Comunicados

La historia de la persona viva y la persona muerta

La historia de la persona viva y la persona muerta

Había una vez una persona viva y una persona muerta.

Y entonces la persona muerta le dijo a la persona viva:

--Ay, qué envidia tú, tan inquieta-.

Y entonces la persona viva le dijo a la persona muerta:

--Ay, qué envidia tú, tan tranquila-.

Y en eso estaban, o sea que envidiándose, cuando pasó, a todo galope, un bayo caballo bayo.

Fin del cuento y moraleja: Reitero que toda opción terminante es una trampa. Es preciso encontrar al bayo caballo bayo.

Don Durito de La Lacandona.