Documentación histórica

Participarán rebeldes en el congreso: organizadores. (1996)

3 de octubre de 1996

Rosa Icela Rodríguez y Georgina Saldierna, David Carrizales, corresponsal ¤ Será hasta el viernes cuando la dirigencia del EZLN decida si el subcomandante Marcos sale de la Selva Lacandona al Distrito Federal para participar en el Congreso Nacional Indígena. El viaje de la caravana zapatista durará cuatro días por carretera y cerrará con un acto en el Zócalo el 12 de octubre.

Después que los organizadores del foro confirmaron la presencia de los dirigentes zapatistas en el Congreso, dirigentes políticos opinaron que "su presencia es para presionar a la vía pacífica'' y que el gobierno no tiene razón en tratar de hostigar o encarcelarlos porque tratan de abrirse paso por la vía política.

Nuria Fernández señaló que la coordinadora de organizaciones civiles y políticas, constituyó una comisión de bienvenida y traslado de los zapatistas, al frente del cual está el Frente Zapatista de Liberación Nacional (FZLN).

Luego dio a conocer el itinerario de los zapatistas rumbo al Distrito Federal. El viernes cuatro por la mañana, las personalidades y dirigentes sociales que acompañarán a los zapatistas en el viaje, se reunirán en San Cristóbal de las Casas para partir a la selva.

Las personalidades que acudirán a la selva se reunirán esa misma noche con los zapatistas, y será ahí cuando comuniquen quienes vendrán al Distrito Federal, partiendo hacia San Cristóbal de las Casas el 5 de octubre, en donde pernoctarían para salir el 6 de octubre hacia Juchitán.

El 7 de octubre saldrían de Juchitán a Córdoba, donde dormirían y el martes 8 de octubre se trasladarían desde Córdoba para llegar al Distrito Federal por la tarde.

La idea, informó Nuria Fernández, es que la caravana no viaje nunca de noche y que todo el traslado se realice por carretera, con saludos de paso de la caravana, encabezada por un camión donde viajarán los zapatistas y las personalidades.

Indicó que la seguridad estará a cargo de cinturones del Frente Zapatista de Liberación Nacional y que también acudirán vehículos de otras organizaciones como El Barzón, la Uprez, la Asamblea de Barrios, la CUT, las tres asambleas de barrios, Alternativa Socialista, Movimiento Ciudadano por la Democracia, Alianza Cívica, Movimiento por la Paz, la Justicia y Dignidad.

También trascendió que en la caravana participarán miembros de la Cocopa "a título personal'', así como miembros del PRD que se trasladarán a Chiapas ``no en representación del partido''.

Aún no se informó del lugar donde pernoctarán en el Distrito Federal, ni sobre los eventos a los que acudirán, aparte de participar en el Congreso Indígena, sin embargo se dijo que la Comisión Nacional de Intermediación se encargará del hospedaje. Se informó que los zapatistas participarán en un acto en el Zócalo de la ciudad de México el próximo 12 de octubre.

Enhorabuena por romper el cerco

Por su parte, el Comité Ejecutivo Nacional del PRD saludó la decisión de los zapatistas de "romper el cerco'' porque no hay razón para que los zapatistas no puedan salir de Chiapas, mientras no haya órdenes de aprehensión o arraigo.

El dirigente perredista Pablo Gómez explicó que la ley de Concordia y Pacificación no dice que no pueden salir de Chiapas los zapatistas, y que además esa ley fue aprobada por el Congreso federal y por lo tanto es una ley que tiene validez para todo el país.

La perredista Rosario Robles dijo en conferencia de prensa que no hay motivo para que el EZLN, como un actor político que es, no pueda acudir a la ciudad de México o a cualquier otra parte del país.

Sin embargo, por la noche se anunció que por decisión del CEN, el PRD no participa en el traslado de los zapatistas "como partido'', pero que acudirán legisladores y militantes a título personal.

Además, Rosario Robles manifestó que la decisión del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas de acudir al viaje es personal, porque está convencido de que hay que abrir los cauces de diálogo para la paz en este país.

PAN: ¿quién rompió el dialogo?

Con motivo de la polémica en torno a si los zapatistas deben o no venir a la ciudad de México, el secretario general del PAN, Juan Antonio García Villa, dijo que es interesante analizar primero quién rompió el diálogo y por qué.

Aunque los zapatistas dieron cinco razones para suspender la negociación, el dirigente panista dijo que la opinión pública sólo conoce de manera contundente la sorpresiva ruptura del diálogo por parte del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional.

-Entonces, ¿deben venir o no los zapatistas a la ciudad de México?, se le preguntó.

-Si están a favor del diálogo, primero que expliquen por qué fue roto el diálogo.

-Pero ellos dieron cinco razones.

-Sí, pero de manera sorpresiva cuando ya estaban convocados. No se vale que simplemente no asistan. La opinión pública merece conocer con mayor detalle las razones de este rompimiento unilateral e intempestivo, pues de otra manera lo que la opinión pública puede entender es que se trata de una especie de provocación por parte del EZLN.

-Pero, ¿la advertencia de la Secretaría de Gobernación no es otra provocación?

-No, un grupo armado que rompe el diálogo no tiene por que adoptar esa actitud. Veámoslo con toda objetividad.

Por último rechazó que la posición de su partido coincida con la del gobierno. Más bien, resaltó que su postura es similar a la de la opinión pública que espera que los interlocutores lleguen a un acuerdo y no que de manera unilateral, intempestiva e inexplicable, uno de ellos rompa el diálogo.

A su vez, en Monterrey, Nuevo León, el dirigente nacional del PT, Alberto Anaya, dijo que si la Secretaría de Gobernación (Segob) hace efectiva la reactivación de las órdenes de aprehensión contra los dirigentes zapatistas -que tienen previsto acudir al Congreso Nacional Indigenista en la ciudad de México- "estaríamos ante un hecho muy preocupante pues implicaría de nuevo la guerra civil en el país, con el riesgo de que se extienda a lo largo y ancho de la República''.

El también diputado federal, añadió que la prohibición expresa de la Secretaría de Gobernación y la PGR, para que los zapatistas asistan a la ciudad de México a la celebración del Congreso Nacional Indigenista, que se realizará del ocho al doce de octubre, "es un atentado contra la libertad de tránsito''.

Expuso que debe haber tolerancia de las autoridades, para que el acto mencionado se lleve a cabo de manera pacífica y la paz social no se interrumpa.

Hay tal vez un malentendido, dijo Anaya, pues la Segob quiere que este acto se haga una vez que el EZLN firme la paz con el gobierno, mientras el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) quiere hacerlo como paso previo a su conversión en fuerza política.

Agregó que desde la realización de la 17 Asamblea Nacional del PRI, se ha notado un cambio en la correlación de fuerzas al interior del tricolor, y tal parece que los "dinosaurios'' y las fuerzas tradicionales regresan por sus fueros, "y esperamos que esas posiciones del pasado no terminen tomando los mandos del país, porque siempre se han opuesto al avance democrático''


Fuente: Periódico La Jornada 3 de octubre de 1996