Documentación histórica

Grupo 4: Situación, derechos y cultura de la mujer indígena. Comunicado de Prensa de las Asesoras e Invitadas del EZLN en el Grupo 4. (1995)

San Cristóbal de Las Casas a 21 de octubre de 1995

En los cuatro días de trabajo que llevamos, hemos logrado avances importantes en torno a diagnóstico y al análisis de los diversos aspectos que informan la situación de nosotras las mujeres indígenas del país.

Nuestra voz se ha alzado con una profunda indignación y dolo al reconocer que nuestros pueblos y particularmente las mujeres, hemos sido víctimas de una larga historia de discriminación, injusticia y violencia.

Nosotras las indias padecemos una triple opresión como pobres, como mujeres y como indígenas. La violación a nuestros derechos humanos es de siempre, ni la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ni la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación sobre la Mujer, ni el Convenio 169 de la OIT, ni otros instrumentos internacionales ratificados por el Gobierno de México, han sido cumplidos.

La violencia ha sido el contexto de la vida cotidiana de las mujeres indígenas.

La primera forma de violencia es el hambre y la desnutrición, heredadas de una generación a otra durante 503 años. La inexistencia de atención a la salud reproductiva que respete la dignidad y las costumbres de nosotras las mujeres, el despojo de nuestras tierra y de los recursos naturales que pertenecen a nuestros territorios, como el agua, la electricidad, las minas, los bosques, e petróleo, la marginación de que somos objeto por parte de los programas de capacitación y educación, la imposición de leyes, costumbres y lenguas que no son las nuestras.

Esta situación tiene sus orígenes en la larga historia del colonialismo y dependencia que hoy día se reproduce en la política neoliberal, en el sistema del partido de Estado, en arrastrar una deuda externa que no nos corresponde, en ese Tratado de Libres Comercio negociado a nuestras espaldas, en el saqueo y venta de nuestra riqueza por un pequeño grupo que decide por todas y todos, y también en una sociedad dividida en clases en donde domina una ideología patriarcal y sexista que crea relaciones desiguales entre los hombres y las mujeres. Se nos ha excluido de todo a las mujeres, cuando somos nosotras la base de nuestra cultura y dadoras de vida.

Derivado del análisis las mujeres de este Grupo de Trabajo hemos hecho algunas propuestas con carácter nacional, que expresan el sentir de las participantes en este Grupo.

El Gobierno está en deuda con los pueblos indígenas, por lo tanto:

  • Exigimos se instrumente el Fondo Nacional para el Desarrollo de los Pueblos indígenas de América Latina del Caribe, administrado por los pueblos indígenas
  • Las mujeres indias queremos tierra y tener el derecho a poseerla, así como tener una vivienda digna. Exigimos una reformulación de los artículos 4º y 27 constitucionales.
  • Queremos el dominio y control de nuestras zonas arqueológicas y centros ceremoniales.
  • Reclamamos el derecho a organizarnos libremente sin que por ellos seamos objeto de amenazas y represión.
  • Queremos participar en los espacios de poder a todos los niveles comunal, municipal, regional, estatal y federal.
  • Exigimos que se respeten y reconozcan nuestros usos y costumbres, siempre y cuando no violen la dignidad de la mujer.
  • Queremos una educación para nosotras y para nuestras hijas e hijos que tomen en cuenta nuestra filosofía y cosmovisión india, construida desde los pueblos indígenas.
  • Exigimos la oficialización de nuestras lenguas indígenas y la reivindicación de nuestra indumentaria tradicional como símbolo de identidad.
  • Demandamos programas y proyectos productivos, así como sistemas de comercialización que garantice un pago justo de nuestros productos, sean agrícolas o artesanales.

Todo esto tendrá verdadera realización en un marco de una real autonomía de los pueblos indios.
Es urgente un nuevo tipo de relación entre el Estado y los pueblos indios entre los indígenas y no indígenas, entre los hombres y las mujeres. Es decir, crear un nuevo proyecto de nación en donde impere la democracia y la justicia.

Queremos por último hacer un reconocimiento al Ejército Zapatista de Liberación Nacional, a las comandantas aquí presentes por haber abierto este espacio para que nuestra palabra sea escuchada. La Ley Revolucionaria de las Mujeres Zapatistas recoge muchas de nuestras demandas.

Exigimos la libertad de las presas y los presos acusados de presuntos zapatistas.

Demandamos el desmantelamiento de las guardias blancas en todo el país.

Exigimos la desmilitarización de todas las regiones indígenas, en particular el retiro del Ejército Federal de las comunidades chiapanecas.

Exigimos el respeto a la integridad física y moral de todas las mujeres y hombres que hemos venido a participar como invitadas(os) y asesoras(es) en esta mesa de diálogo. Responsabilizamos al Estado y al Ejército Federal de cualquier agresión que atente contra nosotras.

Queremos demostrar con este esfuerzo que el diálogo es posible para encontrar el camino de una paz con justicia y dignidad.


Fuente: Fichero Histórico de la CONAI. Documento 5102105