Documentación histórica

Rompería el EZLN el diálogo si por sí solo decide salir: Bernal. (1996)

5 de octubre de 1996

La decisión unilateral de los zapatistas de salir de Chiapas implica la ruptura formal de las negociaciones entre el gobierno y el EZLN, afirmó Marco Antonio Bernal, jefe de la delegación gubernamental para el diálogo en esa entidad.

Agregó que con esta ruptura, la Ley para el Diálogo, la Conciliación y la Paz Justa en Chiapas dejaría de operar, y el gobierno de la República tendría que aplicar las leyes regulares que se imputan a un ``grupo que permanece con armas, que sigue siendo clandestino y que mantiene una declaración de guerra sobre el gobierno''.

Sin embargo, expresó que la instancia gubernamental todavía confía en que la pretensión de los zapatistas de viajar a la ciudad de México para participar en el Congreso Nacional Indígena sea reconsiderada. En una entrevista matutina con Radio Red, Marco Antonio Bernal aseguró que todas estas cuestiones deben ser resultado del proceso de negociación y no de acciones unilaterales.

Por eso, dijo, el gobierno ve esta idea zapatista como una "provocación y como un acto de ruptura, tanto de la ley, como del espíritu de los acuerdos tomados en San Andrés Larráinzar''.

El negociador gubernamental consideró que el objetivo de salir de la zona aceptada en los acuerdos, es el de convertir a la ciudad de México en un escenario de negociación a nivel nacional, pues lo han expresado reiteradamente. "Esa es su intención declarada''.

Durante la entrevista radiofónica, reconoció que el momento que se vive es "muy delicado''. Nosotros hemos hecho reiterados llamados a la serenidad y a que no nos embarquemos en un escenario de provocaciones, en el cual sentimos que nadie ganaría, aseguró.

"Nosotros le hemos reiterado al EZLN, en el contexto del diálogo de San Andrés, que el gobierno de la República ha apoyado las actividades políticas que el EZLN ha realizado en vías de convertirse en una fuerza política, siempre que aquéllas se han dado dentro de la ley, en el marco de los acuerdos entre las partes'', puntualizó.

Insistió que pretender realizar una actividad unilateral sería salirse de las reglas acordadas y del espíritu de la ley. El objeto de la ley, agregó, es que el EZLN y el gobierno federal resuelvan la causa del conflicto por la vía del diálogo y la negociación, y tiene como destino final el hecho de que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional se constituya en una fuerza legal.

En su intervención, explicó la situación que se daría en caso que la representación zapatista viajara a la ciudad de México. Dijo que se harían acreedores a ser detenidos, pero evidentemente tendría que pedirse a algún juez que expidiera la orden para poder proceder conforme a los procedimientos legales.

"Lo que nosotros creemos es que se debe volver a la mesa de San Andrés, se debe respetar la ley y ahí debemos acordar y pactar las cosas que sean necesarias para resolver el conflicto. Nada menos que el Presidente de la República estuvo ayer (el miércoles) en el estado de Chiapas e hizo un llamado al Ejército Zapatista de Liberación Nacional a que volvamos a la mesa del diálogo'', dijo Marco Antonio Bernal.

En este mismo sentido, recordó también el llamado de la Comisión de Concordia y Pacificación (Cocopa) y de diversos sectores de la sociedad para que no existan actos de provocación de ninguna de las partes. "Nosotros trataremos de hacer nuestro mayor esfuerzo para que ese espíritu prevalezca y no tengamos que llegar a ninguna de estas situaciones que hemos venido mencionando''.


Fuente: Periódico La Jornada 5 de octubre de 1996