Documentación histórica

Grupo 3: Participación y Representación Política de los Indígenas. Síntesis de la primera Sesión. (1995)

19 DE OCTUBRE DE 1995
SÍNTESIS DE LA PRIMERA SESIÓN

Durante dos días, diversos invitados, en el marco de una plena libertad y respeto, debatieron sobre la situación de la representación política con que cuentan los pueblos indios de nuestro país, así como sobre algunas propuestas para encontrar una solución a esta problemática, en una primera fase en lo general.

En términos generales, los asistentes estuvieron de acuerdo en que los problemas enunciados no se circunscriben al estado de Chiapas sino que afectan a todos los pueblos indios del país. Las intervenciones coincidieron en señalar que no existe correspondencia entre el número de habitantes pertenecientes a alguno de los pueblos indios y la representación política en las distintas instancias de gobierno. El número en diputados presentes en las legislaturas locales o en la Cámara de Diputados o de Senadores es sumamente limitado. Lo mismo sucede en los gobiernos municipales, incluso de ayuntamientos mayoritariamente indios, donde la representación formal no recaer en éstos. Esta falta de representación política formal tiene consecuencias muy graves para los indígenas. Esta situación tiene su origen en diversos factores, entre los que se encuentra el hecho de que no hay usualmente coincidencia entre los centros de concentración poblacional de los distintos pueblos indios y los distritos electorales, así como entre los primeros y los municipios.

En la mayoría de las entidades, un problema adicional es el existente en los ayuntamientos. A pesar de que existen formas tradicionales de elegir a las autoridades municipales basadas en los sistemas de cargos, el plebiscito a la asamblea, la legislación vigente obliga a registrar a quienes son electos con un partido político. Las formas de elección y representación política siguen siendo un monopolio de los partidos políticos con registro. De la misma manera, no obstante de que en los municipios indios existen prácticas de gobierno distintas a las tradicionales en cuestiones tales como la duración de los cargos, la composición del cabildo, la administración de la obra pública o la remoción de las autoridades, la ley vigente no las reconoce y obliga a estos pueblos a la simulación. Por si ello fuera poco, en escasos lugares existe el derechos de las agencias municipales a nombrar directamente a sus representantes, y las comunidades no tiene personalidad jurídica más allá del nivel agrario para administrar y gestionar sus recursos dentro de un territorio delimitado.

Algo similar ocurre con las instituciones gubernamentales vinculadas con las problemáticas de la población indígena y las políticas públicas que implementan. Las políticas que trazan, los programas que instrumenta, la definición de los beneficiarios y la evaluación se realizan sin la participación de los indígenas.

Estos problemas tienen su origen, en razones históricas y sociales, pero también son producto del sistema de partidos actualmente vigente, que no corresponden a la realidad y a la necesidad de los pueblos indios. Son también el resultado de un proceso de modernización acelerado y excluyente que ha reducido de manera sustancial la participación de los pueblos indígenas y que ha marginado y empobrecido a grandes sectores de la población. La pobreza en la que viven las comunidades indígenas no es el resultado de su cultura sino del sistema en su conjunto. Asimismo, en muchas regiones indígenas, particularmente en Chiapas, para lograr una participación política efectiva se requiere crear condiciones de equidad en la propiedad de la tierra y el territorio.

Resolver esta problemática es fundamental para establecer un nuevo pacto social entre el Estado nacional y los pueblos indios. El corazón de este nuevo pacto es el reconocimiento de la autonomía indígena en el marco de un Estado de derecho efectivamente democrático que respete al federalismo y al municipio libre.

Esta autonomía no implica querer dejar de ser mexicanos, sino el reconocimiento de los derechos colectivos de los pueblos indios consagrados por el Convenio 169 de la OIT. Esta autonomía implica distintos niveles:

a) Reconocimiento de personalidad jurídica para las comunidades indígenas, más allá de lo agrario, en la administración y gestión de recursos en su territorio.

b) La libertad para elegir sus agentes municipales

c) El respeto a los usos y costumbres en la elección de sus autoridades y la definición de políticas que los afecten, esto es, el reconocimiento de la figura de sistema de cargos, plebiscito, referéndum y consulta popular. Fin del monopolio de la forma de elección y participación política por parte de los partidos políticos.

d) La creación de la figura de municipios indio y la libertad de éste para definir sus formas específicas de gobierno, así como la incorporación de las comunidades organizadas a las tareas del cabildo. El reconocimiento de los pobladores a desconocer a sus autoridades cuando éstas no cumplan y la obligación de los Congresos locales de respetar las decisiones comunitarias.

e) La construcción y reconocimiento de espacios regionales autónomos que abarquen diversos municipios.

f) La creación de nuevos municipios y nuevos distritos electorales que correspondan a las concentraciones de población indígena, sobre la base de un municipios con nuevas facultades y funciones.

g) El establecimiento de principios de proporcionalidad en el nombramiento de representantes gubernamentales que incluya los indígenas.

h) La ciudadanización del proceso electoral.

i) Analizar en este proceso de discusión una profunda reforma agraria que democratice ele acceso ala tierra y el territorio.

j) La participación de los pueblos indios en la elaboración, ejecución, evaluación y vigilancia de las políticas públicas que les afectan directamente. La transferencia del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indios a las instituciones de gobierno indígena.

k) Los indígenas migrantes a los Estados Unidos deben contar, como el resto de los mexicanos que viven en el extranjero, con la doble ciudadanía y el derecho al voto. Asimismo se requiere hacer valer, para aquellos que trabajan en fincas agrícolas tanto dentro como fuera de su estado los derechos a la libre sindicalización y el establecimiento de condiciones salariales y laborales dentro del marco constitucional.

l) La participación y representación política de los indígenas estaría incompleta de no crearse mecanismos para la incorporación igualitaria de las mujeres a los cargos de representación.

m) Todo ello implica cambios en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para reformar, cuando menos, los artículos 4 y 115, así como las constituciones locales y las leyes reglamentarias secundarias.


Fuente: Archivo Histórico de la CONAI. Documento 5101904