueron construidos a partir de estrictos intereses políticos y afectando con gravedad el estado de derecho. Este fallo absolutorio, así como la liberación de Jorge Santiago, Fernando Yáñez, Javier Elorriaga y Sebastián Entzin, fortalece la posibilidad de la pronta liberación de los demás acusados. Consideramos que la absolución de Elisa es un acto de justicia amparado en el derecho, por una autoridad que no se dejó llevar por intereses extrajudiciales y se constituye un reconocimiento del Poder Judicial a la razón que nos asiste.

La defensa solicitó al Primer Tribunal Unitario la devolución de los billetes de depósito por la fianza otorgada a la procesada, mismo que le fue negado, se presentó el recurso de Revocación en contra de dicho auto, el 29 de diciembre se llevó a cabo la audiencia de desahogo de pruebas resolviendo posteriormente que no se revocaba dicho acuerdo.

Asimismo, el descongelamiento de una cuenta bancaria a nombre de Elisa Benavides y de su esposo Javier Elorriaga, tardó varios meses para que se diera, la Procuraduría reconoció dicho error y solicitó a la Comisión Nacional Bancaria el descongelamiento, éste fue operativizado después de diversas gestiones ante dichas dependencias.

El Agente del Ministerio Público Federal, Apeló la sentencia absolutoria, por lo que el expediente fue turnado al Primer Tribunal Unitario del Primer Circuito recayéndole el número 397/95, la audiencia de vista se llevó a cabo el 16 de febrero de 1996. El día de marzo el Tribunal Unitario ratifica la sentencia absolutoria, por lo que para la defensa no cabe duda ilegalidad que siempre se ha denunciado en relación a la detención y proceso penal en contra de Elisa, el Poder Judicial reconoce la ilegalidad y da la razón a la defensa y a la procesada.

Fernando Yáñez Muñoz, presunto “Comandante Germán”.

Detenido el 21 de octubre y puesto en libertad por sobreseimiento del caso el 26 de octubre de 1995.

Los hechos: “un ejemplo más de cómo se fabrica un delito sobre la marcha”.

El sábado 21 de octubre Fernando Yáñez viajaba a bordo de un vehículo en compañía de dos amigos suyos, Laura Natalia García Hernández y su hermano Fernando Abraham García Hernández. Hacia las 19:30 horas fueron interceptados por cerca de 6 vehículos, de los que descendieron unas 40 personas vestidas de civil.

A Fernando y sus acompañantes nunca se les mostró una orden de aprehensión, fueron golpeados, encapuchados y conducidos con los ojos vendados, según la versión de Laura Natalia García Hernández, la manosearon y esposaron antes de llevarlos a un lugar abierto donde se escuchaba mucho ruido, risas y música. Más tarde, los condujeron a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, donde fueron interrogados completamente desnudos, les tomaron fotos y sus huellas dactilares. Allí mismo escucharon que se les acusaba de habérseles encontrado una AK y una Browning nueve milímetros. Al ser presentados en la Procuraduría Laura Natalia alcanzó a oír a uno de los agentes que decía “vamos a ponerles polvo, aunque sea talco”.

El domingo 22 permanecieron todo el día en la Procuraduría General de la República, a donde fueron remitidos, y el lunes por la mañana el Ministerio Público Federal decide poner en libertad a Laura y su hermano. En cambio Fernando Yáñez fue puesto a disposición del juez 7o. De Distrito en materia penal ubicado en el reclusorio oriente. Fernando se negó a rendir su declaración preparatoria por no haber un abogado de su confianza.

El lunes 23 se da a conocer públicamente la detención de Fernando Yáñez. La diputada federal Rosario Ibarra de Piedra se presentó en la PGR para solicitar información acerca del detenido, se le dijo que fue detenido por portación de armas prohibidas y por delitos contra la salud. La señora Piedra señaló al Procurador Lozano Gracia: “Pero cómo cree que alguien va a creer semejante patraña, que una persona como Yáñez, que fue acusado en público por el propio doctor Zedillo, que además, tiene el gravísimo antecedente de la desaparición de su hermano César (en Ocosingo 1974), que es hostigado y perseguido, fue capturado por llevar droga? Eso no se lo va a creer ni un niño de pecho”

Esa tarde, la PGR, por medio de un comunicado de prensa donde se le identifica como el presunto comandante “Germán” del EZLN, se le atribuyen los delitos de portación de arma de uso exclusivo del ejército y cerca de 80 cartuchos útiles, en el mismo comunicado se niega que la detención esté motivada por su relación con el EZLN y se omiten los cargos de delitos contra la salud.

El PRODH asume la defensa a petición expresa de Yáñez.

El martes 24, se declara la alerta roja en Chiapas, maniobras pre bélicas por parte del EZLN. Enrique Flota y Pilar Noriega, abogados del PRODH, defensores de Fernando Yáñez, aún no son reconocidos por el juez y se les niega el acceso al expediente, dejando al detenido en completa indefensión.

Enrique Flota acusa a la Procuraduría General de la República de violar abiertamente la Ley para el Diálogo, la Concordia y la Paz en Chiapas. El funcionario de la Procuraduría del D.F. Alfonso Nieto Garduño niega que en la detención hayan participado miembros de esa dependencia.

El miércoles 25, después de remontar obstáculos burocráticos y grandes dilaciones, los abogados del PRODH Pilar Noriega, Digna Ochoa, José Lavanderos y Lamberto González Ruiz, obtienen el nombramiento como defensores legales de Fernando Yáñez. La Procuraduría del D.F. se contradice y admite que sí intervino en la detención. Se presenta una denuncia ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos quien tiene competencia por estar involucradas autoridades del fuero federal.

El jueves 26, por la mañana, le dictan auto de formal prisión sin derecho a fianza por el delito de portación de armas de uso exclusivo del ejército, la defensa lo apela por la evidencia de violaciones a las garantías procesales. Por la tarde, sale libre Fernando Yáñez Muñoz por el sobreseimiento del caso.

Ese jueves 26 de octubre, fue jueves trágico: La Bolsa llegó a perder 3.88% durante la jornada; el peso se devaluó en 7%, más de un 50% acumulado en ese año; el dólar llegó al mayoreo (compra de más de 10 mil) a 7.23, 44 cts., se cotizó a 7.50 en la frontera y se vendió a más de 8 nuevos pesos en casas de cambio. Se recrudeció la incertidumbre sobre la prometida reactivación económica. Rumores, versiones contradictorias, reuniones de emergencia a puerta cerrada al más alto nivel y declaraciones públicas “tranquilizadoras”. De nuevo la inestabilidad y el nerviosismo en la peor crisis económica del país.

El detonador de este nuevo quiebre financiero dentro de la administración de Ernesto Zedillo fue la alerta roja -que incluye preparativos pre bélicos- declarada, ese jueves 26, por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, luego de conocerse la detención de Fernando Yáñez Muñoz, el presunto Comandante Germán.

Más allá de las graves consecuencias políticas y económicas que esta detención provocó, el Centro PRODH llamó la atención sobre la fragilidad manifiesta del marco jurídico y de las garantías individuales de los mexicanos.

En esta aprehensión fue patente la desaparición absoluta del marco legal que nos rige. La manera como se planeó, se ejecutó, se procesó y se resolvió el caso, sumadas las reacciones de las diversas autoridades involucradas, sólo revelan resquebrajamiento de la constitucionalidad.

Antecedentes.

El día 9 de febrero del presente año, el Presidente la República anunció públicamente que se emitían órdenes de aprehensión en contra de cinco personas, las que presuntamente se les acusa de ser dirigentes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Entre las cinco personas se mencionó a Fernando Yáñez Muñoz, a quien el gobierno mexicano acusa de ser el comandante Germán cabeza principal del EZLN

En marzo, el Congreso de la Unión emitió la “Ley para el Diálogo, la Conciliación y la Paz Digna en Chiapas”. Esta ley señalaba que, en tanto se desarrolle el diálogo y la negociación, el gobierno garantizaría el libre tránsito de los negociadores asegurando que no fueran molestados por ninguna autoridad federal.

Esta detención se realizó mientras en Chiapas se desarrollaban las pláticas entre el gobierno y el EZLN, y sus respectivos asesores.

Las irregularidades

Había vigilancia previa y seguimiento de Fernando Yáñez, prohibida por la ley para el diálogo en Chiapas

Yáñez es detenido en sábado y fue presentado hasta el lunes, sin que se identifiquen plenamente los lugares donde se le mantuvo todo ese tiempo, durante el cual fue sometido a interrogatorios, con los ojos vendados y bajo presiones de desconocidos.

La Policía Judicial del Distrito Federal (PJDF) y la Procuraduría General de la República (PGR) niegan haber tenido participación alguna en la detención (aunque después lo acepte la PJDF)

Es muy probable que Yáñez haya sido trasladado a una instalación militar e interrogado por militares

En ningún momento se presentaron elementos de prueba que acreditasen que él llevara armas consigo, ni fotos, ni huellas, nada, ni siquiera se presentaron las supuestas armas.

Se le detuvo supuestamente en un operativo para detectar autos robados, sin embargo, se dejó en libertad a sus acompañantes, siendo uno de ellos el propietario del vehículo.

El gramo de cocaína que supuestamente traía consigo aparece y desaparece en los informes, a discreción.

Si estaba bien fundado el auto de formal prisión, no procedía el sobreseimiento

Si estaba bien fundado el sobreseimiento, no procedía el auto de formal prisión

Agentes de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (según la versión oficial) detuvieron a Fernando Yáñez y la Procuraduría General de la República lo consignó. Ambas dependencias cumplieron su respectiva función recurriendo a un artificio, es decir, fabricaron un delito para no caer en la violación flagrante de la Ley para el Diálogo, la Concordia y la Paz Digna en Chiapas. No pudieron nunca probar su acusación y el absurdo y la contradicción de sus argumentos hicieron patente el artificio. Ante el escándalo político (alerta roja en Chiapas, amenaza de salida del senador Heberto Castillo miembro de la Comisión para la Concordia y Pacificación (COCOPA), la denuncia de violaciones a derechos humanos) y el consecuente quiebre financiero, la PGR solicitó el sobreseimiento de la causa penal. El resquicio que les permitió esta intervención fue la aceptación del acusado de haber sido nombrado por Zedillo (en febrero) como presunto zapatista y concluir, por ello, que la Ley del Diálogo lo amparaba.

El juez aceptó las acusaciones de la PGR y dictó al detenido auto de formal prisión. No pasaron 24 horas y el mismo juez admitió la petición de sobreseimiento y Fernando Yáñez quedó libre.

Funcionarios de la Procuraduría del D.F. (PGJDF) negaron tener que ver en la detención; el procurador general de la República hizo lo mismo; al final, la PGJDF tuvo que asumir el papel de responsable. Nadie sabía de la detención, el Poder Judicial dio la impresión de actuar bajo consigna del Poder Ejecutivo. ''Quién detuvo a Fernando Yáñez? ''Quién planeó el operativo en la oscuridad? ''Con qué sustento, si es claro que no fue el constitucional, se le detuvo y consignó? ''Qué intereses se impusieron a la institucionalidad estatal? Si lo que sucedió con Fernando Yáñez, el supuesto comandante Germán, fue obra de la coordinación de seguridad nacional en el país -grupos de élite, coordinados por encima de las instituciones- o con grupos al interior del sistema que buscan la desestabilización, los ciudadanos quedamos a merced de tales objetivos de poder particulares, en la plena indefensión jurídica, en la plena inseguridad. Si fueron decisiones políticas las que decidieron una aprehensión como la de Fernando Yáñez, y posteriormente su liberación, ''dónde quedan las garantías ciudadanas, los derechos humanos, el marco legal? En este caso, los derechos humanos resultaron prescindibles, anulables. Esto es lo más grave.

Todos los indicios llevan a concluir que la detención de Fernando Yáñez Muñoz, identificado como el comandante Germán del EZLN, se realizó a partir de una decisión política que tenía como objetivo afectar el clima en que se desarrollaba el diálogo de paz en Chiapas.

Los ocho detenidos en Cacalomacán, Estado de México.

El día 9 de febrero en la comunidad de Cacalomacán estado de México fueron detenidos y torturados por diversos grupos policiacos y militares, sin orden de aprehensión ni de cateo, Joaquín Guadarrama Ayala, Dámaso Sánchez Olivares, Juana Segundo Castillo, Yesenia Bernal Segundo, Pedro Tomás Solís Roque, Israel Valdés González, Ofelia Hernández Hernández, Gerardo López López, Gonzalo Sánchez Navarrete, Joel Martínez González, Brenda Rodríguez Acosta, Celia Martínez Guerrero, Fernando Domínguez Paredes y Patricia Jiménez Sánchez, fueron llevados a lugares desconocidos, vendados de los ojos los obligaron a firmar declaraciones que conocieron hasta que estuvieron ante el Juez Sexto de Distrito en el Distrito Federal.

El 13 de febrero se resolvió su situación jurídica dictándoles auto de libertad a: Joaquín Guadarrama Ayala, Dámaso Sánchez Olivares, Juana Segundo Castillo, Yesenia Bernal Segundo, Pedro Tomás Solís Roque, Israel Valdés González y auto de formal prisión a: Ofelia Hernández Hernández, Gerardo López López, Gonzalo Sánchez Navarrete, Joel Martínez Guerrero, Brenda Rodríguez Acosta, Celia Martínez Guerrero, Fernando Domínguez Paredes y Patricia Jiménez Sánchez, asimismo, el Juez se declaró incompetente por declinatoria a favor del Juez de Distrito en turno, en la ciudad de Toluca, por lo que permanecieron segregados en el Reclusorio Preventivo Norte del Distrito Federal, hasta que fueron trasladados al reclusorio preventivo de Almoloya de Juárez estado de México (el estatal)

A éstos últimos, se les inició el proceso por los delitos de: asociación delictuosa, homicidio, acopio de armas, almacenamiento de armas y objetos, posesión y portación de armas de fuego para uso exclusivo de las fuerzas armadas, fabricación de armas de fuego, cartuchos y materiales explosivos, rebelión, terrorismo, conspiración. Por esos delitos podrían ser condenados a una pena de hasta 50 años de cárcel, sin embargo, desde la revisión inicial del expediente se han encontrado graves irregularidades, como en los otros casos.

Todos ellos fueron torturados física y psicológicamente para obligarlos a firmar supuestas confesiones. Existe una investigación en curso, ordenada por el juez que lleva el caso, por la posible comisión del delito de torturas cometido en agravio de los procesados.

Del cateo, que supuestamente originó su captura, no existe ninguna diligencia en el expediente. En cuanto a las armas que supuestamente tenían, no existe ninguna fe ministerial de que fueran halladas en su posesión, en el domicilio en que fueron detenidos. Las armas referidas fueron presentadas en las oficinas del Ministerio Público, por un policía al que no se le tomó declaración. En la ampliación de la declaración de los policías que intervinieron en la detención, Leopoldo Correa, Agente de la Policía Judicial del Estado de México, reconoció que su declaración inicial, aparentemente rendida en la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, en realidad la firmó en el Campo Militar Número Uno, de la Secretaría de la Defensa Nacional, en el Distrito Federal, lugar al que, él mismo trasladó a varios funcionarios de la Procuraduría de Justicia del Estado.

Quedó así acreditada la gravísima irregularidad consistente en la intervención de la Secretaría de la Defensa Nacional en la detención e interrogatorio de los procesados. La defensa se propone solicitar, por conducto del juez, un informe de la Secretaría de la Defensa Nacional sobre la ilegal intervención de personal militar en procedimientos que sólo competen a las autoridades civiles. De este informe podrían resultar llamados a declarar los efectivos militares que hayan intervenido en los hechos.

Es de llamar la atención que las autoridades manifestaron que los procesados fueron detenidos después de un enfrentamiento que duro aproximadamente tres horas, los detenidos han negado esta situación la cual se ve reforzada con el hecho de que la prueba de Radizonato de Sodio practicada a los detenidos para saber si dispararon armas de fuego salió negativa para todos, asimismo obran en el expediente los certificados médicos y fotografías a color de las huellas de las torturas de que fueron objeto.

En esta etapa del proceso, la policía judicial federal hizo una “exhaustiva investigación” para localizar a las supuestas personas de confianza y abogados que asistieron a los detenidos al rendir sus declaraciones ministeriales, dichas personas y los domicilios que dieron no existen, por lo que se puede apreciar la gran irregularidad de cómo se integró la Averiguación Previa, la única que fue posible localizar es una de las supuestas abogadas Alejandra Varón Guadarrama quien fue citada debidamente en múltiples ocasiones para que rindiera su declaración, finalmente compareció. Pero las direcciones que proporcionó inicialmente no existen por lo que fue tardado localizarla a través de una exhaustiva investigación.

Por el desacato a la autoridad judicial, el Juez de Cuantía Menor de Capuluhac, le decretó un arresto por 36 horas, mismo que la policía municipal de Capuluhac no ejecutó. El día 19 de enero , fecha en que ésta se presentó a rendir su testimonio, después de su declaración se cumplió con el arresto decretado pero no en su totalidad ya que éste era por 36 horas y solo permaneció 2 horas arrestada, la multicitada Alejandra Varón manifestó que no había recibido personalmente los citatorios, el Juez acepta y concede su libertad. Esta persona es empleada de la Procuraduría General de Justicia del Estado, actualmente trabaja en la Agencia del Ministerio Público de Ixtlahuaca, Edo. De México, por lo que, es ilegal su asistencia, toda vez que las supuestas declaraciones eran desahogadas en las instalaciones y por personal de esa dependencia. Los procesados han manifestado reiteradamente que al momento de rendir sus declaraciones ministeriales no los asistió persona alguna, además de que fueron obligados a firmar declaraciones que conocieron hasta que fueron presentados ante el Juez Sexto de Distrito en el Distrito Federal y esto fue con los ojos vendados.

Se interpuso el Amparo 3/95 contra el auto de formal prisión ante el Primer Tribunal Unitario del Segundo Circuito en Toluca, Estado de México, el día 3 de octubre se llevó a cabo la audiencia de vista, notificando a los procesados la resolución del mismo el 26 de enero de 1996, mismo que fue de la siguiente manera: Se concede el Amparo por los delitos de Terrorismo, Rebelión, Acopio de Armas de fuego y Conspiración; No se concede el Amparo por los delitos de Almacenamiento de Armas y objetos, Posesión de Armas de Fuego, Asociación Delictuosa y Fabricación de armas de fuego; está pendiente de resolverse los delitos de Homicidio y Fabricación de Cartuchos toda vez que el Magistrado no tuvo elementos suficientes para resolver.

El día 1º de febrero el Segundo Tribunal Unitario interpuso el recurso de revisión del Amparo concedido por el Primer Tribunal Unitario a favor de los procesados, por lo que el Toca fue remitido a un Tribunal Colegiado de Circuito de la ciudad de Toluca Estado de México.

El Juez Primero de Distrito dio vista al Ministerio Público Federal por desprenderse de autos la posible comisión del delito de tortura en agravio de los procesados. El día 9 de enero de 1996 se presentaron en el Reclusorio dos Agentes del Ministerio Público Federal acompañados de dos secretarias quienes negaron identificarse y de manera prepotente y arbitraria presionaron a los procesados para que rindieran sus declaraciones con el fin de integrar la Averiguación Previa número 5850/FESPLE/95, Mesa XV FESPLE, por los delitos de Tortura y lo que resulte, los procesados se negaron a declarar, excepto dos que accedieron debido a las presiones, dichos agentes junto con el director del reclusorio no les permitieron que los procesados se comunicaran con sus abogados. Posteriormente pudimos identificar a uno de dichos agentes, quién responde al nombre de Héctor Sánchez Hernández

El 12 de febrero se llevó a cabo la audiencia en la que ampliaron sus declaraciones Brenda Rodríguez, Celia Martínez, Gerardo López y Joel Martínez.

El Ministerio Público Federal ofreció la prueba pericial para determinar que la posta supuestamente encontrada en el cuerpo del policía muerto el día de los hechos fue disparada por una de las armas decomisadas a los procesados en el domicilio de éstos. Es importante hacer notar que dicha posta no fue asegurada como lo establece el Código Federal de Procedimientos Penales, ésta estuvo extraviada más de un año. El día y hora fijado para la práctica de dicho examen pericial el actuario del Juzgado acudió al campo militar a recoger el arma indicada, y se encontró con que ésta no existe.

El Juez pidió al MPF precisara los datos y fecha en que fue asegurada el arma para facilitar su localización, éste no lo proporciona toda vez que no lo tiene, porque dicha arma no existe.

Una vez desahogadas las pruebas ofrecidas tanto por la defensa como por el MPF el Juez declaró cerrada la Instrucción, pero por estar pendiente la resolución de la revisión del amparo no se dio vista al MPF para ofrecer las conclusiones del caso. Asta el día en que se escribió este informe nos encontrábamos en espera de dicha resolución.

En este caso existen dos procesos que por su importancia merecen comentarios aparte, éstos son los casos de Gerardo López López y Gonzalo Sánchez Navarrete:

Gerardo López López

El 9 de febrero de 1995 en el operativo policiaco en el que participaron poco más de 500 elementos de diversas corporaciones, (Policía Judicial del Estado, Policía de Seguridad Pública y Tránsito del Estado, Policía Judicial Federal, Policía Federal de Caminos) fue detenido, junto con otras personas en una casa del poblado de Cacalomacán en el Estado de México. Después de tenerlo sometido, los policías, lo hirieron con tres disparos de arma de fuego, lesionándolo en ambas piernas y en el brazo derecho.

Fue ilegalmente trasladado al Hospital Central Militar de la Secretaría de la Defensa Nacional en la Ciudad de México. Se presentó un Amparo por incomunicación, el actuario del juzgado se presentó en el hospital donde fue informado que Gerardo había sido trasladado a otro hospital, donde no fue encontrado, después de una larga búsqueda, finalmente se le localizó en el Hospital General Juárez de México del D.F., custodiado por elementos de la Procuraduría General de la República. Se le mantuvo incomunicado ya que se les negó el acceso a los abogados para entrevistarse con él, por lo que se presentó un nuevo Amparo por incomunicación. Fue mantenido en aislamiento durante un mes y posteriormente trasladado al Reclusorio Norte y de ahí al Reclusorio Estatal de Almoloya de Juárez, Estado de México, donde se encuentra actualmente. No se le ha proporcionado la atención médica que requiere para su total recuperación.

Durante el procedimiento Penal el Juez solicito a la Procuraduría General de Justicia del Estado y a la Secretaría de la Defensa Nacional informará el motivo por el cual la primera envió al detenido al Hospital Central Militar y a la segunda porqué admitieron al procesado, el argumento es que por la urgencia de la atención que requería y la pregunta es ''porqué no lo llevaron a algún hospital de la ciudad de Toluca por ser el lugar más próximo, si es que era urgente?. El Policía Judicial del Estado Leopoldo Correa entre otros manifestó en audiencia pública en el juzgado que él llevó al subprocurador de justicia y al director de la policía judicial del estado de México al Campo Militar Número Uno de la ciudad de México y que en este lugar los puso a disposición de -no supo de quién-, solo se limitó a firmar.

Gonzalo Sánchez Navarrete

Merece nuestra especial atención ya que al momento de ser detenido era menor de edad (17 años) y cuyo testimonio de detención aquí transcribimos:

“El día 9 de febrero, fui detenido en Cacalomacán, estado de México como a las 21 horas de la noche. Me agarraron, uno de cada brazo, uno atrás de mi, me quitaron mis zapatos y otras cosas que le facilitaron.

Luego me sacaron a patadas, en la mera puerta estaba un camión grande y me empujaron, golpearon mi cabeza contra el camión, me arrastraron y me dejaron tirado en la fila de los policías, me empezaron a patear, también me golpeaban con sus armas y culatas.

Luego me sacaron arrastrando y me metieron en un microbús todos encimados, me esposaron una mano en el tubo del asiento.

Luego me llevaron a un lugar que no conozco, estuvimos como una hora en ese lugar, también nos golpearon con patadas, en ese momento tenían armas amenazaron con matarnos.

Luego vi a un compañero estaba tirado en el piso todo sangrado, le dieron cinco balazos a tres metros de distancia.

Luego nos llevaron a el campo militar número uno, nos metieron en una camioneta bien cerrada. Cuando llegamos al campo militar nos sacaron en la camioneta, luego nos pusieron una bolsa en la cabeza.

Luego nos pasaron a un cuarto a cada uno de nosotros y nos desnudaron y tomaron fotos. Luego nos pasaron a una celda y nos quitaron la bolsa y me vendaron, vendado durante las 24 horas, luego me sacaron a declarar, en esa noche declare bajo presión, me golpearon amenazándome.

Como 24 horas estuvimos en el campo militar, cuando nos trasladaron al reclusorio, me dijeron que me llevaban a declarar, pero en ese momento me obligaron a firmar. Firme con los ojos vendados, sin saber que firmaba, me agarraron la mano cuando firmé.

Gonzalo Sánchez Navarrete. Consejo Tutelar, Cd. de México. Septiembre de 1995"

Gonzalo fue detenido junto con trece personas más en Cacalomacán, posteriormente fue trasladado a un sitio desconocido donde fue torturado y obligado a firmar una declaración. Además, fue separado del grupo con el que se le detuvo, incomunicado y trasladado a varios centros penitenciarios de manera arbitraria e irregular (ver Cronología 19 de julio). Por ser menor de edad se le internó en la Unidad de Tratamiento para Varones del Consejo Tutelar en el Distrito Federal, donde se le mantuvo segregado durante una semana sin que hubiera motivo alguno para ello; con motivo de una gripe se le obligó a ingerir, junto con los alimentos, tres pastillas cuyo contenido ninguna autoridad del centro de reclusión ha explicado satisfactoriamente hasta la fecha.

Durante el “procedimiento” que se le siguió a Gonzalo la Consejera admitió la prueba testimonial ofrecida por la defensa a cargo de varios policías judiciales y de seguridad pública que intervinieron en la detención pero se negó a citarlos, manifestando que la defensa los debía presentar, sabiendo que ésta no contaba con la autoridad para solicitarlo, así también los policías que si se presentaron no señalaron a Gonzalo y manifestaron no conocerlo ni haberlo detenido. Por lo que no hay un señalamiento directo de persona alguna, responsabilizándolo de los delitos que se le imputaron.

Con motivo del amparo contra la resolución definitiva, las autoridades del centro donde se encuentra han suspendido el tratamiento; por otra parte, durante tres meses se le mantuvo bajo estricta y especial vigilancia de manera personal, por medio de controles excesivos ya que cuatro custodios estaban siempre junto a él, éste es otro medio de intimidación.

En este caso la Consejera Unitaria del Consejo Tutelar, en su resolución, admite que existió tortura pero fue justificada (tal parece que la Consejera no conoce el artículo 22 de nuestra Constitución, el cuál prohíbe la tortura y los tratos inhumanos). La Comisión de Derechos Humanos del D.F.: ha intervenido en este caso para oponerse a las pruebas psicológicas a las que se le intentaba someter de manera irregular; al dictarse la resolución definitiva fue trasladado al Centro de Desarrollo Integral para Menores donde se encuentra actualmente.

Inicialmente, a Gonzalo se le seguía el juicio penal junto con las demás personas detenidas en Cacalomacán, el Juez Primero de Distrito se declaró incompetente por ser menor de edad, por lo que, fue trasladado al Consejo de Menores en el Distrito Federal (dependiente de la Secretaría de Gobernación) donde la Consejera Unitaria Octava, dicta el auto inicial por las infracciones de: Asociación delictuosa, Homicidio Calificado, Lesiones Calificadas, Acopio, Almacenamiento y posesión de Armas de Fuego reservadas para el uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea Mexicana, Fabricación de Armas de Fuego y Explosivos, Rebelión, Terrorismo y Conspiración, la defensa presentó el recurso de Apelación ante la Sala Superior de dicho Consejo de Menores quién modificó la resolución inicial decretándole la sujeción al Procedimiento en Internación únicamente por las infracciones de Homicidio, Lesiones, Acopio y posesión de Armas de Fuego, reservadas para el uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea, Fabricación de Armas de Fuego y Explosivos y Conspiración. La Consejera Unitaria Octava dicta la resolución definitiva decretando MEDIDAS DE TRATAMIENTO EN INTERNACIÓN.

Se interpuso el Amparo en contra de esta resolución ante un Juez de Distrito mismo que lo turno al Cuarto Tribunal Colegiado en materia Penal. El tratamiento de Gonzalo estuvo suspendido mientras no se resolvía el amparo. El día 22 de marzo de 1996 el Cuarto Tribunal Colegiado resolvió el amparo interpuesto por la defensa, y ratificó la resolución de la Sala Superior del Consejo tutelar, es decir, se consideró a Gonzalo como responsable de los delitos de Homicidio, Lesiones, Acopio y posesión de armas de fuego y explosivos y Conspiración. Sólo que el Cuarto Tribunal Colegiado condena por el delito de Conspiración cuando el Código Penal Federal en su artículo 141 establece y tipifica este delito cuando se han cometido los de Terrorismo, Sabotaje, Rebelión, Motín entre otros y en este caso se reconoció que no se tipificaba ninguno de éstos últimos delitos, por lo tanto, el delito de Conspiración no se da solo si no se han cometido los demás delitos. Resalta el hecho de que el Tribunal ratifica la validez de la primera declaración de Gonzalo a pesar de que ante el juez manifestó que fue torturado.

La sentencia de amparo sostiene que “...sin embargo, con independencia de estas lesiones concuerdan con el clima de violencia que existía en el momento y lugar de los acontecimientos, cabe agregar, que el propio quejoso manifestó que se ocasionó las lesiones al caer, al pretender darse a la fuga ; por lo que no cabe admitirse que el reconocimiento de culpabilidad contenido en sus primeras declaraciones, se produjo en un estado psicológico anormal, determinado por coacción física o moral, ya que fue emitida sin tiempo suficiente de aleccionamiento o de reflexiones defensivas y se encontró corroborada con las declaraciones de Fernando Domínguez Paredes....”

Los siete detenidos en Yanga, Estado de Veracruz.

Rosa Hernández Hernández, Hermelinda García Zepehua, Alvaro Castillo Granados, Martín Trujillo Barajas, Luis Sánchez Navarrete, Hilario Martínez Hernández y Ricardo Hernández López, fueron detenidos en Yanga, Veracruz, el 8 de febrero de 1995.

A todos ellos se les dictó auto de formal prisión por los delitos de: rebelión, terrorismo, asociación delictuosa, posesión de armas de fuego sin licencia, posesión de armas de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas, fabricación de materiales explosivos, almacenamiento y transporte de municiones y explosivos.

El inicio del proceso se demoró más de cien días después de su detención (inició hasta el 21 de junio) por un problema de resolver la competencia, por lo que se redujo al mínimo el tiempo disponible para una adecuada defensa de los inculpados. Además, la labor de la defensa se vio obstaculizada porque el nombramiento de los defensores no apareció en el expediente, el cual hubo necesidad de reponerlo, así como por la negativa constante del acceso al Reclusorio Preventivo Norte a los abogados defensores, derecho que como defensa es otorgado por la Constitución. Los procesados se encuentran en el Reclusorio Preventivo Norte del D.F. inicialmente estuvieron sujetos a segregación y las autoridades del penal amenazaron e intimidaron a los internos que entablaban contacto con ellos. Por la incomunicación en que inicialmente estuvieron, existe la recomendación número 5/95 de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, misma que no fue cumplida en su totalidad.

Como quedó asentado en el expediente las supuestas personas de confianza y el abogado defensor que los asistió cuando los inculpados rindieron su declaración ministerial fueron los mismos Agentes del Ministerio Público Federal que en algunos casos fungieron como autoridad y en otras como persona de confianza y el supuesto abogado manifestó que fue nombrado por el mismo Agente del Ministerio Público y que hace su servicio social en la Procuraduría General de la República, por lo que es de cuestionarse la supuesta asistencia que tuvieron.

Después de diferirse por tres veces consecutivas una audiencia ante el Juez Primero de Distrito en la ciudad de Jalapa, Veracruz, donde se debían presentar los agentes y policías que los detuvieron en la ciudad de Yanga, la audiencia se llevó a cabo el 18 de noviembre, donde comparecieron los policías judiciales y de seguridad pública del estado de Veracruz, quienes manifestaron claras contradicciones, sosteniendo unos que, los detenidos nunca fueron golpeados y que los detuvieron pacíficamente, otros que después de someterlos se los llevaron esposados y que no supieron a donde ni quienes eran los que se los llevaron, otros que los mantuvieron en el lugar hasta que llegó personal del juzgado.

Al iniciar el juicio el Juez Sexto de Distrito dictó el auto en el que se da por cerrada la etapa de instrucción sin conceder el término establecido por la ley para ofrecer las pruebas pendientes, mismas que fueron ofrecidas y desechadas en un acto de violación a la legalidad del procedimiento, por lo que se interpuso el recurso de Apelación y posteriormente la denegada apelación, ambos fueron desechados.

El Fiscal Federal a ofrecido sus conclusiones acusatorias en las que le solicito al Juez que declarara culpables a los detenidos. Por su parte la defensa, al momento de elaborar este informe preparaba sus conclusiones de inculpabilidad.

Francisco Alejandro García Santiago, detenido el 11 de febrero en Orizaba, Veracruz.

Un día antes de su aprehensión sus padres y su hermano fueron secuestrados por la policía y se desconocía su paradero, ese hecho y las amenazas recibidas, provocaron que Francisco Alejandro intentara suicidarse, dejándose morder por una víbora. Actualmente se encuentra en el penal Regional de Coatzacoalcos, Veracruz, acusado de sabotaje. Dicha acusación está fundada en una confesión firmada bajo presión moral y tortura psicológica, pues él ignoraba la suerte que podrían correr sus familiares secuestrados. Se le responsabiliza de intentar derribar una torre de conducción de energía eléctrica. La torre nunca fue derribada, pero la Procuraduría General de la República pretende, en un ejercicio de imaginación, mostrar lo que hubiera podido suceder si la torre se hubiese caído. Con ello, intenta que Francisco Alejandro sea juzgado por hechos que no sucedieron. Una vez agotado el desahogo de pruebas ofrecidas por las partes el juez declaró cerrada la instrucción y fijó un término de 13 días para que el Ministerio Público Federal ofrezca sus conclusiones, una vez agotado este término el juez concedió el mismo plazo a la defensa para que ofreciera sus conclusiones.

El día 24 mayo el Juzgado Séptimo de Distrito de Coatzacoalcos notificó a Francisco Alejandro sentencia condenatoria consistente en siete años de prisión, multa y reparación del daño, motivo por el cual se apelo la sentencia, encontrándose en este momento pendiente de resolución en el Primer Tribunal del Décimo Circuito de Villahermosa, Tabasco.

4. RECUENTO DE IRREGULARIDADES Y AGRAVIOS.

El jueves 9 de febrero de 1995, el presidente Ernesto Zedillo anunció, en un mensaje a la nación, que había girado instrucciones para la detención de los dirigentes del EZLN:

“La evidencia descubierta el día de ayer ha permitido identificar a importantes miembros de la dirigencia del EZLN y configurar su presunta participación en la comisión de múltiples y graves delitos.

Consecuentemente y atendiendo a mi responsabilidad de cumplir y hacer cumplir la Constitución de la República, di instrucciones precisas a la Procuraduría General de la República para que fuesen integradas las averiguaciones previas y sean consignados ante la autoridad competente los presuntos responsables.

Hoy mismo se han librado órdenes de aprehensión en contra de las siguientes personas:

  • Rafael Sebastián Guillen Vicente alias “Marcos”,
  • Fernando Yáñez alias “Germán”,
  • Jorge Javier Elorriaga Berdegué alias “Vicente”
  • Jorge Santiago Santiago,
  • Silvia Fernández Hernández alias “Sofía o Gabriela.”

Los casos de estas cinco personas ilustran la nula solidez de la “evidencia” a la que aludió el Presidente.

Rafael Sebastián Guillen Vicente alias “Marcos”.

No se ejecuto la orden de aprehensión, y actualmente se encuentra suspendida por la Ley para el Diálogo, la Conciliación y la Paz Digna en Chiapas.

Fernando Yáñez alias Germán.

Fue detenido el sábado 21 de octubre de 1995 y mantenido en incomunicación dos días. El lunes 23 de octubre fue consignado ante el Juez, acusado de los delitos de posesión de drogas y portación ilegal de armas, en abierta violación a la Ley para el Diálogo, la Conciliación y la Paz Digna en Chiapas. El viernes 27 de octubre fue puesto en libertad en virtud de una solicitud de sobreseimiento presentada por la Procuraduría General de la República.

Jorge Javier Elorriaga Berdegué alias Vicente.

Permaneció preso durante 14 meses. Fue sentenciado originalmente a trece años de prisión a pesar de la carencia de pruebas en su contra. Fue encontrado inocente de todos los cargos y absuelto en apelación.

Jorge Santiago Santiago.

Fue detenido el 10 de febrero de 1995 y puesto en libertad 60 días después, en virtud de la resolución de una apelación que revocó el auto de formal prisión por considerar que no había elementos para someterlo a proceso.

Silvia Fernández Hernández alias Sofía o Gabriela.

El 23 de enero de 1996 la Juez Novena de Distrito en Materia Penal del D.F., Lic. Teresa Irma Fragoso Pérez, le concedió el amparo y dejó sin efecto la orden de aprehensión dictada en su contra, por considerarla inconstitucional. La abogada de Silvia es la Licenciada Gracia Moheno.

La decisión presidencial del 9 de febrero, que estuvo a punto de provocar la reanudación de la guerra en Chiapas, carecía de fundamento jurídico y de las cinco órdenes de aprehensión mencionadas, sólo permanecen suspendidas las ordenes de aprehensión en contra de Fernando Yáñez y Rafael Sebastián Guillen Vicente, en los demás casos se a demostrado fehacientemente la ilegalidad y la injusticia con la que han actuado las autoridades.

Además de Jorge Santiago y Javier Elorriaga, en esos días fueron detenidas otras 18 personas a quienes se acusó de pertenecer al EZLN y que aún permanecen en la cárcel. A más de un año y medio de distancia, presentamos un somero recuento de los procesos, en los que ha habido detenciones ilegales, tortura, asistencia legal falsa, acusadores fantasmas y pruebas inconsistentes.

1) Detenciones ilegales.

Javier Elorriaga fue detenido por fuerzas del Ejército Mexicano, constitucionalmente impedidas para ello.

María Gloria (Elisa) Benavides. Fue detenida después de un cateo a su casa practicado sin orden judicial. El cateo se practicó con base en una historia fantástica: supuestamente para investigar un robo de cien pesos a un obrero.

Los ocho personas de Cacalomacán, Estado de México, fueron detenidas con otra explicación increíble: la policía buscaba a un delincuente común y, sin orden de aprehensión, llegó casualmente al domicilio de ellos.

Una historia similar a la de Cacalomacán sirvió para explicar la detención de las siete personas de Yanga, Veracruz.

Francisco Alejandro García Santiago fue detenido después de que la policía secuestró a sus padres y a uno de sus hermanos para que él se entregara.

2) Tortura.

Elisa Benavides padeció tortura psicológica durante su detención: fue amenazada con causarle daños a su hijo de un año de edad. La tortura fue reconocida por el Juez al dictar su sentencia.

Los ocho detenidos de Cacalomacán fueron salvajemente golpeados por sus captores. Las lesiones fueron certificadas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos. El Juez de la causa ordenó al Ministerio Público iniciar las averiguaciones correspondientes por la tortura de que fueron objoto.

A varios de los detenidos en Yanga se les certificaron lesiones al momento de ser presentado ante el Juez, certificación que fue registrada por la CNDH quien emitió la recomendación número 50/95 en la cual reconoce las torturas de que fueron objeto los presuntos zapatistas en el momento de la detención.

La presión psicológica sobre Francisco Alejandro García Santiago consistió en el secuestro de sus padres y de uno de sus hermanos, la presión sobre él llegó a tal punto que, antes de ser detenido, intentó quitarse la vida dejándose morder por una serpiente.

Todos ellos a excepción de Francisco Alejandro, permanecieron encapuchados desde el momento de su detención hasta momentos antes de que ingresaran al reclusorio Norte de la Ciudad de México. Además durante ese tiempo no se les dió de comer y no se les permitió dormir por 48 horas aproximadamente.

Después de más de un año y medio, y a pesar de las pruebas de tortura existentes, ninguna persona ha sido detenida o llamada a declarar por la Procuraduría General de la República por este motivo.

3) Asistencia legal falsa.

Es una garantía constitucional el que, al rendir su declaración, el detenido esté asistido por un abogado o persona de su confianza. Este derecho fue violado intencionalmente y en todos los casos, por la Procuraduría General de la República.

En el proceso de Sebastián Entzin, la defensa acreditó una irregularidad que vicia de nulidad sus declaraciones autoinculpatorias. Por no ser su lengua propia el español, se le puso, durante sus declaraciones, un traductor de la lengua tzotzil; pero ocurre que su lengua es el tzeltal.

En el caso de los detenidos en Yanga, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en su recomendación 50/95, cuestiona la intervención del defensor de oficio que actuó en la declaración que rindieron ante la PGR. Dice la CNDH:

“Quien suscribió diversas diligencias en las que se referían a él como JULIO CESAR GARCIA AGUILAR o CESAR JULIAN GARCIA AGUILAR, cuando su nombre correcto es JULIAN CESAR GARCIA AGUILAR.

Sin embargo, lo más grave de la actuación del señor García Aguilar es que afirmó con su rúbrica haber estado presente en dos declaraciones diferentes tomadas el mismo día y a la misma hora en diferentes averiguaciones previas, tal es el caso de las declaraciones ministeriales de Luis Sánchez Navarrete, tomada en actuaciones de la averiguación previa 1127/D95 el 9 de febrero de 1995 a las quince horas, y la ampliación de la declaración de MARIA GLORIA BENAVIDES GUEVARA tomada en la misma fecha y hora en actuaciones de la averiguación previa 1126/D95. Todo lo anterior hace suponer que la defensa de los agraviados durante la integración de la averiguación previa fue notoriamente irregular y deficiente, si es que efectivamente existió.”

A los detenidos en Cacalomacán los asistió en sus declaraciones ministeriales un fantasma (Josafat Mendoza, persona que nunca apareció) y una secretaria del Ministerio Público (Alejandra Barón) quien en su declaración ante el Juez afirmó no saber de lo que trataron las diligencias que firmó.

4) Fantasmas habilitados por la PGR.

En el caso de Javier Elorriaga y Jorge Santiago Santiago, toda la acusación está fundada en la supuesta declaración de Salvador Morales Garibay, quien nunca compareció al juicio a pesar de haber sido citado en seis ocasiones. La Policía Judicial Federal reportó que, después de haber investigado su paradero en diversos estados de la República, no fue posible su localización.

Para justificar la detención de Elisa Benavides se inventó a Odilón Hernández Flores, el supuesto obrero al que le robaron cien pesos. En el proceso se acreditó que el domicilio que dio, al presentar su denuncia por robo, no existe. Por supuesto, Odilón Hernández nunca compareció a declarar ante el Juez.

En el caso de Cacalomacán, se pretendió justificar la detención con base en una orden de cateo, emitida por la Juez Segundo Penal de Toluca, para investigar y detener a GENARO GARCIA LUNA, de quien se afirma que había cometido diversos delitos. Hasta ahora no hay ningún dato que permita presumir la existencia real de dicha persona.

Respecto a los detenidos en Yanga, la explicación oficial que aparece en el expediente consiste en que su domicilio fue cateado porque buscaban a “Virgilio Avila, alias 'Virgó' y Vicente Avila, alias 'Mastodonte”. Estas personas nunca han aparecido, además, en el expediente aparece la orden de cateo ni actas diligénciales del mismo.

5) Pruebas inconsistentes.

Las pruebas con que la PGR ha pretendido acreditar sus acusaciones son inconsistentes y algunas rayan en lo absurdo.

Contra Javier Elorriaga se exhibió el vídeo documental “Viaje al Centro de la Selva”, para tratar de probar que estuvo presente en la primera sesión de la Convención Nacional Democrática, celebrada en Aguascalientes, Chiapas. Javier fue parte del equipo que produjo ese documental pero no aparece entre las seis mil personas que asistieron.

Los ocho detenidos en Cacalomacán están acusados de homicidio, entre otros delitos, por la muerte de un policía ocasionada por un disparo. Siete de ellos, sin embargo, dieron resultados negativos en la prueba de Radizonato de Sodio (“prueba de la parafina”) con lo que la propia PGR acreditó que no habían accionado armas de fuego. El octavo, que sí dio positiva esa prueba, portaba -según constancias de la propia PGR- un arma de calibre distinto al de la bala que mató al policía.

Respecto a estos mismos detenidos, no existe ninguna fe ministerial en la que se haga constar que se hallaron armas en el domicilio en el que fueron capturados. Las armas exhibidas posteriormente como suyas fueron entregadas por un policía en la oficina del Ministerio Público, un día después de la detención; a dicho policía ni siquiera se le tomó declaración, simplemente dejó las armas y se retiró de inmediato.

En el caso de Yanga se presentó, como material y propaganda subversivos, un manual de tornero, un manual de soldadura eléctrica, jeringas desechables, sueros orales contra la deshidratación.

Contra Francisco Alejandro García Santiago, la PGR presentó un peritaje con el que pretendía acreditar los daños ocasionados a una torre de energía eléctrica. Los peritos de la PGR reconocieron ante el Juez que jamás han visto la torre sobre la que rindieron su “minucioso” peritaje.

6) Balance por números de delitos.

Contra los veinte detenidos alrededor del 9 de febrero de 1995, la Procuraduría General de la República presentó acusación por la comisión de 134 delitos (correspondientes a 12 tipos penales diversos). De ellos, mediante diversos recursos y dos sentencias absolutorias, hasta ahora se han declarado infundados 76 de ellos (el 56.71%).

5. ALGUNAS CONCLUSIONES PRELIMINARES.

1. El anterior recuento confirma lo que desde el principio hemos sostenido: en las detenciones de febrero de 95 operó una razón política y no una razón apegada a derecho. La Procuraduría General de la República ha desmentido al Presidente en su reiterada afirmación de que nadie estará por encima de la ley. La propia PGR, con estos procesos, se ha colocado por encima de la ley.

2. La liberación de Jorge Santiago y la libertad bajo caución y posterior absolución que se obtuvo en el caso de María Gloria (Elisa) Benavides, así como la absolución de Javier Elorriaga, confirman lo que este Centro a través de la defensa ha venido afirmando: los presuntos zapatistas son inocentes de los cargos que se les imputan; confirman, asimismo que la decisión de encarcelarlos respondió más a un móvil político, que a criterios jurídicos, de igual manera, es una decisión política la que los mantiene en prisión. Si los distintos tribunales involucrados se apegaran estrictamente a derecho los demás detenidos tendrían que salir libres en el corto plazo.

El cúmulo de irregularidades observadas en estos procesos, dejan en evidencia el arraigo de las prácticas viciadas al interior de las instituciones encargadas de procurar y administrar justicia en nuestro país, los casos de los presuntos zapatistas desgraciadamente no son excepcionales en lo que se refiere a la práctica de la tortura física y psicológica, la fabricación de pruebas y de testigos, los traslados ilegales a centros penitenciarios, la intervención anticonstitucional de corporaciones, diferentes a las encargadas de investigar y administrar justicia, y muchas otras irregularidades en los procedimientos judiciales .

3. En el caso de Gonzalo Sánchez Navarrete, por ser menor de edad, nos parece especialmente preocupante el tratamiento que se le ha dado a su persona y las condiciones materiales y psicológicas a las que se ha visto sometido.

4. En los casos de Cacalomacán y Yanga se involucra a mujeres y hombres indígenas que han sufrido, además de las irregularidades jurídicas aquí señaladas, otras agresiones como la discriminación racial y sexual, debido a su condición étnica y de género.

5. La Comisión Nacional de Derechos Humanos ha intervenido en los casos de los detenidos en Yanga, de Gerardo López López y de Francisco Alejandro García Santiago. Ha aceptado las quejas presentadas, iniciando las investigaciones respectivas y ha emitido la recomendación 50/95 en la que reconoce que en el caso de Yanga, Veracruz, los detenidos sufrieron tortura por parte de las autoridades responsables de su detención. En el Caso de la familia García Santiago existe la recomendación 132/95 por diversas violaciones a los derechos fundamentales de la familia, por parte de elementos de diversas corporaciones policiacas.

6. Todos los procesos aquí mencionados se encuentran actualmente en estudio en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

7. A través del seguimiento de estos casos, el PRODH ha podido constatar algunas de las características del sistema penitenciario mexicano, que sistemáticamente opera en condiciones desfavorables e incluso inhumanas para la mayoría de los internos. La práctica de la segregación, las decisiones arbitrarias, los tratos humillantes y degradantes para los presos, sus abogados, tutores, visitas y familiares, son violaciones permanentes y generalizables al conjunto de los internos en los reclusorios mencionados en este informe.

8 Seguiremos requiriendo de la vigilancia, el apoyo y la solidaridad de los defensores de los derechos humanos, de la opinión pública nacional e internacional. Creemos que, si la justicia prevalece, pronto obtendrán su libertad los presuntos zapatistas.

9. Contra el discurso oficial, la ley sigue aplicándose caprichosamente. En algunos casos como el de los campesinos de Tabasco se impone con todo rigor, mientras en casos como el de los presuntos zapatistas se omite su aplicación.

10. Han empezado a dictarse las sentencias de quienes aún permanecen en la cárcel. Todos ellos tendrán que ser liberados. A no ser que las presiones políticas continúen violentando el estado de derecho.

Finalmente, nos ponemos a su disposición para ampliar y actualizar la información aquí presentada, sobre la defensa del conjunto de los casos o de alguno en particular.

Con este fin pueden acudir al:
Centro de Derechos Humanos “Miguel Agustín Pro Juárez” A.C.
Puebla 153. Col. Roma, México, D.F. C.P. 6700.
Teléfonos: 5.11.47.33 / 5.14.0376
Fax: 2.08.75.47
E-mail: PRODH@laneta.apc.org
México, D.F., julio de 1996

6. FICHA TECNICA DE LOS PRESUNTOS ZAPATISTAS

JULIO DE 1996

1. Javier Elorriaga.

Nombre: Jorge Javier Elorriaga Berdegué.

Estado Civil: Casado con Elisa Benavides con quien tiene un hijo de dos años.

Edad: 35 años.

Estudios: Licenciado en Historia.

Ocupación: Periodista

Acusación: Delitos de rebelión, sedición, motín, terrorismo y conspiración.

Proceso Número: 18/95.

Juzgado: Primero de Distrito, de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Juez: Lic. Juan Manuel Alcántara Moreno.

Agente del Ministerio Público. Lic. Armando Moreno García.

Representante común: Lic. Pilar Noriega García, con apoyo de Miguel Angel de los Santos

Apelación: Contra el auto de formal prisión ante el Tribunal Unitario de Vigésimo Circuito con residencia en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Toca penal: 119/95. Magistrado: Enrique Duran Martínez. Dirección: Edificio Dorado Maya, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Resolución: De la apelación contra el auto de formal prisión del 14 de abril de 1995: por falta de elementos para procesar se le quitan los delitos de sedición y motín. Se confirma el auto de formal prisión respecto a los delitos de rebelión terrorismo y conspiración.

Amparo: Contra la resolución de la apelación promovida contra el auto de formal prisión. Juez Segundo de Distrito de Villahermosa, Tabasco.

Expediente: 439/95. Mesa 1.

Juez: Lic. José Luis Mendoza Montiel.

Audiencia Constitucional: 5 de junio de 1995, 9:40 a.m. Resolución del 22 de diciembre. Se niega el amparo el de 2 enero de 1996.

Sentencia: Condenatoria por los delitos de terrorismo, conspiración y rebelión, a trece años. Emitida el 2 de mayo de 1996.

Absuelto y liberado en apelación el 6 de junio de 1995.

 

2. Ma. Gloria (Elisa) Benavides

Nombre: María Gloria (Elisa) Benavides Guevara.

Estado Civil: Casada con Javier Elorriaga.

Acusación: Delitos de asociación delictuosa, rebelión, terrorismo, posesión de armas de fuego para uso exclusivo del ejército, armada y fuerza aérea nacionales.

Proceso Número: 17/95

Juzgado: Juzgado Sexto de Distrito en Materia Penal del D.F.

Juez: Lic. Fernando Andrés Ortíz Cruz

Representante común: Lic. José Lavanderos Yáñez

Amparo: Contra el auto de formal prisión. Juzgado Décimo Primero de Distrito en Materia Penal del D.F. Exp. 45/95-1

Juez: Lic. Emma Meza Fonseca

Resolución: Del 5 de abril de 1995. Declara infundado el auto de formal prisión en lo que se refiere a los delitos de terrorismo y asociación delictuosa.

Confirma el auto de formal prisión respecto a los delitos de: rebelión, posesión de armas de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Revisión: Contra la sentencia del amparo promovido contra el auto de formal prisión. Cuarto Tribunal Colegiado de Circuito en Materia Penal del D.F. Se turnó el 18 de mayo al magistrado ponente Alfonso Patiño Vallejo. RP-252/95

Resolución: Se confirma la sentencia del amparo.

Sentencia: El 7 de noviembre se le notifica la Sentencia Absolutoria dictada en su favor. El Agente del Ministerio Público Federal apeló dicha sentencia. Se revisó ante el Primer Tribunal Unitario del Primer Circuito en el expediente número 397/95, la audiencia de vista se llevó a cabo el 12 de febrero y la resolución definitiva también fue absolutoria.

 

3. Sebastián Entzin Gómez

Nombre: Sebastián Entzin Gómez

Estado Civil: Soltero.

Edad : 20 años

Acusación: Rebelión, sedición, motín terrorismo y conspiración.

Proceso número: 18/95.

Juzgado: Primero de Distrito de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas

Juez: Lic. Juan Manuel Alcántara Moreno

Agente del Ministerio Público: Lic. Armando Moreno García

Representante común: Lic. Pilar Noriega García, con apoyo de Miguel Angel de los Santos

Apelación: Contra el auto de formal prisión. Tribunal Unitario del Vigésimo Circuito con residencia en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Toca penal: 119/95

Magistrado: Enrique Duran Martínez. Dirección : Edificio Maya. Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Resolución: De la apelación contra el auto de formal prisión. Del 14 de abril de 1995. Por falta de elementos para procesar se le quitan los delitos de sedición, motín y conspiración.

Se confirma el auto de formal prisión respecto a los delitos de rebelión y terrorismo.

Amparo: Contra la resolución del Tribunal Unitario del Vigésimo Circuito de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, que confirma el auto de formal prisión respecto a los delitos de rebelión y terrorismo.

Tribunal Unitario del Décimo Circuito en Villahermosa, Tabasco.

Toca penal: 6/95. Magistrado: Manuel Baraiba.

Sentencia: Condenatoria a seis años. 2 de mayo de 1996.

Apelación en contra de la sentencia: Tribunal Unitario del Vigésimo circuito de Tuxtla Gutiérrez el cual resolvió imponerle una pena de prisión de 2 años por el delito de rebelión por lo que fue liberado el 6 de junio de 1996.

 

4.- Los detenidos en Cacalomacán, Estado de México.

Nombres de los procesados:

Gonzalo Sánchez Navarrete, Gerardo López López, Ofelia Hernández Hernández, Patricia Jiménez Sánchez, Brenda Rodríguez Acosta, Celia Martínez Guerrero, Fernando Domínguez Paredes, Joel Martínez González.

Prisión: Centro de Readaptación Social de Almoloya, Estado de México (no se trata del penal de alta seguridad).

Acusación: Delitos de: asociación delictuosa, homicidio, acopio de armas, almacenamiento de armas y objetos, posesión y portación de armas de fuego de las reservadas para uso exclusivo de las fuerzas armadas, fabricación de armas de fuego, cartuchos y materiales explosivos; rebelión, terrorismo, conspiración.

Juzgado: Primero de Distrito de Toluca, Estado de México.

Proceso Número: 30/95

Juez: Lic. Alejandro Sosa Ortíz

Agente del Ministerio Público: Lic. Alfredo Becerril Almazán

Representante común : José Lavanderos Yáñez

Amparo: Número 3/95 contra el auto de formal prisión ante el Primer Tribunal Unitario del Segundo Circuito de Toluca. El 3 de octubre se llevó a cabo la audiencia de vista, el 26 de enero se les notifica a los procesados la resolución del Amparo quedando como sigue: Se concede el Amparo por los delitos de Terrorismo, Rebelión, Acopio de Armas y Conspiración; No se concede el Amparo por los delitos de Almacenamiento de armas y objetos, posesión de armas, Asociación delictuosa y fabricación de armas; y queda pendiente de resolver los delitos de Homicidio y Fabricación de cartuchos por no contar con elementos suficientes para resolver por lo que el Magistrado solicitó al Segundo Tribunal Unitario aporte los elementos suficientes, para que éste pueda resolver lo conducente. El día 1º de febrero el Segundo Tribunal Unitario solicitó la revisión del Amparo, por lo que el Toca es turnada al Primer Tribunal Colegiado de Circuito en materia penal y administrativo de Toluca.

Gonzalo Sánchez Navarrete: Reconocido como menor de edad, actualmente se encuentra recluido en el Centro de Desarrollo Integral para Menores (CIDM), en el Distrito Federal. Sujeto a tratamiento en internación por un término mínimo de 6 meses y máximo 5 años.
 

5. Los detenidos en Yanga, Estado de Veracruz.

Nombres de los procesados:

Hermelinda García Zepahua, Rosa Hernández Hernández, Alvaro Castillo Granados, Martín Trujillo Barajas, Luis Sánchez Navarrete, Hilario Martínez Hernández, Ricardo Hernández López.

Acusación: Delitos de: rebelión, terrorismo, asociación delictuosa, posesión de armas de fuego sin licencia, posesión de armas de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas, fabricación de materiales explosivos y almacenamiento y transporte de municiones y explosivos.

Penal: Reclusorio Preventivo Norte del D.F.

Proceso: 16/95

Juzgado: Sexto de Distrito en Materia Penal del D.F.

Juez: Lic. Fernando Andrés Ortíz Cruz

Representante común: Lic. Pilar Noriega García

Amparo: Contra el auto de formal prisión. Juzgado Décimo Primero de Distrito en Materia Penal del D.F. Juez: Emma Meza Fonseca.

Resolución: El 9 de octubre se dictó la resolución en la que se revoca el auto de formal prisión respecto a los delitos de: terrorismo, asociación delictuosa y almacenamiento de armas y explosivos. El proceso continua solo respecto de los delitos de rebelión, posesión de armas de fuego y fabricación de materiales explosivos.

Revisión: De la resolución del amparo contra el auto de formal prisión El Tribunal Colegiado modifica el auto.

El Fiscal Federal presentó sus conclusiones, esta corriendo el término a la defensa, después vendrá la audiencia de vista y posteriormente el juez dictará la sentencia correspondientes

 

6.- Francisco A. García Santiago.

Nombre: Francisco Alejandro García Santiago

Acusación: Delito de sabotaje (Art. 140 del Código Penal Federal)

Penal: Reclusorio Regional de Coatzacoalcos, Veracruz.

Proceso Número: 63/995

Juzgado: Séptimo de Distrito, Coatzacoalcos, Veracruz.

Juez: Lic. Daniel H. Nuñez Juárez

Agente del Ministerio Público : Lic. José Luis Cruz Rodríguez Lic. Bezale Berger Martínez

Representante Común: Lic. Digna Ochoa y Plácido.

Apelación: En contra del Auto de formal prisión, el cual fue confirmado

Sentencia : Sentencia condenatoria a siete años de prisión, del día 27 de mayo

Apelación en contra de la sentencia: La apelación se encuentra actualmente en trámite en el Tribunal Unitario del Décimo Circuito de Villahermosa, Tabasco.

 

7. ALGUNOS TESTIMONIOS DE LOS DETENIDOS.
RECLUSORIO PREVENTIVO-VARONIL-NORTE.

México D.F. a 8 de Febrero de 96

La cárcel, un año después

Después de escuchar como eran insultados y obligados a tumbarse al suelo mis compañeros con quienes trabajaba en el taller de balconería, me vi en la necesidad de asomarme al patio en donde se escuchaban los exasperados gritos y lo que vi me lleno de una gran sorpresa: Una cantidad indeterminada de individuos estaban saltando las bardas y forzando las puertas del taller mientras otros ya encañonaban a mis compañeros y los esposaban en el suelo, por lo menos ya había dentro del taller unos quince sujetos y seguían entrando muchos mas por las bardas, apenas ponían pie dentro de la casa y buscaban donde resguardarse, ya que no puede ver mas por que en cuanto asome una parte de mi cuerpo para asegurarme de que no era un asalto del que éramos víctimas, fui botado hacia adentro de la cocina de un culatazo en pleno pecho que me dejo sin habla por algunos minutos durante los cuales me esposaron y con mi propia camisa me taparon los ojos, sacándome a empujones de la casa y subiéndome a un auto dentro del cual, luego de dar algunas vueltas por el pueblo me empezaron a introducir agua mineral por mi nariz (tehuacanazo):

Aun tengo el recuerdo de esos momentos de desesperación, la horrible sensación de el agua mineral corriendo por mi nariz, burbujeante y quemante, impidiéndome toda posibilidad de respirar, sentir la sensación de que la vida se va, que se nos escapa como agua entre las manos es algo que a nadie se le desea; sentir que los pulmones se llenan de liquido gaseoso y que todas las vías aéreas han sido tapadas, nos hacen ver como la elegante muerte con sus finos ademanes nos lleva poco a poco a su morada, poco a poco el mundo material se va alejando para empezar a entrar a un enorme vacío donde la muerte nos sigue aletargando con su baile macabro, el único indicio de vida que queda es el sentir y escuchar a los torturadores que entre insultos, mentadas de madre, interrogantes desordenados y golpes precisos (para no dejar huella) no dejan de seguir vaciando la botella de tehuacan por la nariz.

De pronto la muerte desaparece de nuestra vista y vuelvo a sentir mis pies y manos, manoteando y pataleando y trato de decir a mis torturadores que dejen de hacer lo que están haciendo pero es inútil, la muerte vuelve a aparecer ante mi y me vuelve a llevar a ese lugar que no tiene formas, que solo se aprecia frío, oscuro, húmedo, es un lugar al que no quisiera ir pero que por un extraño impulso tengo que seguir a esa mujer descarnada que me sigue llevando hasta allá.

Cuando de pronto vuelvo a escuchar los jadeos de los que a fuerza de golpes, jalones de pelos y esposas a su máximo apretar, seguían preguntando cosa que me resultaban vagas en esos momentos y que por no entenderlas me estaba costando la intensificación de la tortura; ya habían vaciado casi una decena de tehuacanes por mi nariz; Cuando empezaron a vaciar el onceavo mi estomago reaccionó violentamente ante la terrible agresión y empece a vomitar lo que traía dentro de el, al ver esto, los sujetos que me torturaban me obligaron a tragar lo que había vomitado.

Luego me llevaron a un lugar que no conocí y ahí me aplicaron el resto del tratamiento, consistente en toques eléctricos en testículos, más golpes, más tehuacan, más golpes de teléfono, más asfixia con el posito, con la bolsa de plástico y con más tehuacan, más amenazas de muerte, más simulacros de asesinato y mas de todo.

Fueron dos días interminables de tortura, dos días en los que pudimos comprobar que en verdad las fuerzas de seguridad del Estado no se tientan el corazón para “salvaguardar” el orden de la nación, dos días en los que los militares y judiciales se ensañaban para lograr sus sucios propósitos: Obligarnos a declarar que somos miembros del EZLN Dos días terribles, después de los cuales fuimos recluidos en el Reclusorio Preventivo Norte.

Ha pasado ya un año después de haber pasado por esa horrible experiencia, un año en el que se recuerda la indignación, la forma tan vil en que fuimos detenidos. Un año que hemos tenido que soportar en prisión por que este mal gobierno ha querido que existan unos presuntos culpables de intentar “extender la guerra a todo el país”... “con un gran arsenal”; un año que hemos tenido que soportar en prisión por que cuando el gobierno nos habla de buena voluntad nos muestra sus verdaderas intenciones guerreristas militarizando la zona donde el EZLN ha irrumpido una demanda de Libertad, Democracia y Justicia; Un año que hemos tenido que soportar en prisión por que en México, con este sistema de partido de Estado no se respetan los derechos humanos, no se gobierna para los mexicanos todos, sino únicamente para los señores del dinero que solo obedecen ordenes de el departamento de Estado de los E.U. Es un año de vivir en las entrañas del monstruo que nos mal gobierna, un año de vivir entre la podredumbre de la corrupción, de la extorsión, de la violación a los más elementales derechos humanos de los individuos, un año de soportar prepotencia de las autoridades carcelarias, un año en el que tuvimos que soportar cuatro meses en los cuales la incomunicación y aislamiento del resto de la población interna trajo como consecuencia que la población se indignara y en un acto de solidaridad recogieran un poco mas de seiscientas firmas que le hicieron llegar a las autoridades pidiéndole que no sacaran del apando; cuatro meses en los que se hizo necesario que el Comité de Derechos Humanos de los Internos “Ricardo López Juárez” hiciera una gran cantidad de denuncia acerca de nuestra situación y poco después la CDHDF. emitiera una recomendación contra las autoridades (el director general y el del Reclusorio Norte) después de la cual empezaron a cesar un poco las medidas de excepción en contra nuestra; aunque aquí es necesario aclarar que fue gobierno el que ya no quiso enfrentar a una sociedad civil que ya se empezaba a manifestar en las calles pidiendo también que se cesaran las medidas de excepción, y por eso aparentando cumplir con una recomendación de un organismo del gobierno empezó a “taparle el ojo al macho” (esta expresión me la enseño mi abuelo).

Todos sabemos que el objetivo del gobierno es quebrantar la voluntad de los revolucionarios y de los luchadores sociales endureciendo las condiciones carcelarias, pero le falta mucho para lograrlo con los presuntos zapatistas a pesar de todo.

Han cesado un poco las medidas de excepción en contra nuestra pero aun no acaba la pestilencia que emana de la despiadada extorsión que existe en las cárceles del país, aún no termina la corrupción que en las cárceles refleja lo evidente que ésta se da a niveles más altos dentro del gobierno; y creemos que no terminará mientras exista en nuestro país un gobierno entreguista y subordinado a los intereses de los capitales extranjeros; no terminará la corrupción mientras el gobierno se preocupe de hacer más ricos a los ricos y engrosando las listas de los mas pobres.

En el primer año de prisión de los presuntos hemos comprobado que la vida no se interrumpe tras los barrotes, hemos descubierto nuevas formas de luchar, hemos descubierto que todos los hombres y mujeres honesto pueden llegar a coincidir en un mismo camino cuando los objetivos de su lucha afines unos a otros, hemos aprendido que la cárcel es un espacio mas de lucha en contra de este sistema de gobierno que hoy tenemos pisándonos el cuello.

Desde la cárcel vemos como el autodenominado gobierno sigue llenando de presos políticos la cárcel, reprimiendo a los luchadores sociales, asesinando a los opositores políticos y llenando de luto a nuestro pueblo.

En este año de prisión al que todos conocemos como el año de la traición, por que nos recuerda a Chinameca y a Guajardo transportado a Chiapas, hemos visto como las estadísticas de la represión, de la injusticia, de la barbarie gubernamental y de la muestras de entreguismo de los que hoy saquean al país, sigue en aumento; Así tenemos que en lo que va del sexenio de Zedillo hubo: 166 asesinatos por motivos políticos; 2977 presos que ingresaron a las cárceles por motivos políticos; 155 desaparecidos por motivos políticos; 1118 ordenes de aprehensión en contra de luchadores sociales; 373 huelguistas de hambre por motivos políticos; 238 agresiones, atentados o intimidaciones contra luchadores por la defensa de los derechos humanos, luchadores agrarios o líderes sindicales. Así, nos damos cuenta de que a pesar de las constantes manifestaciones de inconformidad que ha mostrado el pueblo, siempre estaremos expuestos a sufrir represión, cárcel y muerte, sobre todo cuando luchamos para hacer respetar nuestros derechos. No faltará quién nos acuse de ser sospechosos de que somos sospechosos.

Hoy en día, cuando los que se autodenominan gobierno, implementan nuevas formas de “combatir la delincuencia y el narcotráfico”, destinando grandes cantidades del presupuesto para equipar y adiestrar a las fuerzas del, orden al ejército y a la policía: no podemos pensar en otra cosa que no sea en que ellos los autodenominados gobierno de la república, pretenden iniciar el siglo XXI con un cuerpo de seguridad tan modernizado que siguiendo las instrucciones del pentágono han previsto para el ejército: 1).- La organización del ejército en pequeñas unidades altamente sofisticadas, con una gran movilidad, precisión y eficacia. 2).- La conformación de un verdadero sistema de inteligencia militar. 3).- El establecimiento de las bases paralela creación futura de un órgano unificado que coordine las acciones de la fuerza aérea, la marina y el ejército. 4).- La realización de operaciones conjuntas con la armada de México- las ultimas fueron en 1964-. 5).- El desarrollo de la fuerza aérea proveyéndola de nuevo equipo. 6).- La adquisición de equipo y armamento sofisticado. 7).- La revolución tecnológica e informática dentro de las fuerzas armadas. 8).- La creación de escuadrones de fuerzas especiales en cada región militar, con particular énfasis en Chiapas y Guerrero, dotados de equipo y armamento sofisticado. 9).- La incorporación de civiles a la nomina del ejército. 10).- La redefinición radical del concepto de seguridad nacional, que había asumido la jerarquía castrense. Con estas medidas el ejército se prepara para combatir al narcotráfico y perfeccionarse en lucha contrainsurgente, una lucha contrainsurgente que nos tiene a todos los mexicanos en la mira de sus sofisticadas armas.

Pero no solo es el ejército el que se prepara para el entrar al siglo XXI modernizado y a la altura de los mejores ejércitos del mundo; también tenemos que los cuerpos destinados a “impartir justicia” han sabido cumplir bien con los deseos de el amo del norte, de esta forma también estamos expuestos a ser víctimas de la injusticia que caracteriza a este sexenio de la traición; en el que se han cometido; 227 actos de tortura; 534 detenciones ilegales; 113 allanamientos de morada; 200 denuncias contra corporaciones policiacas por actos arbitrarios; 369 denuncias por irregularidades en los juzgados.

Cómplices de la injusticia son los que amparados en un uniforme policiaco, cometan actos de barbarie que con el transgresor de la ley Zedillo nos ha dejado: 51 asesinatos y 64 lesionados y heridos tan solo por demostrar su autoridad, mientras que en las cárceles, los presos sufrimos de una constante inseguridad que en este mismo año nos ha dejado: 70 asesinatos; 43 motines; 268 fugas; 1685 huelguistas de hambre; 78 denuncias contra autoridades carcelarias por violación a los derechos humanos; 46 casos de incomunicación (apandamientos anticonstitucionales); 24 heridos y lesionados.

Hoy, a un año de prisión y a dos del levantamiento armado en el sureste del país, nos damos cuanta de que tanta barbarie, tanta injusticia y tanta podredumbre en este sistema de partido de Estado, solo podrá terminar con la organización del pueblo, solo podrá terminar cuando el pueblo organizado tome las riendas del país, solo podrá terminar cuando el pueblo organizado empiece a construir muchos nuevos Aguascalientes sin tener que pedir permiso a los autodenominados gobierno, cuando el pueblo empiece a crear sus propios medios de organización y conducción de nuestra patria, cuando el gobierno mande obedeciendo, solo entonces dejará de haber presos que hayan luchado por conquistar lo que le han arrebatado, por pedir democracia, por pedir respeto a sus derechos.

Hay en nuestro país una gran infinidad de hombres y mujeres honestos que organizados en diferentes organizaciones sociales y democráticas ya empiezan a preocupar a los autores de la traición de Febrero (95). Hombres y mujeres que se han organizado en respuesta al constante sufrir la opresión, la cárcel, el engaño y el olvido, hombres y mujeres que demandan solucionar su problema y que no tardará el día en que converjan en un camino donde todos busquemos solución a los problemas de todos; pues todo nuestro penar tiene un mismo origen : la lucha del pueblo tepozteco es producto de el entreguismo, la sumisión y la subordinación de los que nos mal gobiernan a los intereses del dinero; la lucha del SUTAUR-1OO, es consecuencia de la mala administración de justicia en este sistema de partido de Estado, de la rotunda negativa del gobierno a permitir dentro del marco de la legalidad a un sindicato tan combativo como lo es el de SUTAUR-1OO; la lucha de los barzonistas es producto de la avaricia con que actúan los banqueros y los grandes empresarios no importándoles dejar con deudas impagables a millones de campesinos medianos y pequeños empresarios, así como a pequeños y medianos productores del campo; la lucha del pueblo tabasqueño es consecuencia del entreguismo vergonzoso con que el gobierno ha actuado entregando en hipoteca nuestro petróleo a los grandes capitales internacionales (FMI; BM; Departamento del tesoro de E.U.); la lucha de los hermanos zapatistas es consecuencia de la histórica marginación en que este sistema de partido de Estado ha mantenido a los pueblos indígenas de el estado de Chiapas y de otros estados de la república; Todos nuestros problemas tienen su origen en la entrega de nuestra independencia por parte de los que dicen gobernar, en la falta de democracia, en la falta de libertad, en la injusticia y en lo podrido que está el aparato de gobierno; Este es el origen de nuestra situación, sea cual sea la organización de TODO el pueblo en torno a los objetivos comunes que TODOS tengamos. El enemigo de TODOS es el mismo: El sistema de partido de Estado. No es el policía de la esquina, no es el soldado que cambia la vida de un indígena por un salario decenal o quincenal, no es el funcionario menor que tiene que andar de lambiscón con sus jefes para poder conservar su puesto o ascender. No, no es ninguno de los empleados de gobierno que nos ponen enfrente para que desviemos la atención de el fondo del problema, el enemigo es el sistema de partido de Estado, y contra ese sistema de partido de Estado es contra quien debemos conducir nuestro esfuerzo para atacar la raíz de nuestros problemas. Y todos juntos, todas las organizaciones juntas, en una buena coordinación podamos caminar hacia la implementación de los mecanismos que le permitan al pueblo llevar las riendas del país, donde podamos practicar una verdadera democracia, gozar de una autentica justicia y disfrutar de una plena libertad, y así podamos ir sanando las heridas de nuestro país.

Hoy a un año de distancia de aquel 8 de febrero en que pudimos conocer de cerca los bajos instintos del mal gobierno, hoy saludamos a todos aquellos que no se han olvidado de que aun estamos aquí; seguiremos manifestando nuestros deseos de seguir en el corazón de la lucha de esa sociedad civil que ha sabido manifestarse cuando lo ha creído conveniente, seguiremos siendo participes de el accionar de nuestros pueblos, seguiremos en la lucha por no perdernos en la rutina carcelaria, seguiremos siendo actores activos en la búsqueda del cambio democrático, si la sociedad civil nos lo permite.

A partir del 8 de febrero supimos que al gobierno no le importa a quien le cause daño cuando se trata de la defensa de sus intereses (en nuestro caso necesitaba unos culpables para demostrarle al mundo que el gobierno de México era firme y con nosotros los presuntos los encontró). Hoy sabemos que todos los ciudadanos estamos expuestos a ser víctimas de la barbarie policiaca, de la justicia ciega de las “autoridades y blanco perfecto del moderno y sofisticado armamento del ejército del siglo. XXI. Hoy sabemos que a pesar de los muros de la cárcel, la dignidad sigue limpia y la lucha no termina, hoy sabemos que como presuntos zapatistas, como asesores del EZLN o como parte de la patria adolorida es nuestra obligación nuestros principios, nuestros derechos y los derechos de todos los mexicanos. La cárcel no cambia los objetivos de la lucha, no cambia los principios de dignidad en la cárcel, la lucha es la misma, el objetivo es el mismo, el enemigo es el mismo, en la cárcel o se fortalece el animo de luchar o nos escudamos en la idea de que estamos presos y no se puede hacer nada. Solo pedimos que nuestra voz sea escuchada.

El gobierno pretende evitar la lucha del pueblo, encarcelando a los luchadores sociales, a los líderes sindicales, a los defensores de los derechos humanos; ¡se equivoca! se equivocan los asesores de la inteligencia militar, se equivocan los especialistas de la seguridad nacional, se equivoca el sistema de partido Estado, se equivocan los jerarcas del dinero; la cárcel solo podrá encerrar a nuestros perenes cuerpos pero nunca encerrarán la esencia de la vida, nunca podrá callar las voces que con organización ya empiezan a construir el nuevo horizonte que calienta con sus tiernos rayos de sol la verdadera democracia que empieza a nacer en el FAO; El MLN; el FZLN y demás esfuerzos que nacen a todo lo largo del país.

Hoy el sueño de los luchadores mas antiguos se empieza a hacer realidad, el sueño de Canek, de Yanga, de Hidalgo, de los Galeana, de los Bravo, de Morelos, de Guerrero, de Juárez, de los Flores Magón, de Villa, de Zapata, de los Gamiz, de Lucio, de Genaro, del Hermano Pedro y de tantos y tantos hombres y mujeres que en su momento lucharon por lograr un México mas justo y democrático, hoy se materializan el sueño de los más antiguos en el fragor de la lucha, los saludamos y les decimos que aquí estamos, que nuestra voz va con ellos, que desde el reclusorio norte, desde Almoloya, desde Cerro Hueco y demás cárceles del país estamos con ustedes.

A los luchadores sociales que han tenido que pisar la cárcel por “el delito de defender los derechos humanos o los derechos sindicales o agrarios” los saludamos y los invitamos a no dejarse comer por la rutina de la cárcel por el ocio de la cárcel, por como decir : “En la cárcel es otra cosa”.

A todos ellos,, a todos los presos por motivos políticos y sociales, los saludamos y los invitamos a seguir siendo participe del proceso del cambio democrático, en esta etapa de la lucha nos toco ser parte de ese proceso como presos políticos los invitamos a construir el Frente Amplio Opositor de Presos Políticos; los invitamos a participar en el FZLN; los invitamos a construir la instancia de los presos en la cual podamos hacer que nuestra voz sea escuchada y podamos aportar para fortalecer la lucha del pueblo.

A los asesores del EZLN, los invitamos a seguir con sus sabios consejos para los hermanos zapatistas y acompañarlos en su camino para que esa luz que nos ilumino el primero de enero del 94 siga encendida y no la apaguen los ventarrones que desde las cúpulas del poder quieren apagar.

A todo el pueblo de México; A los hermanos zapatistas, a los hermanos de la Asamblea del Pueblo Chiapaneco (ADPCH), al pueblo tabasqueño y su heroica lucha de resistencia; al pueblo mazateco de Oaxaca y su lucha por mantener sus autonomías, al pueblo tepozteco y su lucha contra la imposición; al pueblo de Guerrero y su valiente resistencia contra un gobierno asesino; a los hermanos de la OCSS que a pesar de la represión, nos siguen demostrando que es mas grande la dignidad que las amenazas; a los valientes luchadores de UPVA que en Puebla siguen manteniendo una resistencia digna de aplaudir; los combativos integrantes del SUTAUR-100 que a pesar de todo lo sufrido no dejan de luchar; a los barzonistas que reman contra la corriente para lograr una tregua judicial que no los deje en la pobreza;

A todos los actores del cambio democrático en México, a todos los saludamos y los invitamos a seguir organizados y organizando, para que podamos construir una paz con justicia y dignidad en un verdadero estado de derecho.

PARA TODOS VAYA UN SALUDO FRATERNAL DE LOS PRESUNTOS ZAPATISTAS EN SU PRIMER AÑO DE PRISIÓN POLÍTICA.

Desde el Reclusorio Preventivo- Varonil- Norte, Febrero del 96.

Alvaro Castillo Granados.
Presunto Zapatista- Asesor del EZLN

 

RECLUSORIO PREVENTIVO- VARONIL Y FEMENIL- NORTE. MEXICO, D.F.

9 de febrero de 1996.

A las organizaciones sociales y democráticas.
A la sociedad civil.
A los presos que a lo largo del país han sido víctimas de la traición de febrero del 95.

De los presuntos zapatistas del reclusorio norte.

Hermanos:

Hoy se cumple un año de la cobarde traición que el mal gobierno perpetre en contra del EZLN y junto a ellos a la sociedad civil; El 9 de febrero, el gobierno le apostó a la salida militar al “conflicto armado” que en enero del 94 hizo vibrar las más sensibles fibras de la conciencia de el pueblo todo de México.

Desde el 8 de Febrero el mal gobierno inició la cobarde y humillante acción en donde con lujo de violencia, la prepotencia y el descaro, empezó a detener a una gran cantidad de ciudadanos que a partir de las aberrantes declaraciones de un fantasma ya quedaban señalados, sin siquiera tener algo que ver con el movimiento armado de los zapatistas; centenares de policías, soldados y otras corporaciones de seguridad nacional y la secretaría de Gobernación se dieron a la tarea de aprehender, torturar e inculpar a 19 ciudadanos acusándolos de pertenecer al EZLN y de aceptar que poseían “un gran arsenal con el cual pretendían extender la guerra a todo el país”.

El 9 de febrero, la histórica vuelve a repetirse con los indígenas de el estado de Chiapas; cuando el ejército se lanza a la cacería de seres humanos, exactamente igual a los tiempos en que los españoles en su afán por conquistar a los pueblos mayas, lanzó a sus perros a la cacería de indígenas. En esta ocasión el ejército se lanzo a la cacería de indígenas con toda una parafernalia de poderío militar que de nada le sirvió ante la dignidad del pueblo indígena que respondió con inteligencia y no con la brutalidad con que actúa el mal gobierno: Fueron bloqueadas las cañadas, cercadas las comunidades, militarizada la zona donde ya el EZLN había desterrado la mayoría de los vicios de este sistema de partido de Estado (Algún comunicado del CCRI-CG. EZLN); pueblos enteros tuvieron que salir a la montaña (que ha sido la única que no traiciona), obligados por la presencia amenazante de los soldados que fueron a provocar hambre, enfermedad, desnutrición, muerte, además de volver a promover al alcoholismo y de introducir el mas desagradable de los vicios: la prostitución.

El gobierno encabezado por Zedillo le apostó al aniquilamiento militar del zapatismo armado; pero nunca penso encontrarse con un ejército que obedeciendo a la sociedad civil no respondió con las armas (pues no es un ejército que piense irracionalmente como lo hace el mal gobierno), se topo con un ejército de indígenas que le decían a la sociedad civil que se manifestarán a favor de una salida política, una salida en la que no fuera necesario recurrir al derramamiento de sangre de los mexicanos. A partir de la ofensiva militar del gobierno sobre los zapatistas, el gobierno perdió la guerra por que perdió la política, el gobierno perdió la política por que rompió la tregua con el EZLN y con la sociedad civil, nuevamente la tradición del doble discurso empleado por el gobierno desde que México es una dictadura disfrazada, salió a relucir en la ofensiva militar que significó la traición de febrero; el gobierno perdió la guerra políticamente y la empieza a perder a todos los aspectos. La podredumbre del sistema de partido de Estado empieza a desmoronar desde dentro de sus entrañas.

Hoy el autodenominado gobierno empieza dar claras muestras de una completa falta de voluntad política para resolver los problemas que reflejan los bajos instintos de los señores de dinero: recurriendo a la fuerza de las armas, de las corporaciones policiacas y del ejército para, antes que resolver los problemas del pueblo los agrava con la represión, con el encarcelamiento de dirigentes sindicales, luchadores sociales, militantes de partidos de oposición, ciudadanos pacíficos y una buena cantidad de gentes que hoy son víctimas del neoliberalismo.

Hoy, la ingobernabilidad que muestra “el gobierno”, es tal que tiene que sustentar su poder en la fuerza del ejército; Así se militariza el estado de Guerrero, el estado de Chiapas, se desaloja a los campesinos de Tabasco con violencia, metiéndolo a la cárcel por el hecho de defender a nuestra soberanía defendiendo a nuestro petróleo, se encarcela a los integrantes del CUT de Tepoztlan, se endurecen las condiciones carcelarias a los presos políticos y se mantiene en prisión a los 17 presuntos zapatistas que no han querido liberar y que a todas luces pretende el gobierno mantener como rehenes del neoliberalismo. Bajo cargos sin sustento y procesos irregulares.

Qué puede ofrecer hoy el gobierno a la sociedad civil para que demuestre voluntad política en la resolución de los problemas sociales y económicos después de engaños, burlas, traiciones (como la de el 9 de febrero), ya no es posible creer en este mal gobierno; tanta falsedad en este sistema de partido de Estado, ha provocado que vayan surgiendo organizaciones que de forma pacifica se organiza para luchar por su libertad, justicia y democracia; tuvo que surgir el EZLN como organización armada, que al encontrar todos los caminos cerrados, solo le dejaron por probar la vía armada para decir a todos los mexicanos que ahí estaban los indígenas y que también son parte de la patria.

Hoy preguntamos al gobierno que encabeza Ernesto Zedillo: ¿De que le sirve mantener presos a los presuntos zapatistas?, ¿Acaso va a poder resolver todos los problemas de México, manteniendo como rehenes a los presos? o ¿llenando de presos políticos las cárceles del país, va a lograr apagar los brotes de inconformidad que ya se empiezan a manifestar en todo el país?, ¿Acaso va a lograr que el EZLN se rinda? o ¿podrá lograr que la sociedad civil deje de luchar pacíficamente hasta lograr un cambio profundo donde los mexicanos todos podamos practicar una verdadera democracia?.

Nosotros decimos: que el gobierno que encabeza Zedillo no podrá cumplir con sus oscuros propósitos, aún manteniendo a los presuntos zapatistas presos y militarizando al país en donde la inconformidad organizada se empieza a hacer presente y fuerte, no podrá seguir con su política de entreguismo y de represión, por que está llegando el día en que el pueblo todo empiece a tomar las riendas de nuestro destino.

Hoy le decimos a Zedillo que si de verdad quiere resolver los problemas de los mexicanos con el dialogo y la negociación, tendrá que empezar por dejar en libertad a los presuntos zapatistas y a todos los presos que por motivos políticos han sido encarcelados.

Hoy le decimos a Zedillo que no se puede seguir viviendo de promesas ni de engaños; que el pueblo de México no puede seguir padeciendo las injusticias que solo lo llevan a la miseria, el hambre, la enfermedad y la muerte.

Hoy saludamos fraternalmente a los comités de apoyo a los presos políticos, a los organismos de derechos humanos no gubernamentales y gubernamentales que en un año estuvieron haciendo lo posible por que no fuéramos hoy parte de la historia de la traición; saludamos a las organizaciones sociales y democráticas que en su momento se manifestaron en solidaridad con los presuntos, saludamos a TODOS nuestros compañeros presuntos zapatistas que en diferentes cárceles del país tienen que soportar la prepotencia de un gobierno que siempre ha mostrado una nula voluntad política para resolver los problemas sociales y económicos de nuestro pueblo. Hoy los saludamos y los invitamos a no bajar la guardia ante los constantes amenazas de nuestro verdugo, hagamos de nuestros espacios de lucha una trinchera contra la injusticia, una trinchera por la democracia, una trinchera por la libertad.

¡Por la libertad de los presuntos zapatistas!
¡Por la libertad de todos los presos políticos del país!

FRATERNALMENTE:

Presuntos Zapatistas, Reclusorio Preventivo Norte.

Alvaro Castillos Granados Martín Trujillo Barajas
Hilario Martínez Hernández Rosa Hernández Hernández
Ricardo Hernández López Hermelinda García Zepahua
Luis Sánchez Navarrete

PARA LOS ORGANISMOS PRO DEFENSA DE DERECHOS HUMANOS GUBERNAMENTALES Y NO GUBERNAMENTALES NACIONALES E INTERNACIONALES

Testimonio de Presos Políticos Presuntos Zapatistas.

ALVARO CASTILLO GRANADOS

“En la casa marcada con el número 805 de la Avenida Tres de Yanga Veracruz, estábamos trabajando en nuestro taller de balconería y soldadura los Sres. Luis Ricardo, Hilario Martín, Hermelinda, Rosa y Yo. Eran aproximadamente las 17:00 horas cuando de pronto empezaron a brincar por bardas y puertas una buena cantidad de elementos de la policía (PGR y Judicial del Estado), que con arma en mano nos intimaron a rendirnos, tumbándonos al suelo y espozándonos en el acto, inmediatamente fui sacado de la casa y subido a un auto a empujones, golpes y mentadas de madre, me decían: “Ahorita te va a llevar toda tu puta madre”. Ya en el auto empezaron los golpes por todos lados, me llevaron a un lugar (desconocido pues inmediatamente que me subieron al auto me taparon los ojos) donde en el asiento de atrás del coche me acostaron boca arriba y entre 4 de ellos me empezaron a poner agua de tehuacán por la nariz con la boca tapada tapandome toda posibilidad de respirar y llegando casi al borde de la asfixia, la primera ocasión hicieron una pequeña pausa la cual aproveché para pedir auxilio, lo que les provocó una rabia aun mayor y ni tardos ni perezosos empezaron a llover los golpes seguidos de un nuevo tratamiento de agua de tehuacán: “Así te vamos a tener hasta que nos digas todo, hijo de la chingada” me decían ya sentía yo que mis pulmones iban a reventar y al borde de la asfixia nuevamente sentí un pequeño, pero pequeño alivio, cuando volvieron a hacer una pausa, pero mi estomago se revolvió y volví lo que traía adentro, como no permitían que volteara la cabeza, todo el contenido quedó en mi boca y mi nariz volviendo a tragarme lo que había vomitado, en esta pequeña pausa sucedió todo esto pero casi inmediatamente se repitió la operación del tehuacán. Entre estas operaciones y las amenazas de: “Te va a cargar la chingada cabrón”, “Por ahí te vamos a tirar, total que nadie te va a reclamar” entre otras, estaba yo casi convencido que en realidad ese sería mi fin, afortunadamente cesó nuevamente la operación del agua de tehuacán, casi desesperados por no obtener lo que querían me levantan de los cabellos y me sientan con las consiguientes amenazas: “No seas pendejo, te va a llevar la chingada”, “Te va a dar una congestión y te vas a tronar”, “Ya no le hagas al mártir, nosotros te podemos llevar a un buen médico, pero si no cooperas, te chingas, ya hasta calentura tienes” y en efecto, empezaba ya a sentir una temblorina que me sacudía todo el cuerpo, sentía que la cara me ardía y un frío que me llegaba hasta los huesos, Algunas ocasiones me habían platicado lo que era la tortura, pero nunca imaginé sentirla como la estaba sintiendo, pensaba yo en esto y me imaginaba lo que seguiría y lo que siguió (a continuación) fue una serie de golpes en las costillas y la cabeza, por cierto les va a parecer un poco tonto, hacerles mención a unos enormes anillos que los agentes judiciales llevan consigo, pero fue con esos que me golpeaban en la cabeza no dejan huella pero ¡ha! cómo duele ahora mismo siento las costillas adoloridas, al tiempo que llovían los golpes, llegaban las amenazas. En un instante estuve a punto de perder el conocimiento, lo que vieron un poco con preocupación pues pensaron que se les estaba pasando la mano, pero luego ya había empezado a avanzar el auto volvieron a su actitud violenta y cuando el auto se volvió a detener se bajaron todos y uno de ellos me hizo voltear la espalda (sentado en el carro) y sin más, apretó las esposas de tal modo que casi se entierran en la carne, inmediatamente me empezó a jalar, de las esposas que casi sentí como empezó a correr la sangre de las heridas que provocó la presión y el brusco jalón.

Así jalándome hacia atrás, haciéndome caer, con el consiguiente dolor de las muñecas y los hombros (pues el que me jalaba no soltaba las esposas y los brazos se me doblaban hacia atrás casi dislocandome los hombros), me metieron en un cuarto (celda) con solo una pared y las otras tres rejas donde me quitaron las esposas, poniendo en su lugar una venda, en seguida me desnudaron y encima de una cobija vieja me tiraron nuevamente boca arriba me envolvieron en dicha cobija y enseguida se subieron encima de mí cuatro de ellos (eso calculo pues nunca vi nada por tener siempre los ojos vendados), y nuevamente inició la operación del agua de tehuacán, es tan horrible esto, que uno se aferra a cualquier posibilidad de vida hasta esperar que uno de ellos sea llamado por sus superiores y cese el tormento pero todo tiene su razón de ser, ellos querían saber algo y el tormento tenía que seguir, tal vez se canzaron o se convencieron cuando les dije que lo único que sabía era que a mi me habían mandado a cuidar esa casa y no sabía mas. Tal vez se les acabó el agua de tehuacán porque enseguida y aun envuelto en la cobija empezaron a patearme de tal modo que parecía yo balón de fútbol, luego entre insultos y amenazas desenrrollaron la cobija y aun desnudo me levantaron entre 3 ó 4 y me alzaron casi medio metro, luego me soltaron y me presionaron hacia abajo, provocando una dislocación total de todas mis articulaciones y un máximo estiramiento de todos mis músculo y tendones, principalmente las piernas, esta acción la repitieron durante algunos minutos que parecía que jugaban con un gran resorte humano. Esta acción provocó que quedara yo tan debilitado y adolorido que, cuando nuevamente me dieron otro golpe en la cabeza, estuve a punto de perder el conocimiento

Tal vez decidieron que ya había sido suficiente que me dejaron tirado en el suelo por 15 minutos aproximadamente, luego me levantaron y me dieron mis ropas que no lograba ponerme, pues sentía que al moverme me despedazaría (era tal el dolor), al fin lo logré y ahora me llevaron, con los pies arrastrando a un cuarto vacío donde me sentaron y me invitaron a descansar y “reponerme”. Yo pensaba: tal vez tengo un pie allá y otro acá, porque si ellos me invitan a descansar, debo verme de lo peor. Ahí permanecí durante casi dos horas, las que tuve que soportar insultos y amenazas, luego con sorpresa empece a escuchar como a mis compañeros los metían a un cuarto contiguo a donde yo estaba, escuchaba yo con claridad los golpes que les daban y como se quejaban, junto a los golpes que escuchaba entraban, ya uno u otro policía a decirme: “Eres un cabrón y un pendejo, porque por tu culpa están tus compañeros donde están, de ti depende que se sigan chingando o que se vayan tranquilos”. Por un momento pensé en la posibilidad de decirles que: “esta bien, yo me quedo pero déjenlos ir”, pero enseguida pensé: “A estos no se les puede creer ni la milésima parte de lo que digan o prometan, ¡cómo es posible que dejen a los compañeros aunque yo diga lo que sea!.

Este tormento, psicológico para mi y físico para los compañeros duro casi una hora, metían a unos compañeros y sacaban a otros, (los iban turnando). Aunque yo trataba de explicarles de mis actividades de maestro y el taller de soldadura ellos querían más, o sea que nunca se convencieron de nada y con cierto temor escuché como se acercaban nuevamente a donde yo estaba y enseguida entraban dos policías a levantarme y llevarme a la oficina del comandante de ellos donde me filmaron de pies a cabeza (la venda me la quitaron sólo para filmarme). Mientras me filmaban, oí que decía uno: “Que se vea bien el cabrón, para que luego no la hagan de pedo los derechos humanos”. Por fin terminó la filmación y volvió la venda a los ojos, me sacaron de esa oficina y me subieron a una camioneta en donde me tendieron a lo largo, enseguida sentí y escuché que otro compañero era subido a la camioneta, tendido igual que yo, quedaron chocando nuestras cabezas, al mismo tiempo subían a la camioneta un número indeterminado de policías, yo supongo que eran muchos, porque algunos de ellos se tenían que sentar encima de nosotros por que iban “incomodos”. La camioneta emprendió su marcha y luego de media hora se detuvo, ahí compraron algunas cocas y nos dieron a tomar unos sorbos, (siempre tuve el temor de que por ahí nos votaran).

Luego de 15 min. aproximadamente volvió a emprender su marcha la camioneta hasta que después de una hora aprox. llegamos al aeropuerto de Veracruz (según sus platicas nos llevarían al campo militar N̊ 1), ahí fuimos entregados a un coronel del Ejército Mexicano, que junto con otro me llevaron a un lugar apartado y ahí me amenazaron con que ya había llegado la hora de morir, pero: “Te vamos a dar oportunidad de que corras, si te salvas ya la libraste, pero si no ahí te quedas”, “claro que antes nos tienes que decir todo”. Como les dije que no tenía más que decir, me pusieron (me puso) el coronel su pistola en la garganta, mientras que el otro me asestaba un nuevo golpe en los testículos, antes que pudiera recuperarme del golpe, me subieron a empujones al avión y a mis flancos se sentaron el coronel y el que iba con él, me aventuré a preguntarles que si mis compañeros iban en el mismo avión a lo que me contestaron: que sí, y que iban a correr la misma suerte que yo, sólo por no cooperar, pero que “yo era el principal responsable de su suerte, así es que ya no te hagas pendejo y dales oportunidad de que se salven” durante el vuelo, los golpes ya no eran tan contundentes, pero si eran constantes (sobre todo con el famoso anillo en la cabeza y las costillas).

Llegamos (supongo que al campo militar N̊ 1), ahí nos metieron a unas celdas donde nos desnudaron, creo que para checar nuestro cuerpo, por si no había marcas, estuvimos un rato y enseguida nos llevaron a otra pieza, a la que llegamos luego de caminar cerca de 100 mts. y de subir dos pisos. (claro que nos llevaban uno por uno), ahí el interrogatorio fue un poco más ordenado al parecer estaba a cargo de un general al decir ordenado, quiero decir que al hacer una pregunta, esperaban la respuesta, claro que cuando no contestaba rápido venía otro golpe y cuando contestaba algo que no les gustaba, también venía el golpe, durante este interrogatorio advertía en el tal general un aire de prepotencia y de sadismo, pues decía: “Nos estas contando puros chorizos (mentiras), si no hablas con la verdad a lo que te preguntamos, te vamos a meter en la pila para que la conozcas...” ¿o prefieres los toques en los guevos?, también decía otro: “Si te sientes muy cabrón, nosotros somos más cabrones, porque ya te tenemos y no te vamos a dejar en paz hasta que sueltes todo o hasta que te revientes”, yo les decía: “Ya no les puedo decir más por que simplemente, no se nada” e invariablemente después de esto venía la patada o el anillazo en la cabeza afortunadamente no me metieron a la pila ni me pusieron los toques en los guevos; por cierto, el tal general, debe ser un hombre alto y fuerte porque en una de sus patadas me puso toda la planta de su pie en el pecho y les juro que lo largo de su zapato medía un poco más de lo ancho de mi tórax.

Intentaron este interrogatorio, por dos ocasiones conmigo, luego ya me dejaron en la celda, decían que descansara, porque ya me iba a tocar la buena pero... quien puede descansar cuando a unos pocos metros hay una grabadora encendida a todo volumen, antes de descansar, sientes que se revientan los tímpanos, nunca nos fue posible descansar pues.

Así estuvimos en esas celdas durante un tiempo (no sabemos cuanto), llegó un momento en que nos sacaron y nos subieron a un autobús "ahí si sentí que íbamos todos" siempre con los ojos vendados, después de que dicho autobús recorrió una distancia de aproximadamente media hora, nos empezaron a quitar las vendas de los ojos y cuando nos dimos cuenta estabamos adentro del Reclusorio Norte”.

LUIS SANCHEZ NAVARRETE

“Yanga, Ver., 8 de febrero de 1995 como a las 17:00 horas, llegaron los juidiciales saltaron la barda de la casa, no tocaron la puerta, no precentaron ninguna orden de cateo, no se identificaron, entraron a lujo de violencia. Yo me encontraba trabajando en el taller y con voz fuerte me gritan los judiciales ¡no se mueban! ¡tirence al suelo! los judiciales estaban ya en el patio de la casa, me buelben a gritar ¡hijo de tu chingada madre no te muebas! con el arma apuntando acia ami me tumbaron al suelo y me apuntan con el arma en la cabeza me esposan las manos y en seguida me suben a la camioneta me preguntan ¡como te llamas! les dije mi nombre, con un pañuelo me vendan los ojos me agarran del cabello me asotan la cabeza en el carro me daban palmadas de mano en las orejas. Luego meten la camioneta en el patio de la casa me empezaron a golpear a patadas, golpes con la mano y con las armas en todas partes del cuerpo, me amenasaron con una pistola a la cabeza accionaran la pistola, me decian, te bas a morir pendejo por estar de guerrillero con Marcos mas vale que coperes y digas lo que queremos ¡donde estan tus otros compañeros, cuantos son! ¡donde hay mas casas de seguridad! ¡donde estan enterradas las armas! ¡quien fabrica las armas y las granadas! etc. Yo les conteste que no se nada de lo que me ablan, “así es que no sabes” y me seguian golpeando, “bueno hijo de tu chingada madre si no bas a coperar te bamos a asficiar te bamos a desaparecer te llevamos a un lugar clandestino allí te abandonamos al fin que nadie se va dar cuenta”, me pusieron la bolsa de plastico en la cabeza y la lona del carro amarrado con lazo en mi pescueso, así estube durante 40 minutos estube a punto de perder la vida ya no podia ni respirar.

Me quitaron la lona y la bolsa de plastico me bajan de la camioneta me acomodan en una posicion incomoda, las esposas bien apretadas que me lastimaba las manos asi estube aproximadamente como 3 horas sin poder moberme, como a las 23:00 horas me suben a la camioneta, empezaron a subir a mis compañeros en donde nos amontonaron como puercos sin poder mobernos, luego subieron cajas y otras cosas que no puede ver que iban encima de mi y con los pies de los judiciales que me aplastaban asia abajo. En el transcurso del viaje de Yanga al aeropuerto de Veracruz me taparon con barias cobijas que me tapaban la respiración, llegando al aeropuerto de veracruz me bajan del carro me suben al avión hasta llegar a la ciudad de México, me trasladan en otro autobus hasta el campo militar en donde me encerraron en una celda me asian barias preguntas, me desbistieron, me decian que soy el experto en explosivo y si no lo confesaba me decian que me va llevar la chingada te vamos a subir alla arriba allí te ban a partir la madre al igual que tus compañeros ¡como te llamas! les dije mi nombre ¡en que trabajos! les conteste soldador, me preguntan cual es tu trabajo en espesifico, les contesto construcción de puertas, ventanas y muebles. Me suben arriba me pucieron toques eléctricos y seguian con las preguntas. En el campo militar estube 28 horas con los ojos vendados sin poder dormir por la musica que estaba a todo volumen

El dia 9-02-95 a las 16:00 horas aproximadamente me subieron a declarar segun ante un juez las preguntas seguian igual con amenasas de más tortura y no huvo ningun abogado defensor en el momento de la declaración que me isieron firmar y no me permitieron leerlo. Me bajaron de nuevo a la celda, fue hasta el dia 10-02-95 como a las 7:00 AM me sacaron del campo militar me llevaron al reclusorio norte.

Los judiciales de Veracruz me quitaron N$1,400.00 (un mil cuatrocientos nuevos pesos) un reloj y mi identificación. Esto es uno de los presuntos zapatistas pagadores, que tal los berdaderos zapatistas que estan con el subcomandante Marcos, pienso yo que piensan lo siguiente:

LA CELDA INHUMANA

Alguien mancha la celda clandestina que estan dispuestos
de sangre y de tortura. a luchar por su pueblo.

Podrán ocultar la sangre, Que estan dispuestos a
podrán ocultar la tortura, construir un nuevo régimen
podrán borrar las huellas, de revolucionarios
La celda no dice de tortura, Que estan dispuestos
la celda no dice de tortura, a morir por el pueblo
la celda es inhumana. hasta conseguir la verdadera

Podrán desaparecer DEMOCRACIA
a miles de hombres y mujeres LIBERTAD
humanos que luchan por el pueblo JUSTICIA
que luchan por la liberación
que luchan por su conciencia
que luchan por una causa justa
pero la muerte de los revolucionarios
NO ES MUERTE-ES VIDA Y DIGNIDAD.

Mueren por una causa justa,
Mueren por su pueblo.
POR SI NO SABEN
La burguesia capitalista
Los monopolistas
Los dinosaurios imperialistas de todo el mundo.

Que podran acabar con cientos
y miles de revolucionarios.

PERO
No acabaran con sus ideales
No acabaran con el odio
No acabaran con miles y millones
Que estan dispuestos a construir una nueva conciencia revolucionaria. 
 

RICARDO HERNANDEZ LOPEZ.

“Eran las 14:00 hrs. del miércoles 8 de febrero cuando salí de la casa a comprar algunas cosas que necesitaba, regresé a las 18:00 hrs y todo se veía tranquilo por fuera pero al entrar ya me esperaban los agentes de la PGR, inmediatamente me di cuenta que a mis compañeros los estaban golpeando y torturando, enseguida me preguntaron que quien era yo y cómo me llamaba, les di mi nombre y ellos respondieron: “es el que estabamos esperando”, me agarraron y me esposaron entre cinco de ellos, uno me jaló de los cabellos, otros dos de los brazos, otro me abrazó por atrás y el otro por enfrente interrogandome y dandome de cachetada y con la misma playera que traía puesta me cubrieron la cara, me empezaron a golpear en el estómago, en las costillas y en los brazos. Entre tres me llevaron arrastrando hasta el fondo del patio donde me empezaron a golpear más fuerte y como no les contestaba, entonces dijo uno de ellos: “consíguete algo con que darle para que sienta”, no tardó el otro en llegar con un trozo de madera y un cable de luz, me quitaron toda la ropa y me aventaron dos cubetazos de agua empezando a golpearme con la tabla en el estomago, en las nalgas, en las piernas, en las pantorrillas y en los pies varias veces, llegó un momento en que me desmaye por los golpes que me caí y no supe más hasta después de un buen rato. Desperté por que me estaban metiendo la cabeza durante varias veces, luego con un cable de luz me quisieron ahorcar pues me lo enrrollaron en el cuello, lo apretaban tanto que casi me asfixio, veían que ya no podía y lo aflojaban un poco, pero inmediatamente lo volvían a apretar, junto a esto estaban las mentadas de madre y las amenazas de que me voy a morir.

A todos nos tuvieron así durante 5 ó 6 hrs. hasta que nos subieron a una camioneta, todos amontonados, amarrados de los pies, manos y con los ojos vendados.

Nos llevaron al aeropuerto de Veracruz (según es lo que escuché), en esos momentos nos juntaron a todos y nos subieron a un avión y lo que escuché era que vamos para México y de ahí ya no supe a donde llegamos, después supe que estuvimos en el Campo Militar N̊ 1 donde nos tuvieron dos noches y un día, todo este tiempo estuvimos con los ojos vendados. En esta cárcel, igual nos trataban; con golpes, con mentadas de madre y con sueño, pues siempre hubo un radio a todo volumen que no dejaba descansar. Nos estuvieron subiendo una y otra vez a declarar y teníamos que decir, lo que ellos querían, porque si no nos golpeaban y nos amenazaban con matarnos o seguir las torturas. Entonces toda la declaración fue bajo presión.

El día 10 de febrero nos entregaron al Reclusorio Norte y llegando ahí nos quitaron las vendas de los ojos, ya aquí nos han tratado un “poco mejor”.
 

MARTIN TRUJILLO BARAJAS

“El día 8 de febrero nos detuvo la policía judicial en Yanga Veracruz a las 17:00 hrs.

Estabamos en la casa 7 compañeros: Luis, Hilario, Ricardo, Alvaro, Rosa, Hermelinda y Yo. Escuché cuando llegaron a la casa violentamente, me di cuenta cuando brincaron por el portón del patio, ya estaba detenido Hilario y los demás cuando me detuvieron a mí, ya estaban adentro como 30 policías y a cada uno de nosotros nos pusieron boca abajo.

A mí me pusieron las esposas y después me llevaron a una camioneta a un lugar a donde yo no conozco, ahí fue donde me torturaron, me preguntaban si yo era zapatista y como no les dije nada, me echaron agua de tehuacán y me empezaron a patear el estomago precisamente donde tengo la herida de la operación (reciente) de un tumor canceroso, enseguida me pusieron una bolsa en la cabeza, es donde yo no podía respirar. Querían que les dijera algo, me preguntaron si mi esposa sabía algo y les dije que no, entonces me amenazaban de muerte si yo no decía nada, también me amenazó con matar a mi compañera.

Después de ese tormento me llevaron a una oficina, ahí fue donde me golpearon más, ahí perdí el conocimiento durante un buen rato, lo recuperé cuando estaba dentro del avión, ahí me seguían golpeando con los puños querían que les dijera que yo soy zapatista, además querían el nombre del que fabrica las armas, les dije que sólo hacemos trabajo comercial, me preguntaron si conozco a Marcos, les dije que sólo lo veo en la T.V., así me seguían golpeando hasta llegar a la Cd. de México junto con todos los compañeros, nos llevo a una cárcel clandestina con los ojos vendados, ahí nos empezaron a sacar uno por uno y ahora unos oficiales del ejército era el que nos golpeaba y las preguntas eran las mismas: “que si conozco a Marcos, que si soy zapatista, como les decía que no, entonces seguían los golpes. Luego me dijeron que ahí tenía yo un abogado y que iba yo a declarar (yo no conocí al abogado), después me pusieron frente a mí unos papeles y me hicieron firmarlos sin leer el contenido, aveces me decían que si yo coopero con ellos, me iban a dejar libre y como no les contestaba me seguían golpeando.

Después el día 10 de febrero, cuando nos trasladan al reclusorio norte, ya llegando nos quitan la venda, así yo ya me sentía un poco feliz porque ya no hay amenazas y ya no hay quien nos moleste, ya hasta con los custodios nos llevamos un poco bien. Sentimos más ánimo porque escuchamos las noticias y sabemos que hay gente que nos apoya y además tenemos buena defensa. Esta es mi historia en dos días de martirio”.
 

HILARIO MARTÍNEZ HERNÁNDEZ

El día 8 de febrero nos agarraron los policías en Yanga Veracruz.

Cuando llegaron los policías brincaron en un portón, yo estaba en el patio, me agarraron primero, sin mostrar ningún papel me tiraron en el suelo boca abajo, me esposaron mi mano hacia atrás con las esposas, después de 15 min. vendaron mis ojos con un trapo.

Me empezaron a golpear en la cabeza con el puño y con la palma de la mano, me querían dejar sordo, me preguntaban como me llamo, donde vivo, cómo se llama mi Papá, mi Mamá y si tengo hermano, donde viven, que trabajos están haciendo, si conozco a Marcos, cuántos años tiene. Había un pozo de agua que mide unos 10 metros de profundidad, a la fuerza me querían ahogar ahí: “Aquí se van a morir, nadie nos va a ver”, me decían. Una hora después fueron a traer una cubeta de agua, me taparon mi cara con un trapo, me metieron ahí la cabeza tres veces, por poquito me iba yo a ahogar. Me decía uno de ellos: “los voy a llevar a un lugar, los voy a matar a todos, nadie se va a salvar”, y así me seguían golpeando en los bajos, en las costillas y en las piernas, ahí me dejaron sentado. Después de 4 horas nos trasladaron a un aeropuerto, nos llevaron en un carro los policías, iban encima de nosotros. Nos taparon con una cobija, boca abajo. Llegando al aeropuerto estuvimos sentados casi una hora. Después nos subieron en un avión que nos llevó hasta el campo militar N̊ 1 en el D.F. ahí estuvimos dos noches y un día (o dos días y una noche) siempre con los ojos vendados, igual me seguían preguntando cosas, me sacaron fotos con los ojos vendados, me quitaron mi reloj, cinturón, calcetín, después me dieron unos papeles para firmar. Parece que llegó un doctor para checarnos, pero sólo hacía que nos bajáramos los pantalones y ya, luego nos trasladaron al reclusorio norte donde en la entrada nos quitaron las vendas, aquí nos han tratado bien. Esto es lo que puedo recordar”.
 

FERNANDO DOMINGUEZ PAREDES

“Eran las 19:00 hrs. del 9 de febrero, en la casa de Cacalomacan, Toluca, cuando llego la PGR y policías municipales, tratando de catearla y de aprehendernos, llegaron todos con las armas en la mano tratando de entrar, gritando que nos saliéramos con las manos en alto y que nos respetarían la vida, empezaron a disparar por todos lados de la casa y rodeándonos.

Luego entraron como manadas de burros a golpearnos, a mí me pusieron boca abajo mientras a los demás los golpeaban, luego de quitarme los zapatos me sacaron y pasaron por toda la fila de policías (fila india) que me pegaban con todo lo que tenían: pies, manos, armas, fierros, etc. estando a punto de desmayarme, luego el judicial que me llevaba del brazo casi me lo quiebra, pues me llevaba torcido para atrás. Por fin logré llegar al carro en que me llevaron empinado a la Procuraduría de Toluca, donde todavía me dieron algunas patadas y me dejaron tirado en el piso, sangrando de la cabeza, luego me tomaron declaración y huellas y fotos, esto duró como una hora, después con los ojos tapados nos subieron a una camioneta panadera y junto con otros compañeros nos llevaron de Toluca al campo militar N̊ 1, nos bajaron y nos vendaron rápido para no conocer donde nos tenían, nos metieron a una celda chica donde cabe una sola persona y nos metieron a 3. También pusieron desde que llegamos una grabadora con música a todo volumen, para aislarnos del exterior y no enterarnos de lo que estaba pasando allá afuera, aunque el objetivo principal era el no dejarnos dormir, además cuando iban a empezar las noticias, le cambiaban y buscaban música.

Llegamos como a las 24 hrs. del jueves, nos dejaron descansar un poco y luego durante toda la madrugada nos sacaban a declarar bajo presiones y amenazas, si no declarábamos lo que ellos pedían, como a las 11:00 hrs. del viernes terminó la declaración, nos llevaron a que nos sacaran fotos y huellas digital, luego nos dejaron descansar esa tarde y luego de vuelta en la noche me interrogaron tratando de agarrarme en contradicciones y amenazándome con torturarme más, pero creo que me vieron tan mal que pensaron que ya no iba a aguantar más y no lo hicieron, luego me llevaron a mi celda y después como a media noche todavía nos sacaron uno por uno y nos desnudaron y nos veían por todos lados, haciéndonos dar vueltas, luego pasamos a la celda, al día siguiente que por último nos sacaron las últimas fotos, y como a las 17:00 hrs. del sábado 11:02:95 nos sacaron de ahí en una camioneta a todos y con los ojos vendados y agachados y con esposas, nos llevaron al reclusorio norte del D.F. donde nos volvieron a sacar fotos y huellas digitales y donde sólo un Dr. nos auscultó como estabamos, pero no nos dio nada para aliviar el dolor, ni nos lavó las heridas que teníamos, luego nos dijeron que nos quitáramos la ropa que traíamos toda llena de sangre y nos dieron el uniforme y nos consiguieron unos tenis viejos pues todos veníamos descalzos y después de como dos hrs. aquí nos pasaron a nuestras celdas en la cuál pasamos apenas a lavar nuestras heridas, de las cuáles vamos saliendo poco a poco, estas son las peripecias de un preso político que logró salir con vida de esta experiencia y espero que me dure todavía”.
 

JOEL MARTINEZ GONZALEZ

“Nosotros estabamos trabajando en el taller de reparación de calzado, era el día 09 de febrero del 95 cuando escuchamos que van llegando los de la PGR a bordo de sus vehículos y tocan la puerta, nosotros no habrimos la puerta, entonces abren fuego tumbando los vidrios de las ventanas.

Nosotros nos entregamos y nos reciben con culatazos, patadas, puñetazos y cachazos, nos trasladan al Ministerio Público a declarar y a interrogarnos y luego nos trasladan al campo militar N̊ 1, ahí estuvimos siempre con música a todo volumen y no nos dejaban dormir.

El día 11 de febrero nos trasladan al reclusorio norte, descalzos, con los ojos vendados y con las manos esposadas, ya acercándonos al reclusorio norte nos fueron quitando las vendas y las esposas. Como siempre, a declarar y tomándonos huellas de los dedos y los interrogatorios”.
 

GONZALO SANCHEZ NAVARRETE

“Eran las 21 hrs. del día 9 de febrero en Cacalomacan, Toluca cuando la PGR nos detuvo, con cientos de policías y después de no soportar más los gases lacrimógenos que nos echaban adentro de la casa con el tiroteo, la casa quedó toda agujerada realmente no sabemos como pudimos salir sin una herida de bala y luego ahí empezó nuestra tortura, empezaron a golpearnos con las armas y a patadas y nos quitaron los zapatos, total que ahí salimos bien golpeados a punto de desmayar. Nos llevaron a la Procuraduría General de la República (en Toluca) a declarar y tomarnos huellas, nos amenazaron de muerte y nos llevaron en una camioneta al campo militar N̊1 y de inmediato nos bajaron y nos vendaron los ojos y nos metieron a una celda pequeña. En esa noche nos estuvieron sacando para declarar y bajo amenaza de muerte, si no decíamos lo que querían.

El sábado 110295 como a las 17:00 hrs. nos subieron a un vehículo y nos trajeron al reclusorio norte, cuando llegamos nos quitaron la venda y esposas, ahí nos revisó un doctor de los golpes pero no nos dio nada para el dolor y nosotros mismos lavamos nuestras heridas y poco a poco fuimos recuperando la fuerza. Como podrán apreciar las detenciones y las torturas en ambos casos fue similar. Podemos considerar que los casos de asfixia deben ser tomados e investigados como intento de homicidio, porque en realidad cuando a uno le ponen un cable de luz alrededor del cuello y lo aprietan es como intentar asesinarlo”.

Consideramos que los elementos de la PGR quienes resulten responsables, deben ser investigados por los delitos de: Intento de homicidio, torturas, lesiones, amenazas y los que resulten, porque siempre se van a amparar en sus placas que por cierto nunca se las vimos.

Ustedes valoren estos testimonios, valórenlos, juzguen a quien se tenga que juzgar y absolver a quienes lo ameriten.

Saludos fraternales y

¡QUE SIGA VIVIENDO LA VIDA!

Desde el Reclusorio Norte, Febrero del 95
Presuntos Zapatistas.

GONZALO SANCHEZ NAVARRETE

 

TESTIMONIO DE LAS PRESUNTAS ZAPATISTAS, PRESAS EN EL RECLUSORIO FEMENIL NORTE DEL DISTRITO FEDERAL.

PATRICIA JIMENEZ SANCHEZ

Martes 14 de febrero de 1995.

“El jueves 9 de febrero llegaron los policías y judiciales en la casa donde vivíamos, empezaron a disparar y aventaban bombas, gases y un tractor para tumbar la casa. También le prendieron fuego a la casa y de allí donde nos empezaron a agarrar de los cabellos, golpes, patadas en las partes débiles, seguían disparando, luego nos subieron en el camión de ellos, arrastrando de los cabellos y a mentadas de madre, culatazos, nos llevaron a un lugar desconocido, nos vendaron los ojos y nos empezaron a amenazarnos de matarnos y torturarnos para que dijéramos que somos zapatistas.

Después nos volvieron a llevar en otro lugar desconocido y vendado de los ojos para no darnos cuenta y seguía las mismas amenazas de los mismo. También nos quitaron los zapatos, relojes, calcetines, dinero, cantidad $650.00 nuevos pesos.

El señor que vivía con nosotros fue herido de balas en las piernas cuando ya estaba detenido. También fue muerto un policía pero entre los se mataron, yo vi que discutían a mentada de madre y se disparaban”
 

ROSA HERNANDEZ HERNANDEZ

15 de febrero de 1995.

“El 9 de febrero de 1995. Siendo a las 16.45 horas de la tarde, que nos fueron, sorprendidos, por personas que nos detuvieron, brincándose de las bardas, al entrar a la casa obligándonos a tirarnos al suelo, y después nos amarraron las manos con cadenas, nos vendaron los ojos a todos los que estuvimos ahí y después nos empezaron hacer el interrogatorio y “golpiandonos” a todos y después me llevaron adentro de una camioneta, con los ojos vendados y los pies amarrados con hilo y tapándonos la cara con lona y aplastados adentro de la camioneta no pudimos ni movernos, pedíamos a que nos acomodaran en un lado nos hicieron caso, por poco nos “asficiamos”.

Después de traernos al otro lado nos trasportaron en el avión donde nos llevaron a un lugar desconocido, nos estuvieron torturando, primero me bañaron con agua fría después me quitaron la ropa me pusieron una sabana mojada en el cuerpo y después me pusieron toques eléctricos, amenazada de muerte.

Después de la tortura me dieron de firmar unos papeles con los ojos vendados, que ni siquiera se de que se trataba. Yo soy una mujer que hacia trabajo de la casa que solo estudie el 3º grado de primaria, por lo cual no pude estudiar por falta de dinero, desde muy chica empece a trabajar, ayudar a mi madre, con el trabajo de la casa. Por que mi padre falleció desde hace años, y después murió mi mama.
 

BRENDA RODRIGUEZ ACOSTA

Trabaja en el campo escribe esto:

14 de febrero de 1995,

En día jueves 9 de febrero de 1995 entre a las 18:00 u 18:30 no fije bien de la hora llegaron los policías estaban vestidos de azul y empezaron a gritar que estabamos rodeado, la casa de policías gritaron que nos rendimos y fue que empezaron a “tirotiar” muchos balazos quebraron todo los vidrios de la casa y seguían disparando nosotros estabamos tranquila adentro de la casa ni pensábamos nada de “quí” iban a llegar esos hombres nosotros estabamos dando de comer unos animales que tenían en la casa ya cuando gritaron los policías que estabamos rodeados nosotros no disparamos ningún tiro, estaba yo sentada en un rincón para que no me toque la bala ahí estabamos todas cuando los policías subieron en el techo de la casa lo destruyeron toda las ventanas y mucho disparo, ya cuando nosotros no podíamos respirar bien por tanto humo empezamos a toser fue cuando los policías entraron en la casa y seguían disparando.

Y nos sacaron como un perro muerto nos arrastraron en la tierra nos golpear muy fuerte, nos “patiaron”, tumbo en el suelo y nos quitaron todo lo que traía yo reloj, aretes, anillos y zapatos. y me “manosiaron” todo nuestro cuerpo, después ya cuando nos sacaron en la casa todavía seguían disparando ya en ellos los policías grito uno de ellos que ya no disparando mas porque son sus compañeros de ellos así es que dejaron de disparar.

Después nos subieron a un microbús, junto con otras persona que esa señora que se avían levantado al baño y fueron los policías y lo subieron en el carro también la “seño” con su sobrina ahí nos “tragieron” todos como marranos nos llevaron a un lugar después nos bajaron y nos llevaron adentro de una casa es ahí donde nos tiraron en el piso de ahi nos pasaron en muchas parte pasamos con servicio medico ahí donde nos decía que lo quitáramos toda nuestra ropa para revisar y otro eso con los ojos vendados y nos tomaron mucho foto y nos amenazaban de que nos iban a tirar al poso y ellos todos donde pasamos nos preguntaba si pertenecemos al EZLN si conocemos a Marcos después nos llevaron a un lugar donde nos dejaron recostar, con los pies colgado.

Ya en el viernes nos hicieron declara ante el ministerio publico. También nos amenazaba que si no hablamos claro que nos hivan a hechar en el poso y nos hicieron firmar con los ojos vendados también nos tomaron mucha foto.

Después nos transportaron al otro lado en un carro muy cerrado nos pusieron bolsa de plástico negro después nos volvieron a quitar en un lugar donde nos llevaron y otra bes nos vendaron.

Un policía me dijo se trata de no conocer a ellos por ello nos traen vendados los ojos también cada ratito pasaban a gritar que vamos a morir y nos mataba de tanto música y cuando pasa noticia siempre cambia de otro estación no quieren ellos que escuchábamos que pasa la noticia. De los policías eran muchos los que llegaron en la casa donde estabamos nosotros”.
 

OFELIA HERANDEZ HERNANDEZ

15 de febrero de 1995.

“El día jueves 9 de febrero de 1995 llegaron muchos policías a las 6.00 o las 6.30 de la tarde pero yo no sabía porque llegaron la policía en la casa y se bajaron en el carros empezaron a quebrar la ventana disparando contra de la casa de nosotros, los demás se subieron arriba de la casa, aparte aventaron bomba de gas adentro de la casa nosotros, estamos ahogando como animales de tanto humo como pica mucho como chile además quemaron toda la casa y parte quemaron las ropas etc. todavía traían tractores para destruir la casa. El señor Fernando empezó a gritar paren ya el disparo, la policía no entiende ni cuando ni cuando dijeron lo mismo las policías entre ellos empezaron a dispararce. Después empezaron abrir la puerta entraron con sus pistola y arma empezaron a torturarnos a nosotros “golpiandonos” la cabeza con la pistola, culata, patadas todo hicieron nos “manusiaron” arrastrándonos por el suelo como animales después nos sacaron afuera.

2 policías lo tenían en sus manos a Gerardo y otro empezó a dispararle a sus pies lo acusaron que mato a un policía pero no es cierto. la policía entre ellos se mataron nosotros no disparamos.

Cuando terminaron de torturarnos dice la policía que se nos sube en microbús nos empujaron y aparte todavía pasan encima de nosotros cuando estamos metidos dentro del carro y después bajamos del carro tapados los ojos llegamos en una casa, tiramos en el piso, tomaron muchas fotos, firmamos sin saber porque firmamos con ojos tapados nos pintaron nuestro manos. Otra vez volvimos a subir en un carro de militar llegamos en otra casa lo mismo hacen otravez como hicieron la primera vez preguntaron nuestros nombres yo le dije Ofelia Hernandez Hernandez me preguntaron donde nací yo dije soy San Antonio Tehuacab Puebla me dijeron no es cierto yo dije que si, me preguntan soy yo zapatista yo dije no soy zapatista. La policía me dice: sí no dices vamos a meter en el poso para que te mueres si de dije, para que no busco problema mas le dije y después me firmaron pintaron mi mano para firmar y no se por que. Preguntaron quien disparó yo dije yo no sé, no lo vi quien disparó me preguntaron otra vez que trabajo hacen, yo lo cuidaba animales, hacia hortalizas y también trabajo en el campo porque me gusta mucho los animales, limpiar las milpas”.

Cuando la policía está diciendo que no nos golpearon no es justo que nieguen lo que hacen los policías y el ejército.

Cuando nos agarraron nos torturaron mucho nos echaron patadas arrastraron y cuando tienen en sus manos a Gerardo empezaron a disparar en sus pies, lo acusaron que mató un policía, pero no es cierto que fue él, se dispararon entre ellos. No lo quieren decir claro lo que nos hicieron echan mentiras y también nos acusan de todos delitos, pero no es cierto lo que dicen. Ni siquiera preguntan cuando agarran a las personas solo las empiezan a torturar a golpiar a todos las mujeres y hombres y niños no tienen lástima con las gentes que maltratan mucho.

En la cárcel como un animal estoy encerrada, en prisión además no nos dejan hablar a nuestro esposo. Quiero pedir algo porque yo no estoy de acuerdo que no dejen hablar a mi esposo con mi abogada. Yo quiero saber como está mi esposo yo tengo derecho a saber como esta él, por eso quiero que lo dejen hablan con mi abogada para que yo sepa como esta él. A poco es prohibido hablar con una pareja que de los mismos delitos nos acusan. yo quisiera ver a mi esposo porque ya tiene 20 días que yo no lo he visto personalmente. No se como está de su salud, yo estoy preocupada porque si una pareja se quieren siempre se extraña uno, yo quiero ir a visitar o que lo “traen” aquí en el reclusorio norte para que me dan permiso ir a visitar.”