Documentación histórica

Representará Ramona al EZLN en el Congreso Nacional Indígena. (1996)

Hermann Bellinghausen, enviado, La Realidad, Chis., 9 de octubre ¤ El cerco está roto, ya sale la comandante Ramona. Una mujer tzotzil, "el arma más beligerante, agresiva e intransigente del EZLN'', según el subcomandante Marcos. Hasta su reaparición esta tarde en Aguascalientes, no había sido vista en público desde marzo de 1994, cuando concluyeron las conversaciones de la Catedral, aquella primera piedra del hoy todavía incierto proceso de paz en Chiapas. Su pequeño cuerpo, hoy más delgado y frágil que entonces, resulta un arma humillante y demoledora.

¿Por esa persona, con su portentoso huipil sanandresero y la bandera nacional entre las manos, se habló desde el centro con truenos, centellas y amenazas policiacas? Ramona o el temblor de la República.

Ramona, el primer símbolo que conoció el mundo de la grandeza de los pueblos mayas rebeldes de las montañas de Chiapas.

Un acto de aparente debilidad que responde con lo sumamente pequeño a toda la fuerza del Estado. "No damos para más'', dijo Marcos al referirse a los cuidados que los zapatistas han podido ofrecer a esta célebre y secreta mujer enferma. "Antes de morir, ella ha querido hablar con otros indígenas''.

"Teniendo todas las cartas'', dijo Marcos, los zapatistas enfrentan "el analfabetismo político'' del sistema con la intocable fragilidad.

"No pidió permiso'' el EZLN, sólo solicitó a la Cocopa "que negociara una salida en la que no quedaran lastimadas las partes. Con Ramona "va la representación de los hombres, mujeres, niños y ancianos, combatientes y no combatientes, del EZLN''.

Sorpresas te da la vida. La invitada.

Adelfo Regino, el joven dirigente mixe, formuló la invitación formal a nombre del Congreso Nacional Indígena para que acudiera al DF una representación zapatista, para engrosar el "nunca más un México sin nosotros'' que desde ayer resuena en la capital de la República. La nueva vuelta de tuerca del movimiento indígena, que desde el Congreso Nacional celebrado en 1974 en Chiapas no ha hecho sino crecer y robustecerse, para maravilla de muchos e incomprensión creciente del poder.

Y queda resonando en el aire la bofetada de la comandante Ramona. Lo que Villoro, en su intervención, habría de poner en estas palabras: "El poder al servicio del pueblo, y no el pueblo al servicio del poder''.

"Lección moral'', llama otro asesor zapatista a esta decisión del CCRI-CG. El nuevo trozo del camino pacifista que conduce al Diálogo Nacional por la Paz.

Al escuchar las invitaciones formuladas por Adelfo Regino, el barzonista José Quirino, Luis Villoro y Adriana López Monjardín, el subcomandante Marcos expresa:

"La respuesta es que no. Nunca más un México Distrito Federal sin nosotros''.

Ramona es el símbolo, el mensaje, la confirmación del síndrome de David desafiando a Goliat a fuerza de lenta dignidad duradera y palabras peligrosamente rápidas.

Ayer visitó el presidente Ernesto Zedillo tres cuarteles militares de Chiapas. Hoy los zapatistas sueltan una bomba que nadie esperaba. La bomba de quitarse del centro. La bomba de la paciencia. La de la ternura sobrecogedora. La fuerza de los de abajo.

Los representantes de organizaciones civiles y políticas nacionales y extranjeras que llevan dos días aquí esperando la solución de la crisis, aplauden la aparición de la primera mujer del CCRI que conoció el mundo. La última carta. La primera.

Cuando Marcos caminó hacia una casa, junto al Aguascalientes, y salió con Ramona, nadie entendía. ¿Eso es todo? Pues sí, eso es todo. Nada más, y nada menos que eso.

Con razón anoche, como expresa el diputado Oscar González de la Cocopa y el PT, y la situación llegó a extremos de peligrosa tensión. Contra Ramona se estrellan los tanques, los fajos de órdenes de aprehensión. Los más pequeños, los últimos, confirman aquello de Schumacher: Lo pequeño es hermoso.

Y lo indígena vuelve al Centro, por si alguien lo dudaba. Por si alguien sigue sin entender.

El 15 de octubre, reunión con la Cocopa

Elio Henríquez, corresponsal, La Realidad, Chis., 9 de octubre ¤ El próximo 15 de octubre la dirigencia zapatista viajará a San Cristóbal de las Casas para reunirse con la Cocopa, a fin de continuar las negociones "en la vía de fortalecer la solución del conflicto, con el diálogo y la negociación''. Al encuentro podría asistir Marcos.

En conferencia de prensa a las 17:30 horas en el Aguascalientes de La Realidad, el subcomandante Marcos informó que mañana a las 12 del día el EZLN hará entrega formal a la Cocopa y a la sociedad civil de la comandante Ramona para que viaje a la ciudad de México. La dirigente rebelde viajará por tierra para dormir en San Cristóbal de las Casas y el viernes saldrá hacia Tuxtla Gutiérrez, para tomar el avión que la llevará al DF y participar en la clasura del Congreso Nacional Indígena y en los actos de celebración del 12 de octubre.

Marcos presentó a Ramona

Sin dejar la bandera que llevaba doblada entre sus manos morenas, la indígena cuya salud se ve quebrantada a simple vista, saludó a los presentes: "Buenas tardes compañeros, comandante Ramona, del Ejérctio Zapatista de Liberación Nacional''.

Después Marcos la tomó del brazo y la regresó a donde la fue a traer. A su regreso tomó de nuevo el micrófono e informó que debido a la precaria salud de Ramona, hoy reposaría y mañana viajará a San Cristóbal.

Cuando explicaba que Ramona "está moribunda'', se le quebró la voz, y luego manifestó que desde hace dos años se le detectó una enfermedad terminal y durante ese tiempo "hemos hecho lo posible para mantenerla con vida, según los recursos del EZLN, pero no damos para más''.

Agregó que el viaje de Ramona se negoció a través de la coadyuvancia de la Cocopa, para que las condiciones de la salida fueran las mejores "y no quedaran lastimadas'' las partes que negocian en San Andrés.

Luego añadió: "Pudimos haber salido con Ramona y nadie, absolutamente nadie se habría atrevido a detenerla. Nadie se hubiera atrevido a declarar roto un diálogo porque saliera Ramona'', señaló Marcos, al tiempo que recalcó: "El EZLN no pidió permiso para salir, salió''.


Fuente: Periódico La Jornada 10 de octubre de 1996