Documentación histórica

Informe de la Comisión Legislativa del Diálogo y Conciliación. (1995)

25 de Enero de 1995

INFORME QUE PRESENTA A LAS CAMARAS DEL CONGRESO DE LA UNION LA COMISION LEGISLATIVA DEL DIALOGO Y CONCILIACION


I. INTRODUCCION

A partir del 1º de enero de 1994, y hasta el momento de elaborar el presente informe, la situación en Chiapas ha tenido la siguiente secuencia:

Primero vino la guerra, doce días después el cese al fuego unilateral, enseguida la tregua pactada y después el diálogo de San Cristóbal de las Casas. Posteriormente, las pláticas se suspendieron a petición del EZLN a fin de poder consultar a sus bases sobre los ofrecimientos formulados por el Comisionado para la Paz; se consideró insuficiente la respuesta y con ello se declaró concluido el diálogo, situación que se prolongó durante meses. El 8 de diciembre de 1994, la tregua se rompió unilateralmente por el EZLN; las zonas francas desaparecieron, los ejércitos volvieron a movilizarse sin llegar a la confrontación, pero con el peligro de que la guerra pudiera retornar.

A fines de diciembre, de un escenario de grave tensión, se pasó al restablecimiento de los contactos entre las partes en conflicto. Se produjo una esperanzadora actitud de tolerancia y prudencia, lo cual ha contribuido positivamente a crear el clima de distensión necesario que hizo posible un primer encuentro entre el representante del Gobierno Federal en la persona del Secretario de Gobernación y Delegados del EZLN. Con ello se ha establecido un cese de las hostilidades por tiempo indefinido que genera condiciones propicias para restablecer el diálogo que conduzca hacia una paz digna para todos los habitantes del Estado de Chiapas.

II. LA VIA DEL DIALOGO Y LA TOLERANCIA

La Comisión estima que es de gran importancia reconocer que uno de los principales factores que ha contribuido a que el conflicto chiapaneco no haya entrado en una espiral de violencia y un masivo derramamiento de sangre, es la firme voluntad política de resolver el problema por la vía del diálogo y la tolerancia, expresada en el rechazo tajante del Ejecutivo Federal de recurrir a la fuerza.

Pero no ha sido este factor, con toda su importancia, el único que ha contribuido eficazmente al propósito de hacer posible la paz. Deben acreditarse a otros actores, incluido entre ellos el Congreso de la Unión, diversas iniciativas y trabajos para cerrarle el paso a la guerra.

En apretada síntesis, la vía del diálogo y la tolerancia ha tenido como aspectos y hechos centrales los siguientes:

1. El esfuerzo de la sociedad civil, que con su demanda insistente de paz ha creado condiciones favorables al proceso.

2. La oferta de diálogo del Ejecutivo Federal, cuya característica principal ha sido la de impulsar una agenda tan amplia como la disposición que tengan las partes para dialogar.

3. El reconocimiento del Ejecutivo Federal a la Comisión Nacional de Intermediación (CONAI), como instancia de mediación.

4. La designación de la Secretaría de Gobernación como representante del Ejecutivo Federal y la aceptación de ésta por parte del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), para restablecer comunicación.

5. Las gestiones de la Comisión Nacional de Intermediación (CONAI), para impulsar la distensión y el encuentro entre las partes.

6. La lealtad y disciplina del Ejército Mexicano, que en cumplimiento de las órdenes de su comandante supremo, ha comprobado en los hechos la voluntad política de resolución pacífica del conflicto.

7. Las diversas ampliaciones a la tregua temporal y el reciente cese al fuego ofensivo por tiempo indefinido, decretado por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

8. La prudencia tanto del Ejército Mexicano como del EZLN para evitar acciones de fuego. Esta actitud hizo posible la desactivación de la dinámica militar que se había visto incrementada en los últimos días del mes de diciembre de 1994.

9. La creación de la Comisión de Diálogo y Conciliación de las Cámaras Legislativas como instancia plural, republicana y con representación nacional.

10. El encuentro celebrado el 15 de enero pasado, entre los representantes del Gobierno Federal encabezados por el Secretario de Gobernación y los Delegados del EZLN, en el que ambas partes reconocieron los esfuerzos por encontrar caminos al diálogo, así como hacia la paz justa, digna y definitiva.


III. PARTICIPACION DEL CONGRESO DE LA UNION EN EL PROCESO DE PAZ

El Congreso de la Unión no ha querido ser un simple espectador en el conflicto, ni actor pasivo en la búsqueda de una salida política al mismo.

Ante la propuesta del Ejecutivo Federal, en el sentido de que se integrara una comisión con legisladores de todos los partidos, para que se abocara a lograr un cambio en la situación de ruptura total de diálogo que prevalecía en Chiapas, las Cámaras de Diputados y Senadores resolvieron crear una Comisión Legislativa de Diálogo y Conciliación que se hiciera presente y actuara en forma independiente del Ejecutivo, ante los diversos actores del conflicto.

Esta Comisión, de integración plural, de origen popular y republicano ha asumido con prudencia la representación política de la sociedad para coadyuvar en el proceso de paz en Chiapas.

Por mandato de las Cámaras, la Comisión está haciendo un esfuerzo de lealtad con México, sin subordinación a intereses de partidos, ni aspiraciones de protagonismo. Ha adoptado una estructura de coordinadores y voceros rotativos y ha tomado todas sus determinaciones por consenso.

Con ese ánimo la Comisión ha sostenido encuentros y pláticas con el Ejecutivo Federal y con la CONAI, para estar atenta a la evolución de los sucesos y hacer pronunciamientos que refuercen el clima de distensión.

En ese contexto, el día cinco del presente mes se hizo una declaración que evaluó la forma como habían evolucionado los esfuerzos para restablecer el diálogo entre las partes en conflicto; declaración que tuvo amplia difusión.

A través de ella, la Comisión lanzó dos iniciativas: una convocatoria a todas las fuerzas políticas y sociales para que se movilizaran en una Jornada Unitaria por la Paz con Justicia y la Estabilidad Democrática, así como una propuesta a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, a fin de que en su convocatoria al período extraordinario de sesiones incluyera como tema, las bases de la discusión y realización del Diálogo Nacional para la Reforma del Estado.

Por lo que hace a la Jornada de Paz antes referida, en virtud del encuentro del 15 de enero sostenido por los partidos políticos, se consideró dejar pendiente su realización.

La Comisión Permanente respaldó la solicitud de esta Comisión y en cumplimiento de ello se rinde este informe; por separado, se presenta a la consideración de esta soberanía una propuesta de las bases del Diálogo Nacional para la Reforma del Estado.


IV. CONCLUSIONES PRELIMINARES

La Comisión se permite formular a las Cámaras del Congreso de la Unión, las siguientes conclusiones preliminares:

1. La guerra en el Estado de Chiapas ha sido impedida por una generalizada demanda de paz de la sociedad y por la voluntad de diálogo y conciliación entre las partes.

2. La estrategia de tolerancia y paciencia seguida por el Ejecutivo Federal a fin de posibilitar una salida política al conflicto, ha sido acertada.

3. Lograda la comunicación directa entre las partes es preciso reconocer que aún falta establecer el diálogo formal que permita garantizar la paz.

4. En la fase sustantiva del diálogo, el Congreso de la Unión como representación auténtica, nacional y plural, puede y debe ser una instancia fundamental para el establecimiento de las normas en las que se finque la paz duradera.


Fuente: Archivo Histórico de la CONAI. Documento 5012501