Comunicados

La historia de Hurakán y.....


La historia de Hurakán y la palabra que acuerdo nace

Cuentan los más viejos de nuestros viejos que sus grandes abuelos decían que el mundo se nació de la palabra. Pero no de la palabra de uno solo, que se habla a sí mismo o nomás para dentro habla.

Dicen los grandes abuelos que los dos que son uno se encontraron en la oscuridad de la noche y que se hablaron uno al otro mutuamente y que se meditaron, que es una forma de hablar sin palabras.

Dicen los más viejos abuelos que algunos llaman al uno que es dos nombrándolos Tepeu y Gucumatz.

Y dicen también que el uno que es dos, por siete veces es.

Es el Tzacol y el Bitol, que son la madre creadora y el padre formador.

Es el Alom y el Qaholom, que son la madre que cría y el padre que cuida.

Es el Hunahpú-Vuch y el Hunahpú-Utiú, que así llaman a la madre mañana y el padre noche...

Es el Zqui-nima-tzhs y el Nima-Ac, la madre abuela y el padre abuelo.

Es el Tepeu y el Gucumutaz, que quiere decir la madre que lucha y vence y el padre que bien gobierna.

Es el U Qux Paló y el U Qux Cah, que es como se nombran la madre mar y el padre corazón del cielo.

Es el Ah Raxá Lac y el Ah Raxá Tzel, rostros que son de la madre tierra y el padre cielo.

Y siete veces son el uno que es dos de los dioses más primeros, los que nacieron el mundo.

Y dicen que ése uno que es dos siete veces se pusieron de acuerdo y juntaron sus palabras y sus pensamientos y entonces acordaron y planearon el nacimiento del mundo.

Dicen que los más grandes abuelos que los dos que son siete veces uno, se llamaron entre sí en el Hurakán, que es otra forma de llamar al "corazón del cielo".

Y dicen los más antiguos que nacer el mundo no es fácil, que varios se necesitan, que la palabra es herramienta y material de construcción, y que es en el tiempo de Hurakán cuando se nacen las palabras, que por las palabras nacen acuerdos y que los acuerdos amanecen mundos.

Así dicen los más antiguos, nuestros abuelos más abuelos, que el corazón del cielo se hace Caculhá Hurakán, nombrado también solamente Hurakán y en mojado viento de luz hace su plan de nacer mundos nuevos.

Así dijo el viejo Antonio para que nosotros supiéramos, para que nosotros camináramos este tiempo de ciclones y huracanes no sólo con el dolor que moja nuestros suelos y cielos, también para que, con la luz que regala ahora el Caculhá Hurakán, con ustedes nos habláramos y con palabras nos acordáramos y planeáramos algo simple: nacernos otro mundo, uno mejor, uno más bueno, uno donde haya lugar, respeto, oído y voz para todos los otros que somos todos.

Por eso es en estos tiempos de huracán en los que se realiza este encuentro, por eso llegaron ustedes, por eso llegamos nosotros, para eso nos encontramos.

Por eso es en estos tiempos de huracán en los que se realiza este encuentro, por eso llegaron ustedes, por eso llegamos nosotros, para eso nos encontramos.

Salud pues hermanos y hermanas de la sociedad civil.

Gracias por habernos invitado a este encuentro.

Gracias por darnos lugar, respeto, oído y voz con ustedes.

¡Democracia!

¡Libertad!

¡Justicia!

Desde el Sureste Mexicano.

Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

México, Noviembre de 1998.