Comunicados

Palabras de la Comandanta Hortensia. San Cristóbal de Las Casas. 1º de enero de 2006

Buenas noches.

Hermanos y hermanas, compañeros y compañeras:

Hoy, queremos dirigir algunas palabras sencillas a todas las mujeres indígenas y no indígenas de México y del mundo, a las mujeres del campo y de la ciudad, campesinas, obreras, artesanas, maestras, estudiantes, amas de casas, enfermeras, religiosas, artistas, mujeres profesionistas, y a todas las mujeres en general.

A nombre de todas las niñas, mujeres y ancianas bases de apoyo, y a nombre de todas las compañeras de los diferentes niveles de trabajos de nuestra organización como Ejército Zapatista de Liberación Nacional, queremos decirles que hoy se cumplen 12 años de nuestro levantamiento armado, cuando las mujeres de diferentes zonas y municipios de este estado del sureste mexicano, que junto con los compañeros, demostramos nuestro valor y nuestro coraje contra el mal gobierno, contra el ejército mexicano, y en contra de las injusticias que sufrimos las mujeres de nuestro país, y sobre todo como mujeres indígenas.

Ese primero de enero de 1994, cientos de mujeres milicianas, insurgentas y dirigentas del EZLN nos levantamos en armas y tomamos varias ciudades de nuestro estado. Y mientras, miles de mujeres bases de apoyo con diferentes responsabilidades en sus pueblos, dispuestas a pelear por defender sus pueblos, sus derechos, y su dignidad como mujer. Así empezamos la lucha ese día 1 de enero de 1994, y hasta ahora seguimos y seguiremos con esta lucha, junto con los compañeros y junto con todos los que se han sumado a nuestra causa.

Vamos a seguir luchando para conquistar el lugar y el derecho que merecemos como mujeres, porque hasta ahora todavía no tenemos el derecho, la libertad ni la participación total en los distintos trabajos para el desarrollo de nuestros pueblos y en la construcción de nuestra autonomía. Como mujeres, en todas partes seguimos sufriendo las injusticias, el desprecio, el maltrato, la discriminación, la humillación y la violación de nuestros derechos. Esta injusta situación que la vivimos las mujeres no podemos permitir que así se queda para siempre, sino que algún día se tiene que cambiar.

Queremos decirles a todas las mujeres del campo y de la ciudad que es hora de hacer algo para cambiar esta triste realidad que vivimos en nuestra sociedad. No podemos seguir permitiendo que los malos gobernantes sigan imponiendo su sistema social injusta, discriminatoria, y racista contra las mujeres. Por eso, las invitamos para aprovechar la posibilidad que ofrece la Otra Campaña, que es un lugar para que todas puedan participar, para unirse, organizarse, y decir nuestra palabra cómo queremos construir una sociedad nueva.

Esperamos que las compañeras, las que han sumado a la Sexta y a la Otra Campaña, hagan todo lo posible para participar y llevar adelante los trabajos y que sean el ejemplo para las demás mujeres de nuestro país y del mundo para que también puedan organizarse en sus pueblos, en sus colonias, en sus barrios, en sus centros de trabajo, y en dondequiera que estén, para que en la Sexta y en la Otra Campaña haya participación directa de las mujeres, porque sin la participación de las mujeres no podemos decir que es una campaña muy otra, como se ha mencionado en algunos comunicados.

Queremos decirles también, que en los trabajos de la Otra Campaña vamos a encontrar dificultades, problemas y obstáculos, pero debemos buscar la forma cómo superarlos. También, tener un poco de valor para enfrentar todo lo que venga de arriba, también los problemas de nosotras mismas, de nuestra propia casa, en nuestros pueblos, en nuestros trabajos, en nuestras colonias y en todas partes. Debemos tener fuerza para luchar y poder defender nuestros derechos como mujeres, porque a veces los varones no muy permiten que tengamos compromisos en la lucha o que tengamos los mismos derechos que los hombres y no nos toman en cuenta.

Para lograr los derechos que merecemos las mujeres, hay que organizarse, hay que defenderse, y no hay que pedir permiso a nadie para tomar y ejercer nuestros derechos. En la Sexta y en la Otra Campaña, ya va a ser muy diferente que cualquier organización, porque debe ser un lugar donde las mujeres, las niñas y ancianas seamos respetadas y tomadas en cuenta en las decisiones. Esto quiere decir que en la Otra Campaña podemos caber todos los que deseamos vivir con democracia, libertad y justicia. Y en la Otra Campaña no podemos excluir a nadie sólo por ser mujeres o por ser diferente.

También queremos decirles a todas las mujeres de México y del mundo que no se han sumado a la Otra Campaña, también les invitamos a que se organicen y luchen de alguna forma porque las injusticias, la explotación, el desprecio y la violación de los derechos humanos de las mujeres existen por todos lados. Por eso, se necesita la participación de las mujeres de alguna forma, para acabar la situación injusta que se vive en México y en muchos países del mundo.

Por último, queremos decirles a todas las que se han unido ya a la Sexta y a la Otra Campaña, que sigan adelante y que se organicen bien en los trabajos que se van a llevar a acabo, para que juntas luchemos por nuestros derechos, por libertad y justicia para que nuestros hijos e hijas ya no viven el desprecio, la humillación, la explotación, como nos tienen ahora los malos gobernantes y los poderosos.

Es toda mi palabra.

Democracia, Libertad y Justicia.

Por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del EZLN Chiapas, México.

1 de enero de 2006


Fuente: http://enlacezapatista.ezln.org.mx/