Documentación histórica

La presencia del EZLN en la capital será conforme a lo gestionado por la Cocopa. (1996)

La paz, tan distante "como de aquí a México'', bromea el subcomandante. Confirma que estará en San Cristóbal el día 15

Elio Henríquez, corresponsal, La Realidad, Chis., 10 de octubre ¤ La participación del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en el Congreso Nacional Indígena es "un llamado a la paz y un avance en el proceso de diálogo'' de San Andrés, afirmó la Comisión de Concordia y Pacificación, al recibir oficialmente, de parte de la dirigencia zapatista, a la comandante Ramona, quien mañana viajará a la ciudad de México.

El diptado José Narro Céspedes, vocero en turno de la Cocopa, sostuvo que con la salida negociada de la dirigente zapatista ``no hubo vencidos ni vencedores, sino compromisos y acuerdos, lo cual fortalece el proceso de diálogo'' entre el gobierno federal y el EZLN.

En una breve pero emotiva ceremonia junto a la ceiba de La Realidad, el subcomandante Marcos entregó a Ramona a la Cocopa y a la sociedad civil, representada por Javier Elorriaga. "Según el acuerdo, ustedes van a responder por la vida, seguridad y bienes de la comandante Ramona'' dijo el subcomandante al entregar a la indígena.

Con voz apenas perceptible, Marcos agregó: "Reciban junto con ella nuestra confianza como comisión legislativa del Congreso y como representación de la sociedad civil; esperamos que la cuiden como si fuera uno de nosotros''. Luego manifestó que Ramona, quien padece una enfermedad terminal y está "moribunda'', lleva una bandera nacional como regalo del EZLN al Congreso Nacional Indígena.

Entre aplausos de decenas de indígenas de la región que llegaron a despedirla, y de representantes de organizaciones nacionales e internacionales, el dirgente rebelde señaló que el EZLN espera que la comandante y la bandera "lleguen bien a la ciudad de México y pueda cumplir con la palabra que lleva por parte de nosotros''. Con los ojos húmedos, se dirigió al presidente en turno de la Cocopa, y le dijo: "Señor (José) Narro, oficialmente le entrego a la comandante Ramona''. Luego hizo lo propio con Javier Elorriaga.

Al recibir a la indígena, que esta noche arribó a San Cristóbal de las Casas, José Narro Céspedes afirmó que aceptan el compromiso de velar por su seguridad, al tiempo que valoró "la muestra de confianza del EZLN y la atención al exhorto que en su momento dimos a conocer''. Desmintió, asimismo, la versión de que Ramona viajará a la ciudad de México en un vuelo de la PGR. Por el contrario, dijo, su traslado será en un avión comercial de línea privada.

Horas después, al llegar a San Cristóbal de las Casas, el petista declaró que con la salida de Ramona, negociada con el gobieno federal, "no hubo vencidos ni vencedores, sino compromisos y acuerdos''.

Por parte de la sociedad civil, Elorriaga dijo al recibir a la indígena, ataviada con el traje regional de San Andrés Larráinzar: "Entendemos que nos están entregando parte del corazón del EZLN, ese corazón valiente, ese corazón heroico que tanto ha hecho por ayudar a la transición democrática en México''.

Finalmente, el también promotor del Frente Zapatista de Liberación Nacional expuso que a Ramona "la vamos a llevar con sus hermanos indígenas de todo el país. La vamos a curar, la vamos a cuidar y va nuestro corazón también en regresarla sana y salva y con mejor salud, ése es nuestro compromiso''.

Fuentes de la Cocopa informaron que, para aprovechar la estancia de Ramona en la ciudad de México, se le proporcionará atención médica para tratar de salvarle la vida.

Cuando ya estaba montado en su caballo para hacer la valla de despedida a la comandante, Marcos confirmó que el próximo 15 de octubre encabezará la delegación del EZLN que se reunirá con la Cocopa en San Cristóbal de las Casas para resolver los cinco puntos para que se pueda reanudar el diálogo de San Andrés.

-¿Cuándo salen los demás a México? -preguntó un reportero.

-Vamos a esperar si llega, y si llega bien, vamos nosotros.

-Marcos ¿Qué tan lejos estamos de la paz?

-Como de aquí al Zócalo.


Fuente: Periódico La Jornada 11 de octubre de 1996